Seleccionar página
Jorge Eliecer Nieves y la lucha contra el contrabando como una sentencia de muerte.

Jorge Eliecer Nieves y la lucha contra el contrabando como una sentencia de muerte.

Jorge Eliecer salía de una marcha contra el paramilitarismo y el sicariato cuando, precisamente, las balas de un sicario acabaron con su vida. Un mensaje contundente. ¿La razón? Su incansable lucha contras las mafias de extracción de gasolina.

Esto ocurrió un día como hoy, 26 de abril, hace 16 años. Él era trabajador de PDVSA en el área de distribución de combustible y un patriota convencido de la necesidad de la defensa de la soberanía de nuestras fronteras, y de luchar contra el contrabando de extracción que opera en la frontera de Guasdualito, estado Apure. Era incansable e incorruptible. Jorge Eliecer Nieves fue un «compañero fundador de este movimiento, de esta corriente histórica que hoy llamamos Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, un compañero ético, que no se vendía ante la presión de las mafias y que asumió hasta las últimas consecuencias la defensa de nuestra soberanía, la defensa de la nación». Asi lo señaló Kevin Rangel, Coordinador Nacional de La Corriente.

Los mismos enemigos, la mismas luchas y la praxis ética de Jorge Eliecer como ejemplo a seguir.

16 años después, y con una férrea guerra económica, el enemigo sigue siendo el mismo, la estrategia del imperio norteamericano, de la oligarquía colombiana y de algunas mafias internas sigue siendo la misma: «agredir a nuestra nación, agredir a nuestra patria, a nuestra soberanía». Por eso hombres como Jorge, que hoy recordamos, manteniendo viva su memoria y su ejemplo, es necesario que se multipliquen: «Necesitamos miles de Jorges para enfrentar los flagelos del contrabando en nuestras fronteras, para combatir a las mafias, porque era un compañero con un liderazgo ético, un compañero que no se acobardaba y que con posición firme se enfrentó a éstas. Es por eso que «justamente hoy, 16 años después, es lo que seguimos construyendo como movimiento, liderazgos como el de Jorge, éticos», señaló Rangel.

A propósito del escenario tan delicado en el que se encuentra Venezuela, la lucha y las razones del asesinato de Jorge Eliecer llaman a un proceso reflexivo acerca de la dirección que hace falta en este momento histórico. Así lo señala Rangel: «el papel del dirigente, del perfil del dirigente que requiere el proceso, la revolución, el partido, las instituciones, debe ser el de hombres y mujeres con carácter, con compromiso, con abnegación al proyecto revolucionario, que permita darle coherencia al proceso revolucionario y combatir las contradicciones internas, la corrupción».

Sin lugar a dudas el momento complejo que vive el proceso requiere que mantengamos viva la espiritualidad de los compañeros y compañeras que siendo coherentes a sus convicciones de lucha han entregado la vida para que sigamos construyendo la Venezuela nueva, humana y ética que se necesita.

¡Por los compañeros caídos, ni un minuto de silencio y toda una vida de lucha!

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

El 2018 fue un año en defensa de las conquistas y luchando por lo que falta

El 2018 fue un año en defensa de las conquistas y luchando por lo que falta

Si algo ha caracterizado al año 2018 en Venezuela ha sido la profundización de la crisis económica y la agudización de la crisis de los servicos públicos fundamentales como electricidad, distribución de gas doméstico, telefonía e internet, suministro de agua y transporte. Esto, junto a la intensificación de la agresión extranjera, liderada por Estados Unidos, que se expresó principalmente en reiteradas amenazas militares y ampliación de las sanciones económicas. En eso contexto, para La Corriente, en medio de la crisis económica, 2018 fue un año de lucha, de crecimiento y maduración de la organización. A lo largo de todo el año, La Corriente desarrolló la campaña política Defender Las Conquistas y Luchar Por Lo Que Falta, que implicó la batalla por la profundización de la democracia revolucionaria, por la profundización democrática de la revolución y el acompañamiento de un conjunto de luchas del pueblo. Ello implicó además la elaboración de propuestas al país para encarar la situación de crisis económica que atraviesa Venezuela.

En esa dirección se hizo público, tanto en espacios territoriales como a través de la plataforma comunicacional de La Corriente y de otros medios aliados, el Plan Nacional de Urgencias que, en primer lugar, plantea la necesidad de desarrollar un plan para la producción de alimentos, que ponga como primer orden los recursos materiales, humanos y logísticos, en función de la producción de alimentos: “Siendo coherentes con lo que venimos proponiendo hemos estado acompañando con mayor fuerza la realidad del campo venezolano, acompañando a los campesinos en sus luchas ante la pretensión de sectores enquistados en la revolución de retroceder las conquistas logradas por el pueblo campesino, lo que nos pone en peores condiciones para encarar un plan nacional de producción de alimentos”, comentó Rangel.

La Corriente estuvo presente con la gente en las luchas campesinas en contra de los desalojos, en contra de la violación de los derechos humanos de los campesinos y las campesinas, en contra del sicariato y en la pelea por la democratización de la tierra: “Estuvimos junto a diez rescates de tierra que se vienen desarrollando en el Sur del Lago, en los cuales están involucradas más de diez mil familias. Igualmente en el estado Barinas, donde acompañamos alrededor de ocho rescates que suman casi diez mil familias también. Esto representanta un número importante de familias que quieren producir pero que no tienen el acceso a la tierra. Por eso hemos venido planteando la necesidad de avanzar en la democratización de la tierra, acompañando al sector campesino en esta batalla para la producción. Igualmente lo hemos hecho en el estado Táchira, donde acompañamos un conjunto de rescates de tierras que suman más de mil quinientas familias”. La presencia de La Corriente implicó en estos territorios apoyo para la organización y orientación a esos procesos de lucha para que apunten a hacia un plan de producción concreto, un plan productivo para que esos rescates se conviertan en áreas productivas, en desarrollo productivo para el país.

En esa dirección, se impulsó lo que en el actual contexto La Corriente considera necesario en el marco del planteamiento del Plan Nacional de Urgencias: construir la Alianza Nacional Productiva, una alianza entre productores pequeños, medianos, campesinos sin tierra y el Estado nacional, que permita diseñar estrategias, definir políticas y destrabar dificultades que afectan la producción nacional. Desde esta alianza se plantea entonces la posibilidad de avanzar en la producción nacional y lograr que el debate sobre el tema productivo y el tema de los alimentos se realice con los actores principales, esos que en un gran porcentaje han sostenido la producción de comida para nuestra gente y han estado garantizando la alimentación del país: “Impulsamos este proceso. Hicimos un conjunto de asambleas, de movilizaciones importantes en función de las luchas campesinas, las luchas por la producción nacional de alimentos, la produccion de comida. La toma del Inti de Barinas, la gran movilización campesina de Barinas contra el sicariato y por la Alianza Nacional Productiva, la asamablea nacional de dirigentes campesinos realizada en Yaracuy, la masiva movilización en San Cristóbal por la democratización de la tierra en el estado Táchira y en apoyo a la Fuerza Armada Nacional Bolivarina, fueron acciones concretas realizadas como parte de esta campaña política”, señaló Kevin Rangel.

Defender las conquistas y luchar por lo que falta implicó también el trabajo en el ámbito comunal. Desde La Corriente seguimos ratificando nuestro compromiso con la construcción de comunas, y la necesidad de la que la comuna se convierta en el espacio central que democratice el poder, que incorpore y le dé participación y protagonismo al pueblo venezolano. Por eso se definió este año dar un reimpulso a la construcción de comunas y al movimiento comunal, que ha venido entrando en letargo a partir de la lógica burocrática generada desde la institucionalidad con responsabilidades en lo comunal. Uno de los objetivos fue, entonces, que el movimiento comunal reconstruyera una agenda propia de lucha que articule al movimiento comunal del país en función de avanzar, de profundizar democráticamente la revolución bolivariana, y de que las comunas se incorporen a la propuesta del Plan Nacional de Urgencias, a la producción de alimentos, al combate contra las deficiencias en la energía eléctrica, en la educación, en la salud: “Se trata de abordar con las comunas las distintas áreas que hemos planteado en el Plan Nacional de Urgencias, pero también lograr desde las comunas articular al sujeto que tiene que convertirse en el sujeto político de la revolución bolivariana, que articule a la gente y a las luchas de la gente y desde esos espacios construir respuestas”, dijo Rangel: “Un buen ejemplo de ello fue el proceso asambleario y organizativo para vanzar hacia una EPS de Distribución de Gas en el municipio Libertador del estado Táchira. Allí se dieron pasos importantes y es un proceso y una lucha que está en pleno desarrollo”.

En la línea de trabajo comunal, entonces, La Corriente impulsó distintas actividades, asambleas, encuentros, como el encuentro nacional realizado conjuntamente con la Comuna El Maizal en Sarare, Lara, en el que participaron más de 70 comunas de distintos estados. Se logró, además, sostener una articulación con esta importante comuna que tiene experiencia productiva y organizativa, que viene construyendo poder y aportando, como es la Comuna El Maizal. En Caracas se logró constituir la Comuna Socialista Altos de Lídice, en La Pastora, luego de dos años de trabajo de base, organizativo, de acompañamiento y organización a las luchas de la gente allí. Esa comuna ha iniciado su proceso con energía y creatividad, dando pasos firmes hacia la consolidación de una comuna realmente participativa y productiva. En Apure, en la Ciudad Comunal Simón Bolívar ubicada en el municipio Páez, se dio un profundo proceso de construcción colectivo y popular para reimpulsar la lucha comunal y construir un nuevo modelo de autogobierno, que fue debatido y aprobado en una extraordinaria asamblea con más de 1000 habitantes de ese territorio: “La Ciudad Comunal Simón Bolívar es una experiencia única en el país, donde en un territorio amplio se articulan nueve comunas para avanzar de manera concreta y autónoma en la construcción del poder popular, del poder de la gente, del poder real en manos de la gente desarrollando todo un proceso de autogestión, de lucha y de resolución concreta de los problemas en el territorio”, expresó Rangel.

Fue grande el esfuerzo y fueron importantes los avances y logros en medio de las más complejas adversidades. El convencimiento de que es con la gente y sus luchas que debemos seguir dando las batallas guió nuestro accionar este año 2018 y así seguirá siendo en lo porvenir. Desde La Corriente seguiremos ponientdo nuesto esfuerzo, nuestra disciplina, nuestras capacidades para que nuestra gente preserve lo que se ha conquistado en estos años de revolución y seguiremos dando pasos para luchar y seguir avanzando. Así lo afirma Kevin Rangel, Coordinador Nacional de La Corriente: “Este año estuvimos con la gente luchando. Ratificamos nuestro compromiso y lealtad con el proceso, con el proyecto histórico, con la Revolución Bolivariana. Nos mantuvimos con la gente en defensa de las conquistas logradas en revolución y luchando por más conquistas. Tenemos, luego de este 2018, más aprendizajes, más fortalezas, más entusiamo y más confianza en nuestra gente para continuar el rumbo de la revolución bolivariana, a pesar del imperialismo y de las fuerzas internas que pretenden detener el avance de nuestro proceso revolucionario contruido junto al comandante Chávez”.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Saldo positivo dejó movilización campesina en San Cristóbal

Saldo positivo dejó movilización campesina en San Cristóbal

La movilización campesina del 20 de noviembre en el estado Táchira dejó importantes saldos para la organización de productores y productoras que en defensa de la soberanía, el Legado Agrario de Chávez y en apoyo a las FANB se concentraron para rechazar cualquier acto que atente contra la soberanía y la autodeterminación de nuestros pueblos.
Presente en el movilización, el constituyente por el estado Apure Orlando Zambrano ratificó el compromiso de los campesinos y campesinas de «luchar de manera incansable por la defensa de nuestras conquistas y seguir luchando por lo que nos hace falta con el impulso de un Plan Nacional de Urgencias para atender la crisis que atraviesa nuestro país manteniendo la movilización permanente».

Zambrano, desde la masiva movilización, envió un saludo y una invitación a todos los productores a sumarse a la Alianza Nacional Productiva: «Un instrumento de lucha que pretende articular a todos los sectores del país para ponernos a producir nuestro país». Destacó además que «para hablar de la producción tenemos que hablar de la justa distribución de la tierra». También expresó que los campesinos y campesinas presentes condenan cualquier acto de invasión pero a su vez consideran «que se hace necesario revisar fincas improductivas y tierras ociosas en el país para que sean democratizadas y los productores venezolanos puedan contar con tierra para producir». Ante la necesidad de colocar todos los esfuerzos e incorporar a todos los sectores a la producción en el país, destacó que «es necesario un combate contra las mafias que trafican con los insumos que van para la producción nacional».

Por su parte, Rubén Rodríguez, coordinador de La Corriente en Táchira destacó que los campesinos y campesinas «en momentos tan difíciles donde el enemigo arrecia sus ataques imperiales cierran filas con el gobierno nacional y la FANB por aquellos ataques que han venido sufriendo a lo largo y ancho del país». Desde esta región fronteriza es significativa la valiente acción movilizadora de los campesinos que demuestran que las amenazas y ataques imperiales no los desmovilizan.

Sobre la necesidad de producir alimentos para hacerle frente a la guerra económica, Pedro Ortega, candidato a concejal por el municipio Libertador de Táchira y militante de La Corriente, detalló que «los campesinos del municipio libertador del estado Táchira se movilizan también en busca de la democratización de la tierra porque el pueblo necesita producir comida y luchar contra el contrabando y las irregularidades que afectan a los productores».

Pedro Suárez, responsable del gabinete agroproductivo del protector del Táchira Freddy Bernal, expresó que las autoridades están conscientes de que «hay tierras del Estado que están ociosas y deben ser entregadas a movimientos campesinos que están preparados ideológicamente para producir y para el dejar su producción al pueblo. No podemos tener ni tierras ociosas ni productores que vendan la producción ni en pesos o dólares para el extranjero».

El responsable estadal del Ministerio de Tierras, Jesús Martínez y coordinador del Inti en Táchira, Miguel Durán se refirieron al tema de la organización campesina y se comprometieron con los presentes a «crear mesas de trabajo con instrucciones del ministerio para ir revisando casos irregulares y trabajando en soluciones para los problemas que afectan la producción en el marco de la seguridad alimentaria».

Luego del acto político y de la entrega de un documento político con las exigencias y propuestas campesinas, una comisión de La Corriente y los consejos campesinos se reunió con las autoridades. Entre los acuerdos más importantes estuvo la instalación de una mesa de trabajo para ir concretando los avances, cuya primera reunión será hoy en San Cristóbal. Esta clara demostración de fuerza y organización campesina levanta la moral de los productores y productoras que en plena construcción de la Alianza Nacional Productiva se colocan a la vanguardia de la lucha contra las mafias agrarias y en defensa del legado agrario de Chávez.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Por lealtad con nuestros mártires avancemos con realismo revolucionario y eficacia política

Por lealtad con nuestros mártires avancemos con realismo revolucionario y eficacia política

Por Gerónimo Paz

Que todo los días en nuestro movimiento sean 22N, que nuestros mártires marquen el camino diario, que su legado y ejemplo animen y prefiguren la organización necesaria, que el compromiso moral con aquellos que marcharon al sacrificio, con aquellos que vivieron y murieron luchando sirva de acicate para cada batalla, para cada esfuerzo.

El 22N no solo recordamos y exaltamos como ejemplo nuestros mártires, sino que reafirmamos nuestra lealtad con los propósitos de una humanidad humana, de una patria justa, democrática y soberana como ellos lo soñaron.

Esa misma lealtad nos debe llevar a la permanente reflexión, la búsqueda incesante de los códigos y coordenadas correctas para una lucha política eficaz que apuntale y dé viabilidad a las transformaciones revolucionarias posibles y necesarias. Buscar la mayor eficacia política posible, encontrar los horizontes complejos, a veces casi indescifrables, de cómo ir construyendo en la  perspectiva de sus sueños, también es un deber nuestro para con ellos.

La Nueva Perspectiva Transformadora propuesta como marco para guiar estratégicamente el movimiento crbzista es también para cumplir con nuestros mártires. Este planteamiento busca actualizar todo lo que tengamos que actualizar para hacer del instrumento político CRBZ un esfuerzo basado en el Realismo Revolucionario, apalancado en una  Ética Política Radical, en un Liderazgo Ético y Democrático y teniendo como propuesta y centro de sus esfuerzos la construcción de una democracia plena, profunda, directa, una Democracia Revolucionaria como la definió Chávez.

La Nueva Perspectiva Transformadora es sobre todo la búsqueda de los caminos  ciertos para ir trochando en el horizonte de los sueños de las mayorías que son los sueños de nuestros mártires.

¡Que vivan los Mártires Bolivarianos!

Pin It on Pinterest