Seleccionar página
La estrategia de la alcaldía de Páez para combatir la guerra económica en la frontera

La estrategia de la alcaldía de Páez para combatir la guerra económica en la frontera

En la frontera todas las dificultades económicas son más fuertes, el contrabando es algo diario y muchas veces visible, viene gente de muchas partes del país con mercancía o directamente a comprar lo del pueblo para revenderlo en Colombia, los ganaderos venden directamente una parte de la carne del otro lado, casi todo se paga en efectivo y el efectivo se compra en 300%. Es una situación económica desatada por la guerra, que trajo la crisis, nuevos negocios, redes de poder, y una economía que tiene sus propias reglas. ¿Cómo gobernar esa economía? Es uno de los principales desafíos con los que se encontró la nueva gestión del municipio Páez, estado Apure.

Para lograr ese objetivo se crearon los fiscales populares y de hacienda, una iniciativa del alcalde, José María Romero “Chema”. Las áreas de trabajo que les fueron asignadas fueron las fiscalizar el gas, los comercios, los impuestos, el transporte público, las gasolineras, y comenzar con una alcabala. Son 120 en total, articulados a otras instancias como la Policía Municipal, el Partido Socialista Unido de Venezuela, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, la Fanb, y a la organización popular en los territorios.

“Hemos logrado varias retenciones por medio de la alcabala, como fueron un día 20 mil kilos de azúcar, y luego 300 fardos, que venían en cavas ilegales que retuvimos. Nos articulamos con las comunas para vender ese azúcar a precio regulado”, explica Sandra Escalona, miembro del equipo de coordinación de los fiscales populares que día a día ya se ven por Guasdualito y zonas cercanas.

Cada área de fiscalización se encontró con dificultades particulares. En el caso de las gasolineras existía la situación de que un 40% de los carros cargaban chip para gasolina que no correspondían a sus vehículos, y que de una cisterna se llenaban unos 200 carros cuando en realidad alcanza para cerca de 1300, como descubrieron fiscalizando. Decidieron, por ejemplo, implementar el sistema de placa, es decir de poder cargar dos días a la semana en función del último número de la placa del carro para frenar la posibilidad de cargar a diario para contrabando y a su vez permitir que más personas puedan cargar.

En el caso de los comercios son varios puntos que se propusieron abordar, como es terminar con la práctica ilegal de cobrar una parte de los precios en efectivo y la otra en punto, o la de no aceptar billetes de 50 o 100 bolívares. En cuanto a los precios el escenario es complejo, debido a la ausencia de la Sundde, y las decisiones unilaterales de comerciantes de subir los precios, como fue el caso de la carne que aumentó 400 mil bolívares de la noche a la mañana. La alcaldía cuenta para regularizar los precios con la herramienta de las ordenanzas que pueden fijarlos, a la vez que la retención de mercancías en caso de desobedecer lo establecido. Hasta la fecha han sancionado varios comercios por incumplimiento a la obligación tributaria y especulación sobre los precios.

De esta manera se busca retomar gobierno sobre la economía, los precios, controlar una situación que ha ido creciendo con los años en esta como en otras zonas de frontera. La clave reside en la voluntad para enfrentar el escenario, la puesta en marcha de mecanismos para lograrlo, la unidad siempre imprescindible, y la estrategia que, como en otras áreas que desarrolla la alcaldía, es siempre la misma: apostar al protagonismo de la gente, darle posibilidad de ser parte de la construcción de las respuestas, abrir puertas a la participación. Solo con el apoyo de la inteligencia popular, todas las organizaciones como son Clap, Ubch, milicias, consejos comunales, comunas, la fuerza de La Corriente, se puede enfrentar un problema de estas dimensiones.

Los obstáculos son muchos: amenazas, intentos de pagos por debajo de la mesa, nuevos mecanismos para evadir los controles, redes que trabajan en las sombras. La necesidad de combatir esta situación es más grande aún, está en juego el municipio, el país, la revolución, la patria.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Imperialismo pierde batalla en la OEA, aunque agresión continúa. Análisis de La Corriente.

Imperialismo pierde batalla en la OEA, aunque agresión continúa. Análisis de La Corriente.

La agresión dirigida por Estados unidos contra Venezuela continúa en desarrollo, con el frente internacional como escenario principal. Luego del encuentro de parlamentarios(as) de derecha en Cúcuta, se dio un paso más en el plan injerencista, el cual tuvo como terreno concreto nuevamente la Organización de Estados Americanos, organismo que habitualmente viene siendo utilizado como instrumento político y jurídico para agredir a Venezuela.

La acción consistió, esta vez, en la proposición de una resolución por parte de EEUU para expulsar a Venezuela del mencionado organismo multilateral, con base en las matrices que vienen siendo posicionadas mediáticamente y a través de las vocerías serviles al plan imperialista: desconocimiento del proceso electoral del 20 de mayo, en lo específico, y deslegitimación del régimen democrático venezolano y de su institucionalidad, en términos más amplios.

El plan, en este aspecto, está claro: construir el discurso de que Venezuela sufre una dictadura, de que en nuestro país el estado viola sistemática y masivamente los derechos humanos, y que somos un país donde las garantías políticas y civiles son violentadas permanentemente. Eso, para elaborar la argumentación de que, ante tal situación, es urgente y necesario ejecutar cualquier tipo de acciones para sacar del poder el Gobierno Bolivariano. Desde esa base, EEUU y los países serviles a sus intereses trabajan para avanzar en un consenso internacional a su favor, practicando además innumerables formas de presión política, económica y militar sobre los gobiernos del continente, en lo que constituye una práctica violatoria del derecho internacional y de la libre determinación de los pueblos.

Sin embargo, el resultado final de la votación, en términos de los objetivos que se había trazado el imperialismo, no fue favorable a sus planes. A ello se suma la valiente y digna defensa asumida por Venezuela en el mencionado organismo, cuyo argumento principal estuvo centrado en la reiteración de que el país, de modo soberano y coherente con el legado Panamericanista del Libertador Simón Bolívar, decidió salirse por voluntad propia de la OEA, cosa que se viene concretando en respeto absoluto a la normativa de la institución, en la medida en que la OEA es en realidad un instrumento para el control político de la región y para la dominación e injerencia más que para la garantía de la democracia y la auténtica libertad. Consideramos correcta esta acción por parte de Venezuela y la consideramos coherente con el concepto de Diplomacia Bolivariana de Paz que venimos poniendo en práctica como país. En ese sentido, respaldamos las iniciativas de tender puentes y abrir opciones al diálogo con sectores del poder estadounidense que puedan tener mayor propensión a respetar nuestra soberanía y nuestro sistema democrático. Como decía el comandante Chávez, la política, el diálogo, la palabra y la racionalidad deben estar siempre por delante, y deben agotarse todos los esfuerzos en esa dirección.

Sin embargo, que hayamos derrotado al imperialismo nuevamente en este escenario no debe llamarnos a engaño.  Esta acción demuestra una vez más que EEUU está decidido a profundizar la agresión contra nuestra patria. Por ello, ratificamos nuestro respaldo a la línea de gobierno planteada por el presidente Maduro correspondiente a la defensa nacional. Consideramos absolutamente pertinente su planteamiento y desarrollo. Y creemos que esto debe traducirse, en primer lugar, en la profundización de la unidad cívico militar, en el fortalecimiento de la Milicia Nacional Bolivariana y en la preparación de todo el chavismo para las tareas de seguridad y defensa integrales.

Es necesario reimpulsar el debate sobre la defensa integral de la nación. Debemos ser previsivos en este aspecto, y no esperar las primeras acciones armadas del imperio para, luego,  reaccionar.  Aunque por ahora el eje del agresión externa es la violencia económica para conseguir el colapso del país, la explosión social y la fractura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ya el enemigo estratégico, por boca del mismo presidente de EEUU Donald Trump, ha dicho que la opciones armadas están sobre la mesa. No debemos subestimar estás amenazas.

La acción ejecutada en la OEA, así como cada uno de los pasos que se van dando en la ejecución del plan, son acciones que apuntan en esa dirección: ir allanando las condiciones para avanzar a una fase de agresión directa en caso de fracasen definitivamente las acciones de guerra económica.

Que nadie dude de las intenciones del imperialismo. Es hora de unidad patriótica, de unidad cívico-militar. Y es hora de preparación para una escalada de mayores agresiones. Todo el accionar del gobierno, del pueblo, del país todo, desde la protección social hasta el desarrollo de la productividad y la estabilidad monetaria y financiera, todo debe apuntar a la preparación para la defensa. Está en juego el futuro de la paz en Venezuela, el futuro de nuestra democracia y el futuro y perspectiva de nuestro proyecto histórico de construir una sociedad de justicia, soberanía plena, felicidad social  e igualdad.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Encuentro de parlamentarios en Cúcuta: el plan injerencista continúa.

Encuentro de parlamentarios en Cúcuta: el plan injerencista continúa.

