Seleccionar página
Actuación contundente contra sicariato es clave para construir justicia y seguridad en el campo. Comunicado de La Corriente

Actuación contundente contra sicariato es clave para construir justicia y seguridad en el campo. Comunicado de La Corriente

El fiscal general de la república, Tareck William Saab, informó de la detención del terrateniente Ricardo Mora por el asesinato de los campesinos Orlando Reyes Parra y José Aguilar, integrantes del Consejo de Productores Socialistas Los Lanceros de la Pescalinera de Zamora, en el estado Barinas. También fueron aprehendidos Joel Eduardo Garrido Lobo y Gustavo Enrique Carrillo Pérez, por el mismo crimen.

La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora reconoce el eficaz desarrollo de las investigaciones y la voluntad y celeridad con que éste ha sido abordado desde el Ministerio Público y autoridades del alto gobierno. Que en menos de un mes haya sido detenido el terrateniente Ricardo Mora, como presunto autor intelectual del sicariato contra los campesinos, así como los presuntos autores materiales, es un hecho de suma importancia para la lucha contra la impunidad.

Es de este modo como debe asumirse la acción de los órganos de justicia para que pueda comenzar a construirse la justicia y así, junto a protección directa por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, garantizar la seguridad personal y la vida del campesinado en lucha. Es de este modo, también, como debe asumirse la investigación y castigo a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y las policías regionales que han atropellado a campesinos y campesinas cometiendo desalojos violentos plagados de violaciones a sus derechos humanos.

Es importante señalar, también, el peso que han tenido en este caso tanto la lucha y movilización de distintas expresiones del movimiento campesino como los medios de comunicación alternativos e independientes. Gracias a su desempeño es que la opinión pública y las autoridades han podido conocer las denuncias de los campesinos y campesinas. El trabajo periodístico de estos medios permitió difundir detalles de los hechos e incluso elementos probatorios de la vinculación de los presuntos culpables del crimen. Esto resalta ante el nulo tratamiento que a este tema han dado los medios de comunicación del Estado y los medios privados: ni una sola de las denuncias, ni uno solo de los casos ha tenido espacio en estos medios.

Desde La Corriente expresamos nuestro respaldo al Ministerio Público en el curso de este caso e instamos a que se profundicen estas acciones. Es muy valioso que se haya llegado a este punto en el caso de La Escondida, pero es en extremo necesario que no llegue hasta allí y se avance en las investigaciones y castigo a los responsables de otros casos de sicariato. La denuncia de Carlos Pardi como presunto autor intelectual del caso Palo Quemao, en el que fueron asesinados por sicarios los campesinos Guillermo Toledo y Jesús León, no debe quedar impune; en ese caso también debe sentirse el peso contundente de la ley y la justicia.

Asimismo, debe actuarse en los casos en los que campesinos y campesinas vienen recibiendo amenazas similares a las que recibieron los campesinos de La Escondida. Las denuncias están hechas y los implicados en estas amenazas han sido señalados. Nos referimos específicamente a los casos de Norka Aragón, en el estado Zulia y de los(as) campesinos(as) de San Silvestre en Barinas, pero son muchas más las denuncias al respecto. Este tema de la amenazas debería implicar acciones jurídicas contra Fedenaga y otros gremios de la actividad agrícola en el país que vienen difundiendo amenazas contra el campesinado a través de sus vocerías oficiales y de sus redes sociales, así como discursos criminalizadores del campesinado que lucha por la democratización de la tierra en Venezuela. No debe permitirse que las amenazas escalen a agresiones que puedan terminar con la vida de más campesinos y campesinas.

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Asamblea nacional hacia una alianza nacional de las fuerzas productivas

Asamblea nacional hacia una alianza nacional de las fuerzas productivas

El próximo sábado 11 de agosto, en Urachice, estado Yaracuy, se realizará una gran asamblea nacional campesina con la perspectiva estratégica de avanzar hacia la articulación de una amplia plataforma de lucha en la que confluyan campesinos y campesinas, pequeños(as) y medianos(as) productores(as), asociaciones y gremios productivos, concejos comunales y comunas del campo, movimientos campesinos, profesionales y dirigentes sociales.

La iniciativa, convocada por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, se da en el marco la profunda crisis económica que afecta al pueblo venezolano, y tiene como objetivo estratégico articular las luchas de todos los sectores patriotas con vocación productiva, desde los campesinos y campesinas sin tierras o sin la adecuada seguridad jurídica de su predios, hasta los productores sin insumos, sin repuestos, sin infraestructura y sin seguridad personal en el campo, pasando por los concejos comunales y comunas sin financiamiento ni apoyo estatal. Un espacio unitario de este tipo es necesario para poder combatir a fondo las mafias agrarias y de corruptos(as) en los organismos del Estado, sean estos jueces o juezas, gerentes(as) de empresas o funcionarios de instituciones del Ministeiro del Poder Popular para la Agricultura y Tierras.

La gran asamblea del sábado será un espacio para el encuentro, la articulación, el debate, la reflexión y la formulación de propuestas para aportar a la trasformación del modelo agrario actual hacia uno productivo basado en el papel protagónico de los que saben producir: los y las campesinas, los pequeños y medianos productores y todos aquel con vocación patriota productiva. Esto, desde el convencimiento de que el problema productivo agrario debe trascender la diatriba política.

Manteniendo como rumbo la orientación estratégica de la revolución y su visión política, debemos abrirnos hacia una confluencia muy amplia, democrática y, por lo tanto, tolerante ante las diferencias ideológicas para avanzar hacia el propósito estratégico de un país alimentariamente autosustentable, prerrequisito fundamental para garantizar la independencia y la soberanía nacional.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Ante anuncio de ofensiva oficial y popular en la lucha por la tierra, oligarquía responde con balas. Comunicado de La Corriente

Ante anuncio de ofensiva oficial y popular en la lucha por la tierra, oligarquía responde con balas. Comunicado de La Corriente

Luego de una ardua jornada de movilización, la #MarchaCampesinaAdmirable se reunió con el presidente Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y la vicepresidenta de la república Delcy Rodríguez. Es necesario señalar que la audacia, valentía, determinación y coraje de la #MarchaCampesinaAdmirable logró que la problemática del campesinado se elevará con este hecho al debate nacional y consiguió que el alto poder político la atendiera. Reconocemos, también, la actitud receptiva del presidente Maduro, Diosdado Cabello y Delcy Rodríguez, quienes se comprometieron a avanzar junto al campesinado en la atención a las demandas planteadas.

Con respecto a lo enunciado y acordado en dicha reunión, desde la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora consideramos como altamente favorable los compromisos y decisiones asumidos en esa reunión por el alto gobierno, pero creemos necesario advertir, por lo que indican experiencias anteriores, que la materialización de los compromisos y las concreciones en el logro de los objetivos serán resultado de la movilización, la lucha y la unidad del movimiento campesino. Con lucha se logró la victoria de hoy y con lucha se conquistarán los objetivos.

Entre las decisiones tomadas en dicho encuentro del campesinado con el alto gobierno se anunció para el mes de septiembre la realización de un congreso campesino nacional. Compartimos plenamente la convocatoria a ese congreso campesino y lo consideramos una necesidad. Sin embargo, alertamos sobre la necesidad de que se construya una metodología que permita que éste sea un proceso del campesinado, autónomo, sin tutelajes. Experiencias anteriores indican que si el protagonismo en estas iniciativas no lo tiene el sujeto político legítimo, en este caso el campesinado, es sumamente elevado el riesgo de que se burocratice y se neutralice.

Creemos que, más allá del congreso campesino que se ha convocado, el foco del campesinado, el centro de su accional debe continuar estando en la agenda concreta de lucha. Es cierto que contamos con el respaldo del alto gobierno y la ANC, pero la batalla es contra poderosos intereses dentro la institucionalidad. Eso nos obliga a mantener la movilización y a fortalecernos.

De hecho, apenas horas después del encuentro con el presidente, fueron asesinados por sicarios tres campesinos en el predio La Escondida, ubicado en el municipio Rojas del estado Barinas. Está claro que la oligarquía terrateniente desafía el poder y la autoridad del ejecutivo nacional y de la ANC. Ante los anuncios y decisiones realizados ayer por el presidente Nicolás Maduro responden con balas, muerte, violencia.

La por la democratización de la tierra recrudece y comienzan a verse las señales claras. Por ello, es clave que el movimiento campesino continúe movilizado y que avance contundentemente en su proceso de articulación y unidad, que construya una plataforma organizativa y programática común que lo fortalezca hacia el logro de sus objetivos. El gobierno por su parte, junto al conjunto de decisiones tomadas el día de ayer, debe definir y activar con carácter de urgencia una política de seguridad, defensa y protección del campesinado en los territorios donde se tá dando con mayor fuerza la lucha por la tierra. No deben seguir cayendo compañeros campesinos dirigentes de esta lucha. Y debe demostrarse contundencia en la aplicación de justicia.

A la vez, como parte de ese fortalecimiento de la organización del pueblo campesino debemos avanzar en la preparación de capacidades para la defensa, organizando en articulación con el Estado las Milicias Bolivarinas y las Brigadas de Defensa Hugo Chávez en los territorios campesinos. Esos que hoy nos asesinan son enemigos de la patria y así deben ser tratados; son contrarevolucionarios estén dentro o fuera de las estructuras del gobierno y deben ser castigados y desenmascarados. Creemos en la justicia venezolana y respetamos el estado de derecho, pero no crean los terratenientes que el campesinado se quedará cruzado de brazos ante los asesinatos sistemáticos que ejecutan contra él. ¡Unidad, organización, movilización y preparación para defender la revolución bolivariana de los traidores y de los apátridas!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Es tiempo de unidad para defender las conquistas campesinas y luchar por lo que falta. Comunicado de La Corriente

Es tiempo de unidad para defender las conquistas campesinas y luchar por lo que falta. Comunicado de La Corriente

La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora saluda y felicita a los hombres y mujeres que digna y valientemente realizaron la #MarcaCampesinaAdmirable. Sin lugar a dudas, esta movilización implicó un esfuerzo enorme, legítimo por demás, por hacer visible de modo directo a las principales autoridades del gobierno bolivariano un conjunto de realidades, problemas, atropellos que viene sufriendo el sector campesino, los cuales han sido suficientemente denunciados por distintas vías, institucionales y públicas, sin que se obtenga la respuesta firme y contundente que se espera. Es un signo positivo, síntoma de vigor y fortaleza, que desde las bases chavistas, populares, se asuma la movilización, la interpelación y la crítica a la institucionalidad como práctica política. Es ésta una forma de reafirmar el espíritu y compromiso revolucionario y de contribuir a construir y dar vitalidad a la democracia revolucionaria. Sin pueblo organizado y movilizado, crítica y conscientemente, díficilmente pueda una revolución avanzar en la conquista de sus propósitos históricos.

De allí que a La Corriente le resulte inaceptable e incomprensible la actitud con la cual fue recibida esta movilización por parte del ejecutivo nacional. Que luego de cuatrocientos kilómetros de recorrido ininterrumpido a lo largo de más de veinte días la marcha se haya encontrado con un piquete policial que le impidió acercarse al Palacio de Miraflores y que, luego de horas de espera, se les informara que el presidente Nicolás Maduro no los recibiría en el momento sino en un momento posterior, es poco menos que indignante. Habiendo ocurrido horas antes un encuentro con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, y un conjunto de constituyentistas, lo cual fue, sin duda, un signo favorable, ¿por qué no atender a los y las marchistas en Miraflores? ¿por qué no corresponder a su esfuerzo y, respetuosamente, con espíritu de solidaridad revolucionaria y compañerismo, abrir un espacio para escuchar sus planteamientos, oír sus críticas, sus propuestas, allí, cara a cara, sin intermediaciones, en diálogo franco y directo? Se espera, según se informó a un grupo de integrantes de la marcha, que el presidente se reúna con los y las marchistas en el día de hoy. La expectativa, en ese sentido, continúa.

Es un mensaje contradictorio para el chavismo que en Miraflores se den encuentros para el diálogo con sectores de la empresa privada, de la banca, de la oposición política, y que esto no ocurra de la misma forma con un sector del campesinado que ha realizado, además, un importante esfuerzo de movilización pacífico, claramente definido como solidario y consecuente con la revolución bolivariana, con el gobierno bolivariano y con el presidente Maduro. Porque no se trata de un asunto menor lo que pone sobre la palestra pública la #MarchaCampesinaAdmirable, no se trata de una protesta por meras reivindicaciones sectoriales: se trata de un tema central para la economía del país, se trata de la defensa de la política agraria legada por el Comandande Hugo Chávez, que ha venido siendo severamente atacada en los útlimos años por sectores que pretenden restaurar el modelo agrario anterior a la ley de tierras de la revolución bolivariana.

En un complejo momento para la revolución bolivariana, sometida al asedio del imperialismo con un bloqueo y un conjunto de sanciones económicas que tienen como uno de sus objetivos quebrar la moral y la unidad del pueblo venezonano por la vía del desabastecimiento de alimentos y la hiperinflación, no debería eludirse ni posponerse el debate sobre el modelo productivo, sobre la urgente necesidad de avanzar en la conquista de la soberanía alimentaria y de actuar con medidas urgentes en esa materia. Y mucho menos debería eludirse ni posponerse ese debate con el sector clave en ese tema: el campesinado.

En ese sentido, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora hace un llamado al gobierno nacional a que se abran finalmente las compuertas para un debate franco, transparente, sin guiones ni cortapisas, de cara al país, sobre estos aspectos neurálgicos para la vida y la continuidad de la revolución bolivariana. ¿Cuál es la política agraria que asumiremos en esta etapa crítica de la vida nacional? ¿Cuál es el modelo agrario que privilegiará la revolución de cara a la superación de la crisis económica y productiva? ¿Se evaluará a profundidad la situación de paralización o baja productividad de las empresas del Estado en el área agrícola y alimentaria para determinar causas, castigar responsables y activar un plan de reimpulso de las mismas? ¿Se construirá un plan serio, con metas a corto, mediano y largo plazo, para avanzar en la impostergable democratización de la tierra? ¿Se asumirá una política clara y contundente para combatir las mafias agrarias y la corrupción enquistada profundamente en la institucionalidad del gobierno nacional y de los gobiernos regionales y municipales, así como en el sistema de justicia en todos los niveles y en los cuerpos de seguridad del Estado? ¿Se dará libertad plena a los cientos de campesinos y campesinas actualmente sometidos a regímenes de presentación, con causas abiertas ante la justicia y medidas cautelares como forma de combatir la presión y amedrentamiento de que son víctimas? ¿Se investigarán a fondo los más de trescientos casos de sicariato ocurridos en la lucha por la tierra y los atropellos y violaciones a los derechos humanos de los campesinos y las campesinas cometidos por los cuerpos de seguridad?

En este contexto, La Corriente hace un llamado a todo el movimiento campesino del país a que avancemos en el logro de la máxima unidad. La defensa de las conquistas campesinas y del legado agrario del Comandante Chávez así nos lo exige. Es imprescindible unificar los esfuerzos y construir una agenda de trabajo y lucha común, debatida y consensuada por todas las fuerzas campesinas organizadas, que nazca de un debate popular profundamente democrático. En este sentido, convocamos a toda la dirigencia campesina, a los hombres y mujeres que en cada territorio están en lucha por la democratización de la tierra y dan la pelea por la producción de alimentos, a una Gran Asamblea Nacional Campesina a realizarse el 11 de agosto en el estado Yaracuy. Vamos al encuentro, al diálogo de la gente, de nosotros y nosotras, los y las iguales. Que salga de nuestro esfuerzo una ruta común para continuar defendiendo nuestras conquistas y luchando por lo que falta. Desde la Corriente Revolucionaria Bolíva y Zamora estamos convencidos(as) de que éste es el camino y continuaremos haciendo nuestros modestos esfuerzos por avanzar en esa dirección.

 

¡Por la defensa del legado agrario del Comandante Chávez!

¡Por la justicia y contra la impunidad!

¡Defender las conquistas y luchar por lo que falta!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolcionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest