Seleccionar página
Sur del Lago: autoridades atropellan campesinos(as) en predio Montecarlo

Sur del Lago: autoridades atropellan campesinos(as) en predio Montecarlo


La disputa por la tierra continúa en el eje panamericano del Sur del Lago. Hace dos días tuvo lugar un hecho que evidencia el carácter desigual de la lucha y parte de las razones para que los avances no sean mayores. Fue en el predio Montecarlo, donde hace poco menos de un año los y las campesinos(as) lloraban el asesinato de Kendri Márquez, hijo de uno de los compañeros que lucha por el rescate de esas tierras: valga decir, de paso, que aunque todos los hechos, principalmente las amenazas directas, señalan a la terrateniente Mirella Vega Vega como presunta autora del asesinato, la justicia no ha actuado y el crimen permanece impune.

El hecho en cuestión fue el siguiente, ocurrido el 15 de mayo: una comisión se presentó en el predio y, sin acreditación alguna, se identificó como enviada desde la vicepresidencia de la República. La comisión estaba compuesta por el representante de la defensoría del pueblo, Alejandro Mora, la jueza de los tribunales agrarios en primera instancia de El Vigía, Carmen Rosales, el teniente primero de la FANB de dicha zona, de apellido Contreras, y el fiscal de la fiscalía 6ta, Jesús Leonardo Ojeda Coronel. A esta comisión la acompañaba el abogado y la abogada de Mirella Vega Vega, quien también estaba presente en el lugar junto a su hijo.

Los y las campesinos(as) se percataron temprano en la mañana, mientras llevaban adelante las labores diarias de siembra, de la llegada de varios automóviles y camionetas al predio, que se dirigieron a la casona que los presuntos dueños tienen en la finca. Ya que los y las campesinos(as) no fueron notificados (as) de la visita, para evitar dudas, unos 50 campesinos y campesinas se dirigieron pacíficamente al patio de la casona, donde se encontraban las autoridades con los presuntos dueños de la misma.

Los campesinos fueron recibidos por el representante de la defensoría, quien los invitó a permanecer en el lugar mientras llevaba adelante la reunión, que consistía, para sorpresa de los y las campesinos(as), en la notificación de una supuesta orden de protección de las 116 hectáreas de la finca y del ganado que habita en ella, la cual, según afirmaron, es de fecha 19 de diciembre de 2018. La defensoría, en voz de Alejandro Mora, explicó que la orden de protección se realizó con base en la denuncia presentada ante el tribunal agrario por parte de la familia Vega Vega.

Luego, transcurrió la reunión en un tono altamente agresivo e intimidatorio. Los campesinos y las campesinas fueron interrogados con una alta dosis de agresividad acerca de su permanencia en el predio. La parcialidad de las autoridades del lado de la presunta Mirella Vega era notoria. Un campesino expresó que efectivamente se habían dirigido al tribunal agrario con sede en El Vigía, pero que no fueron recibidos, lo que generó el enojo de la jueza Rosales, quien irrumpió agresivamente para afirmar que ella no atendía a las partes. Sin embargo, al decir esto mientras tomaba café en la mesa de la terrateniente, quedaba claro que no atendía a una de las partes, la campesina, a la otra sí.

Luego fue agredido verbalmente Adelis García, padre del adolescente asesinado. El fiscal Ojeda acusó al padre de Kendri de no sentir dolor por la muerte de su hijo, ya que no le hizo seguimiento a las denuncias realizadas por el crimen. García sabe que los autores materiales del crimen se encuentran en libertad, y teme con razón por la vida de sus otros hijos: «Si quieren mantenme a mí, pero tengo que cuidar la vida del resto de mis hijos».

Es necesario recordar que el predio Montecarlo está en disputa desde agosto de 2018, cuando los campesinos sin tierras ingresaron a sus parcelas luego de realizar la denuncia de improductividad del terreno ante el Instituto Nacional de Tierras (INTI) y al observar las irregularidades de quien fuera la dueña de las mismas, Mirella Vega Vega, quien luego dela denuncia realizada comenzó a introducir maquinarias y ganado al terreno, luego de años de abandono, con la intención de simular productividad.

Hoy, gracias al trabajo de los y las campesinos(as), la producción del predio viene siendo levantada. Las 14 mil matas de plátano y las 14 mil de cacao sembradas hasta ahora son una contundente evidencia de ello, ya que arrojarán una cosecha aproximada de 350 mil kgs. de plátano y otros 500 mil de cacao. Esto contrasta con el abandono total en que la señora Vega tenía el predio por más de 8 años, y en el cual continúa, ya que no puede llamarse productividad a unas pocas cabezas de ganado medrando a su suerte.

Los y las campesinos(as) que luchan el rescate de estas tierras para avanzar en la reactivación productiva del campo hacen un llamado a las autoridades agrarias del país, específicamente al Instituto Nacional de Tierras, para que aborde el caso. Además, exigen una investigación al fiscal Jesús Leonardo Ojeda Coronel, al defensor Alejandro Mora y a la jueza Carmen Rosales, quienes a todas luces están actuando en articulación con la terrateniente Mirella Vega Vega, en desmedro del pueblo campesino. ¿Será esa la razón por la que no ha habido justicia por el asesinato del joven Kendri Márquez?

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Guacas, Apure: arrancan jornadas para multiplicar y organizar la solidaridad

Guacas, Apure: arrancan jornadas para multiplicar y organizar la solidaridad

La actual situación de agresión extranjera e intento sostenido de golpe de Estado en Venezuela, que implican en buena medida la asfixia económica del país, ha causado sin duda enormes daños en la calidad de vida de nuestra gente, sobre todo de los sectores y familias más vulnerables. Abordar esa situacion desde la organización, el altruismo, la hermandad y la fraternidad es el objetivo de la Red Popular de Ayuda Solidaria que actualmente impulsa La Corriente bajo el lema Multiplicar y Organizar la Solidaridad.

Como parte de esta iniciativa, este lunes en horas de la mañana se llevó a cabo en la Ciudad Comunal Simón Bolivar del municipio Páez del estado Apure, específicamente en la comuna Alí Primera, una jornada en la que fueron atendidas 35 familias, luego de que las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez determinaran mediante un estudio social cuáles son las familias más vulnerables del sector. Las 35 familias recibieron un combo de comida que contenía carne, plátano y yuca.

Según informó Braulio Márquez, uno de los principales dirigentes de la ciudad comunal y militante de La Corriente, se está comenzando por Guacas de Rivera, pero las jornadas se extenderán a lo largo y ancho de toda la Ciudad Comunal Simón Bolívar y en todo el municipio Páez: «La crisis económica ha afectado contundentemente a las familias venezolanas y más aún a la mujer, por ello estamos trabajando en función de aportar a la satisfacción de necesidades básicas en los hogares».

Jornadas como esta realizada en Páez se estarán desarrollando también en otros municipios de Apure y en estados como Barinas y Táchira. El objetivo es dar forma a un mecanismo que permita organizar la natural solidaridad de nuestro pueblo, logrando acopiar insumos de diferentes tipos provenientes de las personas, empresas, comercios, unidades de producción, organizaciones sociales y populares que están en condiciones más favorables para canalizarlos hacia quienes más necesitan.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolivar y Zamora.

Táchira: Alianza Nacional Productiva reimpulsa lucha por la tierra y la producción

Táchira: Alianza Nacional Productiva reimpulsa lucha por la tierra y la producción

En el municipio Libertador del estado Táchira se realizó esta semana la marcha campesina por la Paz, la Soberanía y la Democracia. En la movilización estuvieron presentes militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela, militantes del la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, así como cientos de personas pertenecientes a los consejos campesinos, pequeños y medianos productores que avanzan por la Alianza Nacional Productiva. Se trata de la reactivación de la agenda de lucha por la tierra y la producción de alimentos, en un momento crítico del país, a raíz de las cada vez más fuertes agresiones económicas de EEUU y las cada vez mayores consecuencias de la crisis económica sobre el sector productivo del campo.

Rubén Rodríguez, responsable de La Corriente en el estado Táchira y miembro del equipo político estadal del PSUV, señaló en su intervención al final de la marcha: «Aquí estamos en unidad por una Alianza Nacional Productiva. Esta es la forma de lucha que escogimos cuando decidimos solicitarle a nuestro gobierno revolucionario y bolivariano mayores avances en el proceso de democratización de la tierra y reactivación productiva del campo. Porque entendemos que para defender la patria, la soberanía y la paz, es indispensable la producción».

A lo largo y ancho de Abejales, mientras la marcha avanzaba, resonaba, coreado por el pueblo campesino que allí se dio cita: «Escucha pitiyanqui lo que te voy a decir, tú a mi país no vas a intervenir, si te atreves mi pueblo pisar, las armas bolivarianas te van a traspasar». Así expresaba la gente su determinación patriótica ante la actual agresión imperialista. En ese sentido, Rubén Rodriguez mencionó: «Uno de los más fuertes ataques que nos han hecho es a nuestro estomago. Un país que no está en las condiciones óptimas productivas se verá afectado ante cualquier medida de presión económica internacional. Si nosotros somos soberanos en producción y somos capaces de producir lo que nos comemos, no habrá bloqueo, ni amenaza, ni jugada pitiyanqui que nos pueda afectar».

La movilización tuvo entre sus objetivos retomar la agenda de trabajo acordada con las autoridades agrarias de Táchira a finales del año pasado, cuando miles de campesinos y campesinas se movilizaron en San Cristóbal y fueron recibidos por las mencionadas autoridades. Hasta la fecha, los acuerdos definidos en esa jornada y otras posteriores no se han concretado. Así, en Abejales los y las campesinos(as), pequeños y medianos productores, coincidieron en afirmar que una base fundamental para construir nuestra soberanía pasa por el tema de la producción, para lo cual es clave democratizar la tierra: «Que el mundo lo sepa, que nuestro municipio lo sepa, que nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela lo sepa. Nosotros nos movilizamos para exigir derechos enmarcados en la ley de tierras y en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por nuestro compromiso con la revolución bolivariana», afirmaron.

De allí que la movilización llevara como consigna central la defensa de la paz, la democracia y la soberanía: «Creemos en el artículo 323 de la Constitución venezolana, que habla de la corresponsabilidad en la defensa del territorio, que no solo le corresponde a la fuerza pública de seguridad sino al pueblo organizado la defensa del territorio. Por eso nosotros de manera tangible, como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, venimos avanzando en la conformación de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez», dijo Rodríguez.

Pueblo campesino, militantes de La Corriente y el Psuv, brigadistas de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, productores medianos y pequeños seguiremos en lucha para que las autoridades agrarias del estado concreten lo necesario para que se cumpla lo ordenado por el presidente: la activación productiva de todos y todas para resistir la guerra de cuarta generación en la que estamos inmersos.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Culpa del Doc y McFly

Culpa del Doc y McFly

“Despertate perro, nos están atacando, hay un intento de golpe de Estado, el PSUV convoca a Miraflores”. Acto seguido prendo la vieja televisión que el compañero, quien me está alojando en Caracas, tiene en su habitación (pieza le decimos en el conurbano bonaerense). Tal vez no fue la mejor forma de despertarlo, pero fue la que encontré. Nunca me había tocado dar una noticia parecida.

Eran las 6:30 de la mañana del martes 30 de Abril. Lo que debió ser mi primer día laboral en una institución estatal, comenzaba con los pasos acelerados de María Alejandra subiendo a la terraza, buscando mejor señal para atender el llamado de su padre. Su cara denotaba una preocupación inusual, bastaron milésimas de segundo para comprender que algo estaba sucediendo. Tomé el celular que había apoyado la noche anterior a un costado de lo que en algún momento fue un sofá cama. Las redes sociales lo confirmaban. El golpe de Estado estaba en curso hacía al menos una hora.

17 Abriles atrás este mismo pueblo enfrentaba un golpe similar, aquel con más saña y lamentablemente con un gran número de muertos. Pero con los mismos actores encabezando la intentona. Basta con googlear el nombre de Leopoldo López.

Esta vez aparecía el viejo soldado de la derecha venezolana al lado de la nueva figura que encontraron las águilas del norte para lograr lo que hace 20 años no pueden. ¿Por qué no pueden? Porque aún no descubrieron como viajar en el tiempo.

Desean regresar al tiempo del pueblo en las catacumbas, de pobres silenciados. De negros y negras sin voz. De campesinos sin tierras. Aquellos tiempos donde las mayorías no estaban constituidas como sujetos políticos. Como sujetos políticos de una Revolución bolivariana, que tiene sus aciertos y errores. Que atraviesa disputas externas y también internas. Pero que cuenta con un arraigo popular muy profundo y con el legado de un comandante que construyó un puente con las luchas de la primera independencia. Un estratega que les dijo a quienes no tenían siquiera identidad, que es el momento de ellos y ellas; que les transfirió poder (aún insuficiente) y organización que nunca tuvieron. Que les pagó la deuda histórica. Un líder que hoy comparte la mesa con Bolívar.

La derecha venezolana hace 20 años que niega la identidad de ese pueblo. Es sorprendente para quien llega de miles de kilómetros de distancia, entender que puedan negar la identidad de un adversario que constantemente los derrota. El chavismo ha ganado más elecciones que los años que lleva en el gobierno. La derecha ha fracasado en 2002 y en los distintos golpes intentados este año.

Como el Doc y Marty McFly destruyeron el DeLorean, recurren a la violencia. Al asedio, al golpe, la guerra. A la muerte.

Por ahora y para siempre.

“Como a la una y treinta de la madrugada sonó el teléfono de la casa, era una hermana mía: “Nico, hay un golpe”… Enseguida abro los ojos sorprendido: “¿Qué?”. Y ella: “Prende el televisor”. Eso hice, y de repente aparece Carlos Andrés Pérez con cara de loco, pálido, nervioso”[1].

“¿Cómo esta la situación por Petare?” Le pregunté a un pana, ya en las cercanías de Miraflores. “En todos los barrios la cosa está tranquila, los pobres somos todos chavistas”. La misma calma se encontraba en los altos de Lídice, Catia, Lomas de Urdaneta, las Lomas, el 23 de Enero, según me comentaban compañeras de las distintas barriadas de Caracas. “Si ves Guarimbas hay que reportarlas” me aconsejaba, más bien era una orden, una histórica compañera del bloque 15, segundos antes de ponerse a bailar al ritmo de la salsa sobre la av Urdaneta, a metros del palacio de gobierno. La gente se divierte en la batalla.

Los primeros en responder a la convocatoria parecían ser trabajadoras y trabajadores estatales del centro de la ciudad. No hubo metro en todo el día. De a poco, más y más pueblo fue llegando, en grupos, en buses, caminando, bajando de los cerros. A media mañana en un improvisado camión, que sería reemplazado con sonido y todo a mitad del discurso, Diosdado era el primer dirigente que salía al encuentro con su gente. La sola presencia era sinónimo de victoria, de tranquilidad y por supuesto desató la algarabía de las miles y miles que ya había en el lugar para ese entonces. “Golpe derrotado, vamos al contraataque” lanzó Cabello. “Si sigue la ladilla, nos vamo pa Altamira” respondía la gente, haciendo referencia al epicentro de los enfrentamientos. “No volverán” se unía pueblo y dirigencia en un mismo grito.

Durante todo el resto del día seguía llegando pueblo a la convocatoria en Miraflores. Convencidos y convencidas de que estaban haciendo historia nuevamente. Bailaban, discutían, exigían, se saludaban. Se cruzaban anécdotas de cómo cada quien se enteró de lo sucedido. Otra vez quienes vienen de las catacumbas habían vencido a la muerte.

Mientras volvía al final de día para la urbanización (complejo de edificios) donde me alojo, recordé una frase que tiene más de 200 años “…Por fortuna se ha visto con frecuencia a un puñado de hombres libres vencer a imperios poderosos…”. Pertenece a Simón Bolívar, en debate con el representante de EEUU John Irvine, en 1818. Dos siglos después la frase tenía nuevamente la fuerza inicial, un puñado de hombres y mujeres ganaron una nueva batalla en post de su libertad. El pueblo no necesita máquinas del tiempo para nutrirse de las experiencias de combates anteriores.

Mates y arepas mediante, vendría el momento de análisis e intercambios con compañeros y compañeras de aquí y de allá. Maduro, desde Miraflores, explicaba lo sucedido durante el día y convocaba a la movilización del 1 de Mayo. La noche transcurrió con tranquilidad.

Hoy no lo vimos nervioso, pálido ni loco a Nicolás. Tampoco a Diosdado. La diferencia son 20 años de Chavismo y un pueblo empoderado de su lado.

“Si mañana me despiertas, primero dime buen día” Se despidió Ariel en vísperas del 1 de Mayo.

Matías Pacheco – Caracas, 30 de Abril 2019.

 

[1] Germán Sánchez Otero, Chávez y la resurrección de un pueblo. Ed. Vadell Hermanos. Entrevista a Nicolás Maduro Moros.

Pin It on Pinterest