Seleccionar página
Ante recrudecimiento de agresiones, profundicemos defensa integral de la patria. Análisis de La Corriente

Ante recrudecimiento de agresiones, profundicemos defensa integral de la patria. Análisis de La Corriente

En medio de un cuadro político nacional marcado por el anuncio y aplicación, por parte del gobierno bolivariano, de un conjunto de medidas económicas orientadas a estabilizar la compleja situación económica que vive el país, viene dándose un aceleramiento e intensificación del escenario de agresión externa contra Venezuela. El frente internacional del conflicto venezolano cobra de nuevo relevancia principal, pocas semanas después de que fracasara un intento de magnicidio contra el presidente de la república Nicolás Maduro.

La reciente gira latinoamericana del secretario de defensa de Estados Unidos, James Mattis, en la que se reunió con sus homólogos de Brasil, Argentina, Chile y Colombia, había encendido las alarmas, en la medida en que se refirió recurrentemente a la necesidad de aumentar las presiones contra Venezuela, bajo la máscara del discurso alusivo a la atención de la llamada crisis humanitaria. Otro signo que tuvo la gira fue la reiterada mención de China y Rusia, reconocidos aliados políticos y comerciales de Venezuela, como importantes amenazas para la estabilidad del continente. Al cierre de ese recorrido se hizo un anuncio central, que implica una escalada en el nivel de las acciones que Estados Unidos viene ejecutando: el envío del buque hospital USNS Comfort a costas colombianas con el supuesto fin de disponerlo para atención humanitaria a Venezuela.

A la par de estos acontecimientos, otros hechos complementaban el escenario. El Tribunal Supremo de Justicia ilegal que funciona en Colombia, con base en actuaciones también ilegales e ilegítimas de la exfiscala general y prófuga de la justicia venezolana Luisa Ortega Díaz, emitía una espuria sentencia con la pretensión de destituir al presidente constitucional de Venezuela y ordenar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ejecutar el cumplimiento de lo que sería a todas luces un golpe de Estado. La ilegal Asamblea Nacional que sesiona también fuera del territorio venezolano, con pronunciamientos sobre el tema de derechos humanos, completaba el cuadro de gravísimos avances en el intento de constituir fuera de las fronteras venezolanas una institucionalidad paralela que, gozando de reconocimiento y legitimación internacional, más no de legalidad, sustituya al Estado venezolano legal y legítimamente constituido.

La gira de Mattis fue, sin duda, el desencadenante de la actual escalada. Poco después de realizada, con la grave agresión de ciudadano(as) venezolanos(as) ocurrida en la frontera brasileña con Venezuela inició la extensión e intensificación de una feroz campaña mediática internacional dirigida a inflar la llamada crisis migratoria venezolana a niveles de fenómeno amenazante de la estabilidad social y política del continente, y para construir la imagen de Estados Unidos y los países latinoamericanos que lo apoyan como solidarios con el pueblo de Venezuela y eventuales salvadores. ¿El objetivo? Caracterizarla como problema de gran escala que amerita la intervención coordinada de esfuerzos multilaterales avalados y legitimados por organismos como la ONU, a través de ACNUR, y la OEA, que justifique la movilización de tropas militares multilaterales que ejecuten una intervención en el continente, con el fin ulterior oculto de intervenir militarmente Venezuela bajo la máscara de la atención a esta llamada crisis humanitaria y migratoria. Incluso cuentas oficiales del gobierno de EEUU en redes sociales, como la del Departamento de Estado en español, realizan campañas al respecto.

Igualmente, comenzó una agresiva ofensiva diplomática, conducida por el canciller Colombiano, Holmes Trujillo, en dos frentes: el global, en la ONU, y el hemisférico, con la convocatoria a una sesión extraordinaria de la comisión de migración de la Comunidad Andina de Naciones, como paso previo a las acciones de la OEA. En simultáneo, Luis Almagro, secretario general de la OEA, se reúne con delegaciones de migrantes Venezolanos y se pronuncia por medios de comunicación y redes sociales exaltando y legitimando las acciones del ilegal Tribunal Supremo de Justicia, como un paso más en el objetivo de conformar un Estado paralelo venezolano que funcione fuera de las fronteras del país; esto, antes de convocar un sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA para este lunes 5 de septiembre con el fin de tratar el tema de la llamada crisis humanitaria venezolana.

Como corolario a este conjunto de acciones, suceden las declaraciones del senador por el estado de Florida, Marco Rubio, luego de reunirse con el asesor de seguridad del departamento de estado del gobierno de Estados Unidos, en las que frontalmente señaló que, en la medida en que el gobierno de Nicolás Maduro se consolida como una amenaza a la seguridad nacional estadounidense, las fuerzas armadas de ese país serían utilizadas para intervenir en Venezuela. Estas declaraciones permiten entrever, además, uno de los factores que está entre los detonantes de todo este escenario de escalada en la agresión contra Venezuela: el cuadro político interno de Estados Unidos, en el que hay serias amenazas de un juicio contra Donald Trump que pueda terminar con su destitución, situación que obliga al presidente Trump a complacer a los sectores más radicalmente antivenezolanos y belicistas en función de obtener su apoyo y fortalecerse internamente para neutralizar la amenaza interna en su contra, además de tener algún éxito en política exterior que sume también a ese fortalecimiento.

Todo este cuadro implica sin duda un recrudecimiento de las amenazas reales de una intervención militar contra nuestra patria. Si bien hay otros factores en juego que pueden impedirla, no hay dudas de que el enemigo estratégico, el imperialismo estadounidense, junto a los gobiernos que ha ido recuperando para sus intereses, continúa dando pasos, cada vez más contundentes, en su decisión de impedir la continuidad del gobierno bolivariano en el poder y, con ello, destruir la revolución bolivariana y erradicar el chavismo como horizonte político de nuestro pueblo y del continente todo.

Los hechos, de extrema gravedad, están en desarrollo, y ante ello debemos seguir alerta. Que el canciller Colombiano acabe de izar la bandera colombiana en el sitio fronterizo donde se dijo falsamente que habían incursionado tropas venezolanas no puede ser interpretado sino como una provocación.

Ante este escenario, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora reitera su llamado a la máxima unidad nacional en defensa de la soberanía, la democracia y la paz de nuestra Venezuela. Vivimos horas cruciales en las que no debe haber dudas y en las que debe prevalecer el sentimiento patriótico y su accionar consecuente por encima de cualquier diferencia. Organizaciones sociales y políticas, principalmente el PSUV, y colectivos, asociaciones, consejos comunales y comunas, cerremos filas ante la agresión y dispongamos nuestro esfuerzo y aporte a las tareas necesarias para la defensa nacional. En este sentido, venimos impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez como espacio articulador e integrador del pueblo chavista para organizarse, desde la base, en estas tareas. Al gobierno bolivariano hacemos también un llamado a intensificar las tareas dirigidas a fortalecer la defensa integral del territorio. Es necesario avanzar rápida y profundamente en el fortalecimiento de la Milicia Bolivariana e incorporar a todo el pueblo en la defensa de nuestra soberanía.

Se trata de la defensa de nuestra dignidad patriótica y nuestra integridad como nación y como pueblo. Vamos pues, juntos y juntas, a disponernos a la defensa de Venezuela. Así lo dice la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora: estamos rodilla en tierra y sin titubeos, dispuestos(as) a defender nuestra patria en el terreno que sea necesario.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Provocaciones militares desde Colombia: nueva fase de agresiones. Análisis de #LaCorriente

Provocaciones militares desde Colombia: nueva fase de agresiones. Análisis de #LaCorriente

Según el patrón reciente del conflicto político en Venezuela, cobra relevancia nuevamente el frente internacional, ante la incapacidad de la oposición local venezolana por inclinar la balanza a su favor, bien sea capitalizando el descontento popular, logrando el quiebre de la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) o por la vía de la violencia abierta, como lo evidenció el reciente fracaso en el intento de asesinar al presidente Nicolás Maduro.

En este contexto se da la gira del Secretario de Defensa de EEUU James Mattis, el principal jefe militar del imperialismo estadounidense, por América Latina para visitar Brasil, Argentina, Chile y Colombia. Otros hechos recientes se inscriben también en la reactivación del frente internacional: 1) El planteamiento del gobierno colombiano de retirarse de UNASUR, 2) Una institución ilegal e ilegítima que pretende sustituir al Estado venezolano constitucional y legal, como el falso Tribunal Supremo de Justicia, sentencia al presidente Nicolás Maduro y dicta una espuria orden de captura en su contra.

La gira de Mattis es la tercera de funcionarios del más alto gobierno de EEUU en lo que va de año: primero fue el Secretario de Estado y después el Vicepresidente. En todos los casos, en las sesiones de trabajo con los gobiernos latinoamericanos se trataron temas no solo económicos sino también de cooperación militar, y en todos estuvo el tema de Venezuela presente en la agenda, siempre encubierto bajo el disfraz de la preocupación por la ausencia de democracia, por la migración de venezolanos(as) y por la supuesta crisis humanitaria venezolana.

Otro tema que ocupó la agenda fue el tratamiento de China y Rusia, aliados políticos y comerciales de Venezuela, como amenzas para la paz y la estabilidad del continente, lo que deja claro que la gira se enmarca en la disputa geopolítica global entre EEUU y otras potencias económicas y militares. Un hecho queda nuevamente a la luz: la injerencia de EEUU contra Venezuela tiene como marco el conflito geopolítico global por la disputa de los mercados, las reservas energéticas, las riquezas y la mano de obra de nuestros pueblos.

En plena ejecución de sanciones económicas contra nuestro país, habiendo ocurrido abiertas amenazas militares emitidas por el propio presidente de EEUU Donald Trump, que sea el turno del más alto jefe militar de EEUU implica que se enciendan en nuestra patria todas las alarmas, más aún a pocos días de un intento falido de asesinar al presidente Maduro. Y sobre todo, en un momento clave: el gobierno venezolano adelanta un conjunto de acciones económicas que podrían significar el comienzo de la salida de la grave situación en que actualmente se encuentra la economía.

La agresión a venezolanos y venezolanas en Brasil cerca de la frontera con Venezuela, hecho en el cual no sólo se agredió físicamente a nuestros compatriotas sino que les fueron quemadas sus pertenencias, podría tener vinculación con la visita de Mattis en la medida en que implica una intensificación de la campaña xenofóbica contra los venezolanos y venezolanas que han salido del país en el último tiempo y en la medida en que sirvió como disparador para que se activaran las vocerías políticas que desde fuera de Venezuela claman y trabajan por una intervención militar a Venezuela encubierta bajo la máscara de “ayuda humanitaria”.

El envío de un buque hospital del Comando Sur a Colombia supuestamente portador de ayuda humanitaria con la finalidad de contribuir a la atención de la población venezolana que se encuentra actualmente en Colombia es el otro hecho derivado inmediatamente de la gira de James Mattis, hecho que se suma a la ya activa presencia de Cascos Blancos argentinos en el territorio colombiano desde mediados de julio. Esto, sin duda, debe ser leído como una provocación militar desde el vecino país, y una nueva evidencia de que Colombia está siendo usado por EEUU como cabeza de playa de cara a una posible acción militar contra Venezuela.

Ante estas nuevas amenazas contra la paz de nuestra patria, contra nuestra democracia y contra nuestras instituciones, es necesario avanzar y consolidar la más férrea unidad popular y la más sólida imbricación cívico-militar. Para ello no es suficiente con declaraciones políticas ni manifestaciones de voluntad, sino que se requieren acciones concretas: fortalecimiento de la Milicia Bolivariana, activación de la militancia del Psuv en tareas y articulaciones vinculadas a la política de Defensa Integral del Territorio, y activación de todos los sectores sociales, organizaciones políticas y sociales, comunas y consejos comunales en dichas tareas.

La Corriente Revolcuionaria Bolívar y Zamora viene impulsando desde el año pasado las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez como instrumento integrador de la militancia patriota en los territorios para nuclearse y prepararse en torno a la necesidad de defender nuestra soberanía, nuestra democracia, nuestra dignidad y nuestra paz. Es un modesto aporte que proponemos al chavismo de base de nuestro país y a la institucionalidad del gobienro bolivariano. ¡Aquí estamos y aquí seguiremos, rodilla en tierra!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Cómo preservar y reproducir semilla de maíz: hazaña cotidiana del pueblo campesino.

Cómo preservar y reproducir semilla de maíz: hazaña cotidiana del pueblo campesino.

En el Valle de Guanape, estado Anzoátegui, en el oriente del país, los indígenas han cultivado por siglos una variedad de maíz oriunda de esa zona; cultivada sin intervención alguna de la agroindustria, es una de las semillas nativas de maíz que ya estaba desapareciendo. De manos de unos campesinos brasileros del Movimiento Sin Tierras que pasaron por el valle buscando semillas y experiencias llegó a La Corriente un puñado de este maíz.

La tarea: reproducirla, multiplicarla y regarla por todos los territorios donde estamos presentes. No sabíamos dónde sembrarla y los compañeros de San Genaro plantearon que allá las condiciones de los suelos eran mejores y que podían darle la atención directa: dispusieron del terreno y lo limpiaron, lograron sembrar a brazo 5 Kilos y a diario miraron esas plantas crecer para poner la atención necesaria a los tiempos de limpia y abono; desde perspectiva y técnicas agroecológicas estuvieron atentos a que no se le sembrara otro tipo de maíz por los lados y se dedicaron a los cuidados necesarios para que el proyecto de reproducción y mejoramiento de esta semilla de maíz autóctona arrancara con buen pie.

