Seleccionar página
Resistencia de Honduras es contra régimen neocolonial

Resistencia de Honduras es contra régimen neocolonial

En Honduras se vive una continuidad del golpe de Estado que derrocó a Zelaya en 2009. El régimen autoritario que somete al país se expresa en extractivismo, fraudes electorales, sicariato, militarización, narcotráfico y militarismo.

A su vez, la gente resiste con base en su capacidad de lucha y en las ideas, el ejemplo, de mujeres como Berta Cáceres, a quien no pudieron arrancar del corazón de un pueblo que sigue en resistencia masivamente en las calles.

A propósito de ese contexto de lucha popular, Prensa CRBZ conversó con Laura Zuñiga Cáceres, hija de Berta y activista por los derechos humanos, militante del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras – COPINH.

Laura Zuñiga Cáceres.

El mes de junio se cumplieron 10 años del golpe de estado que sacó a Zelaya. ¿Cuáles fueron los motivos del golpe militar de 2009?

A 10 años creo que hay una perspectiva más profunda de las causas del golpe de Estado. Esto se evidencia ahora con la presencia de la ayuda militar de los Estados Unidos al régimen de Juan Orlando Hernández. Uno de los motivos fue reafirmar la presencia y el control del gobierno norteamericano sobre Honduras. Recordemos que nuestro país durante los años 70 y 80 fue utilizado como base de operaciones para intentar acabar, golpear a los movimientos de liberación nacional que se formaron en Centroamérica durante esos años.

En el momento que se produce el golpe, había un auge, un avance de los gobiernos progresistas y de los gobiernos de izquierda; con planteamientos interesantes, como por ejemplo las asambleas nacionales constituyentes. Esta fue una gran bandera del movimiento social en Honduras en el 2009, previo al golpe de Estado y posterior al golpe también. Se debatían ejes de profundos para la refundación del país: hacer una nueva constitución que permitiera las condiciones legales, el marco jurídico, para avanzar en los cambios hacia la emancipación del país de las garras del imperialismo. En los primeros momentos del golpe se hablaba de asesinatos a líderes sociales que llevaban esta bandera, noticias falsas que no eran casuales.

Uno de los grandes impulsores del golpe fue el empresariado local e internacional que empuja las políticas extractivistas en nuestra región. Durante los primeros meses se dieron concesiones en el área minera y energética, que permitieron la entrada masiva de las empresas extractivas a nuestros territorios, muchas de éstas mancomunadas con militares que se volvieron empresarios del extractivismo. A partir del 2009 otro sector que se reafirmó, se reposicionó, fue el narcotráfico. Esto tiene relación con las fuerzas políticas que toman el poder a partir de ese momento. Es muy conocida la relación, los vínculos con el narcotráfico que tiene Micheletti, quien asume luego del derrocamiento de Zelaya. Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández (JOH) también son conocidos por estar relacionados con el narcotráfico.

Estos son algunos de los motivos. A 10 años seguimos encontrando que el golpe no se preparó de la noche a la mañana, fue una jugada política de las estructuras de poder que no estaban dispuestas a perder terreno ante un pueblo que se encontraba exigiendo y ganando derechos. El gobierno de José Manuel Zelaya acompañaba estas exigencias de derechos, entre ellos el aumento del salario mínimo, la detención de las concesiones mineras en el país. El golpe buscaba apagar ese fuego que en Honduras se encendió y que buscaba cambios profundos en el país.

Honduras. 2017.

¿Cómo fue la resistencia del pueblo y sus organizaciones en ese momento?

Algo muy interesante fue la resistencia masiva de parte del pueblo hondureño. Marchas gigantes que pocas veces se habían visto en el país. Una resistencia muy politizada, entendiendo qué era lo que estaba pasando. La decisión que se tenía era echar para atrás el golpe y volver al orden constitucional. El movimiento social tuvo la inteligencia de construir la unidad en la adversidad, con una dirección política unificada y audaz. Esos aciertos de los movimientos sociales, esos aprendizajes, permitieron que la resistencia se mantuviera durante muchos meses, elevando la politización de la población. Incluso ante un aparato mediático nefasto que siguió las narrativas del golpismo. Había muy poca posibilidad de tener acceso a los medios de comunicación en ese momento. El movimiento social tuvo la claridad para entender que la motivación del golpe era la reubicación del imperialismo en la región. Por eso la búsqueda de apoyo en los pueblos latinoamericanos, ya que ese movimiento no era solo un golpe al país, sino a toda la región. La resistencia fue masiva, con mucha gente en las calles.

Hay una generación muy marcada por el golpe de estado, que hoy en día son parte de la resistencia contra la dictadura de JOH con niveles muy interesantes de politización.

En 2013 gana JOH y sus dos etapas están marcadas por dos pilares: rofundización neoliberal y violencia institucional. ¿Qué medidas en concreto fue tomando?

Hay una militarización de la sociedad. Un Estado agresivo, autoritario, antidemocrático y dictatorial. Esto va generando y construyendo una pieza clave para los intereses del empresariado extractivo y para los intereses de los Estados Unidos. Esta pieza es Juan Orlando Hernández. Este personaje se logra mantener en el poder con una reelección ilegal, con elecciones fraudulentas (se cambiaron directamente los resultados en medio de un apagón del sistema de conteo de votos) lo que genera mucha oposición de la población.

JOH profundiza con una gran intensidad el modelo extractivista y el modelo de enclave, bajo lo que en un primer momento se llamó Ciudades Modelos, que es el neocolonialismo. Luego se les puso el nombre de Zonas Especiales de Desarrollo (ZEDE). Son territorios del país que tienen leyes especiales que anulan los derechos laborales obtenidos y principalmente anulan la soberanía del país. Porque estas zonas de desarrollo están administradas por empresas transnacionales y por otros países. Cuentan con leyes especiales, específicas, beneficios impositivos. Se marcan y delimitan estas zonas con todo y población. Son zonas destinadas a la explotación de bienes naturales y comerciales. Se generan paraísos fiscales. Hay un extractivismo salvaje que se rige por leyes que están por encima del Estado. El país se vuelve un dador de sus bienes en beneficios de empresas y otros países. Se les da a escoger a las empresas transnacionales las zonas que serán de su explotación, que se regirán por leyes y beneficios especiales. Es un mecanismo total de entrega. Hay una “feria” de nuestros recursos. Esto se hace a través de eventos como “Honduras está preparado para la minería” o “Honduras is Open for Business”, este último lleva así directamente su nombre en inglés.

Se ponen a disposición los recursos de nuestro país. Esto genera grandes niveles de corrupción. Las empresas compiten en corromper a los servidores públicos, a los funcionarios, para que éstos le den los trámites de licenciamiento, de concesión. Esto lo vimos con la empresa Desarrollos Energéticos S.A, en el territorio de Río Blanco. A su vez ante la resistencia de las organizaciones y la sociedad, se generó un nuevo marco jurídico para atacar a quienes se oponen a este saqueo y defienden sus territorios. Se judicializa y se encarcela. También hay una militarización de la sociedad, como lo hablaba anteriormente. Son los militares, su represión, quienes mantienen a JOH en el poder e imponen el terror en la sociedad, porque asesinan de manera cruel. En Honduras hay asesinatos selectivos, se crearon aparatos paramilitares, importados desde Colombia. Se genera una unión entre el narcotráfico y las empresas extractivas, un modo de operar que se ha visto también en México.

Tegucigalpa, Honduras, enero, 2018.

En materia de violencia institucional, paramilitarismo y asesinatos selectivos, en marzo 2016 se produjo el asesinato a manos de sicarios de Berta. ¿Por qué se da este asesinato? ¿Qué vínculos tiene el gobierno en este caso?

El asesinato de mi mami, de Berta Cáceres, viene marcado a partir del golpe de Estado. No sólo por ser una persona conocida por sus ideas y acciones en contra de la dictadura, por lo cual era perseguida, sino también porque Berta Cáceres trasciende a una lucha para sacar a un presidente golpista. El asesinato se da para detener la lucha de nuestra compañera, para intentar detener ese símbolo que no sólo era nacional, sino que tenía un gran peso internacional, que lograba generar redes en la región. También para acabar con el símbolo de resistencia que es el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) para el pueblo hondureño y sobre todo para las personas que se enfrentan al sistema extractivo. Porque el COPINH junto a otras muchas otras organizaciones, vienen haciendo escuela sobre la defensa de los territorios ante el extractivismo. Es así como se ha logrado derrotar a grandes empresas, incluso por ejemplo a la represa binacional, la Represa Del Tigre, que es una represa que se intentó hacer entre Honduras y El Salvador y que se logró echar para atrás, gracias a la organización y la lucha de la población que también es parte del COPINH.

Concretamente, nuestra compañera Berta Cáceres estaba siendo coordinadora del COPINH desde el 2013. Ella y el COPINH organizaban la comunidad de Río Blanco, que es una comunidad que está en defensa de su río en contra de la empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA). Esta empresa asesina y criminal, vinculada a hechos de corrupción, también asesinó a nuestro compañero Tomás García. Para seguir construyendo la represa necesitaban la destrucción del tejido social y de la organización de la comunidad de Río Blanco. En 2015 se había logrado parar la construcción de esta represa, cuando una de las constructoras más grandes del mundo, Sinohydro, se retiró de la construcción a partir de la lucha de la comunidad y de la organización liderada por Berta Cáceres. La empresa Desarrollos Energéticos S.A. había intentado criminalizar a nuestra compañera y a otros compañeros, pero al ver que la criminalización no podía parar esta lucha, entonces la asesinan.

Nosotras vinculamos el asesinato a los sectores del empresariado del área del extractivismo que se han beneficiado con el golpe de Estado. Concretamente a los socios de DESA, la familia Atala Zablah, una de las familias más ricas y poderosas de Honduras y Centroamérica. También vemos la vinculación de los militares en este asesinato, ya que por ejemplo, gran parte de los sicarios que fueron condenados, que son la autoría material, eran militares. La autoría intelectual también está vinculada al gerente general de DESA, David Castillo, un ex militar entrenado en la West Point de los Estados Unidos. Los militares que, como decía antes, se convirtieron en empresarios del extractivismo y ahora aplican el terror a quienes se oponen a estos proyectos.

Funeral de Berta Cáceres.

Pasando a otro tema, ¿puedes explicarnos cuál fue el impacto en términos políticos la caravana de migrantes?

Es algo bien difícil, algo bien doloroso. Hay una parte de la población que perdió las esperanzas y busca irse. Honduras siempre fue un país dador de migración, pero estos últimos años hemos visto cómo se está yendo toda la familia. Esto trajo varios problemas para el gobierno de JOH, ya que desde el gobierno de Estados Unidos se hizo presión para que JOH frene la inmigración, frene la caravana migrante. La caravana fue transformándose en un fenómeno, hasta el momento hubo 8 caravanas. Un fenómeno de huida masiva hacia los Estados Unidos. El gobierno norteamericano amenazó con cortar su ayuda financiera, de estos programas de “desarrollo”. Hay una construcción también contra el inmigrante en Estados Unidos, lo construyen como enemigo interno.

Yo no creo casual la captura del hermano del presidente justo después de las caravanas. Se capturó a Tony Hernández, hermano del dictador Juan Orlando Hernández, quien está detenido en Nueva York. Esto fue una acción de Estados Unidos, moviéndole el piso directamente, personalmente a JOH.

Honduras. 2018.

Actualmente se vive un nuevo período de movilizaciones masivas.  ¿Cuáles son los planteos inmediatos y las tareas que se desprenden para las organizaciones sociales?

Hay un crecimiento de la capacidad de movilización del pueblo hondureño. Vimos en 2009 movilizaciones masivas concentradas en la capital, con un nivel de politización interesante. Luego volvemos a ver otro momento marcado por la movilización del pueblo hondureño en el año 2013 y 2014 a partir de la quiebra del seguro social en Honduras. Estas movilizaciones masivas ya no estaban concentradas solamente en Tegucigalpa, sino que la población se moviliza en su territorio, tal vez con menos politización que en otros años.

Otro momento de grandes movilizaciones tiene que ver con el fraude electoral de 2017, cuando la gente sale a movilizarse en sus territorios y también logran paralizar el país con las tomas de carreteras. Se logra superar a los militares y las policías que no pueden reprimir en todas las zonas que están siendo tomadas. Hay un crecimiento de la politización de la población y de la indignación que trae la imposición de otro período del asesino Juan Orlando Hernández.

Recientemente vimos lo mismo en cada región, con tomas de carreteras que también paralizan el país, pero esta vez las movilizaciones son aún más masivas que las del fraude electoral. Se suman a las organizaciones también gremios, como el docente y el de los auxiliares de la salud. Lo que permite que los paros sean más fuertes, paros de labores de clases, de hospitales, de transporte de cargas. Hubo momentos incluso donde un sector de la policía se sumó a estos paros.

La respuesta es cada vez mayor en tanto resistencia al gobierno de JOH. Esta Honduras es una Honduras que es “pasto seco”, tarde o temprano una chispa provoca un incendio, que tiene que ver con esto de la movilización. Esto es lo interesante, un movimiento que va creciendo. Hay una población que está movilizada. Como movimientos sociales nos falta afinar cómo podemos canalizar, organizar esta molestia del pueblo, para construir una propuesta de país. Tenemos un reto que es el de construir qué proyecto de país queremos cuando caiga JOH, cómo construimos la vuelta a la democracia.

Después del 30-A: Justicia o guerra, impunidad o paz, ese es el dilema. Comunicado de organizaciones sociales

Después del 30-A: Justicia o guerra, impunidad o paz, ese es el dilema. Comunicado de organizaciones sociales

El plan de agresión de Estados Unidos contra Venezuela que se viene desplegando en ofensiva desde el 10 de enero de este año requiere para su ejecución de una dirigencia local servil a sus intereses, que ejecute las acciones políticas, comunicacionales, conspirativas e insurreccionales en el escenario interno venezolano. Ese rol y no otro (el de fichas, piezas, peones) es el que desempeñan Juan Guaidó, Leopoldo López y toda la caterva de dirigentes opositores que se han prestado a la estrategia estadounidense.

Sería un grave error considerar que la batalla que libra Venezuela es únicamente contra esta dirigencia local y olvidar que cada paso que dan, cada declaración, cada twitt, cada acción política, conspirativa o insurreccional, está dirigida por Estados Unidos e implica un plan estructurado, que va desarrollándose en pasos y fases. De allí que no debamos sobrevalorar la derrota sufrida por esta dirigencia el 30 de abril con el fallido intento de generar un levantamiento militar y popular que trascendiera a un enfrentamiento fatricida que pudiera escalar a niveles graves y generalizados de violencia. Ciertamente fue una victoria para las fuerzas patriotas, pero no debemos subestimar la capacidad de la derecha local de reagrupar sus fuerzas y construir una perspectiva de lucha a largo plazo.

La acción del 30 de abril llegó a niveles de flagrancia extremos y graves. A plena luz del día pudo verse, de modo público y comunicacional, a parte de la dirigencia opositora formando parte activa de un despliegue que implicó el uso de armas de guerra junto al llamado abierto a la insurrección militar y la sublevación popular violenta. Se trata, a todas luces, de un acto de sedición, el cual está claramente contemplado en nuestra legislación. Esto, además de la violación a la medida judicial de prisión domiciliaria que violó uno de estos dirigentes, el señor Leopoldo López.

Esta acción vendría a ser la cúspide de todo el conjunto de delitos que viene cometiendo desde el 23 de enero de este año el señor Juan Guaidó, ante los cuales se han dado algunos avances jurídicos, aunque tímidos y poco contundentes. Entendemos que la aplicación de justicia contra los sectores golpistas está condicionada por el Estado de derecho y el debido proceso, así como por la estrategia política, pero consideramos necesario acelerar acciones para hacer sentir la contundencia y seriedad de nuestra respuesta así como la determinación del Estado y la revolución para defender la legalidad y las instituciones.

Para seguir garantizando la paz, la democracia y la soberanía es clave revertir la absoluta impunidad con que vienen actuando los principales dirigentes de la derecha local. Es imprescindible hacer sentir a estos dirigentes fascistas y golpistas todo el peso de la ley y las capacidades del Estado y de la revolución para hacer justicia y castigarlos por su responsabilidad en los importantes daños que con sus acciones vienen causando al país. No hacerlo implica poner en riesgo la paz, la estabilidad política y la existencia misma de la república. La impunidad y total libertad con que actúan es lo que permitiría un eventual crecimiento en sus capacidades para continuar desarrollando su estrategia injerencista, golpista y antidemocrática.

Es necesario que los responsables de los hechos del 30 de abril y de toda la complicidad con el plan de agresión de EEUU sean castigados. A ese castigo exhortamos a las instituciones competentes, a saber, Ministerio Público, Tribunal Supremo de Justicia, tribunales militares, Defensoría del Pueblo.

 

Para sumarse a los y las firmantes, escribir a:

prensacrbz@gmail.com

 

SUSCRIBEN:

En Venezuela:

Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Comuna El Maizal

Fuerza Patriótica Alexis Vive

La Araña Feminista

Alba TV

Movimiento de Inquilinas e Inquilinos

Movimiento Mujeres Por la Vida

CONAMEV – Colectivo Nacional de Médic@s por Venezuela

Lucha de Clases – Sección Venezolana de la Corriente Marxista Internacional.

 

EN EL MUNDO:

Movimiento Sin Tierra (MST), de Brasil

Vamos – Frente Patria Grande, Argentina

Organización Ukamau, Chile

Colectivo Miradas, España

Agenda Solidaridad, República Dominicana

Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, Guatemala

 

Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos

Integrantes del Consejo Consultivo:

Argentina Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz,

Stella Calloni, Corresponsal de la Jornada en Buenos Aires,

Piedad Esneda Córdoba Ruiz, Senadora y Defensora de Derechos Humanos y Coordinadora Internacional del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos, Colombia, Vocera de colombianas y colombianos por la Paz,

Camilo González Posso, Presidente de INDEPAZ,

Dr. Mario Hernández Álvarez,

Coordinador Doctorado Interfacultades en Salud Pública Universidad Nacional de Colombia;

Ana Andrés Ablanedo, España, Defensora de Derechos Humanos de Sol de paz Pachakuti,

Ricardo Sánchez Andrés, miembro de la junta de la (ACP) Asociación Catalana por la Paz – miembro de la Asamblea de Internacional de (Comunistes de Catalunya) y miembro permanente del consejo de Solidaridad de la Ciudad de Manresa,

María Victoria Fernández Molina, Candidata a Doctora en Derechos Humanos,

James Patrick Jordan, Estados Unidos, Coordinador Nacional de la Alianza por la Justicia Global

Nasim Chatha, Activista de la Alianza por la Justicia Global e integrantes del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos capítulo Estados Unidos;

José Manuel González López  y Gerardo Romero Luna, Suiza, de la Red Latinoamericana de Zurich integrantes del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos capítulo Suiza;

Héctor Orlando Zambrano, Diputado de la Asamblea Nacional Constituyente de la República Bolivariana de Venezuela y Miembro de la Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolivar y Zamora,

Hugo Alberto Nieves, Integrante de la Comisión Política de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora – CRBZ,

Gioconda Mota Gutiérrez, Red de Colectivos La Araña Feminista,

José Miguel Gómez García, Movimiento Internacional de la Economía de los Trabajadores;

Franklin Columba Cuji, Ecuador, Dirigente Nacional y Coordinador de Asuntos Políticos del FENOCIN; Secretariado General de Confederación Sindical Única De Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB);

Jamal Juma, Palestina, Coordinador STOP The WALL;

Ana Laura Rojas, Guatemala,  Red de Integración Orgánica – RIO – por la Defensa de la Madre Tierra y los Derechos Humanos;

Ligia Arreaga, Panamá, Integrante de la Alianza por un mejor Darién – AMEDAR;

Eduardo Correa Senior, Profesor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México – UACM,

Dr. José Enrique González, Ruiz Profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM,

Dr. José Rafael Grijalva Eternod, Doctor en Derechos Humanos,

Dr. Félix Hoyo Arana, Profesor de la Universidad Autónoma de Chapingo;

Dr. John Mill Ackerman Rose,

Daniela González López, Coordinadora Internacional del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos,

Claudia Tapia Nolasco, Asamblea de Pueblos en Defensa del Territorio, la  Educación Pública, Gratuita y los Derechos Humanos,

Samuel Hernández Morales, CODEP – MNPP,

Herzahin Michel López, COIVO,

Juan Torres Pereda, CODECI,

Abel Ramos Ruiz, COCISS,

Luis Nicolás Vásquez, ALPI,

Artemio Ortiz Hurtado, CEND–SNTE,

Sergio Espinal, CEND – SNTE;

Prof. Antonio Castro López, Secretario General del CEND SNTE,

Prof. Miguel Guerra Castillo, Secretario General del CEND–SNTE,

Prof. Alejandro Trujillo González, Secretario General del CEND–SNTE,

Prof. Eugenio Rodríguez Cornejo CEND–SNTE,

Prof. Jerónimo Sánchez Sáenz CEND – SNTE,

Roberto Palma Juárez ONPP – Morelos,

José Márquez Pérez, Presidente del Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca PRO – OAX

Hugo Aguilar Promotor y Defensor de Derechos Indígenas.

Organizaciones integrantes:

Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos; Soldepaz – Pachakuti de España; Red Latinoamericana de Zurich de Suiza; Alianza por la Justicia Global, SOA Watch – Observatorio por el Cierre de las Escuela de la Américas de Estados Unidos; Red de Colectivos La Araña Feminista de Venezuela, Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora de Venezuela, Movimiento Internacional de la Economía de los Trabajadores de Venezuela, Red de Integración Orgánica – Rio – Por la Defensa de la Madre Tierra y los Derechos Humanos de Guatemala; Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN) de Ecuador; Confederación Sindical Única De Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB); Alianza por un mejor Darién – AMEDAR de Panamá; Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos capítulo Estados Unidos y Suiza; Campaña Popular Palestina contra el Muro de Apartheid (Stop the Wall), Unión Palestina Campesina (Palestinian Farmers Union), Coalición de la Defensa de la Tierra Palestina; Movimiento Nacional del Poder Popular – México (MNPP); Movimiento Nacional del Poder Popular Zacatecas (MNPP – Zacatecas); Movimiento del Magisterio Democrático Nacional, Comité Ejecutivo Nacional Democrático del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación en Lucha (CEND del SNTE en Lucha); Asamblea de Pueblos en Defensa del Territorio, la  Educación Pública, Gratuita y los Derechos Humanos; Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra en San Salvador Atenco (FPDT-Atenco); Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP-MNPP); Consejo de Organizaciones Interdisciplinarias Vinculadas por Oaxaca (COIVO); Consejo de Comunidades Indígenas de la Sierra Sur (COCISS); Comité de Defensa Ciudadana (CODECI); Consejo de Organizaciones Indígenas y Populares de Oaxaca (COIPO); Acción Libertaria de los Pueblos del Istmo (ALPI); Contingentes del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE en Lucha (CEND SNTE en Lucha), Congreso Nacional de Bases, Movimiento del Magisterio Democrático Nacional: Sección III de Baja California Sur;  Sección V de Campeche; Sección X de la Ciudad de México; Sección XIII y XLV de Guanajuato; Sección XIV de Guerrero; Sección XV de Hidalgo; Movimiento Magisterial Jalisciense, Secciones XVI y XLVII de Jalisco; Sección XVIII de Michoacán; Movimiento Magisterial de Bases, Sección XIX de Morelos; Consejo Democrático Magisterial Poblano, Secciones XXIII y LI de Puebla; Movimiento Magisterial de Bases de Querétaro, Sección XXIV de Querétaro; Bases Magisteriales Democráticas de Quintana Roo, Sección XXV de Q. Roo; Bases Magisteriales de Tabasco, Sección XXIX de Tabasco, Trabajadores del Colegio de Bachilleres de Tabasco; Comité Estatal Democrático, Sección XXXII y LVI de Veracruz; Sección XXXVI del Valle de México; Consejo Nacional de Sistematización; Escuelas Integrales de Educación Básica de Michoacán; Colectivo Pedagógico “Francisco Javier Acuña Hernández”; Promotora del Poder Popular de Michoacán; Caja Popular de Ahorro “Emiliano Zapata”; Colectivo de Estudios “Ricardo Flores Magón”; Movimiento de Unidad Social por un Gobierno del Pueblo (MUSOC-GP) Michoacán); Coalición de Jubilados y Pensionados “Elpidio Domínguez Castro”; Talleres Comunitarios del Municipio de Nezahualcóyotl, estado de México; Barzón Federación: Estado de México, Querétaro, Morelos, Veracruz, Guerrero y Distrito Federal; Coalición Nacional de Cooperativas y Empresas Sociales (CONACyES); Organización Nacional del Poder Popular (ONPP); Organización Nacional del Poder Popular de Morelos (ONPP-MORELOS); Organización Nacional del Poder Popular del D. F.; Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos, Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario (IMDEC); Centro de Atención en Derechos Humanos a la Mujer y el Menor Indígena (CADHMMI) y Centro Regional Indígena en Derechos Humanos “Ñuu-Savi” (CERIDH).

INDIVIDUALIDADES

Luigi Francisco Aurisicchio, venezolano, CI 11.103.638

Carmen T. Yánez, venezolana. CI 4.354.195

Carlos Lafferte, Chile. Documento 6.384.362 – 8

 

 

 

Luego de nueva intentona golpista derrotada decimos: ¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Luego de nueva intentona golpista derrotada decimos: ¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Los hechos protagonizados el día de hoy por Juan Guaidó, Leopoldo López y un reducido grupo de militares traidores , debemos leerlos como una acción más dentro de esta compleja guerra de cuarta generación en la que nos encontramos inmersos. Fue una nueva batalla y nuevamente salimos victoriosos(as). El adversario, que no es más que instrumento de la intervención extranjera, lanza una operación desesperada para desencadenar un alzamiento nacional tanto en la FANB como en el pueblo venezolano, en un momento en que es más que evidente la crisis de expectativas en su base social, al no haber logrado cumplir las falsas promesas de derrocar en un corto plazo al gobierno legítimo y constitucional de Venezuela. El inicio de la llamada Operación Libertad se suponía, según lo habían anunciado grandilocuentemente, que se daba mañana 1 de mayo, y en su lugar ejecutaron esta pobre, débil y torpe acción de hoy.

Sin embargo, aunque pareciera tratarse de una aventura más de la dirigencia opositora a las que el pueblo venezolano ya está acostumbrado, es preciso no olvidar que el verdadero enemigo es el poder de la élite neoconservadora que hoy dirige el gobierno estadounidense. Si bien este nuevo intento facineroso ha fracasado, la situación sigue siendo altamente riesgosa y es de esperarse acciones de mayor magnitud por parte de las fuerzas agresoras. No es descartable que, ante el fracaso de su experimento Guaidó y su ruta para derrocar la revolución bolivariana, pasen a una nueva fase de mayor violencia. Por lo tanto, el pueblo patriota debe mantenerse movilizado y en unidad cívicomilitar. Es fundamental no caer en el terreno del triunfalismo. La batalla sigue en pleno desarrollo.

En la lucha que sigue la unidad de nuestras fuerzas es un prerrequisito para la defensa y la resistencia. De allí que sea necesario reflexionar sobre la lealtad y la forma de seguir sosteniéndola y garantizándola. Ésta debe ser entendida como una virtud que involucra en primer lugar la coherencia de quienes dirigen el proceso político. El liderazgo chavista debe estar al lado de la gente en cada batalla, no solo en las batallas puntuales con el enemigo, sino en las batallas cotidianas de este pueblo para resistir la agresión y el impacto de la crisis económica. La lealtad del pueblo chavista se evidencia a cada momento y es el pilar central de las importantes victorias que vamos cosechando. El liderazgo que necesitamos es un tema que debe ser debatido en medio de esta compleja batalla para poder avanzar no solo en la victoria ante el enemigo sino en el nuevo comienzo que propone el presidente Maduro.

Así, debemos tener claro las tareas principales que el pueblo y el país todo debemos asumir:

1) Fortalecer la unidad cívico militar
2) Elevar los niveles de la preparación para la defensa de la paz, la democracia y la soberanía
3) Organizar la solidaridad del pueblo en una poderosa Red Popular de Ayuda Solidaria para prestar apoyo a los hermanos y las hermanas más golpeados(as) por la situación económica del país
4) La batalla por la producción de alimentos y de todo aquello necesario para satisfacer las necesidades básicas de la población.

Además, aunque entendemos que la aplicación de justicia contra los sectores golpistas está condicionada por el Estado de derecho y el debido proceso, así como por la estrategia política, consideramos necesario acelerar acciones para hacer sentir la contundencia y seriedad de nuestra respuesta así como la determinación para defender la legalidad y las instituciones.

Una vez más hemos demostrado que la unidad patriota del pueblo y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, los niveles de organización popular, la capacidad de movilización y la conciencia de nuestra gente para no caer en provocaciones, no asumir falsas noticias como ciertas y mantener la calma ante los más complejos escenarios, han sido clave para conjurar las pretensiones golpistas y antidemocráticas. Sigamos fortaleciendo esa senda. Desde la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora decimos:

¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Entrevista al embajador Rogelio Polanco:  EEUU y el reimpulso progresista de América Latina, balance y perspectivas

Entrevista al embajador Rogelio Polanco: EEUU y el reimpulso progresista de América Latina, balance y perspectivas

La escalada violenta de la élite que dirige el gobierno de Estados Unidos no se limita a Venezuela. Su plan de retomar el dominio neocolonial sobre América Latina implica la intervención en nuestros países para derrocar gobiernos dignos y soberanos, poner gobiernos títeres e impedir el retorno al poder por parte de las corrientes progresistas, populares y antimperislistas. En el desarrollo de ese plan Venezuela, Cuba y Nicaragua son objetivos principales. El recrudecimiento de la retórica agresiva de EEUU hacia Cuba y el anuncio de nuevas medidas coercitivas unilaterales e ilegales contra este país hermano, son las acciones más recientes en esa dirección.

En ese contexto, Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora conversó con el embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco. Aquí la entrevista.

¿Cómo lee Cuba las actuales medidas coercitivas anunciadas por EEUU y qué implicaciones tienen para el pueblo cubano?

Las actuales medidas coercitivas unilaterales anunciadas por EEUU contra Cuba son continuidad de la política agresiva tradicional de las administraciones estadounidenses, y en particular de esta administración Trump, que se ha empeñado en hacer retroceder los avances que se había alcanzado con la administración Obama, que permitieron un reconocimiento del gobierno cubano, de su soberanía e independencia, el establecimiento de relaciones diplomáticas, la apertura de embajadas en ambos países y el comienzo de conversaciones y acuerdos en diferentes materias de beneficio recíproco para nuestros dos países, así como la posibilidad de entablar un diálogo en pie de igualdad entre EEUU y Cuba.

La administración Trump, como parte de su política agresiva contra el resto del mundo y en particular contra América Latina, ha desempolvado la doctrina Monroe y desarrolla una agresión contra los gobiernos progresistas del continente y en especial contra Venezuela. Así, ha adoptado esta serie de medidas. Las más recientes tienen que ver con la activación del título 3 de la tristemente célebre Ley Helsm-Burton, que en Cuba es conocida como la Ley de la Esclavitud, porque ha pretendido durante más de 20 años retrotraer a Cuba a la condición de subordinación neocolonial a EEUU y derrocar la revolución, la soberanía y la independencia de Cuba. A ello se suman medidas para hacer más difícil los viajes de los estadounidenses a Cuba (el único país del mundo al cual se le impide a un ciudadano estadounidense a viajar), y a su vez las restricciones, para los ciudadanos cubanos residentes en ese país, del envío de remesas, así como sanciones a empresas cubanas de diferente naturaleza, que se suman a unas 200 más que el departamento del tesoro de los EEUU ha sancionado.

Las recientes medidas fueron anunciadas en una locación con una audiencia muy particular: Miami, los remanentes de la brigada 2506 de mercenarios de Playa Girón, derrotados hace 58 años, y en el contexto de lo que ya también es la política electorera de la actual administración en el coto que para ellos ha sido la Florida y la comunidad cubana en EEUU, en un ambiente totalmente fabricado y ridículo, que va incluso contra los propios intereses de la nación estadounidense y de la propia comunidad cubana, que como sabemos, ha cambiado desde el punto de vista demográfico y hoy en día está a favor de una relación normal con su país de origen y del levantamiento del bloqueo.

Estas medidas además van a contrapelo de los tradicionales pronunciamientos de la Asamblea General de Naciones Unidas, que por 26 años consecutivos ha rechazado la continuidad del bloqueo de EEUU a Cuba y en especial de la Ley Helsm-Burton, que es también objeto de cuestionamiento por parte de los propios aliados de EEUU porque pretende en su título 3, a partir del próximo 2 de mayo, abrir la posibilidad de que se introduzcan demandas en tribunales de EEUU contra ciudadanos y compañías de terceros países que tienen inversiones en Cuba en propiedades que fueron nacionalizadas por nuestra revolución a principios de los años 60, apegadas al derecho de nuestro país, y además incluye a ciudadanos que primero eran ciudadanos cubanos y luego pasaron a ser ciudadanos estadounidenses, pretendiendo aplicar de manera retroactiva esta decisión.

Por supuesto que esto es algo ilegal y extraterritorial, y ha sido condenado durante todos estos años. De hecho, varias administraciones de EEUU han impedido su puesta en práctica, mediante la suspensión del título 3, por la implicaciones que habría tenido para empresas estadounidenses en terceros países y para sus relaciones con sus aliados.

Estas medidas tienen un gran efecto negativo sobre nuestra economía y causarán daños a nuestro pueblo, al pueblo de EEUU y a los ciudadanos cubanos residentes en ese país. Son parte del intento de obligar a Cuba, por la vía de presiones, para hacer que revirtamos nuestros principios y nuestra política exterior. Se toma como pretexto en esta ocasión, entre otros, el apoyo solidario de Cuba a Venezuela. Sobre la base de mentiras y calumnias repugnantes, ente ellas la supuesta presencia de fuerzas militares y de seguridad cubanas en Venezuela, la supuesta participación de miles de nuestros colaboradores en actividades ilegales dentro de Venezuela, y una atroz manipulación para tratar de presentar a nuestros compatriotas que prestan en Venezuela su servicio internacionalista, y que han sido recibidos de manera generosa por el pueblo venezolano, como matones, en un desprecio total por la solidaridad que profesamos Cuba y Venezuela, y además tratando también de manera humillante de cercenar la soberanía y la independencia del país hermano Venezuela.

Por eso hemos hecho una rotunda condena y rechazo a estas afirmaciones, y hemos pedido al mundo, a las organizaciones internacionales, a los organismos multilaterales, a todas las personas de buena voluntad, intelectuales, políticos, movimientos sociales en el mundo entero, que rechacen esta manipulación que incluye las presiones de EEUU a determinados gobiernos de América Latina y otros países para que aleguen estas mentiras como elementos para denunciar y cuestionar a Cuba de manera bilateral y multilateral.

Esto es parte de la escalada de EEUU para tratar de desmantelar los procesos progresistas que se han producido en América Latina en los últimos años y de impedir que se mantengan en el poder, o vuelvan al poder, los gobiernos de corte progresista en el continente, aplicando la mentira, la guerra mediática y económica, el uso de golpes de Estado de todo tipo y todos los mecanismos del poder de EEUU para tratar de impedir que la voz de la soberanía popular vuelva a tener su presencia en los gobiernos de nuestra América.

EEUU llega a afirmar cínicamente que el verdadero imperialismo que amenaza el continente es el imperialismo cubano. Y es cínico porque hablar de imperialismo e invocarlo en relación con Cuba es la demostración, primero, de un desconocimiento de la historia de nuestra América Latina, y lo es más aún cuando el propio Bolton afirma que la doctrina Bolton permanece viva, cuando sabemos que con base en esta doctrina se establecieron las más agresivas acciones, invasiones, masacres, intervenciones en nuestro continente, que dejaron un saldo de miles de personas asesinadas, numerosos líderes políticos masacrados, desaparecidos, gobiernos sometidos a la política de EEUU, golpes de Estado sangrientos. Ése es el saldo de la doctrina Monroe, y que EEUU lo proclame de manera desvergonzada a la altura del siglo XXI demuestra su total desconocimiento de la historia de la región y de la cultura política de nuestros pueblos, y la mayor desvergüenza de los actuales dirigentes del gobierno de EEUU, que piensan que pueden hacer retrotraer la historia a aquella época nefasta del garrote en América Latina.

En ese contexto de agresión del gobierno estadounidense y de en esa disputa global en la que está Estados Unidos con Rusia y China, ¿qué perspectiva ve usted respecto a la unidad e integración latinoamericana y al reimpulso de la corriente progresista en el continente?

La historia hay que verla en su perspectiva más amplia, en su alcance mayor. Tendríamos que ver lo que hemos avanzado si nos comparamos con la época en que toda esta región era parte de una gran colonia española y después norteamericana y de otras metrópolis y cuánto se ha avanzado desde que la idea de la unidad de nuestros pueblos fue lanzada por nuestros precursores como Simón Bolívar y otros ilustres próceres de Venezuela y de toda nuestra América hasta las épocas recientes. No ha habido en todos estos siglos un avance mayor que en las últimas dos décadas.

Estados Unidos siempre ha pretendido que América latina es su tras patio, su zona de seguridad más cercana, su enclave vital. Por tanto, esas doctrinas totalmente intervencionistas, que se enlazan muy bien con las doctrinas del destino manifiesto, de la fruta madura, hoy están intentado ser reeditadas. Pero les va a costar mucho más trabajo porque ya hay una experiencia vivida en América Latina y puede haber flujos y reflujos en los procesos políticos, de transformación y de cambios que se han venido dando durante décadas. Hay también una lección aprendida para el movimiento revolucionario, progresista, de izquierda, liberador y antihegemónico en su expresión más amplia en América Latina.

Yo creo que en comparación con otras regiones del mundo, sin lugar a dudas los avances de la conciencia, de la organización, de la capacidad de practicar experiencias diferentes cuando ya se daba por finalizada la historia humana con la caída de una forma del socialismo como la de Europa del Este y la Unión Soviética, que haya resurgido con la revolución bolivariana, con el comandante Chávez y con los procesos políticos de cambio por la vía pacífica, con los cambios constitucionales, con la participación democrática de las amplias mayorías, con los esfuerzos por llevar a los pueblos mejoras en sus condiciones de vida materiales y espirituales, yo creo que son transformaciones que no se habían dado de manera tan clara y tan evidente en toda la historia. Y desde el punto de vista institucional, la creación de organismos y de instituciones de integración, de unidad, solidarias en nuestra región, no tiene precedentes.

El hecho de que hoy veamos el uso por el imperialismo norteamericano de la vetusta Organización de los Estados Americanos es la demostración de que han tenido que acudir a sus viejos y ya totalmente desacreditados instrumentos de dominación. Incluso con esos viejos y desgastados instrumentos han tenido dificultades para ejercer su nueva hegemonía y por tanto han tenido que buscar el viejo adagio de «divide y vencerás», de tratar de introducir una cuña en los avances logrados en los procesos de integración para impedir ese proceso que se ha dado en las últimas dos décadas en América Latina y que indudablemente responde a una realidad histórica concreta: las políticas neoliberales impuestas por gobiernos serviles a Estados Unidos, con su anuencia o subordinados a su política, llevaron a nuestros pueblos a situaciones de violencia extrema que causaron sublevaciones, ya sea desde el punto de vista real o desde el punto de vista electoral, a diferentes naciones y llevaron al poder a líderes y a procesos políticos de otro corte.

Hemos visto el intento extremo del imperialismo y sus aliados por hacer caer esos procesos políticos de cambio por la vía de la intromisión, la intervención extranjera, los golpes de Estado -con corte diferente pero con el mismo objetivo-, con la guerra económica, la llamada guerra no convencional, que incluye otra serie de elementos nuevos como la guerra mediática, la guerra psicológica, en un nivel mucho más, digamos, elevado de intromisión que en épocas anteriores, y además, con la amenaza del uso de la fuerza. Han llegado hasta los niveles de encarcelar a líderes políticos, desacreditarlos, hacerles todo un proceso de demonización, de satanización a las fuerzas que los han apoyado, y con todo y eso no están conformes con lo que han obtenido. Los regímenes que han impuesto sobre esa base hoy demuestran su inestabilidad, no pueden jactarse los imperialistas de que esos gobiernos de derecha que llegaron al poder en épocas recientes estén estables o estén consolidados.

Entonces, no podemos ver los procesos políticos en una dimensión estrecha ni de corta vista, sino en una dimensión más amplia, en un horizonte que nos permita analizarlos de una manera más estratégica, más estructural.

Yo creo que también hay que reconocer que en algunos procesos políticos se han cometido errores en la ejecución de las políticas, ya sea por razones endógenas o también provocadas por esta agresión permanente externa. Los procesos políticos de cambio y de transformación no han podido mostrarse en toda su dimensión, ni han logrado todos los alcances que hubieran podido tener debido, en buena medida, a la agresión permanente, a los intentos de socavarlos, de subvertirlos por parte del imperialismo. Pero a su vez esos procesos políticos han ganado también, han tenido nuevas lecciones en la larga lucha por la justicia, porque esta es una larga lucha centenaria por la justicia, por el ser humano, que hoy tiene más experiencia de los éxitos y de las derrotas. Por lo tanto, vendrán más procesos políticos, procuramos eso, más maduros y más populares y más fortalecidos con la experiencia reciente.

¿Que desafíos enfrentamos para poder conquistar ese logro?

Hay un gran desafío que es la organización y la participación popular en los procesos de transformación y de cambio. Es clave la capacidad que las fuerzas políticas de izquierda, progresistas, tengan para aglutinar a los más amplios sectores de la sociedad a las cuales pretenden dirigir o llevar a estadios sociales superiores. La necesidad de una unidad estratégica, de una unidad de un alcance superior, de evitar o limitar los sectarismos, los conflictos que nos desunen, que nos limitan la capacidad de alcanzar objetivos superiores, yo creo que ahí está uno de los elementos más importantes para los movimientos progresistas, de izquierda, revolucionarios de América Latina. El siempre necesario y muchas veces pospuesto debate sobre la unidad de las fuerzas: ¿hasta dónde? ¿quiénes? ¿cuán inclusivo? ¿cuán amplio es ese proceso de unidad? ¿sobre qué base debería establecerse?

Yo creo que las más recientes lecciones nos obligan a sacar muchas experiencias sobre esto. En la medida en que elementos secundarios, subalternos, nos han puesto en contraposición unos con otros y han evadido el objetivo principal unitario, se han debilitado nuestras fuerzas y hacia allí ha jugado también la labor de nuestros adversarios.

Y otro tema muy importante, yo diría que es el tema del manejo de una nueva economía, de una nueva generación de riquezas materiales para garantizar la sostenibilidad real de nuestras economías y de nuestros procesos políticos de cambio, con una nueva manera de relacionarnos que límite la acción del capital y del capitalismo y del imperialismo depredador. Ahí está uno de los elementos más complejos que está pendiente para los movimientos de izquierda, revolucionarios. ¿Cómo generar mayores riquezas -no sólo distribuirlas- de manera más equitativa y más justa? ¿Cómo generarlas de una manera diferente, sostenible, una manera en que los trabajadores tengan mayor participación en la generación de esas riquezas, con sostenibilidad ambiental?

Y a su vez, hay un tercer desafío, que es el desafío cultural, ideológico, espiritual, para los procesos políticos de cambio. No es posible una nueva economía ni una nueva organización social, popular, sin una nueva identidad, una nueva cultura, nuevas ideas que pongan a un lado la hegemonía cultural del capitalismo y el imperialismo.

Hoy Cuba adelanta un profundo proceso de renovación de la revolución, que ha desembocado en una nueva constitución. ¿Qué perspectivas y desafíos tiene Cuba en ese proceso?

Una revolución solo puede llamarse así cuando está en permanente evolución y renovación. La revolución cubana ha tenido el reto permanente de rehacerse a sí misma, una y otra vez. Surgida en circunstancias históricas concretas, en cuanto al desarrollo de nuestra sociedad y de la humanidad, por la vía de la lucha armada llevó al poder a las clases populares y significó un parte aguas en la vida de nuestra nación, por los derechos conquistados, por los logros alcanzados para nuestro pueblo, en particular, la soberanía, la independencia largamente añorada por nuestra nación, que finalmente se logró concretar con el triunfo revolucionario del 1 de enero. Nuestra revolución ha estado permanentemente en evolución y cambio, transformándose de acuerdo a las necesidades de nuestro pueblo y a las propias condiciones históricas regionales e internacionales. El más reciente proceso de esa transformación responde al hecho de que la revolución ha requerido una renovación en lo político, en lo económico, en lo social, en lo cultural. En Cuba hay un cambio demográfico. La generación histórica que luchó con las armas por el triunfo revolucionario y que encabezó durante décadas el proceso de la sociedad socialista en Cuba y el enfrentamiento al enemigo imperialista, y la transformación material y cultural de nuestra sociedad, está dando pasos de manera natural a nuevas generaciones. El pueblo sigue en el poder, porque es la esencia de nuestra revolución, pero los actores, los dirigentes a diferentes niveles se han ido renovando como parte de un proceso natural de cambio generacional y de lo cual ha sido responsable la propia generación histórica, eso es una demostración de madurez y de responsabilidad. Siempre los principales dirigentes estuvieron muy conscientes de que la revolución no era obra de un individuo sino que era una obra del pueblo, una obra de masas, una obra de un partido, como órgano colectivo de vanguardia y de dirección. Eso es lo que estamos viendo hoy. El enemigo histórico de Cuba trató de personalizar los procesos políticos. En el caso de Cuba apostó a que ante la ausencia física de los principales líderes el proceso revolucionario sucumbiría, lo cual ha sido desmentido por la propia historia reciente. Hemos tenido el privilegio de que nuestros principales líderes hayan tenido una larga vida y hayan tenido una participación directa en los procesos de consolidación de la institucionalidad revolucionaria durante estos años, y que junto a ellos hayan convivido y hayan tenido cada vez mayores responsabilidades los dirigentes de las generaciones siguientes. Entonces hoy podemos ver este proceso de continuidad de la revolución sin traumas, sin quiebres, sin rupturas. Es fácil decirlo, pero haberlo hecho es una tarea colosal.

En los últimos años en Cuba ha ocurrido un gran debate nacional con gran participación popular. En primer lugar sobre los métodos e instrumentos para el desarrollo económico de nuestro país. Un país bloqueado y con limitaciones en cuanto a recursos naturales, financieros, en acceso a tecnología, ha tenido que inventar, que crear, que innovar, y en esa permanente creación hemos intentado crear métodos de diferente naturaleza. En el último período, en los congresos del partido de 2011 y 2016, se llevó adelante un debate sobre los lineamientos de la política económica y social del partido y la revolución, después de una amplia participación popular, donde se plantearon algunos elementos nuevos para dinamizar nuestra economía: mayor participación del sector no estatal, mayor autonomía de la empresa estatal socialista para hacerla más eficiente, y para que la generación de riqueza fuera más efectiva, la aplicación de métodos nuevos de dirección de nuestra economía, planificada, pero que permitiera la coexistencia con elementos y actores del mercado, limitados a las condiciones de nuestra sociedad socialista. Todo eso se ha estado experimentando durante estos años, y por tanto, tomando los correctivos necesarios hemos considerado actualizar el modelo económico cubano.

No es una reforma que entra en contradicción total con lo hasta ahora obtenido, sino que analiza críticamente aquellos elementos que pueden haber tenido errores en su ejecución y amplía el campo de acción de otros actores en nuestra economía. De allí, la expansión del trabajo por cuenta propia, la creación y mayor participación de la inversión extranjera dentro del país, la complementariedad con otras formas de propiedad. Todo eso debió ser reflejado en una nueva constitución, para que recibiera la legitimidad y la legalidad en nuestra ley de leyes, porque uno de los elementos fundamentales en la discusión de la nueva constitución promulgada recientemente es que Cuba es un Estado socialista de derecho, y esto es muy importante. Un Estado socialista porque tiene como principio la participación del pueblo en la toma de decisiones, la búsqueda de mayor justicia y mayor participación del pueblo, en la creación y la distribución de la riqueza nacional, nuestra soberanía e independencia, pero a su vez la posibilidad de que esto sea sobre la base del derecho, de la legislación que se establezca en la nación.

Pero también desde un punto de vista político era necesario una actualización de nuestras estructuras en el Estado y de la manera como el poder popular se ha establecido en el país desde la primera constitución socialista del año 1976. Por tanto, algunas experiencias que no han sido tan exitosas han requerido renovación para buscar, por ejemplo, una mayor autonomía del municipio, una mayor fortaleza para los territorios a nivel municipal, con lo cual se busca que haya una cercanía mayor del pueblo para la toma de decisiones. Y por otro lado, la estructura del Estado requería también ciertas adecuaciones. Hemos establecido, por ejemplo, la creación de la figura del presidente de la república para la conducción del Estado y del primer ministro y viceprimeros ministros para la conducción del gobierno, que permitiría una mejor estructuración de la labor del Estado y de la labor ejecutiva del gobierno, conjuntamente con un mayor activismo de la Asamblea Nacional del Poder Popular y del Consejo de Estado. A su vez, a los niveles provinciales se están estableciendo estructuras diferentes que permitan que la mayor responsabilidad, autonomía y participación vayan al municipio y descargar algunas de las funciones que tenían las estructuras provinciales.

Por otro lado, estamos yendo hacia una expansión extraordinaria, creciente, de los derechos de nuestros(as) ciudadanos(as). Ya nuestra constitución reconocía importantes derechos ciudadanos, pero pensamos que el esfuerzo normativo de la actual constitución, después de un gran debate nacional, ha permitido expandir de manera importante los derechos de los(as) ciudadanos(as) cubanos(as) en pro de logar una mayor igualdad y una mayor justicia, eliminar cualquier vestigio de discriminación en nuestra sociedad, y darle mayores herramientas, instrumentos al ciudadano(a) para la defensa de sus derechos a través de nuestras instituciones de justicia. Por ejemplo, algo de lo que se precia la nueva constitución es el establecer de manera muy clara todo lo relacionado con el debido proceso, que estaba recogido en otras normativas legales pero no en el cuerpo de la constitución. Pensamos que haber llevado toda esa cantidad de derechos ganados por nuestro pueblo en todos los ámbitos de la vida de la sociedad, le va a dar un rango constitucional a los derechos de los(as) ciudadanos(as), lo que hace más garantista nuestra constitución.

Entonces, estamos en un proceso de transformación, de cambio, que ha sido muy bien aceptado por nuestro pueblo, porque no ha sido impuesto sino que ha sido sobre la base del debate que, además, después del proceso en el que participaron más de 8 millones de personas, que realizaron más de 1700000 intervenciones, se cambió el proyecto inicial de constitución en un 60% en cuanto a su articulado como resultado del debate, lo cual demuestra un ejercicio ampliamente democrático, y a su vez ese resultado, luego de que fuera llevado a la Asamblea Nacional, que se convierte entonces en Asamblea Constituyente, la última versión se sometió a referéndum popular y fue aprobada con un magnífico resultado de 86% a favor del texto constitucional, lo cual demuestra el apoyo rotundo de nuestro pueblo a ese postulado y a los principios que en él se especifican.

Y el propio texto constitucional aprobado por el pueblo establece ahora una serie de disposiciones transitorias en las cuales quedan claramente normados una buena parte de la legislación complementaria, Incluso, hay un elemento fundamental que fue objeto de mucho debate, en relación con el matrimonio. Aparece en una de las disposiciones transitorias, que este tema será llevado al código de la familia y a su vez discutido de manera amplia por la población y luego llevado a referéndum popular en un período máximo de dos años. Como este tema hay otras disposiciones, relacionadas por ejemplo con la ley electoral o el código penal, donde se establecen términos para su actualización luego de la adopción de la constitución. Por otro lado, hay también un esfuerzo en el discurso político de la dirección de la revolución y del Estado para que se reafirme que no solo se trata de tener la constitución y tener las leyes complementarias, sino que su aplicación práctica por parte de las instituciones y de los funcionarios y los ciudadanos es la esencia de lo que debemos lograr, porque una sociedad solo es factible desde el punto de vista normativo y jurídico si se logra una verdadera cultura al respecto, y se logra que desde el partido y la institucionalidad, todo se someta al texto constitucional y actúen en consecuencia de los postulados de la constitución y las leyes.

Pin It on Pinterest