Seleccionar página
Desafíos revolucionarios del nuevo período presidencial. Comunicado de La Corriente

Desafíos revolucionarios del nuevo período presidencial. Comunicado de La Corriente

Hoy 10 de enero el presidente Maduro asume un nuevo período presidencial, en un complejo contexto determinado principalmente por dos factores: la creciente agresión extranjera dirigida por Estados Unidos y la profunda crisis económica y social interna. Con una oposición política debilitada, dividida y sin capacidad de convocatoria ni movilización, el esfuerzo por derrocar la revolución bolivariana ha tenido su centro de gravedad en el frente internacional. La fecha de hoy, en la que Nicolás Maduro debe juramentarse ante el Tribunal Supremo de Justicia, viene marcada por el desconocimiento de su legitimidad por parte del Grupo de Lima, excepto México, por declaraciones injerencias del secretario de estado Mike Pompeo, por la incitación y presión sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para que sea instrumento de un Golpe de Estado y por una brutal campaña mediática basada principalmente en fake news, rumores, operaciones psicológicas. La situación económica, luego del anuncio e implementación parcial del Plan de Recuperación Económica desde el mes de agosto, continúa agravándose, sin que sus principales aspectos logren estabilizarse: la hiperinflación continúa sin control, el PIB sigue en caída, el deterioro de los servicios públicos avanza, el desarrollo de la fuerzas productivas no termina de arrancar.

En medio de este escenario es una victoria política que el nuevo mandato de Maduro comience hoy, y lo es también que en torno a las instituciones democráticas del país se haya manifestado en respaldo la unidad popular y cívicomilitar y que pueda garantizarse la continuidad del gobierno, de la democracia, de la paz. La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora ha formado parte de esta batalla y ha hecho su aporte en función de garantizar el apoyo popular al gobierno bolivariano y sumar en función de la necesidad de mantener una férrea unidad patriótica en defensa de la soberanía, la democracia, la institucionalidad venezolana. Así lo expresamos hoy, con nuestra dirigencia y nuestra militancia activa, organizada y movilizada en respaldo al inicio de este nuevo período constitucional de Nicolás Maduro.

La elección de Maduro fue un acto de soberanía nacional y popular en el marco de la constitución y las leyes de la República. Se trata de un hecho legítimo. Ningún factor o actor extranjero pueden invocar otros argumentos para pretender intervenir en nuestros asuntos. Solo el pueblo venezolano tiene el derecho a definir nuestro régimen político y sus autoridades. Sin embargo, es necesario precisar que las elecciones venezolanas se realizan dentro de los límites y deficiencias propios de un modelo de democracia que impera en buena parte del mundo y con el cual las élites han gobernado excluyendo a las mayorías, lo que lo ha llevado a una profunda crisis de legitimidad, expresada en altos niveles de abstención. De allí la importancia, y la necesidad de defenderlo y profundizarlo, del modelo de democracia planteado en Venezuela, que trasciende lo meramente electoral, una democracia concebida y configurada como profunda, amplia, participativa, cotidiana, en la que la gente es sujeto activo en la toma de decisiones. En Venezuela hay espacios democráticos que muchos pueblos del mundo ni siquiera sueñan. Aunque es cierto que hay contradicciones y deficiencias en el seno de nuestra democracia, también lo es que eso es un asunto que sólo el pueblo venezolano puede dirimir. Somos un pueblo maduro que perfectamente puede resolver las diferencias. Es inaceptable que, ante la incapacidad e ineptitud para la política de una llamada dirigencia opositora, se apele a fuerzas extranjeras para que vengan a hacer en su lugar lo que no pudieron hacer por ineptitud, vulnerando con ello lo más sagrado para un país: su soberanía y su independencia.

El nuevo período presidencial debe ser, por ello, el inicio de un esfuerzo cierto y concreto que encare las profundas contradicciones presentes en el seno de nuestra democracia y dentro de la Revolución Bolivariana. En primer lugar, es en extremo urgente la toma de desiciones económicas cuya postergación favorece paradójicamente los planes de agresión económica y contribuye a potenciar las calamidades que la gente de a pie sufre a diario como consecuencia de la hiperinflación, del colapso de los servicios públicos, de las dificultades de los(as) productores(as) y empresario(as) para producir. Nos referimos particularmente al control del cambio, cuya vigencia y aplicación no se comprende y no tiene ya razón de ser. Es necesario, además, que se retome la aplicación real del conjunto de medidas macroeconómicas anunciadas en el Plan de Recuperación Económica del 20 de agosto de 2018. Como parte ineludible de esto, se debe avanzar en nuevo esfuerzo de diálogo político que permita construir el consenso político y económico necesario con los sectores más sensatos y democráticos, tanto políticos como económicos, para avanzar en un plan viable para afrontar la crisis. Esto no significa abdicar, ni significa entregar la soberanía, ni nuestra democracia, ni la revolución bolivariana. Significa actuar con realismo revolucionario en un momento en el que las mayorías nacionales lo que claman es salir de la penosa situación jamás vivida en el país.

A la par de las acciones en materia económica debe profundizarse el modelo de democracia revolucionaria. Su reimpulso debe ser un eje estratégico de este nuevo período. La democracia participativa, que es base fundamental del proyecto político chavista, ha venido cayendo en un peligroso letargo y se ahoga en un mar de factores como la corrupción, el burocratismo, la incapacidad, el autoritarismo, entre otros, que amenazan severamente su espíritu y los objetivos de una sociedad organizada en función del ejercicio pleno de su libertad y sus derechos.

Otra de las claves que desde La Corriente vemos en esta etapa, es el combate serio, sin titubeos, contra la corrupción. Este flagelo afecta las bases mismas de nuestra sociedad, se ha transversalizado en la vida del país a tal punto que es en sí mismo una seria amenaza para la estabilidad y las posibilidades de superar la actual crisis. De hecho, la corrupción es uno de los elementos centrales que explica la magnitud y gravedad a la que ésta ha llegado. Ni la agresión económica internacional ni la caída de los precios del petróleo hubiera generado las terribles consecuencias que hoy padecemos si a ello no se hubiera agregado el robo de los recursos destinados a desarrollar nuestro aparato productivo, nuestra capacidad de generar energía eléctrica, nuestros servicios de agua potable, telefonía, internet, transporte. La caída de la producción de PDVSA no habría llegado al extremo en que se encuentra si la corrupción no hubiera impedido las inversiones y el mantenimiento que la industria requería. En este sentido, es necesario, urgente, la construcción de un liderazgo ético y democrático que no conciba la política como un instrumento para el enriquecimiento personal sino como herramienta para el bien colectivo. El país necesita la construcción de una ética radical en la política que devuelva a ésta sus contenidos de altruismo, humanismo y moral. En la lucha contra la corrupción no sólo es necesario atacar las consecuencias, abrir investigaciones, juzgar a los responsables del saqueo de los recursos del país, hacer justicia, sino que se deben abordar las causas de fondo de la corrupción, que se encuentran, por un lado, en una forma de institucionalidad concebida para el pillaje y la depredación de la cosa pública, en la que no hay mayor poder para que la sociedad civil ejerza vigilancia y controles sobre la administración de los recursos del país, y por otro, en el mismo modelo de liderazgo que se ha venido conformando, que ha visto en la política un espacio para escalar socialmente, acceder a privilegios y enriquecerse. Por ello, además de la transformación de la democracia y la ética del Estado, un aspecto central es la formación de un nuevo liderazgo definido fundamentalmente por la ética y la vocación para existir desde el diálogo horizontal, el respeto al ser humano, la construcción de acuerdos y consenso, el respeto a lo público y colectivo.

