Seleccionar página
Producción comunal de harinas, una alternativa a la crisis

Producción comunal de harinas, una alternativa a la crisis

La comuna Alí Primera II, del municipio Libertador del estado Táchira, viene activando distintas iniciativas para hacer frente a la actual situación de crisis que vivimos en Venezuela, todas como ejemplo de la participación de la gente. Una de ellas es el impulso de producción de harinas precosidas, a partir del ingenio e inventiva popular.

El comunero y militante de La Corriente, Belrmino Gallo, informó: “En el consejo comunal creamos una unidad de producción familiar para echar adelante. En estos momentos estamos trabajando con algunos comuneros y militantes de La Corriente en la producción de dulces y harinas de plátano, yuca y maíz”. La gente de la comuna reconoce este proyecto como novedoso y plantean que ha venido dando solución a la población local, para crear alternativas alimentcias con sus propias capacidades.

“Con una máquina artesanal tenemos capacidad de producir 800 kilogramos diarios de harinas”, comenta Gallo: “La idea es aumentar la capacidad de producción, pero para ello necesitamos aún más materia primara, y así poder surtir a todo el ámbito territorial de la comuna”.

La producción de harina precosida para consumo humano no es la única área en que está trabajando esta unidad de producción familiar. Además, trabajan la producción de harinas para consumo animal, ya que uno de los grandes problemas que tienen los productores y las productoras de la zona es la dificultad para tener el alimento concentrado para sus animales: “En ese proceso estamos, de innovar y crear nuevas formas de alimentos para los animales. Estamos mezclando la harina precosida de yuca, plátano y maíz con la moringa, para dar solución a los y las productores(as)”.

Este tipo de emprendimientos son demostraciones contundentes de la potencialidad que está en la gente organizada. La clave para la superación de la actual coyuntura económica está allí. Sin la organización de la gente en las bases, la participación de cada hombre y mujer que hace vida en un territorio, difícilmente podremos enfrentar esta la actual crisis con la altura que ésta nos exige.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora  

También te puede interesar

¿Con quién contamos nosotros los campesinos?

¿Con quién contamos nosotros los campesinos?

En estos últimos meses la visibilización de la batalla del campesinado está retomando una posición importante. Las razones son varias, intentos de desalojos y atropellos que lograron ser frenados y puestos como debate público, el problema de la producción que es urgente y estratégico, y la incesante lucha del campesinado que continúa en la búsqueda de continuar con el legado agrario de Chávez. Son muchos los rescates en el país, en varios estados.

Táchira es uno de esos lugares. En particular en el municipio Libertador, donde se encuentra el rescate “Zamora, Chávez y Magoya”. “El rescate de las tierras en la hacienda El Jabillo es una lucha que lleva alrededor de ocho años en disputas. Son unas 4.000 mil hectáreas improductivas y que hoy el campesinado está reclamando para activar su producción”, explica Pedro Alvarado, constituyente por el sector comunas, y militante de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (Crbz).

Es importante mencionar que este predio tenía anteriormente una capacidad de producción de 5.000 cochinos cada 15 días, antes de ser abandonado y desmantelado. El dueño, quien aparece como titular de las tierras, lleva más de 27 años fuera del país. Es por ello que los campesinos y campesinas tomaron estas tierras para reactivar esa fuerza productiva, la que tanto necesita el país en esta situación de dificultades materiales que enfrentamos producto del bloqueo y de errores propios.

“Estas 160 familias que están en el rescate de las tierras están dispuesta a producir la tierra, aquí hay gente entusiasmada por la agricultura y a la ganadería, necesitan| el apoyo del gobierno nacional para la continuidad de entrega y titularidad de tierra, para que todos como uno solo, logremos este objetivo, que es la producción”, explica Pedro.

Las denuncias que vienen realizando las 160 familias han sido víctimas de ineficiencias: todos los documentos entregados desde el 2004, en el 2014 en el consejo campesino de la sierra de San Luis, y en 2016 al ir a Miraflores, se han traspapelado o simplemente desaparecido. Eso ha dado a entender a los campesinos y las campesinas que no ha existido voluntad política por las autoridades competentes en materia agrícola. “Se han olvidado del campesino, quien los ha ayudado con su esfuerzo y con su voto,” dice uno de los campesinos de El Jabillo.

Esa situación de espera de respuestas que no llegan no es exclusiva de este caso. Por eso se ha hecho importante articular los diferentes rescates que existen en varios estados, unir las luchas para lograr respuesta de titularidad de las tierras, así como apoyos para la puesta en marcha de la producción. Porque no solamente se trata de resistir a los desalojos que se han venido dando, sino también y sobre todo de avanza con la regularización y nuevos rescates que hoy se hacen necesarios. Somos los campesinos quienes producimos la comida que necesita nuestro pueblo, es ahí donde la revolución debe volver a centrar su fuerza.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Comunidad organizada aborda crisis educativa

Comunidad organizada aborda crisis educativa

La guerra contra Venezuela y las distintas expresiones de la crisis han ido variando, expandiéndose. No sólo están afectados hoy en día el sector alimentario, la salud o el transporte, sino que empiezan a verse afectadas otras áreas de la vida del país. El sector educativo es uno de ellos.

Un caso concreto es el del  liceo nacional “San Miguel Arcángel” ubicado en la parroquia Emeterio Ochoa del municipio Libertador del estado Táchira, en el cual comenzó a darse una imprtante deserción y ausentismo de docentes, poniendo en riesgo la consecusión del aprendizaje de los y las estudiantes y la exitosa culminación del año escolar.

¿Qué hacer frente a esta problemática?   ¿Cómo desde la comunidad organizada dar respuesta? Pedro Ortega, coordinador municipal de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ) en el municipio relata cómo desde la organización de las bases se abordó el problema.

Ortega comienza reflexionando sobre la situación: “La deserción del talento docente es unos de los principales problemas de la institución educativa en el territorio. Principalmente a causa de la hiperinflación inducida por la derecha y por la poca atención al gremio docente por parte de las instituciones del Estado, ya que el salario no les alcanza ni para los pasajes para llegar a sus lugares de trabajo”.

De allí que instancias organizadas que hacen vida en el territorio decidieran abordar el problema, instancias como el consejo educativo, la comuna Alí Primera II y la CRBZ como instrumento político que acompaña la luchas de la gente.

“Nos reunimos para hacer un plan de acción. Y vimos que lo primero que habia que resolver era el tema de los pasajes a los docentes que viven en las zonas más alejadas como Santa Bárbara de Barinas, Punta de Piedras, Abejales, entre otros territorios. Entonces decidimos hacer un Bingo, para reunir un fondo destinado al traslado. Además, conseguimos la colaboración de algunos comercios de la zona para aportar a ese fondo. Luego, hicimos otra recolección de recursos y empezamos a hacer aportes a las necesidades alimentarias de los y las docentes”, explicó Ortega.

Según reflexionó el militante, la participación de la gente y el apoyo de los comercios y productores de la zona se debe a que existe la comprensión de que el desarrollo del territorio es responsabilidad de todos y todas. La gente de la comunicad entiende que para que el país avance los y las jóvenes tienen que formarse.

Actualmente se están impulsando otras alternativas para dar sostenibilidad a esta iniciativa. Estamos incorporando productores(as) para dar apoyo alimentario a los y las docentes, haremos unas vendimias y unos torneos de fútbol para generar más recursos para el fondo.

“Nosotros(as), la CRBZ como organización, generamos el espacio para dar solución, hicimos las convocatorias, juntamos a los(as) comerciantes, al consejo educativo, a voceros(as) estudiantiles, a la gente de la comuna y a la comunidad en general. Así pudimos hacer un diagnóstico y un plan de acción, lo que generó como resultado detener la deserción de los profesores y retomar el normal funcionamiento del liceo”, concluyó Pedro Ortega.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest