Seleccionar página

Urge gran debate nacional sobre el problema de la tierra. Análisis de la ANP y La Corriente

Jul 17, 2019 | El poder de la gente

Desde hace más de veinte días los compañeros y las compañeras de la Plataforma de Lucha Campesinas vienen realizando una toma pacífica, una vigilia, en la sede central del Instituto Nacional de Tierras, como mecanismo de presión para alcanzar sus reivindicaciones. La Alianza Nacional Productiva y La Corriente expresamos nuestra solidaridad  y compromiso con esta lucha, como lo hacemos con todos y todas las personas y organizaciones que luchan por la democratización productiva de la tierra. El latifundio es sin duda una escoria que imposibilita el desarrollo de cualquier país. La tierra es para quien la trabaja y no para quien la usa como bien de intercambio y usufructo rentístico, bajo cualquier bandera, figura o argumento.

Sin embargo, desde la ANP y La Corriente consideramos que, más allá de eventos y acciones puntuales, el problema de fondo está en la capacidad que tengamos para construir una política y una estrategia que incluya a todos los sectores involucrados en el problema de la tierra en Venezuela. Sólo a partir de un gran  consenso sobre un modelo agrario  que permita el desarrollo productivo  del país  se podrá superar el conflicto de fondo.

Nuestra lucha transformadora estará siempre al lado de la justicia, de la ética y la transparencia,  y en función de una sociedad radicalmente democrática basada en el poder de la gente. Por ello, rechazamos cualquier acción policial irregular que vulnere los derechos fundamentales y condenamos que sectores de los cuerpos policiales se presten para, de forma arbitraria, cometer detenciones sin órdenes judiciales o sin que exista flagrancia. Nos oponemos a la judicialización y criminalización de las luchas. En este sentido creemos que deben realizarse investigaciones serias que apunten a la libertad plena de los cientos de casos de campesinos hostigados judicialmente en todo el país.  Pero también nos oponemos a la ocupación ilegal de predios sin cumplir con los límites de la Ley de Tierras promulgada por el comandante Chávez (esa ley también forma parte de su legado), así como a las desviaciones éticas que han afectado a algunos sectores del movimiento campesino.

Nuestro llamado y convocatoria es a unir esfuerzos y juntar voluntades y capacidades, entre el Estado, el movimiento campesino y los sectores productivos del campo, privados, pequeños, medianos y grandes, desde los industriales hasta los conuqueros, pasando por los campesinos sin tierra, para avanzar en un amplio debate con el objetivo de encontrar fórmulas que puedan ser efectivas para el urgente reimpulso del proceso de democratización de la tierra, enmarcadas en una visión estratégica de desarrollo productivo nacional humanista. Un esfuerzo de esta naturaleza es el que efectivamente podría alcanzar mayores logros en el problema de fondo, y debería estar centrado en dos grandes objetivos estratégicos, tal como lo planteó el comandante Chávez y lo plasmó la Ley de Tierras: el desarrollo productivo del campo y la justicia social en el campo, desarrollo agrario y buen vivir de la gente.

A este esfuerzo estamos llamados y allí concentramos nuestra capacidad de lucha, nuestro acumulado organizativo, nuestra capacidad de trabajo. A este esfuerzo convocamos al movimiento campesino venezolano. ¡Tierras y gente libre para la recuperación productiva del campo! ¡Tierras y gente libre para defender la paz, la democracia y la soberanía!

 

Alianza Nacional Productiva

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This