Seleccionar página
Irene León: pueblo ecuatoriano defenderá la democracia y el futuro el próximo 11 de abril

Irene León: pueblo ecuatoriano defenderá la democracia y el futuro el próximo 11 de abril

A propósito del proceso electoral realizado en Ecuador el pasado 7 de febrero, y la segunda vuelta prevista para el próximo 11 de abril del presente año, desde Prensa CRBZ realizamos una entrevista a Irene León, socióloga y comunicadora, directora de la Fundación de Estudios, Acción y Participación Social (FEDAEPS), espacio dedicado a la investigación y formulación de propuestas sobre economía, alternativas al capitalismo, diversidad, feminismo entre otras causas.

Para León estas elecciones ponen en evidencia una decisiva disputa de sentidos y de proyectos, que se expresa, por un lado, en el reposicionamiento de una propuesta de futuro, levantada entorno a un programa alternativo, de país soberano, representado por la candidatura de Andrés Arauz, del Movimiento Revolución Ciudadana, miembro de la coalición Unión por la Esperanza -UNES-, que resultó ganador en la primera vuelta electoral y, por otro lado, se expresa la brega por el afianzamiento del neoliberalismo y, por ende, del poder del capital y su hegemonía, representado por el segundo contendiente, el banquero Guillermo Lasso, del partido Creando Oportunidades.  El proceso electoral ha sido una suerte de vitrina que exhibió las presiones provenientes de los entornos de esta última tendencia, en cuya agenda programática figura la supresión del progresismo y que para lograrlo, a más de la judicialización de la política y la persecución, ha llegado incluso a poner  en jaque la celebración de la segunda vuelta, mientras en la primera fase se llegaron a evidenciar signos de lo que se identifico como un intento de “golpe electoral”.

¿Cuál es su balance de la pasada jornada electoral? ¿Qué lectura hace del resultado obtenido en medio de las enormes dificultades y obstáculos y persecución?

Ecuador celebró elecciones para el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo el pasado 7 de febrero, como resultado obtuvieron el primer lugar, para ambos poderes, las candidaturas de Unión por la Esperanza -UNES-, una coalición que congrega a unos 500 movimientos y organizaciones, entre ellas el Movimiento Revolución Ciudadana, del cual proviene Andrés Arauz, primero para el balotaje presidencial con 13 puntos por encima del neoliberal Guillermo Lasso.  Para el poder legislativo también esta fuerza política obtuvo unos 13 puntos más que el Movimiento Pachakutik que resultó segundo.

Este resultado, si bien es preliminar, constituye una victoria para el progresismo que, para llegar hasta ahí, tuvo que sortear múltiples obstáculos,  entre ellos los relativos a la judicialización de la política que impidió, por ejemplo, la candidatura de Rafael Correa a la vicepresidencia.  En esa misma línea, el Consejo Nacional Electoral negó el registro político al Movimiento Revolución Ciudadana y a otras figuras políticas afines.  Hubo tantos impedimentos y amenazas en el camino del progresismo que se llegó hasta a hablar de un intento de ‘golpe electoral’.

Sin duda, esas amenazas persisten y se manifiestan desde ya en el camino hacia la segunda vuelta.  Es más, ante la posible victoria de Arauz, actores de la derecha han puesto en escenario hasta la suspensión de las elecciones.  Igualmente, como complemento a la desinstitucionalización provocada por la disminución del Estado, que ha operado en los últimos 4 años y que ha llegado a afectar hasta al sistema electoral, están en el escenario operativos de injerencia extranjera, como el que se evidenció con la presencia del Fiscal colombiano, Francisco Barbosa, que visitó Ecuador el mismo día que debían anunciarse los resultados de la primera vuelta  a presentar acusaciones, que pronto se evidenciaron como infundadas, contra Andrés Arauz.

¿Cuál es el escenario para la segunda vuelta de las elecciones?

Ante la victoria del progresismo en primera vuelta y la eventualidad de refrendar esa victoria en el balotaje del próximo 11 de abril, la derecha colocó un guión de disputa por el segundo lugar, entre el banquero Guillermo Lasso y Yaku Pérez del Movimiento Pachakutik.  Ese incidente no sólo opacó la victoria de Arauz sino que generó inestabilidad y desconfianza en ciertos sectores, pues el propio Consejo Nacional Electoral se vio involucrado en reuniones informales, contrarias a lo estipulado por el Código de la Democracia, con los candidatos que llegaron en segundo y tercer lugar.  En esos escenarios participó también parte de la delegación de Observadores de los Estados Americanos (OEA), no obstante, ante los reclamos y pronunciamientos de actores democráticos nacionales e internacionales, y ante las inocultables demoras en la proclamación oficial de los resultados, ulteriormente esa misma institución llamó a proceder según la Ley y proclamar los resultados electorales.

En el camino a la segunda vuelta será imprescindible el respeto no sólo al Código de la Democracia sino también al reglamento electoral y a la institucionalidad democrática, para que los resultados reflejen la voluntad popular y sean anunciados, sin injerencias, siguiendo los procedimientos existentes en el país.

La campaña electoral será compleja, no sólo por las situaciones antes descritas, sino porque en esta disputa de proyectos de futuro, la derecha mostrará músculo en su movilización publicitaria y comunicacional, misma que ya beneficia de una significativa adhesión de los medios corporativos, como también de importantes inversiones en asesorías de ‘comunicación política’ conocidas por moverse en el campo del sensacionalismo y la falacia.  El candidato banquero, Guillermo Lasso, que se postula a la presidencia por tercera vez quiere cantar victoria a todo precio.

Por su parte, el candidato del progresismo, Andrés Arauz, tiene a su ventaja el legado de la Revolución Ciudadana (2007-2017) cuyos logros, aún frescos en la memoria del pueblo, constituyeron un pilar para obtener el primer lugar en la primera vuelta.  Asimismo, su propuesta programática organizada en torno a la justicia económica, plurinacional, cultural, de género y otros, es también consistente y dialoga con las prioridades populares.  Como economista, Araúz conoce a fondo el sistema financiero –que es el gran ganador del retorno al neoliberalismo- y tiene planteos para reorganizar la soberanía financiera, que tiene que ver entre otros con el endeudamiento de la gente y del país.  En esa misma línea ha trabajado propuestas para actuar frente a los instrumentos que imponen los intereses del capital por encima de los derechos de los pueblos y de la gente. Proyecta, a corto plazo, el restablecimiento de la economía para la gente, que ha sido desmantelada a tono con los privilegios al sector privado y el retorno a la rectoría del Fondo Monetario Internacional, mientras a largo plazo propone una mirada al futuro con los pies puestos en la Constitución del Buen Vivir, que ha sido minimizada por el neoliberalismo. El retorno del país a los escenarios y propuesta de la integración regional soberana figura entre las prioridades.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¡En la recta final para elegir una nueva Asamblea Nacional!

¡En la recta final para elegir una nueva Asamblea Nacional!

Quedan menos de 48 horas para las elecciones de este domingo 6 de diciembre. En toda Venezuela se ha llevado adelante una campaña atípica, en medio del bloqueo y las sanciones, que afectan fuertemente el día a día de la gente, y de una pandemia de carácter global.

Estas votaciones adquieren un carácter que transciende una simple elección de diputadas y diputados para la Asamblea Nacional como lo establece la Constitución de nuestro país. En estas elecciones se juega la soberanía de Venezuela.

Hace 5 años el presidente Nicolás Maduro era el primero en reconocer la derrota electoral del chavismo en las elecciones parlamentarias. Durante los próximos 5 años la oposición al frente de la Asamblea no generó ni una sola ley a favor de la gente. Fueron 5 años donde el parlamento sólo sirvió de cabeza de playa para las sanciones, el bloqueo e incluso el pedido de invasión a nuestro país. Ya le restan sólo horas a quienes, con Guaidó a la cabeza, se encargaron de traicionar el voto de confianza que les había dado la gente.

En estos últimos meses en Apure, así como en Barinas, Mérida, Táchira y en el resto del país, recorrimos diariamente las comunidades, hablando con la gente, explicando las causas de los males que afectan a nuestro pueblo. La gente recibió a nuestros candidatos y candidatas con predisposición al diálogo, escuchando, aportando, debatiendo, e incluso reclamando, así es como se ve la siembra de Chávez en la voz de la gente. Esa voz que históricamente estuvo silenciada, negada. Actualmente debate los problemas de nuestro país y pone sus expectativas en el cambio de la Asamblea, para que sirva de herramienta para hacer frente a los problemas cotidianos.

Las calles en la capital apureña, como en cada uno de los municipios, desbordaron de gente alegre, convocatorias cada vez más masivas, cantando, bailando al ritmo del arpa, cuatro y maracas, acompañando a los candidatos y candidatas. Un amor que la oposición local y extranjera no puede explicarse. Fueron miles quienes junto a los candidatos y candidatas recorrieron sus comunidades en los “casa a casa”, en las asambleas, en la organización y caracterización de los votos, en las tareas organizativas de los simulacros. El pueblo apureño demuestra su amor incluso en estas circunstancias adversas, donde los problemas de la gasolina, el gas y la desvalorización del bolívar se hacen sentir fuertemente.

Este próximo 6D vamos a elegir una nueva Asamblea Nacional patriótica, ética y democrática que acompañe las luchas de la gente por la recuperación económica, la paz, la profundización de la democracia, la reconciliación nacional y la soberanía del Venezuela. Este domingo, junto a la gente elegimos futuro.

La Corriente en la batalla por una nueva Asamblea Nacional

La Corriente en la batalla por una nueva Asamblea Nacional

Iniciamos el último trimestre de un año que quedará en la historia y en la memoria del país, un año signado por la más severa escalada de la agresión que EEUU dirige contra Venezuela. El objetivo de esta última parte del año está claro: recuperar la Asamblea Nacional para el país, para la institucionalidad, para la democracia. Las elecciones del próximo 6 de diciembre en nuestro país tienen un significado más profundo que la sola elección de los 277 diputados y diputadas a nivel nacional: es la materialización de la opción que los venezolanos y venezolanas eligen para la resolución de las diferencias políticas, un camino democrático, pacífico y soberano.

En esa lucha, como parte de las fuerzas revolucionarias que se aglutinan en torno al liderazgo del presidente Maduro y de la dirección del Psuv, participarán por el estado Apure cuatro candidatos y candidatas militantes de La Corriente: Orlando Zambrano, Leonor Olivares, Melitza Orellana y José Cabrera, hombres y mujeres venidos de las bases populares, forjados en la lucha social junto a la gente, hombres y mujeres que han estado siempre en primera línea a la hora de construir la democracia revolucionaria, de organizar y multiplicar la solidaridad, de luchar por el desarrollo productivo del campo y defender la paz, la democracia y la soberanía.

Orlando, Leonor, Melitza y José estarán, junto a los compañeros y compañeras Jesús Rafael Suárez Chourio, Edgar Fernando Acosta Áñez, Yeicar Saraih Pérez Gómez, Daniela Yosagel Urbano Zapara, Cesar Temístocle Galipolly Laya, Enma Graciela Díaz de Solórzano, Pastor José Suárez Gómez y Neiva Juliana Pérez, dando la batalla junto a la gente para construir la victoria chavista en las elecciones parlamentarias.

En el plano internacional las elecciones parlamentarias de diciembre de este año, que permitirán recuperar la Asamblea Nacional para la institucionalidad democrática, son clave para fortalecer las relaciones de Venezuela y el bloque de países aliados como Rusia, China, Turquía, Irán, Argentina, México y Cuba, entre otros. Además, permiten demostrar al mundo que en nuestro país hay una democracia activa y fuerte, que ha resistido los peores embates por destruirla. Aunque la coalición internacional dirigida y presionada por EEUU probablemente no reconozcan el proceso electoral, cada vez son más los países que ante nuestras demostraciones de fuerza y democracia, tienden a deslindarse y apoyar a Venezuela.

En el plano nacional, las elecciones son fundamentales para reafirmar y fortalecer al Estado, al gobierno bolivariano y a la institucionalidad del país, ante las reiteradas y agresivas pretensiones de EEUU y sus aliados locales para construir la imagen de Estado fallido, de caos e ingobernabilidad. Son clave, además para la necesaria reinstitucionalización, en la medida en que se rescatará uno de los poderes que forma parte del Estado, que hasta ahora había estado en servicio de la agresión extranjera. Y, además de ello, un elemento que no es menor: restablecer la lucha política dentro de los límites democráticos y pacíficos, aislando a los sectores fascistas, violentos y proinjerencistas.

Fisonomía de la nueva Asamblea Nacional

De las elecciones de diciembre debe resultar una Asamblea Nacional de carácter patriótico, es decir, una asamblea nacional que defienda la soberanía y la independencia nacional, por encima de las diferencias y luchas políticas del país, es decir, una Asamblea Nacional que como órgano del Estado esté alineada contra la agresión militar, diplomática y económica, contra el bloqueo financiero, comercial y petrolero.

Al mismo tiempo, el país necesita una asamblea ética, que tenga entre sus tareas centrales la lucha contra la corrupción y por el adecentamiento de la función pública, una asamblea que promueva y practique una ética política radical como paradigma y ejemplo de la forma de hacer política.

Por último, la nueva Asamblea Nacional tiene que ser profundamente democrática. Debe ser un espacio que legisle para impulsar y profundizar la democracia de la gente, participativa y protagónica, un espacio que practique el parlamentarismo participativo, de la gente, articulando esfuerzos para promover la más amplia participación de todos los sectores de la vida nacional en los grandes debates del país. La nueva Asamblea nacional debe ser el foro político por excelencia, donde se expresen libremente todas las visiones que conforman y coexisten en la sociedad venezolana, debe ser un espacio en el que se discuta abiertamente, de cara al país, y se establezcan los consensos necesarios para una visión de país soberano, ético, justo y profundamente democrático.

Esta es la dimensión de la tarea que tienen por delante nuestros compañeros y compañeras que asumen con entereza y compromiso esta lucha. Con esta gran tarea en sus espaldas, con estos sueños de los hombres y mujeres del campo y la ciudad que quieren una Venezuela democrática, soberana y en paz, van nuestros candidatos y candidatas por el estado Apure a la lucha por la recuperación de la Asamblea Nacional.

¡Por una Asamblea Patriótica, Ética y democrática, juntos es la cosa!

La Corriente Psuv activa en la batalla electoral

La Corriente Psuv activa en la batalla electoral

Las elecciones parlamanetarias convocadas constitucionalmente por el nuevo Consejo Nacional Electoral para diciembre de este año tienen un carácter central en la lucha de Venezuela contra la agresión estadounidense, y en defensa y profundización de la democracia, la paz y la soberanía del país.

Es una victoria de nuestra gente y del país que podamos retomar el cauce democrático y participativo para la solución de los conflictos políticos internos. La consolidación de esta victoria será el desplazamiento y aislamiento definitivo de los sectores opositores que, actuando como agentes al servicio de EEUU, han utilizado el espacio institucional y político de la Asamblea Nacional para desde allí trabajar por el derrocamiento del gobierno, la fractura de nuestra institucionalidad y la entrega del país y sus riquezas a las élites del poder estadounidense.

 

Así, desde la comprensión de esto, en todos los territorios en los que tenemos presencia, principalmente en distintos municipios de los estados Apure, Táchira y Barinas, la militancia de La Corriente Psuv se encuentra activa en el proceso de organización y movilización de la juventud de nuestro país para que puedan inscribirse en el registro electoral. Asimismo, además de la organización de la inscripción de nuevos votantes, estamos activos y activas en el registro de cambios de residencia.

Además de San Fernando y Biruaca, en Apure, uno de los municipios donde se ha realizado con éxito este proceso es en Libertador, en Táchira, donde el concejal Pedro Ortega ha enacabezado las jornadas: “Es clave no solo que logremos una alta participación  de la gente, sino que alcancemos una contundente victoria para recuperar la Asamblea Nacional”, afirmó Ortega.

El camino para derrotar la agresión imperialista pasa necesariamente por la recuperación plena de la institucionalidad para que esta funcione en los términos en que lo define nuestra constitución y no al servicio de quienes tienen agendas personales al servicio de intereses extranjeros.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

Pin It on Pinterest