No pudo ser mejor. Tres meses después ya las matas están crecidas, tienen buen agarre, no las tumba el viento, no son muy grandes pero echan entre dos y tres mazorcas de muy buen tamaño y bastante grano. Así es el maíz criollo de noble y así logramos reproducirlo desde Guanape hasta San Genaro: la  semilla tiene óptimas condiciones y un rendimiento de 300 kilos por los 5 kilos que sembramos, todo lo que se coseche en este corte es sólo para ensemillarnos.

El nuevo reto: enviarla a otros(as) compañeros(as) del país para que comencemos a finales de agosto a sembrar toda la semilla que va a necesitar La Corriente para su plan de siembra del ciclo del año que viene. En estos actos cotidianos de organización está la posibilidad de sembrar la Patria: acciones concretas para proponer con el ejemplo y con la acción la verdadera soberanía agroalimentaria.

Esta es una iniciativa coherente con nuestros planteamientos en materia económica y productiva, es parte de la concreción del Plan de Urgencias Productivo que hemos construido con los campesinos de los rescates de tierra en el país, no solamente estamos haciendo llamados discursivos y comunicacionales en esa materia, estamos actuando. El Plan Nacional de Urgencias contempla junto con la democratización de la Tierra el tema de la producción de alimentos: el plan de siembra de la organización que se está ejecutando ahí donde esté un militante de La Corriente, en estados donde por ejemplo se están impulsando patios productivos, siembras a gran escala, desde una hectárea hasta más de cincuenta de rubros de mayor consumo de nuestro pueblo.

En la actual coyuntura es imprescindible fomentar la verdadera soberanía, no es la agroindustria la que alimentará a Venezuela, por el contrario, que hayamos logrado reproducir esta semilla de maíz es una mala noticia para las trasnacionales de la semilla y sus defensores, es un golpe contra las mafias de los agroinsumos que en cada ciclo de siembra se enriquecen más a costa de los campesinos, del Estado que depende de sus caprichosos proveedores y se terminan invirtiendo más recursos y esfuerzos en enriquecerlos que en la organización para la producción de insumos y semillas de forma soberana.

Ya estamos en el proceso de selección de la semilla que cosechamos, escogiendo el mejor grano, haciendo cachapa con el que no se va a sembrar, al tiempo que pensamos qué nombre ponerle a esta semilla que rescatamos y que será nuestro modesto aporte para hacerle frente a la crisis que atraviesa nuestro país.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Ante intento de magnicidio, férrea unidad cívico militar de los y las patriotas. Comunicado de La Corriente

Ante intento de magnicidio, férrea unidad cívico militar de los y las patriotas. Comunicado de La Corriente

La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora rechaza contundentemente el intento de magnicidio perpetrado el día de hoy contra el presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro Moros. Nuevamente la derecha nacional e internacional pretende alterar la paz y la democracia de Venezuela. Ante la imposibilidad de derrocar al presidente Maduro en anteriores acciones de violencia, ante la imposibilidad de que se genere una insurrección popular, ante la inoperancia y división de la derecha local, ante la imposibilidad de fracturar la sólida unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y ante la consolidación democrática del poder político en manos de la revolución, el imperialismo y la oligarquía optan nuevamente por la vía violenta antidemocrática.

Desde La Corriente manifestamos nuestra total solidaridad con el presidente Maduro y con el Gobierno Bolivariano, y expresamos nuestro total respaldo en esta hora difícil. Nuestra militancia, los hombres y mujeres que damos vida a este instrumento de lucha que es La Corriente, nos mantenemos irreductibles en nuestro apoyo a la revolución. Aquí seguimos, rodilla en tierra y dispuestos a defender la Patria en el terreno que haya que defenderla.

Asimismo, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora se suma las voces que exigen castigo a los responsables de esta agresión al presidente, al país y al pueblo venezolano. La investigación debe ser profunda y la contundencia de la ley debe caer completamente sobre los responsables, sean quienes sean. En ese sentido, expresamos nuestro apoyo al fiscal general de la república Tareck Willian Saab, a quien el presidente Maduro encargó de encabezar las investigaciones.

Es tiempo de unidad nacional. Hacemos un llamado al pueblo venezolano, al chavismo, a la máxima unidad. Es necesario cerrar filas en torno al presidente y la institucionalidad democrática del país. Se trata dela vida de la nación, de la estabilidad política y de la paz de la patria. Y es necesario, además, profundizar las acciones en todos los espacios populares, políticos, comunales e institucionales, para preparar la defensa de la patria, de su soberanía e independencia.

 

¡Unidad popular y chavista por la defensa dela patria!

¡Unidad cívico militar de los y las patriotas!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

Pin It on Pinterest