Además de la necesidad de continuar defendiendo la soberanía, la independencia del país y de preservar el poder político para las fuerzas del chavismo, estos son los grandes desafíos que enfrenta la revolución bolivariana en el período constitucional que hoy se inicia. De hecho, desde La Corriente creemos que estos desafíos son de tal trascendencia que pueden incluso determinar la fuerza de la revolución para continuar defendiendo y garantizando la sólida unidad popular cívicomilitar que necesitamos. Por ello continuaremos haciendo nuestros mayores y mejores esfuerzos en esa dirección, aportando, construyendo propuestas, sumando nuestra dirigencia, nuestra militancia, nuestra lucha cotidiana al lado de la gente acompañando su organización y participación, contribuyendo a la profundización del poder de la gente, base fundamental para encarar los grandes desafíos que tenemos como país, como pueblo.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

El frente internacional mueve sus fichas: EEUU, Bolsonaro, Duque, Grupo de Lima

El frente internacional mueve sus fichas: EEUU, Bolsonaro, Duque, Grupo de Lima

Las acciones de ataque se despliegan como previstas: el Grupo de Lima, a excepción del gobierno de México, no reconocerán a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela a partir del próximo 10 de enero. Se sabía que esto sucedería desde que la estrategia internacional, a la cual se subordina la derecha venezolana, fue la de no reconocer las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo.

La declaración del Grupo de Lima se dio luego de que Mike Pompeo, Secretario de Estado norteamericano, estuvo reunido con el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y con el presidente de Colombia, Iván Duque. No hay casualidad en esto, es Estados Unidos quien ordena los ataques y sus tiempos, y son justamente Colombia y Brasil los dos países a través de los cuales se puede acelerar de manera directa los ataques militares, ambos bajo gobiernos de derecha subordinados al imperialismo.

El Grupo de Lima planteó en su declaración varios puntos centrales, como los ataques a la economía, a la diplomacia, y la necesidad de que la Asamblea Nacional tome el poder que quedaría vacío. Se trata de un ataque que tiene pocos antecedentes en nuestra historia, encabezado en la superficie por gobiernos latinoamericanos y Canadá.

Este escenario demanda estar alertas. A partir de ahora entraremos en una nueva etapa de la guerra híbrida dirigida por Estados Unidos, que continúa posicionando los movimientos para los próximos ataques. No descansarán hasta vernos reducidos a nueva colonia suya. No permitiremos que eso suceda. Lo decimos como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, como chavismo, como defensores de nuestra patria, de nuestro Comandante Chávez.

Por eso es necesario más que nunca estar alerta, movilizados(as), preparados(as). En lo político, organizativo, productivo, comunal, formativo. Sabemos que venimos de duras batallas en el 2018, en lo electoral y en lo económico, y sabemos también que este año 2019 será difícil económicamente y políticamente. Se trata de una guerra que busca desgastarnos, arrinconarnos, con una estrategia de la cual son cómplices sectores corruptos internos.

La lucha es larga, la lucha es la única posibilidad de lograr victorias, desde las más pequeñas en nuestras comunas, consejos comunales, Clap, batallones de Milicia Bolivariana, Empresas de Propiedad Social, hasta las más grandes, del orden diplomático o macroeconómico.

Es necesario que desde la dirección del proceso, desde el gobierno, se acometan acciones para atacar las causas internas de la crisis. Se debe evaluar la efectividad del conjunto de medidas económicas que conforman el plan de recuperación económica. ¿Por qué algunas medidas, como la libre convertibilidad de la moneda y la disminución del déficit fiscal, no se han implementado de manera concreta?

Es imprescindible avanzar en la ampliación de la revolución política, reimpulsando los espacios de participación de la gente. Es en la profundización de la democracia revolucionaria, del poder de la gente, donde está una de las claves para preservar la unidad popular. Es fundamental, también, implementar un plan contra la ineficiencia, contra el burocratismo y contra la corrupción, en el que se acaben los privilegios y asuman responsabilidades ante la justicia funcionarios(as) de todos los niveles y jerarquías. Ante la escalada intervencionista extranjera se hace necesario templar la moral y la voluntad de lucha de nuestro pueblo, lo cual se logra no sólo con arengas patrióticas, sino mostrando un liderazgo dispuesto a actuar para corregir el conjunto de males, de problemas y contradicciones que en el seno del chavismo, y sobre todo de la dirección política, impactan en la crisis y son unos de los factores que la explican.

