Seleccionar página
Organización de Derechos Humanos SURES: “Supuesta ayuda humanitaria viola el derecho internacional público”

Organización de Derechos Humanos SURES: “Supuesta ayuda humanitaria viola el derecho internacional público”

La asociación civil venezolana Sures se dedica al estudio, promoción, educación y defensa de los derechos humanos, desde visiones críticas, emancipadoras y alternativas. Su página web  dice: “Pretendemos abordar los derechos humanos en Venezuela desde una perspectiva equilibrada y ponderada en el contexto de una democracia de alta intensidad y una sociedad con una extrema polarización política. Por ello, evitamos y cuestionamos la instrumentalización, el uso partidista y sesgado de los derechos humanos en beneficio de parcialidades e intereses subalternos”.

En días recientes, esta organización hizo público un documento en el que se analizaban los supuestos jurídicos en los que se debe sustentar la ayuda humanitaria y cómo en el caso venezolano éstos no se cumplen. El documento establece un marco, dentro del derecho internacional, para ver hasta dónde está regulado el tema de la ayuda humanitaria, e informa cuál es la normativa que encuadra el tema de la ayuda humanitaria.

Para indagar más al respecto y profundizar el tema, Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora conversó con Lucrecia Hernández Vitar, directora de Sures. 

¿Cómo y por qué llega Sures a abordar el tema de la ayuda humanitaria?

Estamos monitoreando la situación de derechos humanos en el país y desarrollando investigaciones sobre temas coyunturales de la situación del país. Venimos, por un lado, monitoreando las medidas coercitivas y unilaterales contra el país (las llamadas sanciones económicas), haciendo un esfuerzo por sistematizarlas en el marco de la poca información oficial que circula al respecto; y por el otro, investigando el tema de la movilidad humana, de la migración venezolana, tratando de organizar la información que hay, en el mismo contexto de falta de cifras y datos oficiales,  para tratar de contrarrestar algunas matrices de opinión que vienen tergiversando esta realidad.

Sobre el tema de las medidas coercitivas ya tenemos un informe que documenta cuáles son las medidas tomadas hasta ahora, qué países las han realizado, en el marco de qué procedimientos, si son leyes, si son decretos, quienes las han dictado, y cuál es el alcance de esas medidas. Y en el tema de migraciones, en vista de que el Estado no ha sacado cifras oficiales, hemos hecho el esfuerzo de recolectar las cifras y estimaciones que Naciones Unidas, a través de sus distintas agencias, ha venido sistematizando y haciendo públicas. Tratamos de acercarnos a una cifra real, a una estimación seria sobre este tema. Además, estamos por publicar un informe sobre las cifras de refugiados, en el que se videncia cómo Venezuela es un país receptor de migrantes más que expulsor de migrantes históricamente, más allá de la situación coyuntural de la actual migración venezolana.

Y algo muy importante: hemos logrado relacionar el inicio de esta escalada migratoria con el inicio y escalada de las medidas coercitivas unilaterales que se vienen tomando contra el país. Vimos que la migración comenzó a subir simultáneamente a la aplicación de estas medidas coercitivas a partir de 2014. Basándonos en cifras de Naciones Unidas hemos podido ver que la curva de aplicación de las sanciones coercitivas y la curva de aumento de la migración coinciden exactamente.

En el marco de todas estas investigaciones es que llegamos al tema de la ayuda humanitaria para ver si en efecto estamos frente a una crisis humanitaria que amerite la aplicación de ayuda humanitaria.

¿Y qué posición tienen al respecto de la ayuda humanitaria?

De acuerdo a todas las resoluciones que ha producido Naciones Unidas sobre los países donde se configuraron situaciones de crisis humanitaria y de acuerdo a los supuestos considerados en esas resoluciones, en el caso venezolano no podemos decir que estamos frente a una crisis humanitaria que amerite, en consecuencia, la ayuda humanitaria.

Esto, en primer lugar, porque no es posible hablar de crisis humanitaria sino de un impacto negativo de las medidas coercitivas en los derechos humanos económicos, sociales y culturales. La situación de crisis económica que vive el país no se debe en gran medida a una falta de recursos y medios económicos sino a la situación de bloqueo económico derivado de todas estas medidas coercitivas unilaterales conocidas genéricamente como sanciones.

En segundo lugar, en marco del derecho internacional y los derechos humanos no podemos decir que pueda darse esta ayuda humanitaria por dos razones: 1) es el Estado constitucional de un país el que debe solicitarla ante el sistema de Naciones Unidas, lo que en el caso venezolano es facultad únicamente del presidente de la república en tanto Jefe del Estado; esto no ha ocurrido; 2) la resolución 46182 del año 91 y otra resolución de 2006 hablan de humanidad, imparcialidad e independencia como principios rectores de la aplicación de la ayuda humanitaria, y esto se complementa con el principio de neutralidad, que implica que la ayuda humanitaria debe ser autónoma de objetivos políticos, económicos y militares por parte de los países que aspiren a dar la ayuda, lo cual en el caso venezolano está descartado, puesto que los países que han anunciado que darán ayuda humanitaria son justamente los países que han tenido una posición política, digamos, poco neutral sobre el conflicto político interno del país; por ejemplo, los países agrupados en el llamado Grupo de Lima, que han reconocido la autoproclamación de Juan Guaidó como supuesto presidente de Venezuela.

Y hay además otro punto muy importante: la ayuda humanitaria debe darse, e históricamente se ha dado, cuando en los países hay una situación de catástrofe natural o de conflicto armado. En Venezuela tampoco estamos frente a ninguno de estos escenarios. Hay una situación de conflictividad social y política pero no de conflicto armado.

De hecho, el director de la Cruz Roja internacional declaró que no participará en esta supuesta ayuda  humanitaria que se pretende aplicar a Venezuela porque no se configuran los principios rectores de la ayuda humanitaria.  Entonces vemos que en el mismo sistema internacional, las instituciones y organismos encargados de gestionar y ejecutar la ayuda humanitaria están poniendo un freno a esta avanzada con respecto a Venezuela.

Entonces, para nosotros esta supuesta ayuda humanitaria viola claramente estos principios de imparcialidad, neutralidad y autodeterminación de los pueblos, y está configurada fundamentalmente con objetivos políticos en lo que constituye una clara acción de injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Entonces, ¿cómo podemos llamar a eso que están intentando EEUU, Alemania y Canadá?

Nuestra opinión es que esos son actos de injerencia y de violación a la autodeterminación del Estado y el pueblo venezolano, porque se trata de una imposición de unos Estados sobre otro. Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, la ayuda se ha configurado desde una ley, que viene a ser una ley extraterritorial desde un Estado dictada para regular situaciones de otro Estado, lo cual viola distintos principios del derecho internacional público y de los derechos humanos y de la Carta de Naciones Unidas.

Alemania y Canadá sólo han declarado el ofrecimiento de la supuesta ayuda, pero Estados Unidos si promulgó una ley, llamada Ley de Asistencia Humanitaria para Venezuela, dictada por el Congreso de EEUU. Y esto se enmarca en varias acciones de este tipo hechas en Estados Unidos, como la Ley Pública de Defenza de los DDHH y la sociedad Civil de Venezuela, de 2014, en la que ya se aplicaban sanciones al Banco Central de Venezuela y a Pdvsa y contra cualquier empresa que quiera comercializar con Venezuela, y otros actos como la orden ejecutiva de Obama contra Venezuela y luego las órdenes ejecutivas de Trump: las sanciones contra el oro, contra el Petro, entre otras, que imponían además sanciones a empresas no sólo estadounidenses sino de todo el planeta que comercializaran con nuestro oro o con la criptomoneda Petro.

Lo que estas medidas dejan claro, además, es que apenas el Estado venezolano diseña y emprende acciones alternativas para superar la situación de crisis económica éstas son atacadas por estas órdenes ejecutivas EEUU y sus medidas coercitivas unilaterales.

¿Qué ha dicho la ONU al respecto?

Además de lo declarado por el portavoz del secretario general en días recientes, en el sentido de continuar trabajando con el Estado venezolano, el relator de Naciones Unidas ha dicho específicamente y ha solicitado a EEUU no seguir con la aplicación de estas medidas ya que impactan directamente la realidad económica del país. El relator especial que visitó el país en 2017 también lo planteó específicamente. Dijo que en Venezuela no había una situación de crisis humanitaria sino de bloqueo económico, de acaparamiento, especulación, entre otras cosas. Es decir, dos relatores especiales de Naciones Unidas dedicados al tema de las crisis humanitarias lo han dicho claramente.

Es importante decir que estos relatores son elegidos dentro del sistema de Naciones Unidas por su reconocida trayectoria en el área, y son elegidos para monitorear las situaciones de derechos humanos en los países, son relatorías temáticas. Son las personas autorizados por Naciones Unidas para ello.

¿Qué le toca hacer al Estado venezolano?

Creemos que es funamental seguir denunciando ante el sistema internacional de Naciones Unidas esta injerencia, esta violación al principio de autodeterminación encubierto de ayuda humanitaria. Lo otro es seguir apelando al diálogo, a la negociación, con los países aliados para poder reconocer esta situación de ilegalidad que ha ocurrido el pasado 23 de enero con la autoproclamación de Guaidó como presidente.

Además, es muy importante que el gobierno avance en la sistematización y monitoreo del impacto de las medidas coercitivas unilaterales económicas que se han tomado contra Venezuela. Para poder denunciar e incluso introducir alguna demanda por daños y perjuicios por estas medidas ante tribunales internacionales, es necesario cuantificar seriamente el daño que éstas han causado. Se han hecho públicos algunos datos, algunos hechos aislados, pero debería haber un observatorio, alguna instancia dedicada a fondo a eso, para monitorear el daño económico que se está causando al país y a la población. En eso podríamos contar con la larga y excelente experiencia que tiene el pueblo y el gobierno cubano en esta materia, por ejemplo.

Ante la continuidad de las presiones, como la que Estados Unidos y la oposición venezolana ejercen hoy, y la continuidad de las amenazas de guerra, ¿qué se puede hacer?

Nosotros creemos que debemos seguir apelando a la denuncia y al diálogo. No creemos que acciones que puedan involucrar a la FANB no son las más adecuadas en este momentos. La forma cómo el gobierno venezolano ha venido gestionando el conflicto, buscando el diálogo, es la que debe seguirse llevando.

Nosotros, como organización de derechos humanos, creemos que la opción debe ser el diálogo y la paz, la mediación como forma de resolución del conflicto, sin llegar al uso de la fuerza.

Nosotros alentamos a que sigan profundizándose las acciones de cooperación internacional, para ampliar los convenios existentes y generar otros nuevos, como los que se vienen desarrollando con UNICEF, la OMS, entre otros. Nosotros apostamos a la cooperación internacional para seguir abordando el tema de la crisis económica. De hecho, ayer el canciller Jorge Arreaza se reunió con el secretario general de la ONU, Guterres en esa línea. Ese es un camino necesario que hay que seguir explorando.

La frontera, una puerta que hoy no cede

La frontera, una puerta que hoy no cede

 

Por el puente Simón Bolívar pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales 2 mil sellan pasaporte. 


Imagen: Gentileza Marcos Salgado

 

Desde Táchira

Las cámaras apuntan a la frontera entre Venezuela y Colombia. El set montado la presenta como una puerta que estaría por ceder. Todo parece listo, faltaría que llegue el día indicado que, a seguir declaraciones de presidentes, títulos de noticieros, estaría por ocurrir. La narrativa de la inminencia es central desde que Juan Guaidó se autoproclamó presidente: inminente caída de Nicolás Maduro, inminente gobierno de transición y resolución de todos los problemas de Venezuela.

Las imágenes al llegar a la frontera son otras. En particular en el punto que se ha construido como zona crítica: los municipios Simón Bolívar y Ureña, en el estado Táchira, frente a la ciudad de Cúcuta, Colombia. Allí debería verse un territorio conmocionado, militarizado del lado venezolano y transformado en un acopio masivo de ayuda humanitaria del lado colombiano. La realidad es diferente, una superposición de normalidad de una de las fronteras más complejas del continente, y el clima de un escenario en construcción.

Comprender las dinámicas de frontera demanda cruzar algunas variables. En primer lugar, la conformación histórica de ese territorio como zona de comercio binacional, marcado en las direcciones de compra-venta según la relación entre el bolívar venezolano y el peso colombiano. En segundo lugar, la puesta en marcha desde el año 2013 –con señales anteriores– del contrabando de extracción como parte de un plan de desangre de la economía venezolana. En tercer lugar, la presencia de actores claves al mando de las operaciones del contrabando, como grupos paramilitares. En cuarto lugar, los tres puntos anteriores dentro del cuadro económico actual. Las variables se cruzan y retroalimentan.

Dentro de esa geografía las cámaras se enfocan sobre dos cruces, el puente Las Tienditas, y el puente Simón Bolívar. El primero fue tapa de periódicos por los conteiners puestos del lado venezolano, presentados como un cierre del paso. Ese puente nunca estuvo abierto. Su construcción fue por iniciativa venezolana, saboteado en su concreción por las políticas colombianas que apuestan a magnificar el contrabando ilegal de gasolina en vez de ordenar un sistema de precios acordados entre ambos países en las gasolineras fronterizas.

La cuestión de la gasolina es clave para comprender la frontera: un litro del lado colombiano cuesta cerca de 60 centavos de dólares, mientras que del lado venezolano el tanque completo no cuesta un dólar. Esa gasolina contrabandeada permite abastecer las zonas fronterizas colombianas empobrecidas, a la empresa colombiana Ecopetrol destinar el combustible a otros sitios, a los paramilitares amasar millones, y a quienes manejan el control de la cocaína –paramilitares y carteles– contar con gasolina económica para su procesamiento. El gobierno colombiano ha autorizado por ley el contrabando de gasolina.

El segundo puente enfocado es el Simón Bolívar. Abierto de 6 a 21 al paso de peatones, y de 21 a 12 al paso de gandolas (camiones). Por allí pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales cerca de 2 mil sellan pasaporte, es decir que las demás van y vienen en el mismo día. Tiene una ventaja cinematográfica: es angosto, por lo cual puede generarse una gran cola de gente con solo frenar el paso unos minutos. Es lo que hacen las autoridades colombianas cuando la campaña mediática requiere fotografías que muestren masividad. De lo contrario el tránsito de personas es grande y fluido.

El ida y venida es comercial y familiar. Del lado colombiano se consiguen determinados productos a precios más económicos que en Venezuela, por lo que mucha gente cruza a comprarlos, para consumo personal o para revenderlos más caro del lado venezolano. Otros productos, regulados o subsidiados, son más baratos del lado venezolano, por lo que la dirección es la opuesta. Se trata de una economía de miles de personas de la frontera, de otros estados del país –como gente venida de Barinas o Barquisimeto– ampliada por las dificultades económicas que se deben a la combinación del bloqueo financiero, el ataque sobre la moneda, la dificultad para detener la hiperinflación, entre otros puntos.

Sobre esa cotidianeidad está en construcción la narrativa humanitaria, la ayuda, la posible intervención. Han hecho de la frontera el set donde se encuentran las grandes agencias de comunicación, voceros de diferentes gobiernos, organizaciones internacionales. El objetivo es mostrarla como el punto crítico por donde cederá la puerta.

Todos saben, por ejemplo, que el puente Las Tienditas nunca estuvo abierto, aunque afirmen que el gobierno venezolano lo bloqueó ante esta situación. En el recorrido que brindó Freddy Bernal, nombrado protector del estado Táchira por Maduro –la gobernadora pertenece a Acción Democrática, de oposición– estuvieron presentes medios colombianos y agencias internacionales. No importa que sepan la verdad del puente, afirman lo contrario, la campaña en marcha para aislar a Venezuela requiere la construcción de una matriz, donde están articulada agencias, funcionarios de gobiernos, organismos, presidentes, ingenierías de redes sociales, entre otros.

En ese contexto la ayuda humanitaria se ha construido como el ariete para derribar la puerta. Con varias particularidades: en primer lugar, que lo que hasta ahora ha llegado es insignificante, dos gandolas, cuando se reparten 40 en una sola jornada de distribución de comida en Táchira a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. En segundo lugar, que no importa el impacto real que podría tener, sino la construcción del escenario, que será el de mostrar de un lado la ayuda, del otro a población venezolana pidiéndola –para lo cual la derecha movilizará sus fuerzas– y en el medio el gobierno cerrando el paso. Esa es la imagen que, al parecer, buscarán construir.

Dentro de ese cuadro puede generarse hipótesis. Una de ellas es que ese sea el territorio donde la estrategia del asalto pueda construir el elemento detonante, la operación montada para justificar nuevos ataques de mayor potencia. Necesitan elevar el impacto en la opinión pública, conseguir acuerdo en el Senado norteamericano para dejar por escrito que la intervención militar puede ser contemplada, crear conmoción interna.

El escenario parece estar en una excesiva normalidad para los objetivos que se han propuesto alcanzar. Eso se debe a que algunas maniobras no les resultaron, como por ejemplo la detención de García Palomo, quien iba a encabezar una serie de acciones militares en Caracas. Esta semana podría ser la elegida para activar el escenario frontera, sería el punto donde se unirían el frente internacional con el nacional para buscar un quiebre. Por el momento la superficie continúa calma.

Tomado de https://www.pagina12.com.ar/174244-la-frontera-una-puerta-que-hoy-no-cede

Agresión contra Venezuela entra en nuevo nivel de intensidad. Análisis de La Corriente

Agresión contra Venezuela entra en nuevo nivel de intensidad. Análisis de La Corriente

Nos encontramos en una nueva fase en el desarrollo de los planes de la agresión externa para derrocar al presidente Nicolás Maduro y destruir la revolución bolivariana y al chavismo. Una vez más se corrobora que el desarrollo estratégico del conflicto político en Venezuela está determinado por el frente internacional. Las iniciativas, planes, orientaciones y órdenes a las fichas venezolanas que ejecutan las acciones internas son dadas de forma abierta y pública por altos representantes del gobierno estadounidense. En buena medida, la frontalidad del gobierno de Estados Unidos se debe a que está inmerso en una gran crisis política interna, que lo hace buscar oxígeno en una victoria rápida de su política exterior. La inconstitucional autojuramentación de Juan Guaidó como supuesto presidente interino, el reconocimiento inmediato por parte de Donald Trump y acto seguido por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, así como por Luis Almagro, secretario general de la OEA, son acciones planificadas y coordinadas desde el Departamento de Estado de Estados Unidos. En los próximos días se incrementará al máximo la presión directa con el fin de lograr el quiebre del bloque institucional chavista, principalmente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la unidad cívicomilitar. Además, está latente la intervención directa, anunciada en reiteradas ocasiones.

Esta nueva situación apunta a ir configurando un gobierno paralelo, lo cual tiene un conjunto de implicaciones que repercutirían en otro de los frentes principales de este conflicto: el económico. Desde la activación de ese gobierno paralelo se emprenderán fuertes ataques a la capacidad financiera del país: podrían avanzar sobre el control de activos en el exterior, restringir la capacidad importadora, afectar las exportaciones, incluyendo el petróleo. Todo ello repercutiría en la situación económica interna. De allí la necesidad de que el gobierno nacional tome medidas las que en materia macroeconómica se requieren con urgencia vital, como por ejemplo, la liberación definitiva del control cambiario, una política tributaria firme que apunte al control del déficit fiscal, una revisión profunda de la política monetaria definida para el petro y el bolívar soberano. Si las consecuencias de la crisis económica han sido severas, el nuevo escenario político definido por el conflicto con EEUU puede hacerlas mucho más fuertes si no se toman medidas y acciones contundentes para atenuar ese efecto. Elevar la producción nacional, principalmente de alimentos, es clave: para ello se requiere impulsar un diálogo amplio y la construcción de consenso con los más diversos factores productivos con verdadera vocación nacional y patriótica, lejos de las lógicas cupulares y de grupos de poder. La democratización de la economía, de los recursos e insumos para producir debe ser un hecho en Venezuela para poder salir de la crisis económica. Urge en Venezuela una Alianza Nacional Productiva.

El escenario político nacional inmediato estará marcado por el incremento de las acciones violentas por parte de la derecha como parte de su plan para concretar el golpe de Estado iniciado con la autojuramentación de Guaidó. Esta vez, con dos variantes: 1) la violencia está siendo generada de forma focalizada en las zonas populares para socavar la capacidad de reacción y movilización de las bases populares del chavismo, que están en esas zonas, y tratar de provocar violencia popular generalizada, 2) la violencia se ha generado en zonas cercanas al Palacio de Miraflores para generar la sensación de asedio efectivo al centro del poder. La guarimba es el método para aplicar esa violencia, puesto que la estrategia se centra en generar terror en la población, en el desgaste de la FANB y de los cuerpos de seguridad, y en la capitalización mediática y política de las consecuencias de la violencia a favor de la derecha, responsabilizando al gobierno y contribuyendo al falso relato que vienen alimentando desde hace años: el de un gobierno tiránico y represor. Para ello requieren heridos, muertos, fuego, destrucción. Una acción clave en este escenario es ampliar el marco de las alianzas más allá del chavismo, para lograr efectivamente aislar al golpismo, al pro imperialismo y a la violencia. La democracia, la soberanía y la paz son móviles superiores que pueden generar puntos de encuentro para derrotar la actual amenaza.

Creemos imprescindible, para fortalecer la unidad popular y la combatividad y entusiasmo de nuestra gente, que desde el gobierno nacional se impulsen con profundidad y contundencia, en lo concreto de la práctica política y de gobierno, los espacios para la radicalización de la democracia revolucionaria, así como dar pasos de mayor contundencia en la lucha contra la corrupción. Asimismo, es perentorio un Plan Nacional de Urgencias dirigido no solamente a la producción de alimentos, sino a concentrar todos los esfuerzos y capacidades del gobierno y el pueblo organizado a la recuperación de la eficiencia en los servicios públicos. No se debe desestimar el descontento que la crisis económica y el deterioro de los servicios ha causado en las bases populares.

La lealtad y subordinación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a la constitución, al pueblo y al presidente y comandante en jefe Nicolás Maduro Moros ha sido clave. Hoy, el ministro Padrino López y el alto mando militar en plano así lo han ratificado y ha sido contundente en su rechazo a la injerencia estadounidense y la pretendida usurpación del poder por parte de Juan Guidó y sus aliados de la Asamblea Nacional en desacato. Como complemento a esta fortaleza, es imprescindible mantener la movilización popular consciente y disciplinada, en unidad cívico militar, para defender la patria, las conquistas y la paz. Es necesario que se aceleren y profundicen los preparativos para la defensa integral del territorio en los que esté involucrado todo el pueblo, según lo indica la doctrina legada por el comandante Chávez. En este aspecto es central la profundización y fortalecimiento del trabajo de la Milicia Nacional Bolivariana. La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora viene impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, principalmente en los estados Táchira, Apure y Barinas, como un aporte par ala organización social territorial en las tareas de defensa contra el fascismo y el imperialismo. Hacemos un llamado a todo el pueblo patriota a sumarse a estas tareas hoy ineludibles.

Quedó constituida la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana

Quedó constituida la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana

Con la presencia de numerosos delegados y delegadas de 17 países de Europa este sábado fue lanzada en Bruselas, Bélgica, la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana. Forma parte de la misma, la Corresponsal de Resumen Latinoamericano en Europa, Geraldina Colotti.

Este sábado se constituyó la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana en Venezuela, con la que se buscará resistir las permanentes guerras mediáticas que se efectúan contra el país.

“Se propone la creación de una Agenda de Lucha, Brigadas europeas de solidaridad, reforzar el frente comunicacional para contraatacar la guerra mediática contra Venezuela”, informó la Embajada de Venezuela en Bruselas en su cuenta en la red social Twitter.

En el evento estuvo presente la embajadora de Venezuela ante el Reino de Bélgica, Luxemburgo y la Unión Europea, Claudia Salermo, quien en su discurso ratificó el compromiso que tiene el Gobierno venezolano fundamentado en la diplomacia de los pueblos con la solidaridad europea en defensa de la nación.

Por otra parte, en Bruselas también se llevó a cabo una conferencia en donde participó el director del documental Venezuela en tiempos de guerra, Maurice Lemoine.

Lemoine en su ponencia denunció el bloqueo económico contra la patria de Bolívar, que impide entre otras cosas la adquisición de insumos médicos para los venezolanos.

”El territorio venezolano está lleno de gente que no abandonará la lucha. La base social Bolivariana está consolidada y reforzada”, expresó Lemoine.

 

COMUNICADO FUNDACIONAL
RED Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana

Nosotras y Nosotros, representantes de 36 organizaciones con una historia de luchas internacionalistas provenientes de 17 países de Europa, hemos constituido el día hoy 13 de octubre de 2018 reunidos en Bruselas – Bélgica, la RED Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana.

Venezuela ha sido víctima de la violación sistemática a su soberanía, a través de un bloqueo económico y financiero impuesto por una orden ejecutiva emitida en 2015 por la Casa Blanca y reforzada por la actual administración de Estados Unidos. Consecuencia de esto, el Pueblo de Venezuela está sufriendo una escasez de medicamentos y alimentos que afecta sus conquistas sociales que venía alcanzando en años anteriores. Viendo fracasados los intentos de derrotar a la Revolución Bolivariana por las vías no convencionales, han escalado las formas de guerra e intervención hasta el punto de llegar a un magnicidio en grado de frustración contra el presidente legítimo Nicolas Maduro Moros.

Fracasado también este plan, Washington y sus satélites están creando las condiciones a nivel internacional para justificar una intervención militar.
El pueblo venezolano ante esta situación ha dado muestra de resistencias inéditas producto de sus propias reservas morales y éticas, acumuladas desde el triunfo histórico del comandante Hugo Chávez en 1998, que ha servido de ejemplo para el mundo.

Venezuela por su papel geopolítico y estratégico resulta un obstáculo para los planes de control de la región de las élites transnacionales que necesitan apropiarse de sus recursos naturales.
En vista de la agresión continua y frente a la amenaza real y reiterada de intervención militar contra la República Bolivariana de Venezuela, nosotras y nosotros, integrantes de la RED Europea de Solidaridad con la Revolución, nos comprometemos en la defensa incondicional del pueblo venezolano.

La RED europea se propone desarrollar una agenda de lucha que permita romper el cerco de mentiras y difamaciones sobre la realidad venezolana. Así como también: exigir a las instituciones europeas el cese de las agresiones injerencistas, políticas de sanciones y apoyo a sectores con claros propósitos terroristas.

Nosotras y nosotros integrantes de la RED Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana nos asumimos como defensoras y defensores de la soberanía y la autodeterminación del Pueblo venezolano y su proceso revolucionario.

Listados de organizaciones integrantes de esta RED:

Circulo Bolivariano de Paris
JPSUV – Venezuela
P.CARC Partido de lo comités de apoyo a la Resistencia para el comunismo – Italia
Juventud Obrera CBST – Venezuela
Conaicop – Italia
Sindicato LAB del País Vasco
Alba Malta North Africa Coordination
Communist Party of Malta
TERRA TV
FREE LULA – PARIS
Venezuela Solidarity Campaign – Gran Bretaña
Asociacion Cultural Jose Marti
Circulo Bolivariano de Marseille, France
Alba (CN), Piemonte – Italia
GPP – Gran Bretaña
Le Collectif entre Amis – Paris
ALBA Suiza
France Amérique Latine – Bordeaux, France
SORTU – País Vasco
Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad. REDH-Suecia
Solidarité Bolivarienne – France
Collectif ALBA TCP- France
Movimiento de Patria Grande en Dinamarca
Kommunistische Jugend Schweiz – Suiza
Consejo Pro Bolivia Europa – Suiza
Partido Comunista de Suecia
Joventuts d’Esquerra Republicana
Misión Verdad – Venezuela
Patria Grande- Berlin, Alemania
Collectif Venezuela 13A – Bélgica
Coordinadora Latinoamericana – Bélgica
Venesol – Bélgica
Frente Democrático Nacional de Filipinas
Frente Antiimperialista Internacionalista, España
Greek Committee in Solidarity with Venezuela
Confederacion sindical de Galicia, España
Partido Comunista de Chile en Bélgica

Comitato Italia-Venezuela Bolivariana

CUP (Candidatura de Unidad Popular), Catalunya

Tomado de: http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/10/14/quedo-constituida-la-red-europea-de-solidaridad-con-la-revolucion-bolivariana/

Pin It on Pinterest