Seleccionar página
Ante recrudecimiento de agresiones, profundicemos defensa integral de la patria. Análisis de La Corriente

Ante recrudecimiento de agresiones, profundicemos defensa integral de la patria. Análisis de La Corriente

En medio de un cuadro político nacional marcado por el anuncio y aplicación, por parte del gobierno bolivariano, de un conjunto de medidas económicas orientadas a estabilizar la compleja situación económica que vive el país, viene dándose un aceleramiento e intensificación del escenario de agresión externa contra Venezuela. El frente internacional del conflicto venezolano cobra de nuevo relevancia principal, pocas semanas después de que fracasara un intento de magnicidio contra el presidente de la república Nicolás Maduro.

La reciente gira latinoamericana del secretario de defensa de Estados Unidos, James Mattis, en la que se reunió con sus homólogos de Brasil, Argentina, Chile y Colombia, había encendido las alarmas, en la medida en que se refirió recurrentemente a la necesidad de aumentar las presiones contra Venezuela, bajo la máscara del discurso alusivo a la atención de la llamada crisis humanitaria. Otro signo que tuvo la gira fue la reiterada mención de China y Rusia, reconocidos aliados políticos y comerciales de Venezuela, como importantes amenazas para la estabilidad del continente. Al cierre de ese recorrido se hizo un anuncio central, que implica una escalada en el nivel de las acciones que Estados Unidos viene ejecutando: el envío del buque hospital USNS Comfort a costas colombianas con el supuesto fin de disponerlo para atención humanitaria a Venezuela.

A la par de estos acontecimientos, otros hechos complementaban el escenario. El Tribunal Supremo de Justicia ilegal que funciona en Colombia, con base en actuaciones también ilegales e ilegítimas de la exfiscala general y prófuga de la justicia venezolana Luisa Ortega Díaz, emitía una espuria sentencia con la pretensión de destituir al presidente constitucional de Venezuela y ordenar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ejecutar el cumplimiento de lo que sería a todas luces un golpe de Estado. La ilegal Asamblea Nacional que sesiona también fuera del territorio venezolano, con pronunciamientos sobre el tema de derechos humanos, completaba el cuadro de gravísimos avances en el intento de constituir fuera de las fronteras venezolanas una institucionalidad paralela que, gozando de reconocimiento y legitimación internacional, más no de legalidad, sustituya al Estado venezolano legal y legítimamente constituido.

La gira de Mattis fue, sin duda, el desencadenante de la actual escalada. Poco después de realizada, con la grave agresión de ciudadano(as) venezolanos(as) ocurrida en la frontera brasileña con Venezuela inició la extensión e intensificación de una feroz campaña mediática internacional dirigida a inflar la llamada crisis migratoria venezolana a niveles de fenómeno amenazante de la estabilidad social y política del continente, y para construir la imagen de Estados Unidos y los países latinoamericanos que lo apoyan como solidarios con el pueblo de Venezuela y eventuales salvadores. ¿El objetivo? Caracterizarla como problema de gran escala que amerita la intervención coordinada de esfuerzos multilaterales avalados y legitimados por organismos como la ONU, a través de ACNUR, y la OEA, que justifique la movilización de tropas militares multilaterales que ejecuten una intervención en el continente, con el fin ulterior oculto de intervenir militarmente Venezuela bajo la máscara de la atención a esta llamada crisis humanitaria y migratoria. Incluso cuentas oficiales del gobierno de EEUU en redes sociales, como la del Departamento de Estado en español, realizan campañas al respecto.

Igualmente, comenzó una agresiva ofensiva diplomática, conducida por el canciller Colombiano, Holmes Trujillo, en dos frentes: el global, en la ONU, y el hemisférico, con la convocatoria a una sesión extraordinaria de la comisión de migración de la Comunidad Andina de Naciones, como paso previo a las acciones de la OEA. En simultáneo, Luis Almagro, secretario general de la OEA, se reúne con delegaciones de migrantes Venezolanos y se pronuncia por medios de comunicación y redes sociales exaltando y legitimando las acciones del ilegal Tribunal Supremo de Justicia, como un paso más en el objetivo de conformar un Estado paralelo venezolano que funcione fuera de las fronteras del país; esto, antes de convocar un sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA para este lunes 5 de septiembre con el fin de tratar el tema de la llamada crisis humanitaria venezolana.

Como corolario a este conjunto de acciones, suceden las declaraciones del senador por el estado de Florida, Marco Rubio, luego de reunirse con el asesor de seguridad del departamento de estado del gobierno de Estados Unidos, en las que frontalmente señaló que, en la medida en que el gobierno de Nicolás Maduro se consolida como una amenaza a la seguridad nacional estadounidense, las fuerzas armadas de ese país serían utilizadas para intervenir en Venezuela. Estas declaraciones permiten entrever, además, uno de los factores que está entre los detonantes de todo este escenario de escalada en la agresión contra Venezuela: el cuadro político interno de Estados Unidos, en el que hay serias amenazas de un juicio contra Donald Trump que pueda terminar con su destitución, situación que obliga al presidente Trump a complacer a los sectores más radicalmente antivenezolanos y belicistas en función de obtener su apoyo y fortalecerse internamente para neutralizar la amenaza interna en su contra, además de tener algún éxito en política exterior que sume también a ese fortalecimiento.

Todo este cuadro implica sin duda un recrudecimiento de las amenazas reales de una intervención militar contra nuestra patria. Si bien hay otros factores en juego que pueden impedirla, no hay dudas de que el enemigo estratégico, el imperialismo estadounidense, junto a los gobiernos que ha ido recuperando para sus intereses, continúa dando pasos, cada vez más contundentes, en su decisión de impedir la continuidad del gobierno bolivariano en el poder y, con ello, destruir la revolución bolivariana y erradicar el chavismo como horizonte político de nuestro pueblo y del continente todo.

Los hechos, de extrema gravedad, están en desarrollo, y ante ello debemos seguir alerta. Que el canciller Colombiano acabe de izar la bandera colombiana en el sitio fronterizo donde se dijo falsamente que habían incursionado tropas venezolanas no puede ser interpretado sino como una provocación.

Ante este escenario, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora reitera su llamado a la máxima unidad nacional en defensa de la soberanía, la democracia y la paz de nuestra Venezuela. Vivimos horas cruciales en las que no debe haber dudas y en las que debe prevalecer el sentimiento patriótico y su accionar consecuente por encima de cualquier diferencia. Organizaciones sociales y políticas, principalmente el PSUV, y colectivos, asociaciones, consejos comunales y comunas, cerremos filas ante la agresión y dispongamos nuestro esfuerzo y aporte a las tareas necesarias para la defensa nacional. En este sentido, venimos impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez como espacio articulador e integrador del pueblo chavista para organizarse, desde la base, en estas tareas. Al gobierno bolivariano hacemos también un llamado a intensificar las tareas dirigidas a fortalecer la defensa integral del territorio. Es necesario avanzar rápida y profundamente en el fortalecimiento de la Milicia Bolivariana e incorporar a todo el pueblo en la defensa de nuestra soberanía.

Se trata de la defensa de nuestra dignidad patriótica y nuestra integridad como nación y como pueblo. Vamos pues, juntos y juntas, a disponernos a la defensa de Venezuela. Así lo dice la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora: estamos rodilla en tierra y sin titubeos, dispuestos(as) a defender nuestra patria en el terreno que sea necesario.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Salvar de quiebre y abandono a Empresa de Mecanización Pedro Camejo: tarea urgente por emprender

Salvar de quiebre y abandono a Empresa de Mecanización Pedro Camejo: tarea urgente por emprender

Cuando se siembra a mediana y gran escala el arado, el surcado de la tierra, la cosecha y el traslado de lo que se cultiva necesita apoyo mecánico: rastras, tractores, cosechadoras, es decir, maquinaria. Los campesinos y campesinas se alegraron con Chávez en el 2007 cuando con ímpetu y voluntad de apoyar a la clase campesina a producir alimentos creó la Empresa de Mecanización Pedro Camejo: un ambicioso proyecto que impulsaría la revolución productiva en el país, el brazo mecánico de la soberanía alimentaria; un brazo que años después quedó golpeado por mala gestión.

Es imprescindible que se conozca la realidad actual de la empresa y nos dispongamos a transformarla. Trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas somos convocados a recuperar Pedro Camejo. Quienes la dejaron en este estado deben rendir cuentas, recibir el castigo por sus hechos.

Ha habido denuncias, comunicados, movilizaciones de trabajadores y campesinos en cada estado donde se encuentra una sede de la empresa de mecanización pionera de la revolución. No han sido escuchados casos graves de corrupción, uno de ellos en 2012, cuando salía la maquinaria fuera del estado al que correspondía y no regresaba a las plantas: ¿Dónde se puede esconder un objeto tan grande como un tractor? Detrás de la impunidad.

De la planta de Urachiche en Yaracuy salió recientemente un tractor que no ha vuelto por “órdenes de los superiores”, los mismos que cuando los trabajadores denuncian hacen caída y mesa limpia: también desaparecieron los repuestos que llegaron para los próximos 5 años de mantenimiento de las maquinarias. Apenas a un 25% de operatividad está la planta, la mayoría de la maquinaria está inoperativa por falta de repuestos, lubricantes que nadie sabe por qué no llegan, cuando es Pdvsa quien los produce, y en los inicios de Pedro Camejo los dotaba. No existe información oficial alguna al respecto de esa situación.

La maquinaria se encuentra desmantelada: 15 tractores, 16 cosechadoras, 5 máquinas de la línea amarilla, las tolvas para transportar el maíz sin cauchos. Se han presentado informes técnicos en cada visita institucional, y las respuestas son de descuido: no se ejecutan soluciones y los trabajadores siguen resolviendo como pueden. Este año iniciaron el plan de siembra mecanizada con 22 tractores, se logró poner lubricante solo a 12, con los demás se endeudó la empresa y los campesinos.

¿Cómo hace un productor que tiene que comprar aceite a precio bachaqueado para que le rastreen? Es insostenible: cuando comenzamos el plan de siembra una paila de aceite costaba 80.000.000,00 Bs, y el servicio por hectárea se cobraba en 1.567.000,00 Bs, pagando 10 hectáreas el productor ni siquiera llega al 20% de lo que se necesita para comprar una paila de aceite.

Los campesinos seguimos arando hasta con las uñas, sembrando y cosechando a pulmón para alimentar al país. Mientras las pocas rastras, sembradoras, cosechadoras, la línea amarilla para la vialidad agrícola, cargadores, tractores de alta potencia están en su mayoría parados, y los que están operativos por falta de planificación no cumplen con la tarea de rastrear 12.000 hectáreas al mes por lo menos.

La sede de Urachiche sigue abierta, todavía le queda maquinaria, pero no hay política de protección a la empresa, y a pesar del esfuerzo de los trabajadores está a merced del hampa, el apoyo que un día tuvieron de la guardia nacional ya no existe. Puede ser que esté pasando en estos momentos con la empresa “Pedro Camejo” lo mismo que le pasó a la Empresa Leguminosas del Alba, que fue quebrada: primero dejan de enviar insumos a la planta, luego alegan que no puede mantenerse ella misma, la desmantelan, la liquidan y la entregan a una empresa privada. Esa pareciera ser la apuesta de quienes gerencian.

Con el poder de la gente es posible otro escenario: un diagnóstico profundo y sincero de las empresas públicas del sector agrícola es urgente. De allí, por situaciones como ésta, que vengamos impulsando articular todas las fuerzas productivas del sector agrícola venezolnao en una Alianza Nacional Productiva que pueda impulsar una transformación de estas realidades. Desde La Corriente lo hemos propuesto como parte del Plan Nacional de Urgencias: debe intervenirse, evaluarse e investigarse la situación en que se encuentran las empresas, determinar su productividad y las responsabilidades de su estado crítico actual, sancionar, rectificar y profundizar con más participación del poder popular, de los campesinos y campesinas que a diario pasan por las plantas y ven esas máquinas llevando sol y agua, que junto a los trabajadores y trabajadoras son los únicos dolientes de ese sueño de Chávez llamado “Pedro Camejo” y que aún es posible rescatar.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Provocaciones militares desde Colombia: nueva fase de agresiones. Análisis de #LaCorriente

Provocaciones militares desde Colombia: nueva fase de agresiones. Análisis de #LaCorriente

Según el patrón reciente del conflicto político en Venezuela, cobra relevancia nuevamente el frente internacional, ante la incapacidad de la oposición local venezolana por inclinar la balanza a su favor, bien sea capitalizando el descontento popular, logrando el quiebre de la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) o por la vía de la violencia abierta, como lo evidenció el reciente fracaso en el intento de asesinar al presidente Nicolás Maduro.

En este contexto se da la gira del Secretario de Defensa de EEUU James Mattis, el principal jefe militar del imperialismo estadounidense, por América Latina para visitar Brasil, Argentina, Chile y Colombia. Otros hechos recientes se inscriben también en la reactivación del frente internacional: 1) El planteamiento del gobierno colombiano de retirarse de UNASUR, 2) Una institución ilegal e ilegítima que pretende sustituir al Estado venezolano constitucional y legal, como el falso Tribunal Supremo de Justicia, sentencia al presidente Nicolás Maduro y dicta una espuria orden de captura en su contra.

La gira de Mattis es la tercera de funcionarios del más alto gobierno de EEUU en lo que va de año: primero fue el Secretario de Estado y después el Vicepresidente. En todos los casos, en las sesiones de trabajo con los gobiernos latinoamericanos se trataron temas no solo económicos sino también de cooperación militar, y en todos estuvo el tema de Venezuela presente en la agenda, siempre encubierto bajo el disfraz de la preocupación por la ausencia de democracia, por la migración de venezolanos(as) y por la supuesta crisis humanitaria venezolana.

Otro tema que ocupó la agenda fue el tratamiento de China y Rusia, aliados políticos y comerciales de Venezuela, como amenzas para la paz y la estabilidad del continente, lo que deja claro que la gira se enmarca en la disputa geopolítica global entre EEUU y otras potencias económicas y militares. Un hecho queda nuevamente a la luz: la injerencia de EEUU contra Venezuela tiene como marco el conflito geopolítico global por la disputa de los mercados, las reservas energéticas, las riquezas y la mano de obra de nuestros pueblos.

En plena ejecución de sanciones económicas contra nuestro país, habiendo ocurrido abiertas amenazas militares emitidas por el propio presidente de EEUU Donald Trump, que sea el turno del más alto jefe militar de EEUU implica que se enciendan en nuestra patria todas las alarmas, más aún a pocos días de un intento falido de asesinar al presidente Maduro. Y sobre todo, en un momento clave: el gobierno venezolano adelanta un conjunto de acciones económicas que podrían significar el comienzo de la salida de la grave situación en que actualmente se encuentra la economía.

La agresión a venezolanos y venezolanas en Brasil cerca de la frontera con Venezuela, hecho en el cual no sólo se agredió físicamente a nuestros compatriotas sino que les fueron quemadas sus pertenencias, podría tener vinculación con la visita de Mattis en la medida en que implica una intensificación de la campaña xenofóbica contra los venezolanos y venezolanas que han salido del país en el último tiempo y en la medida en que sirvió como disparador para que se activaran las vocerías políticas que desde fuera de Venezuela claman y trabajan por una intervención militar a Venezuela encubierta bajo la máscara de “ayuda humanitaria”.

El envío de un buque hospital del Comando Sur a Colombia supuestamente portador de ayuda humanitaria con la finalidad de contribuir a la atención de la población venezolana que se encuentra actualmente en Colombia es el otro hecho derivado inmediatamente de la gira de James Mattis, hecho que se suma a la ya activa presencia de Cascos Blancos argentinos en el territorio colombiano desde mediados de julio. Esto, sin duda, debe ser leído como una provocación militar desde el vecino país, y una nueva evidencia de que Colombia está siendo usado por EEUU como cabeza de playa de cara a una posible acción militar contra Venezuela.

Ante estas nuevas amenazas contra la paz de nuestra patria, contra nuestra democracia y contra nuestras instituciones, es necesario avanzar y consolidar la más férrea unidad popular y la más sólida imbricación cívico-militar. Para ello no es suficiente con declaraciones políticas ni manifestaciones de voluntad, sino que se requieren acciones concretas: fortalecimiento de la Milicia Bolivariana, activación de la militancia del Psuv en tareas y articulaciones vinculadas a la política de Defensa Integral del Territorio, y activación de todos los sectores sociales, organizaciones políticas y sociales, comunas y consejos comunales en dichas tareas.

La Corriente Revolcuionaria Bolívar y Zamora viene impulsando desde el año pasado las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez como instrumento integrador de la militancia patriota en los territorios para nuclearse y prepararse en torno a la necesidad de defender nuestra soberanía, nuestra democracia, nuestra dignidad y nuestra paz. Es un modesto aporte que proponemos al chavismo de base de nuestro país y a la institucionalidad del gobienro bolivariano. ¡Aquí estamos y aquí seguiremos, rodilla en tierra!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Los malos ejemplos: la crisis ética del chavismo

Los malos ejemplos: la crisis ética del chavismo

Melquíades Iguarán

En Venezuela hay dos polos políticos bien definidos, los que simpatizan con el chavismo y los que simpatizan o tienden a votar con la oposición de derecha (antes agrupada en la MUD).

En el medio está un valle que se está alimentando del desconcierto, de la confusión, de la desesperanza, de la decepción.

Cada vez más la trama política se concentra en la élite de esos dos polos, en el lado de la MUD reina aparentemente las luchas por el liderazgo y por la imposición de estrategia. Por el lado del chavismo, en la cúpula está el Gobierno donde tratan de convivir los grupos de poder y de influencia; son un batiburrillo donde las diferentes tribus saben que mantener la unidad es vital, pero también saben que no deben quedarse dormidos porque el virus del canibalismo avanza rápidamente.

En ambos polos sus bases populares están cada vez más descontentas. Ese descontento erosiona el apoyo a las cúpulas. Las bases opositoras, especialmente las clases medias altas, ya no sólo se burlan de Maduro y lo chavistas, sino que se refieren a Radonsky, a Leopoldo, a Maria Corina y a los demás dirigentes como incapaces de superar sus ambiciones personales y sus limitaciones intelectuales.

Ellos (ricos, clases medias altas y bajas) saben que lo que le están disputando al chavismo no es el derecho a gobernar democráticamente, sino a volver a disfrutar los privilegios de quienes se creen predestinados a mandar en este país. Ellos son los únicos que, históricamente, deben ejercer el poder, bien sea para mantener su “the american dream”, bien sea para abusar de ese poder y enriquecerse a partir de él. Repiten en su mente ¿Cómo es posible que estos negros chavistas nos hayan quitado esa silla durante esto 15 años?

El que se va a Sevilla pierde su silla.

En el lado chavista, el descontento va creciendo a ritmo de epidemia. La crítica es abierta o encapillada[i], temiendo que lo acusen de contrarrevolucionario, traidor, ultraizquierdista, partidario de Giordani, hijo malagradecido…

Este malestar, de las bases chavistas, se alimenta de dos fuentes: 1) Primero, la situación económica, y la creciente presencia de un discurso bipolar en el alto mando. Donde, por un lado, se ataca a la burguesía pero, por otro lado, se negocian aumentos de precios con los grupos económicos; por un lado se habla de guerra económica y por el otro la Conferencia de Paz sirve para que la burguesía y demás especuladores actúen impunemente acaparando, especulando con los dólares petroleros, exportando ilegalmente hacia Colombia un equivalente que cubre el consumo de 10 departamentos de nuestra hermana República; por un lado se critica al Fondo Monetario Internacional, al imperialismo y por otro, se negocia con trasnacionales de la energía, con Goldman Sachs, se tolera la actuación de la banca privada nacional en la especulación cambiaria y la impune exportación de dólares (fuga de divisas).

2) La segunda fuente que alimenta este malestar en el chavismo, es un secreto a voces: los malos ejemplos de una casta corrupta que se aprovecha del ejercicio del poder para generar un proceso acelerado de acumulación originaria sobre la base de las diferentes formas de corrupción: el desfalco, del peculado de uso, de la malversación de fondos, el tráfico de influencia, el control de puestos claves en la banca y los seguros, el negocio de importar productos de mala calidad para ganar comisiones en dólares, el negocio de manejar la distribución de dólares, el negocio de la importación de medicinas, la importación de carne, la importación de ganado, del manejo especulativo de los recursos de la banca pública, de la coima que cobran por los contratos de infraestructura…

La cultura de la corrupción se ha convertido en un valor promovido por esta casta privilegiada. Sabú es un local nocturno de la exquisita urbanización caraqueña Las Mercedes, donde es evidente la asistencia de chavistas militares y civiles, muchos de ellos jóvenes bien conectados, hijos, sobrinos, cuñados, amantes de los que controlan la extracción de recursos públicos.

Sus temas de conversación son los negocios ilícitos, las propiedades en Estados Unidos, las avionetas y los yates. En las afueras del local, usted puede contar los choferes y guardaespaldas que esperan aburridos, con sus cortes de pelo militar, a que salgan los “jefes”. Durante casi cuarenta años los adecos y los copeyanos hacían lo mismo en Las Mercedes y sus choferes tenían que esperar pacientemente por los dirigentes del partido, del sindicato, por los altos funcionarios de los ministerios y empresa del Estado.

La presencia de estos funcionarios corruptos en las instituciones públicas es devastadora. Por donde pasan destruyen, desfalcan, deterioran y desmoralizan las instituciones. Son los Atila de la institucionalidad pública, donde pasan no se mantiene una institución en pie. Están desmontando el Estado burgués, sin sustituirlo, dejando unas instituciones con las capacidades disminuidas.

Hay casos donde, creyéndose guapos y apoyados corren a los representes de la Contraloría General de la República. No quieren que nadie los audite, porque de esta forma pueden colocar a amigos y familiares como beneficiarios de jugosos contratos. En nombre la revolución, pasan por encima de las normas y de las formalidades legales. Se creen impunes, y al mismo tiempo saben que tienen que raspar la olla cuanto antes.

Bolívar decía que “el talento sin probidad es un azote”, lo cual es cierto. El problema es que estos personajes además de no ser probos en muchos casos son brutos, incapaces e ineficientes. Inteligentes, en todo caso, para robar. Son lo peor del nuevo rico subdesarrollado, repitiendo además consignas revolucionarias. El cinismo y la doble moral invaden la práctica política. Motivan a que se califique el proceso bolivariano como la revolución de los mediocres, de los ignorantes.

Los funcionarios honestos y capacitados que quedan en la administración pública, tienen que presenciar el triste espectáculo de un autoproclamado revolucionario, que llega con prepotencia, como comisario político, lleno de carencias profesionales y éticas. En muchos casos, cuando asumen un cargo piden chofer, guardaespaldas, buenas oficinas, celulares y putas. Les importa poco saber que el nepotismo es una forma de corrupción, los familiares son colocados en puestos claves sin importar el daño que hacen.

Me cuentan casos insólitos, donde algunos pillos se aprovecharon de la crisis de los “dignificados” que el Gobierno asumió darles refugio en albergues temporales. Los corruptos llegan a la vulgaridad de manejar los contratos de los servicios relacionados con esta situación humanitaria. Inflan los presupuestos de remodelación de los ministerios o instituciones que sirvieron de albergues; controlan la distribución del agua mineral que además la envasan con agua contaminada.

Es común la práctica de los militares que pasaron por BANDES, por FONDEN y por el Ministerio de Finanzas, todos remodelaron las oficinas y colocaron grandes televisores pantalla plana. Ahora están disfrutando verdaderas fortunas en el exterior. De ser unos pobres, lleva-maletines, pasaron a tener caballos finos, grandes propiedades y cuentas bancarias engordadas con la corrupción. Seguramente, para poder disfrutar, junto con sus familias, de esta vida placentera, han llegado a acuerdos con las autoridades imperialistas. Son una vergüenza para los militares bolivarianos, honestos y revolucionarios.

Por supuesto, que por el lado de los civiles hay malos ejemplos. Instituciones que se convierten en mercados de transacciones con el sector privado, con la banca especialmente. No es extraño observar en las instalaciones de algunas instituciones que manejan recursos financieros, la presencia de muchachas “pre-pagos”.

En el Congreso del PSUV este tema no fue tocado. Toda la dirigencia se hace la vista gorda. En la carta de Giordani este punto brilla por su ausencia. Sólo Carlos Lanz tiene las bolas de ponerles nombre y apellidos a los actores, y trata de comprender los vínculos de esta casta maldita con la oligarquía del dinero. El capital financiero infiltró al proceso revolucionario mostrándole cómo se disfrutan las mieles del poder. ven revolucion sin corrupcion

Mientras que la imagen de Chávez queda en el recuerdo del pueblo, la imagen del buen ejemplo. Cada vez más, hace falta que su ejemplo alimente la esperanza de los que creen en la justicia y la honestidad. El socialismo hay que rescatarlo de quienes lo prostituyeron. No dejemos que la patria se pierda en manos de la derecha, de la oligarquía, ni de las castas corruptas que en nombre de la revolución están matando a Bolívar y a Chávez.

Hay que tratar que no gane la desesperanza, hay suficiente gente honesta, capaz y revolucionaria en el seno del pueblo. Los mirones son de palo, no nos quedemos como espectadores, como meros críticos. Rescatemos la dignidad de ser chavista.Ya vendrán nuevos liderazgos y nuevos escenarios.

Chávez Vive, coño, Chávez Vive! Nosotros también.

 

Tomado de www.aporrea.org

Pin It on Pinterest