Consideramos necesario, además, ampliar la alianzas con sectores más allá del chavismo, sectores que no son de la derecha pero que están descontentos por un conjunto de razones y que son parte de la mayoría nacional que necesitamos para encarar la pretensión norteamericana de devolvernos al estatus de vasallos. Ese sector de la mayoría nacional molesto y desafiliado de la propuesta del chavismo es indispensable para poder desarrollar el proyecto nacional trasformador, pues sólo bajo un concenso mayoritario dentro de la sociedad venezolana podremos hacerlo.

Necesitamos preservar la unidad, avanzar para no retroceder, dar las batallas necesarias a esta época. Las amenazas nos hacen y nos harán más grandes y más fuertes.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Ante nuevas amenazas contra nuestra patria cerremos filas por la soberanía.  Comunicado de La Corriente

Ante nuevas amenazas contra nuestra patria cerremos filas por la soberanía. Comunicado de La Corriente

Nuevamente se evidencia que EEUU es quien dirige las acciones internas y externas contra Venezuela. En el conflicto político venezolano entran en juego los intereses de la disputa global por las riquezas, la mano de obra de nuestros pueblos y nuestros mercados, disputa en la que el imperialismo estadounidense pretende recuperar el control sobre América Latina luego de la emergencia de gobiernos progresistas y antiimperialistas.

La iniciativa contra la revolución bolivariana tiene su centro de gravedad en el extranjero porque, además, la oposición venezolana no tiene fuerza, está dividida, sin liderazgo y con su base desencantada y despolitizada, sin capacidad de movilización. La reciente victoria electoral de las fuerzas del chavismo reafirma contundentemente esto último .

Las recientes denuncias realizadas a medios internacionales por el presidente Nicolás Maduro sobre planes de magnicidio, operaciones paramilitares contra nuestro país, todas preparadas entre EEUU y Colombia, son una nueva prueba en este sentido. Es sabido de las acciones diplomáticas frontalmente agresivas del gobierno colombiano contra Venezuela, de su activismo en organismos internacionales contra nuestra patria, y es sabido también cómo ha habido provocaciones en el área propiamente militar. El territorio colombiano es, en fin, epicentro en la preparación y ejecución de los planes y acciones contra nuestra patria, gracias al gobierno servil de y proimperialista del presidente Duque.

Ante estas graves amenazas que denuncia el presidente Maduro, La Corriente reitera el llamado a la más absoluta unidad patriótica cívicomilitar. Organizaciones y movimientos sociales, partidos políticos, colectivos, consejos comunales y comunas, y el pueblo en general estamos llamados a cerrar filas en la defensa de la soberanía, la independencia, la democracia y la paz. Es necesario, además, fortalecer alianzas con otros sectores del país más allá del chavismo con los que podamos coincidir en la necesidad de defender la soberanía; esto debe hacerse principalmente con sectores productivos.

Es fundamental acelerar y profundizar los preparativos para la defensa, en los que debe estar involucrado el pueblo todo, nucleado en torno a la Milicia Nacional Bolivariana, instancia que desde La Corriente contribuimos con fuerza a impulsar. En esta dirección, también La Corriente viene impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, como un espacio para el encuentro, la preparación y acción de los más amplios sectores populares con sentido patriótico. Para la preservación y fortalecimiento de la imprescindible unidad popular es urgente avanzar firmemente en la profundización de la democracia revolucionaria, de los espacios, instancias y mecanismos para la participación y protagonismo de la gente en todos los niveles, desde el gobierno nacional hasta los municipios. En el poder de la gente organizado, en ejercicio amplio y fortalecido, preparado además para la defensa de la patria, allí está la mayor garantía para resistir y vencer ante las amenazas que se ciernen contra Venezuela.

Está en juego el futuro, la paz, nuestra democracia, nuestro proyecto histórico de liberación y la vida misma de Venezuela. Seguimos de pie y en lucha.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Declaración Final del IX Encuentro Nacional de Amistad y Solidaridad con Cuba. Caracas, Venezuela.

Declaración Final del IX Encuentro Nacional de Amistad y Solidaridad con Cuba. Caracas, Venezuela.

Con la participación de más de 150 delegados,  provenientes de 13 estados en representación del país, así como de Brasil, Cuba, Argentina, Chile y Colombia se desarrolló  el IX Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba en Caracas.

El 2018 ha sido un año de incremento desmedido de la agresión imperialista contra Venezuela, Cuba y los países de Nuestra América que han levantado su voz firme contra la intención de Estados Unidos de imponer su hegemonía nuestro territorio.

La agresiva campaña mediática y el abuso de su influencia en los organismos multilaterales que hacen vida en la región, han generado condiciones favorables para desmontar los procesos progresistas por la vía electoral, para luego imponer las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional generando un gran retroceso en las políticas sociales y de protección al pueblo en varios países que otrora conformaron frentes de contención a la agresión imperialista tanto en el área económica, política y social.

Sin embargo, la Revolución en Cuba y en Venezuela han superado con éxito las sanciones y todo intento por debilitar las bases constitucionales sobre las que se desarrollan, gracias al respaldo popular en los procesos electorales que han permitido ratificar al Presidente Nicolás Maduro al frente del gobierno y el Partido Socialista Unido de Venezuela y la elección del Compañero Miguel Díaz-Canel como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, trabajando en armonía con el General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien se mantiene como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.

La unidad en la diversidad que representa el Movimiento Internacional de Solidaridad con Cuba, se ha constituido en un factor determinante para defender los procesos progresistas en Nuestra América, que si bien han sufrido reveses electorales, mantienen firmes sus convicciones sobre la importancia de la derrota definitiva del imperialismo y todas sus expresiones de dominación para hacer realidad los sueños de paz, independencia, libertad y prosperidad que inspiraron las luchas independentistas en el siglo XIX, cuyos avances en Nicaragua, Ecuador, Argentina, Brasil, Colombia están amenazados por la guerra mediática, la injerencia imperialista y las traiciones de gobernantes que han desconocido sus orígenes para entregarse a los designios de los Estados Unidos.

Este importante evento  contribuyó a fortalecer la hermandad y solidaridad con el pueblo cubano. Fue un  espacio oportuno  para homenajear  al líder histórico de la Revolución Cubana,  Fidel Castro Ruz y al Comandante eterno, Hugo Rafael Chávez Frías.

Bolívar y Martí, Fidel y Chávez nos legaron enseñanzas invaluables, entre ellas la lealtad a los principios. Sus lecciones nos muestran el rumbo a seguir en esta hora decisiva de la Patria Grande, que nos reclama unidos para forjar juntos nuestra segunda y definitiva independencia.

Reiteramos nuestro pesar por la siembra fecunda  del amigo y Ex Embajador de Venezuela en la República de Cuba Alí Rodríguez Araque, uno de  los imprescindibles.

Los presentes en este evento solidario con Cuba acordamos:

  1. Mantener nuestro irrestricto respaldo al Presidente Nicolás Maduro Moros y al Presidente cubano, Miguel Díaz Canel.
  2. Exigir a los Estados Unidos de Norteamérica  poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero  que mantiene por casi 60  años contra el pueblo cubano. La actual administración  que preside  Donald Trump debe cumplir el pedido de la comunidad internacional que exigen el fin de esta política criminal y obsoleta.
  3. Demandarla devolución inmediata a Cuba del territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, territorio que el gobierno estadounidense usurpa  contra de la voluntad del gobierno y el pueblo de Cuba.
  4. Exigir la derogatoria inmediata e incondicional declaratoria de Venezuela como amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de los Estados Unidos y todas las sanciones unilaterales que con base a esa declaratoria han dictado organismos de Estados Unidos y otros gobiernos para intentar debilitar el respaldo popular de la Revolución Bolivariana.
  5. Exigirque cesen los programas subversivos e injerencistas contra la Revolución Cubana y la Bolivariana que intentan generar violencia social y política para disminuir el respaldo popular.
  6. Apoyar la justa decisión del Gobierno y Ministerio de Salud Pública de Cuba de no continuar participando en el Programa Más Médicos  en Brasil,  por las  referencias grotescas,  irrespetuosas, despectivas y amenazantes del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro que ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos. Las modificaciones anunciadas por Bolsonaro imponen condiciones inaceptables e incumplen las garantías acordadas desde el inicio del Programa, que fueron ratificadas en el año 2016 con la renegociación del Término de Cooperación entre la Organización Panamericana de la Salud.
  7. Defender la unidad y hermanamiento de la Patria Grande a través de procesos de integración como el ALBA y la CELAC, así como la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz
  8. Apostamos al éxito del proceso de Reforma Constitucional en Cuba y del proceso Constituyente en Venezuela que tienen como objetivo común fortalecer la institucionalidad para profundizar la Revolución y defender los logros ante el voraz ataque imperialista que pretende destruirlas.
  9. Fortalecer la estructura y unidad del Movimiento Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela-Cuba, enriqueciendo su accionar con la participación amplia y representativa de todos los actores de nuestra sociedad.
  10. Reforzar la utilización de los medios informativos de radio, televisión, prensa escrita y redes sociales, como Facebook, Twitter, YouTube, Instagram, Blogs y otros, como espacios multiplicadores de la verdad sobre Cuba y Venezuela, frente a las campañas mediáticas de las transnacionales de la desinformación.
  11. Generar iniciativas autogestionarias para difundir y participar en los eventos y brigadas que convoque el ICAP para el año 2019.
  12. Promover y participar en el IX Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba que se desarrollará en Nicaragua en 2019.
  13. Ratificamos el respaldo al pueblo argentino, especialmente a las trabajadores y trabajadores que están siendo afectados por las medidas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri.
  14. Sumamos nuestra voz a la de millones de personas en el mundo que exigimos se continúe y profundicen los resultados de los Diálogos de Paz en Colombia desarrollados en La Habana para que sean los métodos pacíficos y la voluntad soberana del pueblo garanticen la paz, poniendo fin a más de seis décadas de violencia política.
  15. Exigimos la libertad inmediata e incondicional del Compañero Luis Ignacio Lula Da Silva y que cese la campaña de hostigamiento judicial contra las lideresas y líderes del Partido de los Trabajadores y demás movimientos progresistas en Brasil.
  16. Declaramos nuestro respaldo irrestricto a pueblo de Puerto Rico en la exigencia legítima que sea reconocida su plena independencia del gobierno de Estados Unidos y que se ponga fin a toda forma de control colonialista en Nuestra América.
  17. Repudiar las acciones de judicialización de la política que pretende de forma tramposa y amañada perjudicar dirigentes que apuestan por la integración y el beneficio de sus pueblos como Rafael Correa, Cristina Fernández y Jorge Glass entre otros.
  18. Rechazar los intentos desestabilizadores e injerencias del imperio hacia la hermana República de Nicaragua, al tiempo que extendemos nuestro abrazo fraterno al Presidente Daniel Ortega Saavedra.
  19. Nos comprometemos a ampliar los espacios y oportunidades de participación de la Juventud y las Mujeres en el Movimiento de Amistad y Solidaridad Mutua Venezuela – Cuba como garantía de continuidad y profundidad de la relación del pueblo con la Solidaridad como valor fundamental de la sociedad.
  20. Nos comprometemos a ampliar y fortalecer la Cátedra Bolívar – Martí como espacio de reflexión y construcción colectiva de soluciones a los problemas que hoy afectan a la humanidad desde la perspectiva del pensamiento de nuestros próceres, que están más vigentes que nunca ante el incremento de la agresión imperialista.
  21. Efectuar el X Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba, en 2019, en la ciudad Mariscala de Cumaná, cuna de Antonio José de Sucre, Mariscal de Ayacucho.
  22. Agradecemos el apoyo del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, la Embajada de Cuba en Venezuela, del Instituto Nacional de Capacitación y Formación Socialista (INCES), el Ministerio del Poder Popular de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, el Ministerio del Poder Popular para el Turismo, la Alcaldía del Municipio Bolivariano Libertador y todas las instituciones que han hecho posible el proceso organizativo y desarrollo del IX Encuentro Nacional de Solidaridad Mutua Venezuela – Cuba.

 

¡VIVA LA SOLIDARIDAD INTERNACIONAL!

#NoMasSancionesNiBloqueo

 

Caracas, 1 de Diciembre de 2018

 

 

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest