Seleccionar página
La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La solicitud de renuncia hecha por el presidente Nicolás Maduro a todo el gabinete ha creado una gran expectativa nacional frente a la posibilidad de que se sucedan cambios significativos a lo interno del gobierno, en un momento en que, sin lugar a dudas, se requiere una profunda renovación, no solo del gobierno sino de todos los niveles de la dirección política, para fortalecer el liderazgo chavista de cara al complejo escenario de batalla que tenemos por delante.

Desde La Corriente exhortamos y pedimos que estas expectativas no sean defraudas. Los cambios que se den no deben ser gatopardianos. Debe ser el inicio de un profundo proceso de revitalización y rectificación, resultado de un serio y objetivo balance del desempeño y resultados en cada ministerio. No decimos que todos(as) los(as) ministros(as) deben ser cambiados(as), pero creemos que debe conformarse un gabinete en donde la ética, la capacidad, el compromiso patriótico y la eficiencia sean el baremo que oriente las designaciones.

Saludamos y apoyarnos la iniciativa del presidente Maduro. Al igual que el pueblo chavista, estamos a la espera un gabinete verdaderamente nuevo, que eleve la esperanza y devuelva a la gente la aspiración de tener un gobierno escencialmente ético, profundamente patriótico y eminentemente capaz, para enfrentar la batalla contra las fuerzas apátridas internas y contra la agresión imperial, en todos los campos que se requiere.

Estamos en medio de una gran operación contra el país, una operación de Guerra de 4ta Generación de gran magnitud y profundidad, cuyo centro de dirección y conducción está en EEUU. El centro de ese ataque, aún cuando abarca todos los campos y ámbitos del país, es la economía y la unidad del bloque patriota. El enemigo está empeñado en el colapso de la economía mediante acciones que buscan que el Estado no tenga ninguna posibilidad de cumplir con sus funciones. Por eso, debe tener especial atención la conformación de un equipo económico capaz de desarrollar una política económica para tiempo de guerra, una política económica de emergencia que ponga orden y tome las medidas urgentes para poder hacer frente a las sanciones comerciales, financieras y petróleras con realismo revolucionario, pero sin claudicar ante las presiones, tanto del poderoso sistema financiero internacional como de los sectores nacionales que están dispuestos a entregar la soberanía para salvar sus intereses.

En esta etapa requerimos de una Plan de Ofensiva y Resistencia que contemple:

1) Una política económica de emergencia, estructurada e integral. Dentro de las medidas más importantes, entre muchas otras, se debe considerar la declaración urgente de la moratoria de la deuda como estrategia de contraataque al bloque financiero internacional. También es necesario ampliar la flexibilidad de la política cambiaria, creando mecanismos que permitan la activación de la importanción a pequeña escala, lo que ayudaría a sortear el bloqueo comercial. Urge, además, activar un plan de emergencia para recuperar el aparato productivo del país, con énfasis en la producción de alimentos: este plan debe estar dirigido primordialmente a la pequeña y mediana empresa y a los sectores de la economía social. Las empresas del Estado deben ser sometidas a una evaluación pública y transparente, que permita determinar responsabilidades sobre sus bajos niveles de productividad, y debe construirse una ruta clara para su recuperación, lo cual deber hacerser con participación directa de los y las trabajadores(as). El pueblo campesino, los pequeños y medianos productores y empresarios del agro, esperan por una política sostenida dirigida al financiamiento, el suministro de insumos, el apoyo técnico y mecánico.

2) Un plan para defender los activos de la república que han sido secuestrados por la élites neconservadoras de EEUU en complicidad con sus títeres de Voluntad Popular y Primero Justicia. Poco sabe el pueblo venezolano sobre las acciones que se adelantan para enfrentar este descarado despojo a la nación. Se debe poner toda la capacidad del Estado en la defensa de estos activos, tanto en el marco de la justicia internacional como con una potente campaña de denuncia ante la comunidad internacional.

3) Una estrategia política y comunicacional que dispute la bandera del humanismo y la solidaridad a la derecha. Jamás debemos permitir que seres tan viles engañen al pueblo bajo un ropaje altruista y bondadoso, mientras trabajan para llevar al país a la guerra, son títeres de oscuros interese transnacionales y trabajan como agentes de una fuerza extranjera que quiere subyugarnos y destruirnos como pueblo. Esta es una batalla donde las subjetividades, los símbolos, los códigos y la espiritualidad juegan un papel clave. En ese campo debemos iniciar una poderosa contraofensiva. Debemos recuperar la bandera del humanismo y la solidaridad para la causa de la patria. Para ello, desde el bloque patriota, debemos diseñar un plan de apoyo solidario cuyo pilar sea organizar el amor por el prójimo que caracteriza al pueblo venezolano en una gran red para la recaudación de ayuda de quienes más tienen para ser distribuido entre los sectores que están siendo más afectados por la criminal agresión a nuestra existencia. Esta red de apoyo solidario debería estar conformada por todas las formas organizativas del proceso, como Clap, Ubch, movimientos sociales, colectivos, partidos chavistas, instituciones, milicia bolivariana, consejos comunales y comunas, consejos de trabajadores(as), cuya tarea sea desplegarse en operaciones de solidaridad en cada rincón del país.

Buena parte de la victoria ante el actual cuadro de agresión internacional que vive Venezuela depende de la capacidad de transformar la situación en una contraofensiva revolucionaria. En todas estas acciones es clave que tenga una participación y protagonismo central la gente organizada. Es el poder de la gente nuestra mayor fortaleza.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¿Qué pasó en La Pastora después del Golpe Eléctrico ?

¿Qué pasó en La Pastora después del Golpe Eléctrico ?

El jueves 7 de marzo E.E.U.U atacó el sistema que garantiza el servicio eléctrico en toda Venezuela, con la intención de desatar un caos en el país, dejando diversas áreas vitales sin electricidad. La salud era uno de los principales objetivos del ataque.

Mientras en en el país autoridades y trabajadores(as) del Sistema Eléctrico Nacional se esforzaban por restablecer el servicio eléctrico, barrio adentro, comuneras y comuneros hacían también su trabajo.

Inmediatamente después del golpe eléctrico ya las y los miembros de la Mesa de Salud de la Comuna Socialista Altos de Lídice estaban recorriendo barrios y callejones de la comuna para llevar atención de salud: realizaron una Jornada de Atención Médica integral a dirigida a los niños de cero a 12 años de la comunidad El Bosque de Altos de Lídice. La jornada, organizada por la Mesa de Salud de la comuna y ejecutada por la médica integral comunitaria Dulfa Perozo, coordinadora de la ASIC “Carlos J. Bello”, llevó atención médica primaria a cincuenta niños y niñas del sector, quienes recibieron medicamentos de manera gratuita a través del programa 0-800- SaludYA.

En el recorrido casa por casa los niños y niñas de la comunidad fueron atendidos(as) como en una consulta de rutina: revisión de las amígdalas, pulso, peso, estatura y, quienes lo necesitaban, recibieron su tratamiento: se entregaron oportunamente medicamentos pediátricos, sueros, acetaminofén, antibióticos, anti-alérgicos. He aquí una forma concreta de acción comunal contra la agresión imperial.

Esta es una de las muchas formas en las que se manifiesta el poder de la gente organizada para salirle al paso a los ataques de la derecha apátrida y el imperio genocida. La Mesa de Salud de la Comuna Socialista Altos de Lídice en La Pastora tiene un trabajo permanente directo en el territorio, es parte de su cotidianidad realizar este tipo de jornadas, pero en momentos de coyunturas como las que vivió el país las horas pasadas cobran gran relevancia y se evidencia el carácter vital vital que poseen en la defensa de la soberanía y la paz.

Una de las fortalezas que tiene Venezuela y que ha impedio el éxito de los planes de E.E.U.U es justamente #ElPoderDeLaGente. Uno de los ejes de la agresión es provocar un estallido social, un quiebre que provoque que la gente con violencia y caos propicie la caída del gobierno. Eso está lejos de ocurrir, en gran medida por la profundidad del legado de Chávez de construcción de democracia revolucionaria y poder popular.

De modo que para garantizar la victoria final y que esos planes de E.E.U.U no tengan éxito es fundamental que el gobierno nacional profundice la transferencia de competencias y activos al poder popular organizado, necesario es fortalecer la producción junto a los consejos campesinos, las comunas, las empresas de propiedad social en tiempos de agresión en los que, además, es vital la incorporación masiva de todo el pueblo a las tareas de seguridad, defensa y soberanía territorial del país.

Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La Batalla de la Luz

La Batalla de la Luz

Gerónimo Paz

Nos encontramos en medio de una gran batalla por el vital servicio eléctrico saboteado por el cruel y despiadado ataque de la élite neoconservadora norteamericana. Es un ataque más fuerte que el paro petrolero del 2002-2003. Es un claro hecho de negación plausible que busca dirigir la culpa hacia el gobierno. El apagón fue diseñado con ese propósito, por eso ejecutan 3 acciones simultáneas: 1) el ataque físico, saboteando plantas claves del sistema, para mostrar la supuesta evidencia de que la causa del apagón es la falta de mantenimiento y, por lo tanto, la responsabilidad es del gobierno, 2) el ataque electrónico: un ciber ataque al sistema central de control y 3) el ataque electromagnético. Esto suena a ciencia ficción, pero ojo, que la guerra de 4ta generación tiene mucho de eso y por eso mismo es negable.

La guerra de 4ta G que enfrentamos fue formulada para el caso específico venezolano: implica guerra económica, guerra psicológica, guerra comunicacional, guerra electrónica y electromagnética. Comprender este modelo de conflicto es clave para poder enfrentarlo y derrotarlo.

El plan de ataque del enemigo está perfectamente estructurado, es una plan que se ejecuta en su fase final. Es una ofensiva final según sus apreciaciones, que tiene grandes operaciones distractivas: el 23F fue eso, así como la amenaza de intervención. El verdadero golpe era el apagón.

Debemos desplegar un esfuerzo doble para vencer en esta batalla. Por un lado, garantizar los servicios vitales como agua, alimentos, salud y seguridad al pueblo, mientras se recupera el servicio eléctrico. Hay que evitar la caotización del país, porque eso es lo que quiere el enemigo, mientras damos la otra batalla, por la otra luz, la luz de la verdad.

Maximizar las operaciones comunicacionales, dar elementos sólidos, mostrar evidencia, desplegar esfuerzos masivos de información en todos los niveles organizados del proceso bolivariano será determinante.

No pudimos anticipar las verdaderas intenciones del enemigo. Queda eso como lección, dimensionar el carácter del conflicto, cubrir todos los flancos, todos los frentes. La Batalla de la luz es en esencia una batalla de los sentidos, de la percepción de la realidad, de la verdad.

En estas dimensiones se define la batalla, quien logre establecer su verdad habrá triunfado aún siendo culpable. En este caso el culpable es el poder norteamericano y sus peones criollos. Pero eso lo sabemos nosotros y nosotras. Lo más importante es que lo sepan las mayorías con fiabilidad.

Aquí nos jugamos hoy la suerte de Nuestra América

Aquí nos jugamos hoy la suerte de Nuestra América

Representantes de movimientos sociales, populares y fuerzas progresistas de 85 países de todos los continentes, se encuentran Venezuela no solo demostrando su solidaridad con la Revolución Bolivariana, sino que debatirán una hoja de ruta con acciones concretas de un plan global para enfrentar el avance del imperialismo y el fascismo.
“Quienes estamos hoy aquí defendiendo a Venezuela sabemos los riesgos pero no esperamos lechos de rosas, somos conscientes de por qué hay que ser solidarios y hacerlo desde aquí… y si hay que combatir, yo traje un par de botas y otro para regalar”, dijo Claudia de la Cruz, una dominicana que vive en los Estados Unidos, a quien no le tembló la palabra al definir por qué los pueblos están hoy defendiendo a Maduro y la Revolución Bolivariana.
Claudia, quien forma parte del Proyecto Educación Popular, un Movimiento Social en el corazón del imperio, fue una de las oradoras en la conferencia de prensa con medios nacionales e internacionales, como antesala a un encuentro de solidaridad con Venezuela y contra el imperialismo, como parte del proceso de construcción de la Asamblea Internacional de los Pueblos (AIP) que tendrá lugar en Caracas del 24 al 27 de febrero.
Joao Pedro Stedile, de la dirección nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), uno de los impulsores de esta iniciativa de articulación mundial de las luchas populares, dijo a los venezolanos que “no den importancia a lo que está diciendo Trump por ahí, su tiempo ya está terminando. Ustedes eligieron a Maduro por seis años y el pueblo de los Estados Unidos va a sacar a Trump del poder el año que viene”.
“Por eso vamos a resistir, vamos adelante, que la causa de los pueblos siempre es victoriosa a pesar del bloqueo y de la fuerza de las armas. Ellos tienen las armas pero no tienen a los pueblos”, sentenció el destacado luchador social.
En representación de las fuerzas progresistas europeas, Marga Ferré de Izquierda Unida (España), precisó que “independientemente de lo que digan algunos gobiernos que son sumisos a los Estados Unidos, los pueblos de Europa no quieren una intervención militar en Venezuela; y estos días estaremos reafirmando que cada pueblo tiene el derecho a gobernarse como quiera”. Más adelante, afirmó enfáticamente “para aquellos que creen que la democracia es imponer su voluntad, o que porque tienen más armas pueden imponer su voluntad, están equivocados y por ello seguiremos trabajando por el internacionalismo entre los pueblos, y por eso estamos aquí”.
Si un continente sabe apreciar el valor de la solidaridad y el internacionalismo son los pueblos de África. Reivindicando las luchas y su compromiso con las causas justas en otras partes del mundo, Cosmas Musumali, del Partido Socialista de Zambia, expresó que “el internacionalismo no es un acto de caridad, es una extensión de nuestras luchas a través de las fronteras. Nuestro enemigo común, que es el capitalismo y el imperialismo, no operan en un espacio irrestricto, por
eso lo que es la lucha del pueblo venezolano hoy también es nuestra lucha”.
El dirigente africano enfatizó que “es inaceptable que autoridades internacionales piensen que la soberanía de un país no pertenece a su pueblo, y es inaceptable que se quiera desconocer la voluntad del pueblo venezolano, su constitución y sus instituciones”.
Como parte de la propia iniciativa de la AIP, en los últimos días 150 jóvenes de 40 países están en Venezuela como parte de la Brigada Internacionalista “Che Guevara”, dialogando, conviviendo con el pueblo bolivariano y chavista, y dando su modesto aporte; pero sobre todo, dispuestos a compartir y apoyar en la práctica en estos complejos momentos en donde Venezuela está cercada y amenazada.
En representación de ellos, Rodrigo Suñe, de la organización Levante Popular da Juventude de Brasil, ilustró que “estos días permitieron conocer la verdad que vive Venezuela y las grandes mentiras que difunde la guerra mediática (…) con estas vivencias nos llevamos el compromiso de poner estos debates en nuestros países y crear espacios amplios para las personas que no queremos la guerra y que sabemos lo que está en juego hoy en Venezuela”.
En medio de un contexto de agresión, de guerra mediática, de un montaje internacional para tensionar en frontera y a lo interno situaciones que justifiquen una intervención militar en Venezuela, aquí está codo a codo la solidaridad de los pueblos del mundo, pues la suerte de esta hermana nación y de la Revolución Bolivariana determina no solo la suerte de Nuestra América, sino del mantenimiento del actual orden y normas políticas y diplomáticas internacionales.
Equipo de Comunicación de la Asamblea Internacional de los Pueblos

Pin It on Pinterest