Seleccionar página
Urge plan nacional integral y popular antibloqueo. Análisis de La Corriente

Urge plan nacional integral y popular antibloqueo. Análisis de La Corriente

Las variables principales que determinan la situación política nacional siguen siendo la crisis económica y el bloqueo comercial y financiero. Hay otros elementos presentes, como las negociaciones en Barbados con los factores opositores tutelados por EEUU, aún cuando la dirigencia golpista aparezca cada vez más desacreditada y con menor incidencia sobre la población del país: las recientes revelaciones sobre los planes de entrega del Esequibo para obtener el respaldo británico y la evidencia de las conexiones entre Guaidó y el paramilitarismo colombiano no hacen sino terminar de confirmar la calaña criminal, antinacional y antidemocrática de esta pseudodirigencia, con el correspondiente impacto en la disminución del cada vez más mermado apoyo que reciben de la base social opositora. Así, el centro de la dinámica sigue estando en el frente externo y en la crisis económica causada por el bloqueo y potenciada por variables como las dificultades del gobierno para alcanzar mayores niveles de eficiencia, la corrupción.

En el frente de la agresión internacional estamos asistiendo a una agudización de las contradicciones en el bloque político que actualmente conduce el gobierno de EEUU. Por un lado, vemos que Trump intenta poner orden en su gobierno, en su  gabinete, para buscar tener actores más afines a su visión y desprenderse de sectores que afectan su estrategia. Es un hecho que la política norteamericana viene conduciéndose de forma caótica y errática, lo cual nos ha favorecido: hay poca claridad en los objetivos y en la estrategia, y las tensiones internas son muy fuertes, lo cual está además transversalizado por el escenario electoral estadounidense. Esto, a pesar de que todo indica que no habría mayor problema para que Trump sea reelegido. A esa probabilidad ha sumado más la política económica, que ha sido relativamente exitosa, manteniendo crecimiento y estabilidad, que la política exterior, que no ha sido exitosa, producto de que hay un cuadro geopolítico global que no logran descifrar y entender cabalmente para poder adecuarse a ese escenario: continúan con posiciones imperialistas, hegemonicistas, en un contexto global en el que no hay condiciones para eso por los factores de poder que han emergido.

Todos estos elementos tienen su expresión en la política de EEUU hacia América Latina. Allí es clave el peso determinante que tiene el estado de Florida en la elección presidencial de EEUU. Es Florida precisamente donde se concentran los factores más radicalmente anticubanos y antivenezolanos y donde están los factores que más han impulsado la línea dura contra Venezuela, lo cual obliga a Trump, de cara a su reelección y de cara a la conformación de las alianzas internas que necesita para empujar su proyecto político y económico, a hacer concesiones en este sentido y favorecer estos sectores de línea dura. Entonces vemos por un lado a un Trump que busca llevar la política hacia Venezuela por la vía de la negociación, contrariamente a lo que dijo recientemente en relación con la salida de Bolton, desarrollando una línea que consiste en evitar la intervención armada, pero aumentar al máximo la presión para generar condiciones favorables a sus intereses y después negociar. Por otro lado, están los sectores más guerreristas exacerbando el tema de la intervención armada, que son los que vienen impulsando el tema del TIAR, la presión sobre Colombia para que mantenga e impulse una actitud belicista hacia Venezuela, entre otras acciones. De hecho, es probable que el actual recrudecimiento de las acciones belicistas venga acompañado de un recrudecimiento de las sanciones económicas.

En resumen, en el frente externo hay un conjunto de contradicciones no lineales que deben ser analizadas con mucho detenimiento para leerlas acertadamente, descifrar correctamente el cuadro y anticipar posibles escenarios. Aunque la vía de la negociación es la que encabeza Trump, ello no quiere decir que se vaya a suspender el bloqueo o a flexibilizar y tampoco que vaya a haber una reunión de Trump con Maduro, principalmente porque Venezuela no tiene el peso geopolítico o nuclear, ni la prioridad estratégica que tienen factores como Corea del Norte, o los países de Asia Pacífica, que es donde se ubica el esfuerzo principal de EEUU en política exterior. En general, es necesario tener claro este proceso de contradicciones del enemigo externo, pero no debemos atenernos a que las contradicciones dentro del establecimiento norteamericano vayan a resolvernos el problema. El carácter intervencionista del imperio norteamericano no lo determina un hombre o dos sino la vocación y la ideología supremacista de la élite dominante, y sus intereses. Lo correcto es que como pueblo, como nación y como Estado hagamos lo que corresponde para defender la soberanía, la paz y la democracia.

En el frente interno tenemos entonces como variable principal que determina la dinámica el escenario económico, que está condicionado por dos factores principales: 1) el impacto del bloqueo comercial y financiero, que imposibilita aspectos como el comercio exterior y la comercialización del petróleo, lo cual repercute en un profundo impacto para que Venezuela pueda emplear sus capacidades en lograr la recuperación económica y atender el agravamiento cada vez mayor de la crisis social y de servicios. Y 2) la crónica incapacidad que ha venido demostrando el gobierno nacional para construir una política económica integral y coherente, que responda a las condiciones de una economía bloqueada, asediada, como es la nuestra actualmente.

Es urgente una política económica para contrarrestar los efectos del bloqueo comercial y financiero, una política que nos permita emplear las capacidades, recursos, herramientas que dependen de nosotros, que permitan hacer que el Estado pueda intervenir en la economía, convocando a todos los actores económicos. La política económica que viene aplicándose desde el 20 de agosto de 2018 es improvisada, errática y contradictoria, al menos en lo que se refiere a encarar los principales desafíos de la economía, que son combatir la hiperinflación y reactivar el aparato productivo. No hay un plan económico que efectivamente apunte a esos objetivos. Se ha intentado combatir la hiperinflación con algunas medidas de carácter monetarista pero ha sido fallido, por ser medidas parciales e incongruentes. A pesar de que esas medidas dieron algunos resultados positivos temporales, su efecto fue breve porque era insostenible. Esto, además del hecho de que esos logros fueron a costa de descargar sobre los sectores de la sociedad más débiles económicamente el mayor peso de las consecuencias de estos ajustes económicos.

Hoy estamos asistiendo a un agotamiento de esas medidas monetaristas ortodoxas como el congelamiento del salario, la reducción y suspensión de los bonos sociales, la suspensión del crédito bancario a través del encaje 100%, la reducción del gasto público. Todo eso tuvo un impacto en la disminución de la demanda y eso hizo que se ralentizara la hiperinflación: durante tres meses la hiperinflación se llevó a un número por debajo del 50%, cuando veníamos superando el 200 o 250%. Esa ralentización era insostenible y, además, con consecuencias sociales profundamente graves.

El plan nacional integral y popular antibloqueo al que nos referimos como urgente debería tener al menos tres ejes:

1)Una política económica antibloqueo. Se necesita convocar a todos los sectores económicos, sociales, públicos y privados a una gran espacio de discusión sobre la política económica para enfrentar el bloqueo comercial y financiero que tenga dos objetivos centrales: a) combatir la hiperinflación con un plan antiinflacionario integral, con metas claras y realistas, diseñada para evitar que la mayor carga de los ajustes macroeconómicos necesarios recaiga sobre la mayoría trabajadora del país, que es la que hasta ahora sufre las peores consecuencias de la crisis; y b) la reactivación de la producción nacional con prioridad en la producción agropecuaria y agroindustrial.

Esta crisis es una oportunidad para adelantar un proceso de industrialización. Esto debe ser un esfuerzo central de la política económica antibloqueo. Sabemos que es una tarea titánica y compleja, más en las condiciones de un país bloqueado y asediado, pero para derrotar el plan intervencionista norteamericano se nos impone esto como desafío. Defender la patria y producir debe ser la consigna nacional.

Una política de reactivación de la producción agropecuaria pasa por estructurar un PLAN DE URGENCIAS PRODUCTIVAS NACIONALES en el que todos los sectores sin distinción ideológica estén convocados, para lo cual se requiere crear un clima de confianza, de apertura, de garantías para que la producción comunal, la pequeña y mediana empresa y las empresas públicas puedan desarrollarse.