Las acciones dirigidas por Estados Unidos contra Venezuela no se detienen y continúan con fuerza en el frente internacional. Ante la incuestionable victoria electoral de Nicolás Maduro en elecciones libres y democráticas, ante la debilidad, ineficacia, torpeza y fragmentación de la oposición venezolana y ante la imposibilidad de generar en el frente interno algún nivel de violencia insurreccional y fracturas dentro del chavismo o en la FANB, ante ese cuadro, continúan apostando por el asedio desde el extranjero.

El encuentro de parlamentarios de la derecha colombo-venezolana y de América Latina y el Caribe es un paso más en el plan trazado por el imperialismo para desconocer la institucionalidad venezolana, el régimen democrático de nuestro país y avanzar, así, en la construcción de la imagen del gobierno venezolano como una dictadura contra la cual es legítima cualquier forma de lucha. Desde La Corriente hacemos público nuestro rechazo absoluto y contundente a esta acción por tratarse de un esfuerzo más por desestabilizar la frontera y seguir allanando el camino para la conformación del escenario de intervención extranjera a Venezuela, encubierta abajo la figura de ayuda humanitaria.

La presencia de la ilegal Asamblea Nacional venezolana en este encuentro es un signo más del intento de legitimar desde el extranjero la conformación y accionar de un Estado paralelo en contraposición al que existe legal y legítimamente en nuestro país. Ya se han adelantado con anterioridad acciones similares con el espurio e ilegal Tribunal Supremo de Justicia prófugo de la legítima justicia venezolana, y con la exfiscala Luisa Ortega Díaz, también prófuga de nuestra justicia.

En esa reunión está representado lo más rancio, conservador y radical de la derecha política tanto venezolana como colombiana, así como latinoamericana. Allí están los representantes genuinos de las oligarquías que se resisten a entender que estamos en un tiempo de transformaciones populares, tanto en Venezuela como en Colombia y en el resto del continente. Lo sucedido en las elecciones del 27 de mayo es una muestra de que la mayoría del pueblo colombiano está buscando alternativas, y aspira encontrar una senda de cambios que supere el estado actual de la realidad colombiana, donde las grandes mayorías son excluidas, donde no se respetan los derechos políticos ni los derechos humanos, donde se entregan las riquezas del país al capital transnacional. Contra eso, contra las élites, contra la exclusión, contra la ausencia de democracia verdadera es que se ha expresado el pueblo colombiano.

Con estas acciones de ataque a Venezuela estas élites que actúan en alianza con el imperialismo lo que buscan desesperadamente es frenar los procesos progresistas, los procesos que los pueblos construyen para superar la crítica realidad que las oligarquías les han impuesto. Pasa en Brasil, por ejemplo, con la élite que impuso antidemocráticamente a Michel Temer en la presidencia de la República y bloqueó el inminente ascenso de Lula al poder, ante lo cual el pueblo brasilero está intensamente movilizado y luchando.  Pasa en Nicaragua, donde luego de una importante legitimación electoral del gobierno de Daniel Ortega, es sometido a un asedio violento similar al vivido en Venezuela. Pasa en Argentina, donde con represión y más medidas antipopulares el gobierno de Macri se impone ante un pueblo movilizado masivamente en su contra.

La agenda de dicho encuentro no es nueva, sino expresión de que la estrategia del imperialismo contra Venezuela continúa desarrollándose sin modificaciones: desconocimiento del proceso electoral del 20 de mayo a pesar de que en dicho proceso el pueblo venezolano reeligió a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela con más de 6 millones de votos en unas elecciones respaldadas por una amplia delegación de acompañantes internacionales que certificaron la transparencia y confiabilidad de nuestro sistema electoral; continuación del trabajo para endurecer sanciones económicas y diplomáticas contra Venezuela; planteamientos frontales de necesidad de sustituir el gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Ante esta nueva acción injerencista contra Venezuela, desde  La Corriente hacemos nuevamente un llamado al pueblo patriota a que nos mantengamos alerta y en unidad nacional contra los planes por violentar nuestra soberanía y destruir nuestro sistema democrático. Nuestra revolución y nuestra soberanía son conquistas populares que debemos defender. Como decía el comandante Chávez, la independencia es nuestro más preciado bien, y eso debemos cuidarlo con entrega y disciplina.

¡Unidad nacional patriótica y popular ante la injerencia y el intervencionismo!

¡Defender las conquistas y luchar por lo que falta!

 

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

El triunfo de Venezuela es el poder organizado de su gente.  Entrevista con senadora española Vanessa Angustia

El triunfo de Venezuela es el poder organizado de su gente. Entrevista con senadora española Vanessa Angustia

Vanessa Angustia es senadora en el Estado Español por Izquierda Unida. Formó parte de la delegación de acompañamiento internacional que estuvo presente en Venezuela durante las elecciones del pasado 20 de mayo en las que resultó reelecto Nicolás Maduro Moros como Presidente de la República.

Dos días después de realizadas dichas elecciones, la senadora interpeló al Senado español sobre las razones del gobierno de España para desconocer la legitimidad de los resultados electorales en Venezuela, señalando dicha posición como “antidemocrática e injerencista que ignora la voluntad emanada del pueblo venezolano”.

Inquirió además a esta cámara parlamentaria sobre por qué el gobierno español sí reconoció las elecciones en Honduras y Paraguay a pesar de las importantes denuncias de fraude en ambos casos, y sobre los factores que “justifican y sustentan esta diferencia de criterio establecida por el Gobierno con respecto a los comicios celebrados en Venezuela”.

En su interpelación, Vanessa Angustia concluyó por preguntar si el gobierno español “romperá relaciones diplomáticas con Venezuela mientras no lo hace con países que violan de forma constante y flagrante los Derechos Humanos, como son Marruecos e Israel”.

Prensa CRBZ conversó con la senadora en el marco de la mencionada intervención y de su reciente visita a Venezuela como acompañante internacional de las elecciones. 

¿Qué apreciación tienes del proceso electoral desde una perspectiva técnica?

El trabajo del  Consejo Nacional Electoral fue impecable. Todo el sistema de garantías electorales que pudimos comprobar permite constatar un nivel de confiabilidad que pocos países del mundo tienen. El proceso fue impecable en su conjunto, desde que el 23 de enero la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) decreta las elecciones presidenciales, durante la negociación en el marco del acuerdo de garantías electorales en República Dominicana, hasta el 20 de mayo.

Vengo de un país donde el gobierno gestiona los procesos electorales con una empresa privada que da soporte y que se encarga de la logística e, incluso, del traslado y difusión de los votos contabilizados, una empresa bastante cuestionada a nivel internacional llamada Indra, de modo que siempre resalto que en Venezuela todo el sistema electoral es público. Este proceso ha tenido diecinueve auditorías, en todos los aspectos: de registros electorales, de cuadernos de votación, de datos de electores y electoras en las máquinas de votación, etc. Está auditado prácticamente todo. Y es de resaltar la auditoría de resultados posteriores al módulo de escrutinio, cuando se realiza la comparacion del 54% de boletas de voto electrónico con las papeletas de resguardo.

En relación con otros procesos esta vez hubo mejoras, como la inclusión de cinco nuevas auditorías. El sistema electoral no es estático sino que es un sistema en permanente proceso de  revisión y mejoría. Es necesario resaltar esa vocación de cada vez buscar un sistema con mayores garantías.

Y desde una mirada política, ¿qué apreciación tienes?

En la oposición ha habido dos líneas, una interna y otra externa. La externa ha seguido apostando por la injerencia. Por un lado, una parte importante y sustancial de la oposición decide presentarse al proceso, no se levanta de la mesa de negociación de los acuerdos de garantías electorales, legitima el proceso en todas sus fases, lleva una campaña tranquila y en paz. Eso sí, un vez perdidas las elecciones denuncia fraude, sin aportar, además, ningún tipo de prueba.

Por otra parte está la oposición que agrupa la MUD, que decide no presentarse a las elecciones y deslegitimarlas llamando a la abstención. Parece que este llamado sí funcionó y que el porcentaje de abstención se corresponde con su proporción de electorado. Este es un argumento en contra del discurso de que hubo poca participación. Esa oposición es precisamente la misma que generó la violencia anterior a la ANC. Ahí entra la participación internacional, la intervención e injerencia de EEUU y la Unión Europea, que deciden desde el primer momento no legitimar las elecciones y hacer su propia campaña en medios de comunicación y desde los gobiernos, anunciando el no reconomimiento de los resultados electorales y amenazando con sanciones.

Esta agenda está muy clara: da igual lo que pase en Venezuela y las garantías democráticas que se den. Se fija el titular durante la campaña y a partir de ahí se construye el relato. Nunca van a reconocer el espacio electoral, porque la finalidad política es otra: quitar el gobierno y hacerse con el país junto a sectores que pretenden capitalizar los recursos de Venezuela para hacer sus negocios y reconstruir a su oligarquía derrotada con las oligarquías en EEUU y Europa. No se puede caer en el error de buscar algún punto de verdad dentro de esa estrategia política. Además, esta comunidad internacional viene de haber legitimado la violencia provocada en 2017.

Esa agenda, además, tiene un componente político muy duro para el espacio de alianzas que la izquierda europea pretendemos construir desde relaciones de igualdad, y ha dado un paso atrás para llevarnos al siglo XX a una forma de política colonial con respecto a América Latina creyendo que puede decidir sobre los recursos y sobre la organización de sus pueblos. Y nos equivocaríamos si no leyéramos que es una estrategia global del imperio contra los países que no se alínean y contra los espacios políticos que no nos alineamos con esa política colonial.

Desde tu punto de vista, luego de conocidos los resultados, ¿qué puedes decir sobre la legitimidad con la que surge el nuevo mandato de Maduro?

En este caso es importante dar datos porque los datos no son acépticos sino que son política. Hay datos que se manipulan para manchar de ilegitimidad un proceso que ha sido absolutamente limpio, válido y democrático.

Cuando se celebran las últimas elecciones europeas en el año 2014, el global de participación en todos los paises fue de 41,6%; en España, 43,8% y en Reino Unido 35,6%. Es decir, Europa no puede hablar del nivel de legitimidad de unas elecciones con base en la participación, porque con esa medida no se ha cuestionado la representatividad del Parlamento Europeo y nadie ha dudado de ella.

En las últimas elecciones de EEUU hubo un 48% de participación, con lo cual el presidente Trump es reconocido como legítimo habiendo sido elegido con un porcentaje menor al de Maduro. Es el mismo caso de Macri, Piñera y Santos. En Francia, las  parlamentarias del año pasado fueron entre un 42 y 48%, en Portugal ha sido igual.

Entonces, el tema no es la participación sino el uso que se quiere hacer de los datos. A eso se le llama manipular.

4) En tanto militante y parlamentaria, a partir de las enormes dificultades que vive hoy el pueblo venezolano que dan contexto a estas recientes elecciones, ¿qué valoración haces de lo que pudiste apreciar en el contacto con la gente de nuestro país durante el desarrollo de las elecciones?

El gran triunfo en Venezuela es tener un poder popular organizado, tener unas clases trabajadoras que se defienden a sí mismas, que tienen clarísimo quién es el enemigo y quién es el agresor, y a partir de allí actúan, tengan diferencias o no, críticas o no, y tienen claro qué es lo que hay que enfrentar y quién pretende restarles derechos y soberanía.

Esto es resultado de una política en la que no se fragmenta la visión de la vida, no se habla de economía por un lado y de política, garantías sociales y política internacional por otro. Esa fragmentación se aplica desde el poder en Europa y EEUU con sus pueblos para que no ocurra en ellos una visión de conjunto y una comprensión de su realidad, con lo cual se genera desmotivación política y fragmentación de las luchas.

Cuando no se hace eso y se gobierna con políticas favorables al pueblo la gente se forma políticamente y aprende a distinguir. Eso que parece sencillo de explicar, no es el modelo de muchos de nuestros Estados. No es la dinámica social de participación política que se da, por ejemplo, en España.

Las dificultades en Venezuela son enormes. Hay desánimo como consecuencia de esa situación y de la certeza de mucha gente de que la situación es difícil de sostener porque las sanciones y agresiones ya estaban anunciadas. Sin embargo, ese desánimo se condujo y cerró un círculo perfecto con esa conciencia autogenerada de las clases populares. Aunque la situación pueda ser extrema para millones de personas también está la percepción de que no hay que rendirse porque si gana el imperialismo la situación va a ser mucho peor.

Creo que es un baño de realidad estar en Venezuela. Muchos y muchas deberían ir a Venezuela para aprender un poco de humildad y para conocer a un pueblo que se defiende y se protege a sí mismo, sobre todo quienes deslegitiman el proceso y a un pueblo por seguir apoyando al gobierno sin conocer en realidad las circunstancias, sin haber leído en conjunto qué es lo que provoca las agresiones y qué es lo que provoca esta guerra con Venezuela.

Y no deja de sorprender gratamente ésa forma de disfrutar el proceso y de vivirlo con mucha alegría por parte del pueblo venezolano, incluso en los momentos más difíciles, como las elecciones a la ANC por los niveles de violencia brutales que se vivían, y en éstas, por la situación económica durísima. Eso es algo de lo que hay mucho para aprender y que es el ejemplo de valiosos códigos culturales y sociales sobre lo que es la participación democrática. Allí hay una lección para meditar en ello y mejorar nuestras propias garantías democráticas.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest