Seleccionar página
“Con feminismo construimos socialismo” afirman mujeres de la Cloc – LVC

“Con feminismo construimos socialismo” afirman mujeres de la Cloc – LVC

m1

En el marco del VII Congreso de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones Campo (CLOC-LVC), hoy se inauguró la VI Asamblea de Mujeres del Campo. Con una mística que trajo a la memoria luchadoras comprometidas con las transformaciones sociales, como Berta Cáceres de Honduras, Vilma Espín de Cuba, Francisca Carrasco de Costa Rica, Loiva Rubenich de Brasil, Mamá Tingó de República Dominicana, Tránsito Amaguaña de Ecuador, y muchas otras que forjaron el camino de la resistencia.

La bienvenida estuvo a cargo de Iridiani Seibert del Movimiento de Mujeres Campesinas, MMC de Brasil, quien además es miembro de la Articulación de Mujeres a nivel continental, en su intervención agradeció la presencia de todas las delegaciones de cada uno de los países, así como la participación de las aliadas y de la delegación de la Federación de Mujeres Revolucionarias de Cuba.

“Para las mujeres de la CLOC- LVC es un honor poder realizar esa VI Asamblea en la cuba libre y soberana, pilar fundamental en la lucha, en la tierra de Vilma Espín, de Aidé Santamaría y de Celia Sánchez, quienes hicieron la lucha y las mujeres de ahora le dan continuidad”, subrayó.

Esta VI Asamblea, así como el VII Congreso, es un espacio de carácter político ideológico y es tarea de todas profundizar debates, acciones de luchas y los desafíos que tenemos las mujeres. Además, la Asamblea consta de dos espacios, uno para discutir el contexto político en América Latina, y el otro para continuar profundizando nuestra propuesta de Feminismo Campesino y Popular.

Por su lado, Francisca Rodríguez de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI de Chile, afirmó “esta no es una asamblea más, pues la construcción del Feminismo Campesino y Popular tiene un caminar de más 10 años, en principio las mujeres habíamos afirmados que “sin feminismo no hay socialismo”, y este momento histórico que vivimos en el continente nos ha hecho replantear nuestra consigna para decir hoy ¡que con feminismo construimos socialismo!

m2En los últimos congresos el aporte y la construcción política de las mujeres ha sido fundamental para el avance tanto de la CLOC como de La Vía Campesina.  Hoy en día las delegadas representan  más del 51% en los Congresos.

Pancha, como cariñosamente se le conoce, también comentó que esa participación activa de las mujeres es algo que le emociona, recuerda que en el primer congreso de la CLOC solamente participaron 7 compañeras, en una comisión de género, arrinconadas, pero fueron ellas quienes llevaron la voz de las mujeres para que el Congreso hiciera determinaciones  importantes, como reconocer a las organizaciones de mujeres que ya habían surgido en América Latina, tal como la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa”, la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (CONAMUCA) y  el Movimiento de Mujeres Campesinas de Brasil,.

m3“En ese sentido, el reto es reconstruir la historia, hablar para nosotras y para las futuras generaciones, contar como estas mujeres con mucha valentía fueron abriendo  surcos de esperanza dentro de un movimiento en América Latina, que surgía de las raíces históricas de las organizaciones campesinas.  La CLOC tiene  25 años, pero el movimiento campesino en América Latina tiene larga data y ahí las mujeres siempre fueron parte”, enfatizó.

Para concluir, afirmó que  la lucha es conjunta en contra del patriarcado, en contra de la violencia hacia las mujeres y en contra del imperialismo.

¡Con feminismo construimos socialismo!

¡Desde nuestros territorios
Unidad lucha y resistencia
por el socialismo y la soberanía de los pueblos!

Tomado de http://www.cloc-viacampesina.net/vi-asamblea-de-mujeres/con-feminismo-construimos-socialismo-afirman-mujeres-de-la-cloc-lvc
Mafias agrarias versus pueblo campesino: las instituciones revolucionarias tienen la palabra

Mafias agrarias versus pueblo campesino: las instituciones revolucionarias tienen la palabra

“Tierras, mujeres y hombres libres” lleva por nombre el Consejo Campesino en el que se organizan las familias que habitan en el predio Montecarlo. Cerca de 200 hectáreas recuperadas para la producción de alimentos. El nombre del consejo es un homenaje a Ezequiel Zamora y su levantamiento que en septiembre de 1846 iniciara con esa frase. La pelea diaria que la comunidad campesina lleva adelante ya no es sólo un homenaje, sino que es continuidad de una lucha histórica. La continuidad también se expresa en quienes están del otro lado de la batalla. Aquellos que niegan la tierra a quien la trabaja, aquellos que son los “presuntos” dueños: la oligarquía agraria, los terratenientes.

La disputa por la tierra tiene un carácter clave en este contexto que atraviesa el país. En ambos lados de la carretera panamericana se puede observar el escenario donde se materializa esta lucha. Miles y miles de hectáreas en las cuales ser expresa la disyuntiva entre la necesidad de producción de alimentos y el abandono de las tierras por parte de latifundistas, quiénes únicamente dejan crecer monte y mantienen unos pocos animales, pero que se financian en base a las hectáreas que poseen sin que éstas sean productivas: sólo necesitan tierras a su nombre o fraccionadas a nombre de familiares para solicitar créditos que utilizan en diversas empresas que no tienen relación con fomentar la producción en el campo. Una hectárea de tierra fértil, como son las de esta zona, puede oscilar entre 3500 y 5000 dólares. En Montecarlo, con sus 200 hectáreas, la cuenta habla sola.

     

La comunidad campesina se organiza en sus Consejos Campesinos, Comunas y Consejos Comunales. Por su parte, los antiguos dueños de la tierra se organizan como lo hicieron históricamente, a través de la violencia, de grupos armados, de resortes legales que sus bolsillos pueden comprar. Es decir, despliegan una red de influencia que responda a sus intereses. Se conforman de hecho las mafias agrarias. Consejos campesinos versus mafias agrarias. Las distintas organizaciones saben de qué lado se encuentran en esta disputa.

Estas mafias creadas, financiadas, dirigidas al servicio del terrateniente de turno la integran distintos actores. Jueces Agrarios, fiscales, algunos funcionarios de ministerios o instituciones locales (El Vigía, en este caso) y efectivos de las fuerzas de seguridad. Estas mafias tienen también sus grupos de choque armados. Sicarios, a quienes se contrata para fines específicos. Dependiendo del momento político se utiliza tácticas distintas, siempre con el objetivo de sacar a la comunidad campesina de las tierras.

Durante el 2018 la táctica incluía el despliegue combinado de ambos brazos, el institucional corrupto  y el armado. El brazo armado tuvo su mayor nivel de intervención entre abril y septiembre, cuando se llevaron la vida de Kendri Márquez, asesinado de un solo disparo al corazón mientras manejaba su moto. Un disparo certero mientras estaba en movimiento. Sello del accionar de sicarios. Kendri era hijo de la familia que coordina el trabajo diario campesino en el predio Montecarlo. No fue una elección al azar. Asesinar al hijo de los coordinadores del Consejo Campesino para intimidar al resto de las familias.

 

Por su parte, el brazo institucional corrrupto el año pasado impulsó desalojos en distintos predios, que incluyeron la destrucción de la siembra, la quema de cambuches y la detención de campesinos y campesinas en algunos casos, como ocurrió en el predio La Magdalena en abril del 2018, donde 33 personas fueron detenidas. Esos sectores que desde las instituciones forman parte de las mafias se ocuparon de que casi ningún predio fuese formalmente entregado a los campesinos y las campesinas.

Los desalojos siempre son resistidos por las familias campesinas para seguir produciendo. Los informes técnicos que hablan de tierras productivas cuando están abandonadas (antes de ser rescatadas por los campesinos/as) es otra acción que este brazo institucional corrupto aplicó y aún aplica en Montecarlo como en el resto de los fundos de la zona.

 

Carmen Rosales y Jesús Ojeda son exponentes de este brazo de las mafias adentro de la institucionalidad. Jueza del tribunal Agrario del Vigía y abogado de la fiscalía 6ta del mismo municipio, respectivamente.  Esta jueza es quien desafía las órdenes de Maduro y del Instituto Nacional de Tierras, al seguir impulsando desalojos en la zona. Por su parte el fiscal, es quien persigue judicialmente a algunos dirigentes campesinos, con acusaciones llenas de irregularidades. Ambos comparten el desprecio hacia las familias campesinas.

Otra exponente es la abogada de la familia de la presunta dueña de la finca de Montecarlo, doctora Marlin Sosa, ex jefa de la oficina regional de Tierras de Barinas. Especialista, junto al Juez Orlando Contreras, de Socopó, en participar en las órdenes de desalojo siempre a favor de los terratenientes. Siempre. En Barinas y en Sur del Lago.

Su defendida, Mirella Vega Vega tiene hectáreas en ambas zonas. En Barinas las mafias agrarias durante el año pasado también se cobraron una vida, la de Orlando Reyes Parra, en otro asesinato con el sello característico del sicariato. Este asesinato se dio en el mismo día que Maduro recibía a los campesinos en Caracas. Una demostración de poder de estas mafias agrarias que operan en distintas zonas. El asesinato se dio en zonas donde Vega Vega y Sosa poseen tierra y en donde es sabido que el sector latifundista se articula y organiza. ¿Tienen relación ambos sicariatos, el de Reyes Parra y Kendri Márquez? ¿Está detrás el mismo sector de estas mafias agrarias?

¿Qué motiva a abogados, fiscales, jueces agrarios a actuar a favor de quien mantiene la tierra improductiva? La cuenta del número de hectáreas en juego multiplicada por su valor en dólares aporta mucho a la respuesta a esta pregunta. ¿Por qué no se investigan los hechos de violencia que incluyen torturas (La Chapala 2018) e incluso muerte (Montecarlo septiembre 2018? Las instituciones de justicia, derechos humanos e investigación judicial tienen la palabra.

 

En Montecarlo, así como también en otros predios, la desidia terrateniente también se expresa al intentar criminalizar a los campesinos/as de la muerte del ganado, que ellos mismos dejan de alimentar, buscando que sus animales se mueran o bien destruyan la siembra de las familias productoras. Sin excepciones, las organizaciones campesinas de la zona tienen que tener en claro estas prácticas en contra de la comunidad y a favor del latifundio.

En el predio Montecarlo, recientemente fue cortado todo el pasto que servía de alimento al poco ganado abandonado en el predio, justamente para que este se vea forzado a destruir las siembras de los(as) campesinos(as) para alimentarse. Cuando esto es impedido, como de hecho ocurre, al ganado se lo deja morir se hambre para responsabilizar a los(as) campesinos(as) y criminalizarlos .

 

Las mafias agrarias son el principal enemigo que enfrentan las familias campesinas. Familias que están produciendo alimentos en momentos donde el país más lo necesita. Hay una línea política desplegada por el gobierno a nivel nacional en este contexto de guerra económica y bloqueo. Esta línea es la de avanzar en la producción autóctona de alimentos, en camino a asegurar nuestra soberanía alimentaria. Distintas instituciones y ministerios se ven interpeladas para aplicarlas y lo realizan de conjunto con las organizaciones presentes en las distintas regiones. Fomento a la producción con entregas de insumos, herramientas, semillas. Las mafias agrarias que operan en el eje carretero panamericano al Sur del Lago Maracaibo están abiertamente en contra de este rumbo. La intervención de las autoridades judiciales, del Instituto Nacional de Tierras,  del Ministerio de Poder Popular de Agricultura y Tierras es urgente.

Desarticular las mafias agrarias en defensa de las familias campesinas, de la Revolución Bolivariana, de la paz, la democracia y la soberanía es la tarea central.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Contra viento y marea: Rescate del predio La Chapala

Contra viento y marea: Rescate del predio La Chapala

Desde ambos lados de la carretera panamericana, en lo que se conoce popularmente como Sur del Lago, pueden observarse grandes extensiones de las mejores tierras del país, denominadas A1 en la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario. La denominación hace referencia a los grados de aptitud del terreno. A1, A2, A3, N1, N2, tierras sumamente aptas, moderadamente aptas, marginalmente aptas, no aptas temporalmente y no aptas permanentemente, respectivamente.

A1, sumamente aptas para la producción agrícola. Por esta razón es que la lucha por la reactivación productiva del campo adquiere una gran importancia en la zona. La finca La Chapala, ubicada en el municipio Obispo Ramos de Lora del estado Mérida, no es la excepción.

78 familias campesinas ingresaron desde octubre del 2018 a una parte del predio de 600 hectáreas. Específicamente 150 hectáreas son las que estas familias han puesto a producir.

La particularidad es que la finca ya cuenta con un rescate dada la improductividad en la que se hallaba en manos de su antiguo terrateniente. El rescate a favor de Agropecuaria de la Fuerza Armada (Agrofanb) no revirtió las condiciones de improductividad o baja productividad. Son las manos campesinas las que están revirtiendo esta situación de abandono de las tierras. Por ello plantean la necesidad de un rescate sobre el rescate previo. Tienen como objetivo que el Instituto Nacional de Tierras revoque (en parte) la carta agraria a favor de Agrofanb y se la entregue a la comunidad campesina. Para alcanzarlo, han comenzado a realizar los trámites necesarios, realizando la denuncia correspondiente acompañada de imágenes actuales que muestran el estado de situación de la finca.

A diferencia de otros predios de la zona, donde los campesinos y campesinas han enfrentado la violencia terrateniente organizada, expresada en sicariato, amenazas de grupos armados, destrucción de la siembra, en el caso de La Chapala afortunadamente no se vivenciaron situaciones de este tipo. Sí hay por parte del Fiscal auxiliar interino del Ministerio Público circunscripción Mérida, Dr. Jesús Leonardo Ojeda Coronel, una persecución judicial sobre dirigentes campesinos, a los cuales les ha iniciado una investigación por ingresar a producir en los terrenos abandonados. Una investigación basada en la denuncia de un civil en un predio de Agrofanb, una denuncia que no cuenta siquiera con la cédula de identidad del denunciante. No es la primera vez que este fiscal arremete contra la comunidad campesina, hay que recordar su accionar semanas atrás en Montecarlo, donde acusó a Adelis García de no interesarle la muerte de su hijo, asesinado por sicarios hace poco menos de un año.

La comunidad campesina de La Chapala, que está conformando sus consejos campesinos, enfrenta una situación sumamente dificultosa: la anegación de los terrenos ante las persistentes lluvias y desborde de los ríos del predio.  Decenas y decenas de hectáreas quedan debajo del agua, perdiéndose de este modo la siembra (plátano principalmente) y el trabajo de meses. Para tomar dimensión del arduo trabajo de las familias cabe retomar las palabras del campesino José Gregorio Salcedo, quien comentaba que les tomó 42 días limpiar el acceso para llegar a las parcelas. 42 días de trabajo manual, sin más que unos pocos machetes. Más de un mes de desmalezar la tierra dada la situación de abandono en que se encontraba. Luego vendría el tiempo de la preparación del terreno y la siembra. La cual en muchos casos es arruinada por los desbordes de los ríos y las lluvias.

Sin embargo, estas dificultades producto de las inclemencias climáticas son de fácil resolución si se apoya la producción que llevan adelante las familias campesinas: canalización del río, retroexcavadoras, maquinarias para abrir las zanjas y drenajes necesarios. Son pedidos simples de las familias campesinas que llevan adelante estas tareas de forma manual, con más voluntad que herramientas.

 

La comunidad campesina tiene en claro que están luchando para producir. Lo hacen junto a organizaciones que acompañan esta pelea, como es el caso de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, incluso a pesar de que autoridades del Instituto Nacional de Tierras de El Vigía le piden a los(as) campesinos(as) que se alejen de estas organizaciones, como ocurrió cuando los coordinadores presentaron la denuncia de improductividad ante dicha institución.

Pero los campesinos y campesinas están firmes en su disposición de dar la batalla por la reactivación productiva del campo, tienen en claro que mientras más siembran, más cerca están de lograr el anhelado objetivo de conseguir la carta agraria. Es su manera de apoyar el camino hacia la soberanía alimentaria que necesita el país en tiempos de asedio y bloqueo económico.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Tomar el toro por los cachos: tierras para producir

Tomar el toro por los cachos: tierras para producir

Carta abierta de la comunidad campesina de Pedraza al presidente Nicolás Maduro.

Creemos firmemente que la lucha es contra el latifundio, no contra los campesinos y campesinas que labramos las tierras para el sustento de nuestras familias, el municipio y estado. Defendemos todas las políticas de nuestro presidente Nicolás Maduro. Estamos viviendo esta guerra económica y estamos dispuestos a defender con honor esta tierra sagrada…”

Palabras de los Consejos Campesinos del predio “Las Mercedes” dirigidas al Presidente Nicolás Maduro, este último jueves 23 de mayo a través de una carta abierta.

En el Hato Las Mercedes (Pedraza, Barinas) se lleva adelante una disputa por las tierras para su producción, tal cual lo describe la comunidad campesina. En dicho mensaje, se hace un relato de los años de esfuerzos realizados sin obtener la carta agraria que les permita trabajar las tierras en mejores condiciones. 7777 hectáreas, la mitad de todo el terreno, son las que los campesinos y campesinas ponen a producir y reclaman como propias.

Luego del inicio de una semana cargada de tensión, en donde se logró detener un desalojo sobre el predio en cuestión, actualmente se abrió un proceso de mesas de trabajo para abordar y  poder avanzar en el rescate definitivo de las tierras correspondientes a los Consejos Campesinos del lugar.

“Los consejos campesinos que hacemos vida en el HATO LAS MERCEDES queremos hacer de su conocimiento la lucha que se ha realizado desde el año 2012 hasta el presente… Sin obtener ninguna respuesta a favor del campesinado, a pesar de que el INTI se ha pronunciado en diferentes ocasiones desde sus coordinaciones en lo nacional como en lo estadual a favor de los campesinos y campesinas que ocupamos el predio Las Mercedes…”

Acompañan a la carta distintos documentos oficiales del Instituto Nacional de Tierras, en donde se deja constancia de las resoluciones y notificaciones que este organismo llevó adelante los últimos años. En primer lugar, se muestra el acta de la resolución del año 2014 en la que se establece la ociosidad de las tierras en su momento pertenecientes a la familia Riera Zubillaga, de la empresa de Inversiones Rizsa S.A. Esta resolución se basa en las inspecciones realizadas en febrero de 2013 y en los meses de abril y mayo de 2014, según se puede leer en el acta elaborada por el INTI.

También se adjuntan a la carta las notificaciones hechas a las distintas partes en conflicto así como también las realizadas públicamente y el acta de inicio del proceso administrativo de declaratoria de permanencia en el terreno de los distintos Consejos Campesinos del lugar.

“Nuestra pregunta es: Si las leyes se hicieron para cumplirlas por qué no se ha cumplido en la entrega del predio Hato Las Mercedes, si el Directorio Nacional del INTI en sus facultades conferidas en el artículo 125 de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario ACUERDA Y DECLARA OCIOSOS LOS TERRRENOS DEL DENOMINADO HATO LAS MERCEDES”

Inspecciones, resoluciones, notificaciones, publicaciones en la prensa. Distintas partes del proceso administrativo del rescate que no llega al final esperado por parte de la comunidad campesina. El retraso, en este caso de más de 5 años, termina beneficiando en los hechos a los antiguos dueños de las tierras, contrariando el espíritu de las resoluciones intermedias aplicadas por el organismo dirigido por Luis Fernando Soteldo. Este estado de situación es el que llevó a los campesinos y campesinas a tomar la decisión de dirigirse al presidente Nicolás Maduro. En la carta se menciona la aparición y participación de una “comisión mixta agraria” defensora de los intereses de los terratenientes, que pretende pasar por encima de las facultades del INTI, como fue el caso del juez agrario Fernando Conteras, quien ordenó el desalojo finalmente detenido.

Las comunidades campesinas, los Consejos Campesinos y las organizaciones que acompañan la lucha que éstos llevan adelante avanzan ante diversas dificultades con un objetivo claro: La reactivación productiva del campo. “Para dar un golpe certero a la guerra económica que ha impuesto el imperio.”

Así lo hacen saber en su carta abierta. Las mujeres y hombres del campo van a seguir dando la batalla como mejor lo saben hacer: trabajando la tierra, sembrando, produciendo. Con esa convicción es que hacen el pedido de la resolución definitiva del rescate, de la entrega de la carta agraria.

“…Pensamos y creemos que ha llegado la hora que desde el Gobierno Nacional, INTI central, INTI regional, tomen el toro por los cachos y se pronuncien a favor de los campesinos y campesinas con una decisión definitiva que haga justicia social con nosotros”. 

También te puede interesar

Pin It on Pinterest