Seleccionar página
La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La solicitud de renuncia hecha por el presidente Nicolás Maduro a todo el gabinete ha creado una gran expectativa nacional frente a la posibilidad de que se sucedan cambios significativos a lo interno del gobierno, en un momento en que, sin lugar a dudas, se requiere una profunda renovación, no solo del gobierno sino de todos los niveles de la dirección política, para fortalecer el liderazgo chavista de cara al complejo escenario de batalla que tenemos por delante.

Desde La Corriente exhortamos y pedimos que estas expectativas no sean defraudas. Los cambios que se den no deben ser gatopardianos. Debe ser el inicio de un profundo proceso de revitalización y rectificación, resultado de un serio y objetivo balance del desempeño y resultados en cada ministerio. No decimos que todos(as) los(as) ministros(as) deben ser cambiados(as), pero creemos que debe conformarse un gabinete en donde la ética, la capacidad, el compromiso patriótico y la eficiencia sean el baremo que oriente las designaciones.

Saludamos y apoyarnos la iniciativa del presidente Maduro. Al igual que el pueblo chavista, estamos a la espera un gabinete verdaderamente nuevo, que eleve la esperanza y devuelva a la gente la aspiración de tener un gobierno escencialmente ético, profundamente patriótico y eminentemente capaz, para enfrentar la batalla contra las fuerzas apátridas internas y contra la agresión imperial, en todos los campos que se requiere.

Estamos en medio de una gran operación contra el país, una operación de Guerra de 4ta Generación de gran magnitud y profundidad, cuyo centro de dirección y conducción está en EEUU. El centro de ese ataque, aún cuando abarca todos los campos y ámbitos del país, es la economía y la unidad del bloque patriota. El enemigo está empeñado en el colapso de la economía mediante acciones que buscan que el Estado no tenga ninguna posibilidad de cumplir con sus funciones. Por eso, debe tener especial atención la conformación de un equipo económico capaz de desarrollar una política económica para tiempo de guerra, una política económica de emergencia que ponga orden y tome las medidas urgentes para poder hacer frente a las sanciones comerciales, financieras y petróleras con realismo revolucionario, pero sin claudicar ante las presiones, tanto del poderoso sistema financiero internacional como de los sectores nacionales que están dispuestos a entregar la soberanía para salvar sus intereses.

En esta etapa requerimos de una Plan de Ofensiva y Resistencia que contemple:

1) Una política económica de emergencia, estructurada e integral. Dentro de las medidas más importantes, entre muchas otras, se debe considerar la declaración urgente de la moratoria de la deuda como estrategia de contraataque al bloque financiero internacional. También es necesario ampliar la flexibilidad de la política cambiaria, creando mecanismos que permitan la activación de la importanción a pequeña escala, lo que ayudaría a sortear el bloqueo comercial. Urge, además, activar un plan de emergencia para recuperar el aparato productivo del país, con énfasis en la producción de alimentos: este plan debe estar dirigido primordialmente a la pequeña y mediana empresa y a los sectores de la economía social. Las empresas del Estado deben ser sometidas a una evaluación pública y transparente, que permita determinar responsabilidades sobre sus bajos niveles de productividad, y debe construirse una ruta clara para su recuperación, lo cual deber hacerser con participación directa de los y las trabajadores(as). El pueblo campesino, los pequeños y medianos productores y empresarios del agro, esperan por una política sostenida dirigida al financiamiento, el suministro de insumos, el apoyo técnico y mecánico.

2) Un plan para defender los activos de la república que han sido secuestrados por la élites neconservadoras de EEUU en complicidad con sus títeres de Voluntad Popular y Primero Justicia. Poco sabe el pueblo venezolano sobre las acciones que se adelantan para enfrentar este descarado despojo a la nación. Se debe poner toda la capacidad del Estado en la defensa de estos activos, tanto en el marco de la justicia internacional como con una potente campaña de denuncia ante la comunidad internacional.

3) Una estrategia política y comunicacional que dispute la bandera del humanismo y la solidaridad a la derecha. Jamás debemos permitir que seres tan viles engañen al pueblo bajo un ropaje altruista y bondadoso, mientras trabajan para llevar al país a la guerra, son títeres de oscuros interese transnacionales y trabajan como agentes de una fuerza extranjera que quiere subyugarnos y destruirnos como pueblo. Esta es una batalla donde las subjetividades, los símbolos, los códigos y la espiritualidad juegan un papel clave. En ese campo debemos iniciar una poderosa contraofensiva. Debemos recuperar la bandera del humanismo y la solidaridad para la causa de la patria. Para ello, desde el bloque patriota, debemos diseñar un plan de apoyo solidario cuyo pilar sea organizar el amor por el prójimo que caracteriza al pueblo venezolano en una gran red para la recaudación de ayuda de quienes más tienen para ser distribuido entre los sectores que están siendo más afectados por la criminal agresión a nuestra existencia. Esta red de apoyo solidario debería estar conformada por todas las formas organizativas del proceso, como Clap, Ubch, movimientos sociales, colectivos, partidos chavistas, instituciones, milicia bolivariana, consejos comunales y comunas, consejos de trabajadores(as), cuya tarea sea desplegarse en operaciones de solidaridad en cada rincón del país.

Buena parte de la victoria ante el actual cuadro de agresión internacional que vive Venezuela depende de la capacidad de transformar la situación en una contraofensiva revolucionaria. En todas estas acciones es clave que tenga una participación y protagonismo central la gente organizada. Es el poder de la gente nuestra mayor fortaleza.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La Batalla de la Luz

La Batalla de la Luz

Gerónimo Paz

Nos encontramos en medio de una gran batalla por el vital servicio eléctrico saboteado por el cruel y despiadado ataque de la élite neoconservadora norteamericana. Es un ataque más fuerte que el paro petrolero del 2002-2003. Es un claro hecho de negación plausible que busca dirigir la culpa hacia el gobierno. El apagón fue diseñado con ese propósito, por eso ejecutan 3 acciones simultáneas: 1) el ataque físico, saboteando plantas claves del sistema, para mostrar la supuesta evidencia de que la causa del apagón es la falta de mantenimiento y, por lo tanto, la responsabilidad es del gobierno, 2) el ataque electrónico: un ciber ataque al sistema central de control y 3) el ataque electromagnético. Esto suena a ciencia ficción, pero ojo, que la guerra de 4ta generación tiene mucho de eso y por eso mismo es negable.

La guerra de 4ta G que enfrentamos fue formulada para el caso específico venezolano: implica guerra económica, guerra psicológica, guerra comunicacional, guerra electrónica y electromagnética. Comprender este modelo de conflicto es clave para poder enfrentarlo y derrotarlo.

El plan de ataque del enemigo está perfectamente estructurado, es una plan que se ejecuta en su fase final. Es una ofensiva final según sus apreciaciones, que tiene grandes operaciones distractivas: el 23F fue eso, así como la amenaza de intervención. El verdadero golpe era el apagón.

Debemos desplegar un esfuerzo doble para vencer en esta batalla. Por un lado, garantizar los servicios vitales como agua, alimentos, salud y seguridad al pueblo, mientras se recupera el servicio eléctrico. Hay que evitar la caotización del país, porque eso es lo que quiere el enemigo, mientras damos la otra batalla, por la otra luz, la luz de la verdad.

Maximizar las operaciones comunicacionales, dar elementos sólidos, mostrar evidencia, desplegar esfuerzos masivos de información en todos los niveles organizados del proceso bolivariano será determinante.

No pudimos anticipar las verdaderas intenciones del enemigo. Queda eso como lección, dimensionar el carácter del conflicto, cubrir todos los flancos, todos los frentes. La Batalla de la luz es en esencia una batalla de los sentidos, de la percepción de la realidad, de la verdad.

En estas dimensiones se define la batalla, quien logre establecer su verdad habrá triunfado aún siendo culpable. En este caso el culpable es el poder norteamericano y sus peones criollos. Pero eso lo sabemos nosotros y nosotras. Lo más importante es que lo sepan las mayorías con fiabilidad.

Kevin Rangel: en la batalla del 23F fue determinante la participación popular

Kevin Rangel: en la batalla del 23F fue determinante la participación popular

El 23 de febrero en la frontera tachirense con Colombia se libró una batalla clave para la preservación de la paz, la soberanía y la democracia de Venezuela. Estados Unidos y sus lacayos intentaron ese día generar el quiebre que han tratado de construir al menos desde el 10 de enero de este año, fecha en que se juramentó Maduro para su segundo mandato como presidente legítimo de Venezuela.

En ese escenario estuvo presente una importante delegación de La Corriente y de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, formando parte de ese pueblo chavista que salió a cumplir su deber patriótico, con dignidad y valentía.  Kevin Rangel, Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, desde la frontera tachirense con Colombia, luego de llegada la calma, analiza lo ocurrido el 23F y hace un balance del panorama actual, luego de esta ofensiva del imperialismo derrotada por las fuerzas chavistas:

“Debemos decir que la Revolución Bolivariana ha obtenido una importante y estratégica victoria el día 23 de febrero. Según lo anunciado por el imperialismo y la derecha, este día era la batalla final. La operación colocaba esta fecha como el día de quiebre, el día que entrarían con la supuesta “ayuda humanitaria” que sabemos que no es otra cosa que la fachada de la intervención militar. El 23F fue una operación militar la que se desmontó y, justamente, en ese ámbito logramos una gran victoria contra la derecha y el imperialismo que dirigió y orientó las operaciones de esta ofensiva”.

Kevin Rangel, analizando los actores que el 23F protagonizaron los hechos en la frontera, destaca: “Allí es importante destacar el papel del pueblo venezolano en la defensa de la soberanía, la paz y la democracia revolucionaria. La gente fue un factor clave que se aferró a la fuerza moral del patriotismo, se aferró a defender en la línea de batalla principal que fue la frontera y jugó un papel determinante en esta victoria. También fue una victoria de la Guardia Nacional Bolivariana, de la Policía Nacional Bolivariana, cuyos funcionarios estuvieron a la altura de los acontecimientos, evitando la entrada de grupos con claros perfil y accionar militar”.

En ese sentido el militante de La Corriente señala que, a pesar de que uno de los factores del plan intervencionista es intentar quebrar la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,  “ésta se ha mantenido unida, unificada y leal al proyecto de la Revolución y al país. Las fuerzas revolucionarias se mantienen unidas en el patriotismo, de lo cual la derecha venezolana carece. Su sentido de patria esta fuera de Venezuela, en EEUU. Es por eso que las fuerzas chavistas han logrado imponer la paz ante este plan”.

“Esta fue una victoria en una de las tantas batallas que vendrán”, destaca Rangel, al tiempo que propone: “la Revolución Bolivariana debe definir y arrancar un plan de contraofensiva chavista, revolucionaria, para encarar los nuevos escenarios y derrotar la agresión contra Venezuela y profundizar la revolución.”

Este plan de contraofensiva tiene al pueblo como elemento central: “Creemos que el papel que juega el pueblo debe ser un elemento determinante del plan, debemos superar los esquemas que han impedido la profundización de la democracia revolucionaria, la participación, el protagonismo del pueblo. La unidad cívico militar es un pilar fundamental que debe fortalecerse. Los niveles de preparación y la capacidad técnica militar para la defensa del pueblo deben profundizarse porque el poder de la gente es determinante en todos los escenarios. Así lo demostraron los sucesos del 23F en la frontera. Ante una agresión militar, la gente y el diseño estratégico de la Milicia Nacional Bolivariana, la guerra de todo el pueblo, es clave en la defensa de la soberanía”.

El plan de contraofensiva propuesto debe abordar otros elementos: sociales, culturales, económicos, porque según Kevin Rangel: “el plan del imperialismo va a continuar, están en un momento complejo, tienen que rearmar la táctica porque han fracasado, sufrieron una derrota de orden estratégico que los llevará a replantear sus planes. Además, esta derrota en lo internacional pone a los países aliados de EUUU a pensar qué hacer, porque están quedando expuestos y en ridículo luego del 23F”.

El llamado que desde la frontera hace el Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora es a que el pueblo venezolano siga fortaleciendo la preparación para la defensa: “Debemos aprender de esta batalla para ir perfeccionando los mecanismos de coordinación y movilización de las fuerzas chavistas”.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Nuevas sanciones contra gobernadores venezolanos evidencian desesperación de EEUU ante unidad chavista

Nuevas sanciones contra gobernadores venezolanos evidencian desesperación de EEUU ante unidad chavista

Hoy 25 de febrero de 2019 la oficina del tesoro de Estados Unidos anunció un nuevo conjunto de sanciones contra Venezuela. Esta vez las medidas coercitivas unilaterales apuntaron a cuatro gobernadores del bloque chavista: Ramón Carrizales, Rafael Lacava, Omar Prieto y Jorge Luis García Carneiro.
El anuncio, realizado con la reunión del Grupo de Lima, Mike Pence y Juan Guaidó en Bogotá como telón de fondo, constituye a todas luces una represalia contra Venezuela luego del fracaso de la operación del sábado 23 de febrero en la que, con la supuesta ayuda humanitaria como excusa, se construyó un falso positivo que fuera excusa para elevar la presión contra Venezuela y escalar el conflicto a un nivel mayor que pueda contemplar el uso de la fuerza militar.
El plan para lograr un quiebre interno en Venezuela no ha salido según los cálculos de Estados Unidos. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana se ha mantenido unida y leal al gobierno de Maduro y la constitución del país, el Psuv y los poderes públicos también, y el pueblo se ha mantenido cohesionado, organizado y movilizado en defensa de la paz, la soberanía, la democracia y la solidaridad. De allí, entonces, que amenacen con el uso de la fuerza desde el extranjero y que comiencen a elevar las sanciones económicas contra el país.

En el caso del gobernador del estado Apure, Ramón Carrizalez, se trata de una evidente acción de amedrentamiento, al tratarse de un dirigente político digno, patriota, que se ha mantenido leal al proyecto bolivariano del Comandante Hugo Chávez.

Desde La Corriente expresamos nuestro rechazo a las acciones injerencistas del gobierno de Estados Unidos y de los países serviles a sus intereses, reiteramos nuestra firme determinación a defender la soberanía de nuestra Venezuela y a mantenernos leales al gobierno del presidente Maduro. Asimismo, manifestamos públicamente nuestro respaldo y solidaridad con el compañero Carrizalez. 

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

Pin It on Pinterest