Cosecha_de_arroz_Predio_ElCarmen

2) Una ofensiva política contra los grandes males enquistados en la revolución bolivariana: la corrupción, la ineficiencia y la falta de voluntad política para avanzar en la profundización de la democracia revolucionaria, que es el centro del proyecto histórico chavista. ¿Dónde quedó la iniciativa de rectificación y cambio? Es necesario que se adelante, enmarcado en un plan estratégico, el conjunto de planteamientos y propuestas que los sectores sociales, políticos y económicos, hemos hecho para el fortalecimiento ético, para la eficiencia del gobierno y del Estado. La agresión norteamericana obliga a la unidad nacional, popular y democrática de todos(as) los y las venezolanos(as), pero es necesario que en medio de esta batalla histórica se atienda el conjunto de contradicciones que mellan y debilitan la moral y la disposición de lucha de la gente.

3) Un plan de defensa de los activos del país en el exterior. Un eje de la agresión norteamericana es el despojo arbitrario que de forma sistemática se está adelantando contra los activos y recursos financieros del país. Al pueblo venezolano y al movimiento chavista nos preocupa que, al menos de forma evidente y notoria, no se esté adelantando un esfuerzo, planificado dentro de una estrategia, para defender, recuperar y enfrentar el despojo descarado del que estamos siendo objeto. Esto va de la mano con el impulso de una robusta política de solidaridad en la cual el aparato diplomático debe convertirse en un instrumento político y organizativo de ese amplio y democrático movimiento de solidaridad.

Que este año 2019 hayamos logrado sortear las amenazas externas e internas y hayamos logrado defender la democracia, la soberanía y la paz de Venezuela es un logro incuestionable. Sin embargo, sabemos que la batalla continúa y que el centro en buena medida estará en continuar asfixiando al país atacando la economía para obligarnos a negociar en desventaja, doblegados. A eso no estamos dispuestos como pueblo. Y de eso hemos dado pruebas suficientes en estos años de asedio y agresión inclemente. Pero para avanzar con paso más firme y mayor fuerza hacia esos objetivos deben tomarse acciones desde la alta dirigencia política del gobierno y el Estado venezolano. Aquí está el pueblo de Bolívar, Chávez, Manuelita, Negro Miguel y Guaicaipuro, dispuesto a seguir peleando, haciendo propuestas, exigiendo la participación que ha conquistado con resistencia y lucha. Es la hora. Pa’ luego es tarde.

 

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

COMUNICADO DE ORGANIZACIONES DE DERECHOS HUMANOS Y MOVIMIENTOS SOCIALES CONTRA LA APLICACIÓN DEL TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA RECÍPROCA (TIAR) CONTRA VENEZUELA

COMUNICADO DE ORGANIZACIONES DE DERECHOS HUMANOS Y MOVIMIENTOS SOCIALES CONTRA LA APLICACIÓN DEL TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA RECÍPROCA (TIAR) CONTRA VENEZUELA

12 de septiembre de 2019

El día 11 de septiembre de 2019, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó la vigencia y aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) a la República Bolivariana de Venezuela. Esta acción tiene como objetivo expreso incrementar el bloqueo económico contra Venezuela, así como generar las condiciones jurídicas y políticas que permitan ejecutar una intervención militar contra el país, tal y como consta en las declaraciones de representantes gubernamentales de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil y Colombia ante diversas instancias de la OEA, las cuales han sido registradas y difundidas en diversos medios de comunicación social.
Esta decisión constituye una peligrosísima contravención a los principios más elementales del Derecho Internacional. En primer lugar, porque la República Bolivariana de Venezuela ya no es un Estado miembro de la OEA, pues denunció formalmente su Carta hace más de 2 años. En segundo lugar, porque el TIAR entraña en su seno una vulneración a los principios y derechos de los pueblos a su libre determinación y a la no injerencia en sus asuntos internos. En tercer lugar, porque constituye un acto que promueve la guerra y las acciones armadas como mecanismo para la imposición de relaciones de subordinación y dependencia entre los Estados.
Adicionalmente, implica una amenaza inminente, grave y posible a los derechos humanos del pueblo venezolano, en la medida en que incorpora dentro de la OEA la posibilidad de iniciar una guerra entre naciones hermanas, al tiempo que legitima el bloqueo económico, financiero y comercial contra Venezuela. Se trata evidentemente de una decisión que atenta contra la paz hemisférica y la solidaridad entre los pueblos.
Finalmente, la decisión adoptada por la OEA también vulnera los principios más elementales de una sociedad democrática, ya que tiene por objetivo declarado sustituir y derrocar al Presidente Nicolás Maduro Moros, a través de acciones de fuerza y militares, quien ha sido electo constitucionalmente por las ciudadanas y ciudadanos de Venezuela para ejercer la máxima magistratura del gobierno hasta el año 2025. La amenaza del uso de la fuerza militar extranjera para imponer un cambio de gobierno en Venezuela constituye en sí mismo un acto contrario a la democracia y la libertad, inaceptable en la comunidad de las naciones del mundo.
Ante estos hechos, las organizaciones y movimientos que suscribimos:
Manifestamos nuestra más enérgica condena a la decisión adoptada por el Consejo Permanente de la OEA, particularmente a las acciones emprendidas por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil y Colombia los cuales promovieron esta iniciativa contraria al Derecho Internacional y los derechos humanos del pueblo venezolano.
Exigimos a todos los Estados de América el respeto irrestricto al Derecho Internacional en sus relaciones con el Estado venezolano, particularmente a las acciones emprendidas por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Brasil y Colombia.
Rechazamos el uso de la fuerza y de las intervenciones militares en América como mecanismos de imposición de relaciones imperialistas, colonialistas y de subordinación entre los Estados.
Demandamos a la OEA que se abstenga de intervenir en los asuntos internos de Venezuela y que cese la violación del derecho a la libre determinación de nuestro pueblo.
Hacemos un llamado a todas las organizaciones y movimientos sociales del mundo a expresar su solidaridad con el pueblo venezolano, a contribuir a que se mantenga la paz en nuestro país y a exigir al presidente de Estados Unidos Donald Trump el cese inmediato del bloqueo económico contra Venezuela.
Firman:
Sures
Intersaber
Genero con Clase
Rompiendo la Norma
Base Lésbica Venezuela
Red Ciega
Embajada de Derechos Humanos
Fundación Venezolana por el Derecho a la Vivienda
Fundación contra el Sicariato Campesino
Red Venezolana de Derechos Humanos
Fundalatin
Frente Bicentenario de Mujeres 200
Fundación Academia ARMIF
Dignidad LGBTTI Venezuela
Bloque socialista de liberación homosexual
Colectivo lésbico y Feminista Las Beguinas
Sexodiversidad Revolucionaria de Venezuela
Utopía LGBTI Venezuela
Movimiento Sexo diverso Mérida
Movimiento Sexo diverso Bolívar
Movimiento Social de la Sexo Diversidad Zulia
Secretaria de la Diversidad Sexual del Zulia
Consejo Nacional de la Sexodiversidad
Movimiento Social Sexo Diversidad Nueva Esparta
Fundación Reyes de Corazón
Movimiento de Mujeres Clara Zetkin
Movimiento Nacional de Religiones
Movimiento Ecuatoriano Alfarista Bolivariano MEAB
Asociación Bolivariana de Productores Textiles y Afines ABPTAI
Asociación Civil de Comerciantes Unidos del Mercado Bolivariano la Hoyada ACCUMBH
Casa Revolucionaria Bolivia Venezuela
Casa de la Amistad Perú Venezuela
Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad mutua Venezuela Cuba
Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM).
Participación Activa y Social (PAS).
Red de Mujeres de Vargas.
Guardianes de Inquilinos y Pequeños Propietarios
Asociación de Vivienda y Hábitat El Rosal
Movimiento de Mujeres Manuelita Sáenz (MOMUMAS).
Fuerza Bolivariana de Mujeres.
Frente Francisco de Miranda
Bloque de Comunas
Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora
Movimiento de Pobladores y Pobladoras
Colectivo Cimarrón
Centro de Estudios Socialista Jorge Rodríguez
Comité de Solidaridad Internacional –COSI-
Puente Sur
Movimiento Feminista Popular Lydda Franco Farías
Plataforma Comunicacional Feminista La 5ta Ola
Movimiento de Solidaridad Militar Hugo Chávez
Comuna Antonio José de Sucre
Comuna Simón Bolívar
Comuna Fabricio Ojeda
Comuna Martin Mosqueda
Comuna Juana Ramírez. La avanzadora
Comuna José Félix Ribas
Comuna Villazoila
Comuna Los Flores en Revolución
Comuna Los Gigantes de La Patria
Comuna Luchadores por el Buen Vivir
Comuna Revolucionaria La Silsa
Comuna Altos de Lídice
Comuna Zona Norte Altagracia
Comuna Agroturística El Topo
Comuna Explosión del Poder Popular
Comuna Ecosocialista Laguna Katia
Comuna Gerardo Lope Mujica
Comuna Revolución del Junquito
Comuna Ecosocialista Comandante Supremo
Comuna El Despertar de la Cota 905
Consejo Comunal 6 de Febrero el Rosal
Comuna Jorge Rodríguez Padre
Comuna Renacer de Vista Alegre
Comuna Guay y España.
Comuna Los Frailes
Comuna Indio Caricuao
Comuna El Panal 2021
Comuna Forjando los Sueños de Ezequiel Zamora
Comuna Juan 23
Comuna Pérez Bonalde
Comité de Tierras Héroes de Miranda
Unamujer-Chacao
Consejos Comunales de la Parroquia San Pedro
Amalivaca
Comisión Orinoco-Magdalena
Centro Internacional de Estudios para la Descolonización Luis Antonio Bigott
Consejo Político en Venezuela del partido Alternativa Revolucionaria del Común
Fundación Radio Escuela Enciéndete Libre y Comunitaria
Circulo de Mujeres Loto Rojo
Colectivo Socioambiental Marahuaka
Frente Amplio de los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores
Ejercito Productivo Obrero
Foro Itinerante de Participación Popular
Movimiento de Científicos Sociales
Esteban Silva, Fundación Constituyente XXI, Chile
Movimiento del Socialismo Allendista de Chile.
Diario Werken Rojo. Chile
AND. Noticias. Chile.
Movimiento Democrático Popular –FA. Chile.
Partido Comunista de la Argentina
Federación Juvenil Comunista. Argentina
Movimiento Territorial Liberación. Argentina
Corriente Nacional Agustín Tosco en CTA y FSM. Argentina
Corriente de Ciencia y Técnica Liberación. Argentina
Círculos bolivarianos socialistas de Costa Rica
Conaicop. Secretaria en Costa Rica
Comité costarricense con la revolución bolivariana
Alcides Martinez. Secretario General Conaicop
Eduardo Medina Guevara. Secretario Conaicop. Costa Rica
Gustavo Pescetta Secretaria Conaicop Mercosur (Argentina)
Rubén Suarez. Director Internacional de Comunicación. Conaicop
Raquel Bonzi Secretaria Parlasur- Conaicop (Paraguay)
Coordinadora Panameña de Solidaridad con la República Bolivariana de Venezuela
Movimiento Patria, Panamá
Movimiento Juventud Popular Revolucionaria MJP. Panamá
América Latina Soberana. España
Paraguay Resiste en Madrid y Barcelona. España
Canarias con Venezuela Bolivariana. España

Organizar y multiplicar la solidaridad: primeros meses de la Red Popular de Ayuda Solidaria

Organizar y multiplicar la solidaridad: primeros meses de la Red Popular de Ayuda Solidaria

Se cumplen los primeros 4 meses del despliegue del programa, como lo define Jenifer Castillo, responsable nacional de la iniciativa. 8 mil personas beneficiadas es el saldo de estos primeros pasos. Gente de la más humilde de nuestro pueblo. Los sectores más vulnerables, aquellos y aquellas que sufren la peor cara de las consecuencias de la crisis económica y de la perversa agresión a la que se ve sometido nuestro país. También es el sector que mas sufre las consecuencias de las contradicciones internas. El saldo más potente de esta primera etapa no es sólo la ayuda concreta, sino la consolidación de un espacio organizativo, un instrumento para seguir organizando y multiplicando la solidaridad.

La idea ordenadora es el significado que adquiere el concepto de solidaridad: una solidaridad con saldo organizativo, que nace en las mismas comunidades. Una solidaridad que no esconde dobles intenciones, como ciertas «ayudas humanitarias». Una solidaridad que no es para mostrar un número o una foto. Solidaridad que significa planificación, actividades concretas, amplitud y fortaleza colectiva para “echar pa´lante».  Y principalmente, organización.

Durante dos semanas la coordinadora nacional estuvo recorriendo los municipios de los tres estados donde nació este programa, Barinas, Táchira y Apure. En cada municipio, los y las voluntarios(as) expresaron el desarrollo y alcance de la red hasta el momento. Así como también los distintos programas de acción que se desplegaron. Desde jornadas deportivas y culturales, censo de enfermedades, hasta entrega de combos de alimentos, jornadas de vacunación, sancochos solidarios, e insumos para la producción.

La tarea que lleva adelante este voluntariado es digna de destacar: las consecuencias de la crisis económica también los afectan fuertemente, son vecinos y vecinas de las propias comunidades, sin embargo, comenta Jennifer, la disposición y el espíritu humanitario son notables. Éstos tienen principalmente dos funciones, la búsqueda de los recursos necesarios y el despliegue del programa de acción en sí mismo. A nivel organizativo, la red popular de ayuda solidaria cuenta con una coordinación estratégica, una mesa de organización, y las responsabilidades, que son a nivel nacional, estadal, municipal y parroquial. Por su puesto en esta estructura están presente finalmente quienes son voluntarios y voluntarias.

En el balance de estos primeros 4 meses lo primero que se resalta es la integralidad del proyecto, el trabajo con la comunidad, el despliegue solidario que no termina en un solo día, sino que genera una estructura de solidaridad en donde entre todas  (hablamos en femenino porque el 80% de quienes integran la red son mujeres), se planifican las acciones con base en un análisis de las comunidades más vulnerables, se traza una ruta de acción en estas comunidades priorizadas y se distribuyen las tareas. En este balance, Jennifer nos explica las fortalezas identificadas, como por ejemplo la empatía que generan estas acciones en los barrios, la articulación entre distintos actores de la comunidad (comunas, organizaciones, campesinos, CLAP, entre otras) así como también la articulación en algunos casos con instituciones de Estado. “Es una integración de la gente que no tiene fronteras, estamos recibiendo apoyos internacionales, como el caso de organizaciones de Chile y Argentina, que nos ayudan principalmente con medicamentos e insumos para producir”, comenta la coordinadora nacional.

La Red Popular de Ayuda Solidaria nace integrada a las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, como una herramienta más a la hora de la defensa integral. «La participación de las mujeres, como mencionábamos anteriormente, es un rasgo característico de la red. Más del 80% de sus integrantes son mujeres, las coordinadoras, las responsables en sus distintos niveles, las voluntarias. Mujeres caribe, dispuestas a todo, que demuestran que las hijas de estos suelos son las primeras en ponerse al frente de las situaciones más complejas cuando llega la hora de ayudar a las comunidades más golpeadas. Las mujeres que se identifican con la red y trabajan en ella se convierten en lideresas de sus comunidades», asegura Jeniffer.

En términos de proyección, la intención es consolidar el trabajo en los tres estados mencionados, desplegándose en nuevos municipios en cada uno de ellos. Solidificar el trabajo realizado e ir expandiéndolo. Para ello se enumeran tareas, como la búsqueda de nuevos y nuevas voluntarias, crear formas de comunicación que muestren las acciones realizadas, seguir recolectando donaciones, abrir centros de acopio para las mismas, desplegar una campaña con ejes de salud, educación y alimentación, entre otras tareas e iniciativas.

Al igual que otras experiencias similares desplegadas en la zona, la Red Popular de Ayuda Solidaria es un instrumento de la gente para la gente. En una zona conflictiva y compleja como lo es la zona de frontera, muestra con ejemplos concretos las posibilidades que puede alcanzar la comunidad organizada. Rescatando un valor humanista que ayuda a sobrellevar los efectos de la crisis a la que se enfrenta el pueblo: “Vamos a enfrentar la situación con lo que tengamos, en estos momentos por el bloqueo, por la guerra, pero también por la corrupción en algunos casos, no podemos esperar todo del Estado, tenemos que resolver con lo que tengamos y organizarnos para hacerlo. Quienes tengan visión social y quieran defender a su país pueden sumarse al trabajo”, concluye Jennifer, una lideresa que trabaja día a día por su comunidad, por su país, por su gente.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez: dos años sembrando la paz

Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez: dos años sembrando la paz

Hace exactamente dos años se daban a conocer al país entero la Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez (BDPHCh). Con una poderosa caravana que recorrió la troncal número 5, entre Santa Bárbara de Barinas y Socopó, cientos de militantes de Apure, Barinas, Táchira, Mérida y Caracas dijeron presente ante la convocatoria urgente que entonces se hizo.
Eran los días en que la derecha venezonala dirigida por Estados Unidos sometía al país a una ola de violencia fascista sin precendentes: operaciones paramilitares contra cuarteles militares y policiales, incendio de centros de acopio de alimentos, destrucción de centros de salud, sedes de partidos políticos y organizaciones sociales, asedio a urbanismos de Misión Vivienda, asesinato de chavistas y personas sin filiación política, eran cometidos día a día bajo el disfraz mediático de “pueblo pacífico en protesta contra el gobierno”.
La escalada violenta de la derecha era sostenida por un gigantesco arsenal mediático en todo el planeta para hacer creer al mundo que la destrucción, violencia y muerte que ellos mismos causaban era ejecutada por el gobierno bolivariano y supuestos grupos paramilitares a su servivicio. El objetivo, como en anteriores avanzadas golpistas, era derrocar la revolución bolivariana y abrir el camino a la retoma del control del estado venezolano y de las riquezas del país por parte de EEUU.
En ese contexto surgieron las BDPHCh como una propuesta de La Corriente para nuclear en los territorios a la gente de base dispuesta a defender la soberanía y la democracia del país. Se trata de una iniciativa para dar pasos organizativos que nos permitan como pueblo estar praparados para cumplir el sagrado deber de defender la patria de las agresiones del imperialismo y la derecha fascista.
Hoy, a dos años de aquella movilización fundacional, el país sigue sometido a la agresión estadounidense, la cual de hecho ha pasado a implicar amenazas frontales de intervención militar, incrementación de sanciones ilegales para asfixiar la economía del país, robo frontal de activos y recursos financieros del país, sostenimiento artificial de un falso Estado paralelo y profundización de una avanzada paramilitar y mercenaria sobre el territorio nacional.
Después de dos años de creadas, ya son más de 150 las Brigadas de Defensa Popular existentes en distintos estados del país, con más de 1000 brigadistas incorporados(as) a una intensa actividad cotidiana.
Como la visión de defensa patriótica que orienta el accionar de las BDPHCh es integral, su accionar no se limita a tareas de preparación para la defensa, sino que se enfoca, hoy, de forma primordial en tareas organizativas de carácter social y productivo, como aporte para enfrentar la crisis económica y el bloqueo.
Así, hoy en día los(as) más de 1000 brigadistas de las BDPHCh se mantienen desplegados(as), por un lado, en la realización de operativos de ayuda solidaria como parte central del voluntariado que empuja la Red Popular de Ayuda Solidaria, y por otro, en el apoyo a la ejecución del plan de siembra conuquero y de resistencia, que implica la meta de más de 4000 hectáreas de siembra entre rubros como maíz, frijol y arroz en Barinas, Apure, Táchira y otros estados del país.
Son dos años de un intenso esfuerzo para sumar a la unidad del pueblo venezolano, a la organización popular por la solidaridad, a la batalla productiva por la recupración productiva del campo, en fin, dos años de lucha por la defensa de la soberanía, la paz, la democracia y el futuro de Venezuela.

 

Prensa de la Corrriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest