Seleccionar página
¿Por qué EEUU arrecia agresión contra Venezuela? Análisis de La Corriente

¿Por qué EEUU arrecia agresión contra Venezuela? Análisis de La Corriente

Venezuela enfrenta una intensificación de la escalada de agresión por parte de Estados Unidos. En esta nueva etapa se busca explotar las vulnerabilidades a las que nos vemos expuestos producto de la pandemia. Trump y sus aliados evalúan que es momento de una ofensiva que incremente “los avances” de la estrategia ya desplegada de asfixia a nuestra economía y nuestro Estado.

Los ejes en esta nueva ofensiva se basan en el bloqueo petrolero combinado con la guerra jurídica. Y la amenaza siempre presente de una intervención. A esto último responden las supuestas  maniobras antinarcóticas, con el despliegue militar en costas del Caribe, sumados a los movimientos de tropas en la frontera colombo – venezolana. Acciones que van acompañadas de una guerra comunicacional de gran alcance en las subjetividades de millones de personas.

Estas acciones en contra de nuestro país responden a varios factores. En primer lugar, a la situación política norteamericana, marcada por una crisis sobrevenida por el manejo errático de la pandemia en el país del norte. Cientos de miles de infectados, miles de muertos. Se suma a este mal manejo el impacto que causa la pandemia en su economía, uno de los pilares donde reposaba el apoyo a la gestión de Donald Trump. Intensificando los ataques contra Venezuela busca fortalecer la cohesión dentro del núcleo de poder norteamericano, cediendo ante los sectores más conservadores, al mismo tiempo que busca congraciarse con el voto mayamero, de cara a las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

Es segundo lugar, las consecuencias de la pandemia en el mundo generan un escenario de gran incertidumbre y un potencial y marcado revés para el imperialismo estadounidense, ya que no sólo mostró su incapacidad en el manejo local de virus, sino que está absolutamente ausente en las acciones conjuntas que se desarrollan entre distintos países para el combate al Covid – 19.  Su liderazgo mundial está siendo cuestionado por la falta de iniciativa y la poca solidaridad con la comunidad internacional, llegando a los extremos de la disputa con aliados, como sucedió con Alemania en la adquisición de tapabocas y en el intento de compra de la patente de una vacuna en la que vienen trabajando las empresas farmacéuticas alemanas. La intención del presidente norteamericano es clara: distraer la atención de la situación interna y mostrar fortaleza en términos internacionales, para minimizar los efectos de los reveses geopolíticos sufridos ante China y Rusia, quienes muestran mayor capacidad de respuesta ante la pandemia, tanto a nivel interno como en el apoyo a la comunidad internacional.

Un tercer eje es la intención histórica de apoderarse y/o garantizarse el petróleo venezolano, ante un escenario mundial marcado por una fuerte recesión económica. Los precios a la baja del petróleo serán prolongados en el tiempo, dada la caída de la demanda. Es esta caída la que hace insostenible la producción de petróleo de esquisto. Hay anuncios de declaración de quiebra de importantes empresas del sector. Se debe recordar que la  producción de petróleo de esquisto es lo que sostiene los avances en la producción de hidrocarburos que ha llevado a los EEUU al autoabastecimiento y a ser el primer productor de petróleo del mundo, en el marco de su doctrina de dominio energético. Así, apoderarse del petróleo convencional venezolano, el cual está adecuado a gran parte de las refinerías norteamericanas, se vuelve algo perentorio. 

Son estos algunos de los elementos que inciden en la escalada virulenta desarrollada contra nuestra nación.  

Durante el año pasado los ataques estuvieron dirigidos hacia nuestra capacidad de abastecimiento eléctrico. En este escenario, el principal ataque vendrá por el lado del combustible, donde no podemos mostrar las mismas fortalezas que en otros frentes. Lo mismo se intentará ante nuestra capacidad de abastecimiento de alimentos y medicinas.  

Todo indica que esta nueva escalada será de mayor profundad y sostenimiento en el tiempo. La unidad cívico militar y el rol del poder de la gente organizado son fundamentales en nuestra estrategia de defensa integral.  Venezuela ha enfrentado diversos intentos por doblegarla. Con el ejemplo histórico de nuestros mejores hombres y mujeres y con la determinación de la victoria final seguiremos la batalla por nuestra soberanía y por la profundización de nuestra democracia revolucionaria.

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

En fotos: la gente trabajadora ratifica defensa de la democracia y la soberanía.

En fotos: la gente trabajadora ratifica defensa de la democracia y la soberanía.

Apenas el día de ayer el mundo entero pudo conocer de un intento de la derecha y los Estados Unidos de asaltar el poder por la fuerza, de intentar generar una confrontación violenta entre venezolan@s.

Hoy, con esta multitudinaria movilización el pueblo chavista, la gente, demuestra que hay chavismo, que el presidente constitucional Nicolás Maduro no está solo, que la revolución tiene calle, tiene fuerza popular. Esta gran movilización evidencia el contundente respaldo de la gente al presidente constitucional y legítimo y la determinación de nuestra gente a defender la paz, la democracia y la soberanía.

 

 

Luego de nueva intentona golpista derrotada decimos: ¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Luego de nueva intentona golpista derrotada decimos: ¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Los hechos protagonizados el día de hoy por Juan Guaidó, Leopoldo López y un reducido grupo de militares traidores , debemos leerlos como una acción más dentro de esta compleja guerra de cuarta generación en la que nos encontramos inmersos. Fue una nueva batalla y nuevamente salimos victoriosos(as). El adversario, que no es más que instrumento de la intervención extranjera, lanza una operación desesperada para desencadenar un alzamiento nacional tanto en la FANB como en el pueblo venezolano, en un momento en que es más que evidente la crisis de expectativas en su base social, al no haber logrado cumplir las falsas promesas de derrocar en un corto plazo al gobierno legítimo y constitucional de Venezuela. El inicio de la llamada Operación Libertad se suponía, según lo habían anunciado grandilocuentemente, que se daba mañana 1 de mayo, y en su lugar ejecutaron esta pobre, débil y torpe acción de hoy.

Sin embargo, aunque pareciera tratarse de una aventura más de la dirigencia opositora a las que el pueblo venezolano ya está acostumbrado, es preciso no olvidar que el verdadero enemigo es el poder de la élite neoconservadora que hoy dirige el gobierno estadounidense. Si bien este nuevo intento facineroso ha fracasado, la situación sigue siendo altamente riesgosa y es de esperarse acciones de mayor magnitud por parte de las fuerzas agresoras. No es descartable que, ante el fracaso de su experimento Guaidó y su ruta para derrocar la revolución bolivariana, pasen a una nueva fase de mayor violencia. Por lo tanto, el pueblo patriota debe mantenerse movilizado y en unidad cívicomilitar. Es fundamental no caer en el terreno del triunfalismo. La batalla sigue en pleno desarrollo.

En la lucha que sigue la unidad de nuestras fuerzas es un prerrequisito para la defensa y la resistencia. De allí que sea necesario reflexionar sobre la lealtad y la forma de seguir sosteniéndola y garantizándola. Ésta debe ser entendida como una virtud que involucra en primer lugar la coherencia de quienes dirigen el proceso político. El liderazgo chavista debe estar al lado de la gente en cada batalla, no solo en las batallas puntuales con el enemigo, sino en las batallas cotidianas de este pueblo para resistir la agresión y el impacto de la crisis económica. La lealtad del pueblo chavista se evidencia a cada momento y es el pilar central de las importantes victorias que vamos cosechando. El liderazgo que necesitamos es un tema que debe ser debatido en medio de esta compleja batalla para poder avanzar no solo en la victoria ante el enemigo sino en el nuevo comienzo que propone el presidente Maduro.

Así, debemos tener claro las tareas principales que el pueblo y el país todo debemos asumir:

1) Fortalecer la unidad cívico militar
2) Elevar los niveles de la preparación para la defensa de la paz, la democracia y la soberanía
3) Organizar la solidaridad del pueblo en una poderosa Red Popular de Ayuda Solidaria para prestar apoyo a los hermanos y las hermanas más golpeados(as) por la situación económica del país
4) La batalla por la producción de alimentos y de todo aquello necesario para satisfacer las necesidades básicas de la población.

Además, aunque entendemos que la aplicación de justicia contra los sectores golpistas está condicionada por el Estado de derecho y el debido proceso, así como por la estrategia política, consideramos necesario acelerar acciones para hacer sentir la contundencia y seriedad de nuestra respuesta así como la determinación para defender la legalidad y las instituciones.

Una vez más hemos demostrado que la unidad patriota del pueblo y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, los niveles de organización popular, la capacidad de movilización y la conciencia de nuestra gente para no caer en provocaciones, no asumir falsas noticias como ciertas y mantener la calma ante los más complejos escenarios, han sido clave para conjurar las pretensiones golpistas y antidemocráticas. Sigamos fortaleciendo esa senda. Desde la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora decimos:

¡Preparad@s siempre, sorprendid@s nunca!

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La Batalla de la Luz

La Batalla de la Luz

Gerónimo Paz

Nos encontramos en medio de una gran batalla por el vital servicio eléctrico saboteado por el cruel y despiadado ataque de la élite neoconservadora norteamericana. Es un ataque más fuerte que el paro petrolero del 2002-2003. Es un claro hecho de negación plausible que busca dirigir la culpa hacia el gobierno. El apagón fue diseñado con ese propósito, por eso ejecutan 3 acciones simultáneas: 1) el ataque físico, saboteando plantas claves del sistema, para mostrar la supuesta evidencia de que la causa del apagón es la falta de mantenimiento y, por lo tanto, la responsabilidad es del gobierno, 2) el ataque electrónico: un ciber ataque al sistema central de control y 3) el ataque electromagnético. Esto suena a ciencia ficción, pero ojo, que la guerra de 4ta generación tiene mucho de eso y por eso mismo es negable.

La guerra de 4ta G que enfrentamos fue formulada para el caso específico venezolano: implica guerra económica, guerra psicológica, guerra comunicacional, guerra electrónica y electromagnética. Comprender este modelo de conflicto es clave para poder enfrentarlo y derrotarlo.

El plan de ataque del enemigo está perfectamente estructurado, es una plan que se ejecuta en su fase final. Es una ofensiva final según sus apreciaciones, que tiene grandes operaciones distractivas: el 23F fue eso, así como la amenaza de intervención. El verdadero golpe era el apagón.

Debemos desplegar un esfuerzo doble para vencer en esta batalla. Por un lado, garantizar los servicios vitales como agua, alimentos, salud y seguridad al pueblo, mientras se recupera el servicio eléctrico. Hay que evitar la caotización del país, porque eso es lo que quiere el enemigo, mientras damos la otra batalla, por la otra luz, la luz de la verdad.

Maximizar las operaciones comunicacionales, dar elementos sólidos, mostrar evidencia, desplegar esfuerzos masivos de información en todos los niveles organizados del proceso bolivariano será determinante.

No pudimos anticipar las verdaderas intenciones del enemigo. Queda eso como lección, dimensionar el carácter del conflicto, cubrir todos los flancos, todos los frentes. La Batalla de la luz es en esencia una batalla de los sentidos, de la percepción de la realidad, de la verdad.

En estas dimensiones se define la batalla, quien logre establecer su verdad habrá triunfado aún siendo culpable. En este caso el culpable es el poder norteamericano y sus peones criollos. Pero eso lo sabemos nosotros y nosotras. Lo más importante es que lo sepan las mayorías con fiabilidad.

Pin It on Pinterest