Seleccionar página
Julian Assange hombre digno y valiente hoy lucha por su vida.

Julian Assange hombre digno y valiente hoy lucha por su vida.

El periodista australiano Julián Assange que se encontraba asilado en la embajada ecuatoriana del Reino Unido desde junio del 2012, fue expulsado de esa sede diplomática por instrucciones del propio presidente de la República del Ecuador Sr. Lenin Moreno e inmediatamente fue detenido por las fuerzas policiales de Inglaterra.

El Sr. Assange que es el fundador del Wikileaks portal que llevó a la luz pública las actividades oscuras de los servicios secretos del gobierno estadounidense, con millares de falsos positivos contra dirigentes populares del mundo, de los millonarios depósitos de fortunas de políticos en paraísos fiscales (Papeles de Panamá), abusos y crímenes de las fuerzas militares de los EE.UU., en distintos países invadidos así como espionaje de la CIA hasta presidentes de gobiernos aliados del gobierno gringo, entre otras informaciones que demuestran el doble moral de los últimos gobiernos del imperio norteamericano con el fin de mantener su supremacía mundial, se vio obligado a pedir asilo político cuando fue acusado falsamente por abusos sexuales a una mujer australiana.

La posibilidad de que el Sr. Julián Assange de sea extraditado a los EE.UU., y sea juzgado por develar secretos de estado y pueda se condenado a la «pena capital» son reales y solo demuestra cómo el gobierno estadounidense impone su supremacía y control sobre los países periféricos que no solo los considera «su patio trasero» sino que algunos gobiernos serviles así lo aceptan cobardemente y que triste papel el que le toca ejercer el traidor presidente ecuatoriano Sr. Lenin Moreno en ese dantesco libreto.

El respaldo al periodista Julián Assange debe ser mundial por parte de todas y todos los seres dignos que luchamos por el respeto y el derecho a saber la verdad y ser libres.

BLAS CUARTIN SÁNCHEZ.

¿Qué sigue en el plan de ataque de EEUU luego del golpe eléctrico? Análisis de La Corriente

¿Qué sigue en el plan de ataque de EEUU luego del golpe eléctrico? Análisis de La Corriente

Acabamos de recibir un duro golpe como parte del plan de ataque de Estados Unidos en la Guerra de 4ta Generación que ese país adelanta contra Venezuela. A una semana del inicio del apagón nacional en que consistió este golpe, el país comienza a sentir que la normalidad se recupera, que vuelve la calma, que una vez más superamos en unidad nacional un grave ataque a la soberanía, a la democracia y a la paz de nuestra patria. Como sabemos que la agresión no se detendrá y que vendrán nuevos ataques, conviene hacer el balance y el análisis para anticipar posibles nuevos movimientos del enemigo. La estrategia está clara, pero es preciso ir despejando sus acciones tácticas. ¿Qué viene ahora? ¿Cuáles serán sus próximos pasos? ¿Cómo prepararnos para ello?

Es claro que el enemigo interno requiere elevar los niveles de organización y preparación de su base social para poder lograr una correlación de fuerza favorable en el terreno concreto de la disputa, es decir en el territorio venezolano. Esto es un requisito para que puedan llevar el plan a otro nivel de conflicto, en caso de no lograr la fractura institucional antes, lo cual parece poco probable. Sin una gran presión de calle, sin fuerzas de choque organizadas, no podrán configurar un escenario tipo insurrección que pueda implicar la caída del gobierno o un cuadro de violencia de tal magnitud que justifique la intervención extranjera. Entonces, están obligados a concentrar esfuerzos en las disputas territoriales. Ésa es una batalla que se viene, la batalla por cada calle, por cada pueblo, por cada urbanización, por cada barrio. Actualmente están reclutando las bandas en cada ciudad, están vertebrando sus bases. Su principal amenaza en estos momento es la crisis de expectativas que comienza a aparecer y sus divisiones orgánicas de siempre. Ésta debilidad suya debemos aprovecharla.

Es fundamental tomar en cuenta que la crisis económica se va seguir agravado, tanto por el impacto del bloqueo petrolero como por las secuelas del apagón. Éste último fue un golpe duro que, si bien logramos superar, afectó de manera importante el ya maltrecho aparato productivo. Estimaciones serias indican que el enemigo considera que pueden llegar a un pico de la crisis en aproximadamente tres meses, lo cual podría generarles las condiciones internas para intentar un jaque mate. Para adelantar esas acciones requerirán haber avanzado en la disputa territorial, por lo cual el chavismo, el movimiento popular, debe estar enfocado en preparar la defensa de nuestros territorios y en desplegar una ofensiva política y comunicacional para impedir el avance de las fuerzas enemigas a lo interno de cada territorio. Ello implica elevar los niveles de organización de la Milicia Bolivariana, de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, de todas las organizaciones de base, de la inteligencia popular, de la preparación para la defensa del territorio y de la soberanía en todos los escenarios.

En lo político es clave organizar la solidaridad de la gente, estructurar redes que en cada calle, cada barrio, cada urbanización, cada ciudad y cada pueblo, se dediquen a recaudar fondos y recursos de los que más tienen para distribuirlos a aquellos(as) que son más vulnerables ante la crisis. Para ello debemos considerar emplear todas las formas organizativas del proceso: Clap, Ubch, colectivos, cooperativas, comunas, consejos comunales, mesas técnicas, consejos campesinos, de trabajadores(as), de estudiantes, de mujeres, Milicia Bolivariana, en una gran operación de apoyo solidario.

En resumen, concretamente, debemos comprender que hay tres tareas principales para el campo chavista, patriota y democrático del país: 1) elevar los niveles de preparación para la defensa de la paz, la democracia y la soberanía, 2) sostener y profundizar los esfuerzos de producción nacional, y 3) organizar la solidaridad del pueblo en una poderosa red de apoyo solidario.

En el nivel macro de las acciones, podemos esperar el bloqueo petrolero por parte de Europa, sanciones contra el sistema financiero nacional, sabotaje al sistema bancario y a la plataforma de todas las formas de pago sin efectivo, sabotaje a la plataforma de internet y telecomunicaciones, acciones contra la refinación y distribución de gasolina y gasoil. Esto, además de pasos para ir construyendo y legitimando un ejército mercenario que pueda actuar contra el país, principalmente desde Colombia.

Si de algo debemos estar seguros(as) es de que la ofensiva de Estados Unidos no va a detenerse. Eso nos obliga a hacer permenentemente estos análisis y determinar posibles escenarios y cursos de acción de la agresión enemiga, para poder trazar planes que puedan contribuir a desactivar el accionar enemigo y construir nuestros propios planes de acción ante cada escenario posible. La defensa de la paz, la soberanía y la democracia nos obliga a asumir con la mayor seriedad y compromiso nuestra preparación. No es poca cosa lo que nos estamos jugando. Hemos demostrado una extraordinaria capacidad para resistir, hemos demostrado consciencia y serenidad ante las mayores dificultades. Sin embargo, profundizar los niveles de preparación, articulación y acción coordinada será clave para lograr la victoria.

 

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La Batalla de la Luz

La Batalla de la Luz

Gerónimo Paz

Nos encontramos en medio de una gran batalla por el vital servicio eléctrico saboteado por el cruel y despiadado ataque de la élite neoconservadora norteamericana. Es un ataque más fuerte que el paro petrolero del 2002-2003. Es un claro hecho de negación plausible que busca dirigir la culpa hacia el gobierno. El apagón fue diseñado con ese propósito, por eso ejecutan 3 acciones simultáneas: 1) el ataque físico, saboteando plantas claves del sistema, para mostrar la supuesta evidencia de que la causa del apagón es la falta de mantenimiento y, por lo tanto, la responsabilidad es del gobierno, 2) el ataque electrónico: un ciber ataque al sistema central de control y 3) el ataque electromagnético. Esto suena a ciencia ficción, pero ojo, que la guerra de 4ta generación tiene mucho de eso y por eso mismo es negable.

La guerra de 4ta G que enfrentamos fue formulada para el caso específico venezolano: implica guerra económica, guerra psicológica, guerra comunicacional, guerra electrónica y electromagnética. Comprender este modelo de conflicto es clave para poder enfrentarlo y derrotarlo.

El plan de ataque del enemigo está perfectamente estructurado, es una plan que se ejecuta en su fase final. Es una ofensiva final según sus apreciaciones, que tiene grandes operaciones distractivas: el 23F fue eso, así como la amenaza de intervención. El verdadero golpe era el apagón.

Debemos desplegar un esfuerzo doble para vencer en esta batalla. Por un lado, garantizar los servicios vitales como agua, alimentos, salud y seguridad al pueblo, mientras se recupera el servicio eléctrico. Hay que evitar la caotización del país, porque eso es lo que quiere el enemigo, mientras damos la otra batalla, por la otra luz, la luz de la verdad.

Maximizar las operaciones comunicacionales, dar elementos sólidos, mostrar evidencia, desplegar esfuerzos masivos de información en todos los niveles organizados del proceso bolivariano será determinante.

No pudimos anticipar las verdaderas intenciones del enemigo. Queda eso como lección, dimensionar el carácter del conflicto, cubrir todos los flancos, todos los frentes. La Batalla de la luz es en esencia una batalla de los sentidos, de la percepción de la realidad, de la verdad.

En estas dimensiones se define la batalla, quien logre establecer su verdad habrá triunfado aún siendo culpable. En este caso el culpable es el poder norteamericano y sus peones criollos. Pero eso lo sabemos nosotros y nosotras. Lo más importante es que lo sepan las mayorías con fiabilidad.

Kevin Rangel: en la batalla del 23F fue determinante la participación popular

Kevin Rangel: en la batalla del 23F fue determinante la participación popular

El 23 de febrero en la frontera tachirense con Colombia se libró una batalla clave para la preservación de la paz, la soberanía y la democracia de Venezuela. Estados Unidos y sus lacayos intentaron ese día generar el quiebre que han tratado de construir al menos desde el 10 de enero de este año, fecha en que se juramentó Maduro para su segundo mandato como presidente legítimo de Venezuela.

En ese escenario estuvo presente una importante delegación de La Corriente y de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, formando parte de ese pueblo chavista que salió a cumplir su deber patriótico, con dignidad y valentía.  Kevin Rangel, Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, desde la frontera tachirense con Colombia, luego de llegada la calma, analiza lo ocurrido el 23F y hace un balance del panorama actual, luego de esta ofensiva del imperialismo derrotada por las fuerzas chavistas:

“Debemos decir que la Revolución Bolivariana ha obtenido una importante y estratégica victoria el día 23 de febrero. Según lo anunciado por el imperialismo y la derecha, este día era la batalla final. La operación colocaba esta fecha como el día de quiebre, el día que entrarían con la supuesta “ayuda humanitaria” que sabemos que no es otra cosa que la fachada de la intervención militar. El 23F fue una operación militar la que se desmontó y, justamente, en ese ámbito logramos una gran victoria contra la derecha y el imperialismo que dirigió y orientó las operaciones de esta ofensiva”.

Kevin Rangel, analizando los actores que el 23F protagonizaron los hechos en la frontera, destaca: “Allí es importante destacar el papel del pueblo venezolano en la defensa de la soberanía, la paz y la democracia revolucionaria. La gente fue un factor clave que se aferró a la fuerza moral del patriotismo, se aferró a defender en la línea de batalla principal que fue la frontera y jugó un papel determinante en esta victoria. También fue una victoria de la Guardia Nacional Bolivariana, de la Policía Nacional Bolivariana, cuyos funcionarios estuvieron a la altura de los acontecimientos, evitando la entrada de grupos con claros perfil y accionar militar”.

En ese sentido el militante de La Corriente señala que, a pesar de que uno de los factores del plan intervencionista es intentar quebrar la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,  “ésta se ha mantenido unida, unificada y leal al proyecto de la Revolución y al país. Las fuerzas revolucionarias se mantienen unidas en el patriotismo, de lo cual la derecha venezolana carece. Su sentido de patria esta fuera de Venezuela, en EEUU. Es por eso que las fuerzas chavistas han logrado imponer la paz ante este plan”.

“Esta fue una victoria en una de las tantas batallas que vendrán”, destaca Rangel, al tiempo que propone: “la Revolución Bolivariana debe definir y arrancar un plan de contraofensiva chavista, revolucionaria, para encarar los nuevos escenarios y derrotar la agresión contra Venezuela y profundizar la revolución.”

Este plan de contraofensiva tiene al pueblo como elemento central: “Creemos que el papel que juega el pueblo debe ser un elemento determinante del plan, debemos superar los esquemas que han impedido la profundización de la democracia revolucionaria, la participación, el protagonismo del pueblo. La unidad cívico militar es un pilar fundamental que debe fortalecerse. Los niveles de preparación y la capacidad técnica militar para la defensa del pueblo deben profundizarse porque el poder de la gente es determinante en todos los escenarios. Así lo demostraron los sucesos del 23F en la frontera. Ante una agresión militar, la gente y el diseño estratégico de la Milicia Nacional Bolivariana, la guerra de todo el pueblo, es clave en la defensa de la soberanía”.

El plan de contraofensiva propuesto debe abordar otros elementos: sociales, culturales, económicos, porque según Kevin Rangel: “el plan del imperialismo va a continuar, están en un momento complejo, tienen que rearmar la táctica porque han fracasado, sufrieron una derrota de orden estratégico que los llevará a replantear sus planes. Además, esta derrota en lo internacional pone a los países aliados de EUUU a pensar qué hacer, porque están quedando expuestos y en ridículo luego del 23F”.

El llamado que desde la frontera hace el Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora es a que el pueblo venezolano siga fortaleciendo la preparación para la defensa: “Debemos aprender de esta batalla para ir perfeccionando los mecanismos de coordinación y movilización de las fuerzas chavistas”.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest