Seleccionar página
Otro campesino asesinado en el Sur del Lago. ¿Y la justicia?

Otro campesino asesinado en el Sur del Lago. ¿Y la justicia?

En horas de la tarde ayer fue asesinado de un disparo directo al corazón el campesino José de La Cruz Márquez, quien formaba parte de las cooperativas campesinas que desde hace años luchan por el rescate de las tierras improductivas del predio Buena Esperanza, ubicado en el Sur del Lago de Maracaibo, entre los estados Mérida y Zulia. Los hechos fueron precedidos por un conjunto de acciones previas que configuran un nuevo modus operandi con el que los terratenientes ejercen su histórica violencia contra el pueblo campesino.

Según declaraciones de los campesinos y las campesinas del rescate, el terrateniente Rogelio Artega contrató un grupo de personas conformado por ocho mujeres y catorces hombres, quienes poseen armas de fuego como pistolas 9mm, revólveres, una Usi y escopetas, a quienes introdujo y alojó en instalaciones inmuebles ubicadas dentro de los límites del predio. Todo esto, luego de que el Instituto Nacional de Tierras y la Vicepresidencia de la República le notificaran el rescate definitivo del predio a favor de los campesinos y las campesinas. Las personas traídas por Arteaga desde los últimos días del año 2018 se dedicaron a amedrentar y agredir a los(as) campesinos(as), incluso con la presencia del mismo Arteaga: “Fue una zozobra desde el 20, correteaban a las mujeres, les disparaban a los hombres, andaban encapuchados en las máquinas del terrateniente”.

Estas personas amenazaban diciendo que hasta ayer llegaba el gobierno de Nicolás Maduro y que colgarían a los 8 coordinadores del rescate: “Ayer en la mañana quisieron sacarnos del predio. Golpearon a una compañera llamada Blanca Velázquez. Todos los campesinos les pedimos que se fueran y cuando se iban comenzaron a disparar. Uno de los disparos le dio a José de La Cruz y murió en el acto”, informó Norka Aragón, una de las dirigentas del rescate: “Siguieron disparando y le dieron en la pierna también a José Orellana”. Los encapuchados estaban acompañados por la abogada Tania Duarte y el abogado Juan Carlos Alviárez. El ataque se inició en horas de la mañana, y aproximadamente a las 11:30 fue golpeada Blanca Velásquez, momento en el que pidieron el apoyo a la Guardia Nacional y ésta se negó a actuar. A las 5:30 pm ocurrió el asesinato”.

Los campesinos y las campesinas de Buena Esperanza han denunciando, en repetidas ocasiones, amenazas de muerte, agresiones, el intento de asesinar a Norka Aragón con una motosierra, y la llegada de hombres armados a las tierras, traídos por el terrateniente, así como la ilegal instalación de estas personas en las tierras del predio en proceso de rescate. Sin embargo, sobre esas denuncias aún no hay siquiera una investigación. A ella y a sus compañeros no les reciben las denuncias y cuando las reciben no se procede a investigar. En la Fiscalía del Estado Mérida el fiscal Camilo Bastos se ha negado a procesar las denuncias. Casos similares vienen ocurriendo en otros rescates de tierra en la zona, como El Trébol, El Carmen, Santa María, Santa Rosa y tampoco se han tomado acciones contundentes por parte de los cuerpos de seguridad del Estado y las autoridades de justicia.

Lo que relatan los campesinas y las campesinas parece configurar todo un método para hacer parecer que el asesinato ocurrió como parte de un enfrentamiento entre campesinos(as), y así lo demuestra el tratamiento mediático que medios privados regionales dieron al hecho. No es ya la típica forma de sicariato en la que sujetos armados interceptan en caminos y carreteras a las víctimas, o las secuestran para después asesinarlas. El grupo de personas contratadas e instaladas en el predio, según su conducta desde que llegaron tenía el objetivo de confrontar, provocar y amedrentar a quienes se encuentran organizados en cooperativas y que ocupan espacios en el predio autorizados por el Instituto Nacional de Tierras. Así, hasta el momento en que pretenden expulsarlos del predio y se da la agresión armada que terminó con la muerte de Márquez y la herida de bala de Orellana.

En lo inmediato, la gente de Buena Esperanza señala a Rogelio Arteaga como autor intelectual del asesinato y exigen su detención y que sea investigado: “Le pedimos al fiscal Tareck William Saab que se haga justicia en este caso, porque a nivel regional no nos han ayudado”, expresa Norka Aragón. A este caso se suman asesinatos anteriores como el de Kendri Márquez, ocurrido en septiembre de 2018, y los ocurridos en Palo Quemao y la Escondida, Barinas, en marzo y agosto respectivamente, que ún espera por la eficaz actuación de la justicia.

Ésta y otras formas de violencia terrateniente contra el pueblo campesino en lucha por la tierra sólo pueden ser combatidas y evitadas si el Estado venezolano asume el abordaje de la democratización de la tierra desde una perspectiva integral que involucre de forma conjunta y coordinada no sólo la actuación técnica y administrativa del Instituto Nacional de Tierras, sino la de juzgados agrarios, fiscalía, defensoría del pueblo y cuerpos de seguridad. Durante el proceso administrativo y jurídico, tiempo en el que los(as) campesinos(as) permanecen en los predios, bien resguardando o bien ocupando y sembrando, debería ocurrir un acompañamiento orientado a la preservación de su seguridad y su vida. Al no ser así, quedan a merced de la violencia de grupos armados contratados por los terratenientes. ¿Más de trescientos campesinos(as) asesinados por la violencia terrateniente no es una cifra suficiente como para que se diseñe y aplique una política de actuación estatal de esta índole?

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Saldo positivo dejó movilización campesina en San Cristóbal

Saldo positivo dejó movilización campesina en San Cristóbal

La movilización campesina del 20 de noviembre en el estado Táchira dejó importantes saldos para la organización de productores y productoras que en defensa de la soberanía, el Legado Agrario de Chávez y en apoyo a las FANB se concentraron para rechazar cualquier acto que atente contra la soberanía y la autodeterminación de nuestros pueblos.
Presente en el movilización, el constituyente por el estado Apure Orlando Zambrano ratificó el compromiso de los campesinos y campesinas de “luchar de manera incansable por la defensa de nuestras conquistas y seguir luchando por lo que nos hace falta con el impulso de un Plan Nacional de Urgencias para atender la crisis que atraviesa nuestro país manteniendo la movilización permanente”.

Zambrano, desde la masiva movilización, envió un saludo y una invitación a todos los productores a sumarse a la Alianza Nacional Productiva: “Un instrumento de lucha que pretende articular a todos los sectores del país para ponernos a producir nuestro país”. Destacó además que “para hablar de la producción tenemos que hablar de la justa distribución de la tierra”. También expresó que los campesinos y campesinas presentes condenan cualquier acto de invasión pero a su vez consideran “que se hace necesario revisar fincas improductivas y tierras ociosas en el país para que sean democratizadas y los productores venezolanos puedan contar con tierra para producir”. Ante la necesidad de colocar todos los esfuerzos e incorporar a todos los sectores a la producción en el país, destacó que “es necesario un combate contra las mafias que trafican con los insumos que van para la producción nacional”.

Por su parte, Rubén Rodríguez, coordinador de La Corriente en Táchira destacó que los campesinos y campesinas “en momentos tan difíciles donde el enemigo arrecia sus ataques imperiales cierran filas con el gobierno nacional y la FANB por aquellos ataques que han venido sufriendo a lo largo y ancho del país”. Desde esta región fronteriza es significativa la valiente acción movilizadora de los campesinos que demuestran que las amenazas y ataques imperiales no los desmovilizan.

Sobre la necesidad de producir alimentos para hacerle frente a la guerra económica, Pedro Ortega, candidato a concejal por el municipio Libertador de Táchira y militante de La Corriente, detalló que “los campesinos del municipio libertador del estado Táchira se movilizan también en busca de la democratización de la tierra porque el pueblo necesita producir comida y luchar contra el contrabando y las irregularidades que afectan a los productores”.

Pedro Suárez, responsable del gabinete agroproductivo del protector del Táchira Freddy Bernal, expresó que las autoridades están conscientes de que “hay tierras del Estado que están ociosas y deben ser entregadas a movimientos campesinos que están preparados ideológicamente para producir y para el dejar su producción al pueblo. No podemos tener ni tierras ociosas ni productores que vendan la producción ni en pesos o dólares para el extranjero”.

El responsable estadal del Ministerio de Tierras, Jesús Martínez y coordinador del Inti en Táchira, Miguel Durán se refirieron al tema de la organización campesina y se comprometieron con los presentes a “crear mesas de trabajo con instrucciones del ministerio para ir revisando casos irregulares y trabajando en soluciones para los problemas que afectan la producción en el marco de la seguridad alimentaria”.

Luego del acto político y de la entrega de un documento político con las exigencias y propuestas campesinas, una comisión de La Corriente y los consejos campesinos se reunió con las autoridades. Entre los acuerdos más importantes estuvo la instalación de una mesa de trabajo para ir concretando los avances, cuya primera reunión será hoy en San Cristóbal. Esta clara demostración de fuerza y organización campesina levanta la moral de los productores y productoras que en plena construcción de la Alianza Nacional Productiva se colocan a la vanguardia de la lucha contra las mafias agrarias y en defensa del legado agrario de Chávez.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Táchira: pueblo campesino se moviliza en defensa de la soberanía y del legado de Chávez

Táchira: pueblo campesino se moviliza en defensa de la soberanía y del legado de Chávez

El 20 de noviembre se realizará en San Cristóbal, Táchira, una gran movilización campesina. Las consignas son la defensa de la soberanía y del legado de Chávez, y el apoyo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Consejos campesinos, comunas y milicianos(as) nos convocamos a esta concentración para continuar en la lucha por nuestras demandas.

“Estamos conscientes de la forma como el imperialismo estadounidense se plantea abiertamente incluso la posibilidad de una agresión militar a nuestro país. Nos preocupa que constantemente se estén haciendo declaraciones, anunciando nuevas sanciones, afectando precisamente nuestra soberanía, tratando de mancillar nuestra tierra. Por eso decidimos marchar en defensa de la soberanía y apoyo a la FANB, porque hay un nivel elevado de conciencia del pueblo campesino al respecto”, informó Rubén Rodríguez, responsable de La Corriente en Táchira, y uno de los organizadores de esta acción política.

La gente del campo, que luchamos incansablemente por producir alimentos, lo hacemos desde la claridad de que es en el logro del desarrollo productivo donde está la clave para superar la agresión extranjera. La satisfacción de las necesidades alimentarias de nuetras familias, nuestras comunidades y del país todo es tarea central en la lucha para defender la soberanía. De allí que se convoque esta movilización que, por un lado, da un franco respaldo al gobierno nacional, y por otro, plantea propuestas concretas para avanzar en uno de los ejes centrales para la producción de alimentos: la democratización de la tierra.

“Lo primero que tenemos que tener claro”, precisó Rodríguez, “es que la lucha es contra el latifundio. Sabemos que hay experiencias negativas en las que se ha expropiado fincas en algún nivel de productividad y hoy en día no lo están. Se trata de ser coherentes con el tema de la Ley de Tierras. Allí está claramente definido el latifundio como tierra ociosa. Mal podemos nosotros entonces pretender expropiar tierras que estén produciendo, cuando justamente de lo que se trata es de levantar la producción, que es lo que estamos buscando”.

Otro tema que lleva la movilización como bandera es la lucha contra los invasores de oficio, que buscan tierra sin intención de ponerla a producir, que es un asunto que hace mucho daño a la lucha campesina: “Eso nosotros lo estamos combatiendo con una sola arma: la organización de la gente. Estamos involucrando la comuna en este tema, haciendo que desde allí se tenga control también de este punto. Estamos vinculando la comuna con los consejos campesinos. Muchas de las decisiones que se van a tomar en el plan de lucha por la democratización de la tierra serán debatidas y asumidas en los parlamentos de las comunas. La idea es que los consejos campesinos se incorporen a la estructura de las comunas y sus sistemas de agregación”.

Desde un intenso proceso asambleario en el que vienen participando más de 1200 familias en el municipio Libertador, se han logrado avances, en diálogo con el protector del Táchira, Freddy Bernal, y su equipo, que viene coordinando con otras instituciones del gobierno nacional como e Inti. Se han hecho reuniones para ir evaluando los predios sobre los que está planteado actuar, para construir un plan de abordaje y hacerlo de forma organizada.

Tanto este proceso de organización y lucha como de convocatoria y preparación de la movilización, se viendo ejecutando como parte del impulso y creación de la Alianza Nacional Productiva: “La gente se siente parte de esa iniciativa, se siente parte de una plataforma que se está creando a partir de la necesidad de juntarnos para luchar con mayor fuerza. Ya se vienen activando muchos productores para reactivar trapiches, para sembrar los cereales que van a servir de alimento para recuperar la producción de cachamas. Recordemos que en Libertador hay más de 3000 lagunas para producción de cachamas cuya producción ha caído en un 90%. Hemos tenido reuniones también con el equipo de Bernal para abordar este tema, en el marco de la Alianza Nacional Productiva, y venimos construyendo acuerdos al respecto”, concluyó Rubén Rodríguez.

A pocos días de la movilización, avanzan a buen ritmo los preparativos. Desde las distintas comunidades, campesinos(as), comuneros(as) y milicianos(as) se organizan, convocan, juntan fuerza. La convicción es una sola: solo en el marco de la revolución bolivariana podremos garantizar nuestras conquistas para desde allí seguir luchando por lo que falta. Con organización, lucha creadora y movilización propositiva iremos avanzando.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Táchira: Lucha y movilización para democratizar las tierras

Táchira: Lucha y movilización para democratizar las tierras

El lema que Ezequiel Zamora hubo proclamado hace más de un siglo: “Tierra y hombres libres”, cobra vigencia en pleno siglo XXI, en una Venezuela que lucha por alcanzar la meta de un modelo económico mixto, productivo y humanista que satisfaga las necesidades de la gente. Venezuela atraviesa un momento que pone en el centro de múltiples conflictos el de la producción agroalimentaria, y por ende la democratización de la tierra. Es un tema que tranversaliza la lucha que está librando el pueblo venezolano y que en última instancia apuesta no sólo al desarrollo productivo sino a la emancipación del dominio imperialista.

En este escenario, y como iniciativa para el aumento de la producción de alimentos, nace la Alianza Nacional Productiva (ANP), que agrupa diversos actores y sectores productivos del país. Entre sus líneas de acción está la lucha por la democratización de la tierra: los campesinos(as), pequeños(as) y medianos(as) productores(as) del agro, se organizan para la obtención y adjudicación de tierras ociosas, a fin de hacerlas productivas.

“La organización popular de base campesina, quiere y entiende que este clamor debe alcanzarse por las vías legales, apegándose a las normativas que establece la ley y en diálogo con las diversas entidades rectoras a quienes corresponda el asunto de las tierras”, comentó Ruben Rodríguez, responsable de la CRBZ en el estado Táchira, en donde, durante meses de arduo trabajo, decenas de consejos campesinos vienen organizándose para el rescate de predios ociosos: “Aquí no hay invasores(as) ni respaldamos invasiones. Lo que buscamos es tierra ociosa para volverla productiva”.

Alrededor de 1200 familias, pertenecientes a diferentes consejos campesinos del municipio Libertador del estado Táchira, se han reunido en asambleas populares para establecer agendas de trabajo y discutir los planes en relación a la recuperación de predios mal habidos o en estado de abandono, que están en manos de supuestos propietarios privados y del Estado.

Uno de los puntos establecidos en esta agenda de lucha, es la de una movilización que agrupará a cientos de campesinos este 20 de noviembre del presente año en la ciudad de San Cristóbal del estado Táchira. La concentración partirá de las inmediaciones del terminal de pasajeros de San Cristóbal y culminará en la sede regional del INTI, en donde se procederá a entregar una serie de documentos que legitimen el trabajo de organización en pos del rescate de tierras. Esta movilización tiene como objetivo central, junto a la lucha por la tierra, el respaldo y solidaridad con nuestra Fuarza Armada Nacional Bolivariana y la reafirmación de la vocación patriotica y de defensa de la soberanía del pueblo campesino.

Como parte de la preparación para esta actividad, el día sábado 10 de Noviembre se realizó una asamblea campesina masiva en la localidad del Milagro, del municipio Libertador del estado Táchira, que contó con la participación de alrededor de 500 personas, y en las que hicieron acto de presencia servidores públicos que alzaron su voz a favor de esta causa: “Esta lucha trasciende el rescate de tierras, es una lucha por la dignidad humana”, destacó Jorge Meneses, director del Ministerio para las Comunas en el estado Táchira. Por su parte, Pedro Suárez, encargado del gabinete de producción del equipo de conforma el protector de Táchira Freddy Bernal, instó a no declinar en la batalla de la recuperación de tierras, ya que uno de los planes de protectorado del estado es el rescate de predios para su posterior otorgamiento a campesinos organizados que establezcan como prioridad la distribución de la cosecha a nivel local.

Al cierre de esta actividad, cientos de campesinos agitaron sus pancartas y levantaron su voz en respuesta a la pregunta “¿Para qué queremos tierras?”, contestando al unísono: “Para producir, producir y producir, por la defensa de la soberanía y contra la agresión imperialista”.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest