Seleccionar página
Mérida: nuevas amenazas de desalojo a campesinos(as) en predio Montecarlo

Mérida: nuevas amenazas de desalojo a campesinos(as) en predio Montecarlo

En en el día de ayer se presentó nuevamente en el predio Montecarlo, ubicado en el municipio Alberto Andriani, una comisión que dice actuar en nombre de la Vicepresidencia de la República, para notificar a las familias campesinas que tienen que desalojar las parcelas que están sembrando.

Se reproduce la metodología que utiliza la derecha en sus distintos niveles de intervención política. A nivel nacional bloqueo, asedio, amenazas, y la intervención de quien no dirige la estrategia de embestida: Juan Guaidó es quien presta su cara a la estrategia diseñada por otros. En el caso de Montecarlo, quienes prestan la cara son la Jueza Agraria de El Vigía Carmen Rosales, el fiscal general Camilo Bastos, el abogado del Instituto Nacional de Tierras, Luis Rangel, y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana. Quienes dirigen en este caso son los terratenientes que pretenden avanzar contra las parcelas campesinas productivas. Mirella Vega Vega es “la presunta” de la finca Montecarlo. También hay amenazas, destrucción de la producción, y hace menos de un año, la muerte a manos de sicarios del hijo de una familia campesina del predio. Misma metodología en distintas escalas.

Semanas atrás una comisión similar, a nombre de vicepresidencia también en ese caso, se presentó al lugar para notificar una orden de protección, no para quienes trabajan la tierra, sino para la terrateniente y su ganado, que no es más que unas pocas cabezas útiles sólo para que destruyan la siembra que con tanto esfuerzo trabajan los y las campesinos(as). En esa reunión el Fiscal Ojeda intentó provocar al padre del niño asesinado en septiembre pasado, acusándolo de no importarle la muerte de su hijo. Con esa impunidad operan los funcionaros serviles a los intereses del latifundio.

En esta oportunidad, la abogada de la familia Vega, Marlin Sosa, “sugería” a las familias campesinas que abandonen el predio por las buenas. Esta abogada es conocida por su participación en Barinas en un gran número de denuncias de desalojo en contra siempre de las campesinas y campesinos que laboran la tierra. Quienes habitan las fincas de “Palo Quemao” y “La Primavera” pueden dar fe de su accionar. Como una enorme contradicción salta a la vista que una abogada de ese perfil haya sido en años anteriores jefa de la Oficina Regional de Tierras de Barinas.

En muchas de las denuncias de desalojo esta abogada aparece actuando junto al juez agrario Orlando Contreras, quien actualmente pretende desalojar a los consejos campesinos del Hato Las Mercedes en Barinas. ¿Tienen relación el juez Orlando Contreras, la abogada Marlin Sosa y la jueza Carmen Rosales? ¿Podemos tomar sus personas como  rostros visibles de una poderosa mafia agraria? ¿Por qué el Tribunal Supremo de Justicia no los investiga y sanciona? ¿Hasta dónde llegan las conexiones de esa mafia enquistado en nuestro sistema de justicia?

La necesaria intervención del Ministerio del Poder Popular  de Agricultura y Tierras contra las mafias agrarias no es únicamente a favor de la comunidad campesina, que lleva sembrado el 75% del terreno otrora improductivo. Debe ser también una expresión reafirmando el lugar ocupado en la batalla que da nuestro país entre quienes producen en medio de este contexto, y entre aquellos que se aprovechan del mismo para avanzar en contra de las conquistas que supimos construir estos 20 años. Comunidad campesina productora o mafias agrarias, entre estos sujetos las instituciones de la revolución no deben titubear a la hora de tomar partido. Paz y soberanía o permitir el crecimiento de actores locales que siguen el guión de la derecha a nivel nacional e internacional. Siendo que la comisión que amedrenta a los campesinos y a las campesinas actúa en nombre de la vicepresidencia, las vocerías oficiales de esa institución deben pronunciarse al respecto y aclarar de qué se trata esta acción.

    

Es necesario detener las amenazas de desalojo y apoyar a los campesinos y campesinas en su producción, como se ha hecho en otros estados durante las últimas semanas. Es necesario que el Instituto Nacional de Tierras entregue la carta agraria por el rescate total del predio, para que las familias que habitan en él puedan producir de forma segura. Es necesario que el crimen de Kendri Márquez no quede impune para evitar que estos métodos de sicariato se arraiguen en la zona.

En medio del asedio, la consigna es la misma. Avanzar por la soberanía, la paz, la democracia y la reactivación productiva, a nivel nacional y en las fincas de la zona, como es el caso de Montecarlo.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Jorge Eliecer Nieves y la lucha contra el contrabando como una sentencia de muerte.

Jorge Eliecer Nieves y la lucha contra el contrabando como una sentencia de muerte.

Jorge Eliecer salía de una marcha contra el paramilitarismo y el sicariato cuando, precisamente, las balas de un sicario acabaron con su vida. Un mensaje contundente. ¿La razón? Su incansable lucha contras las mafias de extracción de gasolina.

Esto ocurrió un día como hoy, 26 de abril, hace 16 años. Él era trabajador de PDVSA en el área de distribución de combustible y un patriota convencido de la necesidad de la defensa de la soberanía de nuestras fronteras, y de luchar contra el contrabando de extracción que opera en la frontera de Guasdualito, estado Apure. Era incansable e incorruptible. Jorge Eliecer Nieves fue un «compañero fundador de este movimiento, de esta corriente histórica que hoy llamamos Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, un compañero ético, que no se vendía ante la presión de las mafias y que asumió hasta las últimas consecuencias la defensa de nuestra soberanía, la defensa de la nación». Asi lo señaló Kevin Rangel, Coordinador Nacional de La Corriente.

Los mismos enemigos, la mismas luchas y la praxis ética de Jorge Eliecer como ejemplo a seguir.

16 años después, y con una férrea guerra económica, el enemigo sigue siendo el mismo, la estrategia del imperio norteamericano, de la oligarquía colombiana y de algunas mafias internas sigue siendo la misma: «agredir a nuestra nación, agredir a nuestra patria, a nuestra soberanía». Por eso hombres como Jorge, que hoy recordamos, manteniendo viva su memoria y su ejemplo, es necesario que se multipliquen: «Necesitamos miles de Jorges para enfrentar los flagelos del contrabando en nuestras fronteras, para combatir a las mafias, porque era un compañero con un liderazgo ético, un compañero que no se acobardaba y que con posición firme se enfrentó a éstas. Es por eso que «justamente hoy, 16 años después, es lo que seguimos construyendo como movimiento, liderazgos como el de Jorge, éticos», señaló Rangel.

A propósito del escenario tan delicado en el que se encuentra Venezuela, la lucha y las razones del asesinato de Jorge Eliecer llaman a un proceso reflexivo acerca de la dirección que hace falta en este momento histórico. Así lo señala Rangel: «el papel del dirigente, del perfil del dirigente que requiere el proceso, la revolución, el partido, las instituciones, debe ser el de hombres y mujeres con carácter, con compromiso, con abnegación al proyecto revolucionario, que permita darle coherencia al proceso revolucionario y combatir las contradicciones internas, la corrupción».

Sin lugar a dudas el momento complejo que vive el proceso requiere que mantengamos viva la espiritualidad de los compañeros y compañeras que siendo coherentes a sus convicciones de lucha han entregado la vida para que sigamos construyendo la Venezuela nueva, humana y ética que se necesita.

¡Por los compañeros caídos, ni un minuto de silencio y toda una vida de lucha!

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Otro campesino asesinado en el Sur del Lago. ¿Y la justicia?

Otro campesino asesinado en el Sur del Lago. ¿Y la justicia?

En horas de la tarde ayer fue asesinado de un disparo directo al corazón el campesino José de La Cruz Márquez, quien formaba parte de las cooperativas campesinas que desde hace años luchan por el rescate de las tierras improductivas del predio Buena Esperanza, ubicado en el Sur del Lago de Maracaibo, entre los estados Mérida y Zulia. Los hechos fueron precedidos por un conjunto de acciones previas que configuran un nuevo modus operandi con el que los terratenientes ejercen su histórica violencia contra el pueblo campesino.

Según declaraciones de los campesinos y las campesinas del rescate, el terrateniente Rogelio Artega contrató un grupo de personas conformado por ocho mujeres y catorces hombres, quienes poseen armas de fuego como pistolas 9mm, revólveres, una Usi y escopetas, a quienes introdujo y alojó en instalaciones inmuebles ubicadas dentro de los límites del predio. Todo esto, luego de que el Instituto Nacional de Tierras y la Vicepresidencia de la República le notificaran el rescate definitivo del predio a favor de los campesinos y las campesinas. Las personas traídas por Arteaga desde los últimos días del año 2018 se dedicaron a amedrentar y agredir a los(as) campesinos(as), incluso con la presencia del mismo Arteaga: “Fue una zozobra desde el 20, correteaban a las mujeres, les disparaban a los hombres, andaban encapuchados en las máquinas del terrateniente”.

Estas personas amenazaban diciendo que hasta ayer llegaba el gobierno de Nicolás Maduro y que colgarían a los 8 coordinadores del rescate: “Ayer en la mañana quisieron sacarnos del predio. Golpearon a una compañera llamada Blanca Velázquez. Todos los campesinos les pedimos que se fueran y cuando se iban comenzaron a disparar. Uno de los disparos le dio a José de La Cruz y murió en el acto”, informó Norka Aragón, una de las dirigentas del rescate: “Siguieron disparando y le dieron en la pierna también a José Orellana”. Los encapuchados estaban acompañados por la abogada Tania Duarte y el abogado Juan Carlos Alviárez. El ataque se inició en horas de la mañana, y aproximadamente a las 11:30 fue golpeada Blanca Velásquez, momento en el que pidieron el apoyo a la Guardia Nacional y ésta se negó a actuar. A las 5:30 pm ocurrió el asesinato”.

Los campesinos y las campesinas de Buena Esperanza han denunciando, en repetidas ocasiones, amenazas de muerte, agresiones, el intento de asesinar a Norka Aragón con una motosierra, y la llegada de hombres armados a las tierras, traídos por el terrateniente, así como la ilegal instalación de estas personas en las tierras del predio en proceso de rescate. Sin embargo, sobre esas denuncias aún no hay siquiera una investigación. A ella y a sus compañeros no les reciben las denuncias y cuando las reciben no se procede a investigar. En la Fiscalía del Estado Mérida el fiscal Camilo Bastos se ha negado a procesar las denuncias. Casos similares vienen ocurriendo en otros rescates de tierra en la zona, como El Trébol, El Carmen, Santa María, Santa Rosa y tampoco se han tomado acciones contundentes por parte de los cuerpos de seguridad del Estado y las autoridades de justicia.

Lo que relatan los campesinas y las campesinas parece configurar todo un método para hacer parecer que el asesinato ocurrió como parte de un enfrentamiento entre campesinos(as), y así lo demuestra el tratamiento mediático que medios privados regionales dieron al hecho. No es ya la típica forma de sicariato en la que sujetos armados interceptan en caminos y carreteras a las víctimas, o las secuestran para después asesinarlas. El grupo de personas contratadas e instaladas en el predio, según su conducta desde que llegaron tenía el objetivo de confrontar, provocar y amedrentar a quienes se encuentran organizados en cooperativas y que ocupan espacios en el predio autorizados por el Instituto Nacional de Tierras. Así, hasta el momento en que pretenden expulsarlos del predio y se da la agresión armada que terminó con la muerte de Márquez y la herida de bala de Orellana.

En lo inmediato, la gente de Buena Esperanza señala a Rogelio Arteaga como autor intelectual del asesinato y exigen su detención y que sea investigado: “Le pedimos al fiscal Tareck William Saab que se haga justicia en este caso, porque a nivel regional no nos han ayudado”, expresa Norka Aragón. A este caso se suman asesinatos anteriores como el de Kendri Márquez, ocurrido en septiembre de 2018, y los ocurridos en Palo Quemao y la Escondida, Barinas, en marzo y agosto respectivamente, que ún espera por la eficaz actuación de la justicia.

Ésta y otras formas de violencia terrateniente contra el pueblo campesino en lucha por la tierra sólo pueden ser combatidas y evitadas si el Estado venezolano asume el abordaje de la democratización de la tierra desde una perspectiva integral que involucre de forma conjunta y coordinada no sólo la actuación técnica y administrativa del Instituto Nacional de Tierras, sino la de juzgados agrarios, fiscalía, defensoría del pueblo y cuerpos de seguridad. Durante el proceso administrativo y jurídico, tiempo en el que los(as) campesinos(as) permanecen en los predios, bien resguardando o bien ocupando y sembrando, debería ocurrir un acompañamiento orientado a la preservación de su seguridad y su vida. Al no ser así, quedan a merced de la violencia de grupos armados contratados por los terratenientes. ¿Más de trescientos campesinos(as) asesinados por la violencia terrateniente no es una cifra suficiente como para que se diseñe y aplique una política de actuación estatal de esta índole?

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Activistas del MST brutalmente asesinados en campamento en Paraíba

Activistas del MST brutalmente asesinados en campamento en Paraíba

Orlando y Rodrigo Celestino eran líderes del campamento, lo que indica la motivación política del crimen

En la noche del sábado (8), dos militantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) fueron asesinados en el interior del campamento Don José Maria Pires, en el municipio de Alhandra-PB, a unos 45 km de João Pessoa. Los relatos de testigos dan cuenta que los bandidos entraron encapuchados en el campamento y ametrallaron el área donde cenaban los agricultores.

Las víctimas son Rodrigo Celestino y José Bernardo da Silva (conocido como Orlando), ambos coordinadores del campamento, lo que evidencia el carácter de crimen para intimidar la lucha por la tierra. En el campamento Don José María Pires viven 450 familias, hoy produciendo en una tierra que fue encontrada abandonada, totalmente improductiva y que se había convertido en una plantación de bambú. El propietario es el grupo Santa Tereza.

El velorio de Orlando tendrá lugar en la capilla de Nuestra Señora de Aparecida, en el asentamiento Zumbi dos Palmares, municipio de Mari, a las 14h de este domingo (15h en Brasilia). La dirección del MST en Paraíba convoca a militantes y amigos a comparecer al momento y al gran acto en homenaje al compañero Orlando. Rodrigo Celestino será velado en João Pessoa en ceremonia para familiares y amigos.

Orlando es hermano de Odilon da Silva, también asesinado hace nueve años en Paraíba. Odilon era del Movimiento de los Afectados por Represas (MAB, en portugués), que emitió nota solidarizándose con el MST. Otras organizaciones, a ejemplo de la Confederación de los Trabajadores de la Agricultura (Contag), ya manifiestan su solidaridad y cobran justicia para este crimen en el campo brasileño.

En un mensaje, la presidenta del PT, Gleisi Hoffman, clasifica como grave la ejecución de dos líderes sociales. “La ejecución de los dos compañeros del MST en Paraíba es muy grave. La violencia contra líderes sociales debe crecer en todo Brasil, antes incluso de la asunción de Bolsonaro”, apunta Gleisi al informar que está en contacto con el gobernador del estado y estará presente en el acto en Paraíba este domingo.

El MST, en comunicado, apela para que haya justicia con el castigo de los culpables, asesinos de trabajadores rurales. “En estos tiempos de angustia y de dudas sobre el futuro de Brasil, no podemos dejar nuestro destino ser conducido por los que tienen el poder político y económico. Por lo tanto, continuamos reafirmando la lucha en defensa de la tierra como central para garantizar dignidad a los trabajadores y trabajadoras del campo y de la ciudad”, declara el Movimiento.

Lea aquí el comunicado completo (em portugués): http://www.mst.org.br/2018/12/09/dois-sem-terra-sao-assassinados-na-paraiba.html

Pin It on Pinterest