Seleccionar página
Vivir y morir en las calles porteñas

Vivir y morir en las calles porteñas

El invierno está aquí. El invierno llegó. No estamos hablando de lo que fue la última temporada de Game of Thrones. Hablamos de la Argentina, más específicamente de la Argentina bajo la presidencia de Mauricio Macri. En el país del sur del continente esta vez el invierno llegó con la muerte. Y reiteramos que no hablamos de ninguna serie, sino de decisiones políticas que se toman bien al norte y que sufren en carne propia bien al sur.

  En menos de una semana 5 personas perdieron la vida como consecuencia de las bajas temperaturas en distintos puntos del país. Las causas no son las inclemencias climáticas, son las decisiones políticas de un gobierno neoliberal. El caso más emblemático fue el de Sergio Zacarías, quien falleció a 500 metros de la Casa Rosada. No hubo pronunciamientos de ninguna alta o baja comisionada de la ONU sobre este hecho.

Esta triste realidad llevó a una campaña de solidaridad hacia la gente en situación de calle. Desde las organizaciones sociales hasta los clubes de fútbol abrieron sus puertas para que las miles de personas que viven en las calles de la Ciudad de Buenos Aires puedan pasar las noches de más bajas temperaturas bajo un techo y con un plato de comida. ¿Cuál fue la reacción del gobierno? Acusar a clubes como River Plate de ser parte de una operación política del partido de Cristina Kirchner, por abrir sus puertas para hacer lo que el Estado no quiere hacer. Incluso hubo funcionarios que plantearon que la responsabilidad en el caso de Sergio era del difunto, al no acercarse a los paradores nocturnos que el gobierno de la ciudad (conducido también por el macrismo) ofrece. Paradores estatales que no dan abasto para albergar un número cada vez mayor de “los sin techo”. Declaraciones frías, casi tanto como el  invierno durante la última semana.

    Más de 30 organizaciones sociales realizaron durante el mes de abril un censo popular de personas en situación de calle. Sólo en la capital del país, se registraron 7251 personas que día a día duermen a la intemperie. Una de las capitales más ricas del continente no puede garantizar el acceso a un techo a miles de familias.  La mitad de las mismas es la primera vez que se encuentran en esta situación. El censo también arrojó que el motivo principal de atravesar esta realidad es haberse quedado sin trabajo y en segundo lugar la imposibilidad de poder pagar el alquiler de una casa o habitación.

Avenida 9 de Julio (la principal de la capital)

Morir de frío en las calles porteñas. Una realidad para miles de familias que no pueden sobrevivir en base a la solidaridad. Un Estado que no puede, o mejor dicho, no quiere garantizar el más básico de los derechos humanos: un techo para no morir de frío a la intemperie. En la Argentina no hay bloqueos económicos, no hay sanciones internacionales, no hay robos directos de activos nacionales por parte de otros países, no hay asedios. Hay un gobierno alineado y dirigido por los Estados Unidos. Hay una derecha que muestra la peor de sus facetas, que en 2015 hizo campaña planteando que “no quería ser Venezuela”.

La problemática habitacional no es la única problemática social que atraviesa el país. El desempleo, la precarización del trabajo, la baja a la mitad de los sueldos en dólares, la represión de la protesta social, el cierre de miles de fábricas, los aumentos de los servicios básicos, los aumentos constantes de gasolina, los recortes en los presupuestos de salud, el cierre de escuelas, en síntesis un ajuste que recae sobre las espaldas más humildes. Un modelo de acumulación que trajo una ofensiva directa a favor de los capitales concentrados.

Hay un invierno que  llegó hace casi 4 años, aunque formalmente haya comenzado a fines de junio. En octubre millones esperan ver volar los cuervos que traigan el mensaje de que este invierno quedó atrás.

 

Matías Pacheco

 

 

A los imperialistas les tenemos una «mala noticia» que dar: Aquí está la Revolución Cubana victoriosa y vamos por más

A los imperialistas les tenemos una «mala noticia» que dar: Aquí está la Revolución Cubana victoriosa y vamos por más

El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez afirmó que Cuba no renunciará a un socialismo próspero y sostenible, en la primera de las Mesas Redondas dedicadas a ofrecer detalles sobre las medidas adoptadas recientemente por el Consejo de Ministros

Autor: Nuria Barbosa León | internet@granma.cu

Autor: Yisel Martínez García | internet@granma.cu

Autor: Vivian Bustamante Molina | internet@granma.cu

Autor: Yudy Castro Morales | yudy@granma.cu

Autor: Yenia Silva Correa | internet@granma.cu

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; y los titulares de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández; Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss; y de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández, comparecieron en la primera de las Mesas Redondas dedicadas a brindar detalles sobre las medidas adoptadas recientemente por el Consejo de Ministros.

En el programa televisivo, al que asistieron miembros del Consejo de Ministros, y del Secretariado del Comité Central del Partido, Díaz-Canel valoró de significativas las decisiones económicas anunciadas, teniendo en cuenta las cada vez más numerosas dificultades a partir de las medidas impuestas por la administración estadounidense.

Estamos partiendo de la coyuntura actual en que estamos viviendo, de la situación actual, marcada por la perversidad y el cada vez más numeroso conjunto de dificultades que le impone cada día a nuestro pueblo la actual política de la administración del Gobierno de Estados Unidos, denunció el mandatario cubano.

Eso nos crea un grupo de problemas en el orden interno, como son la persecución financiera, la contracción de los créditos por las propias presiones que hace la administración estadounidense, el cierre prácticamente absoluto de los mercados más próximos a nuestro país, el ataque despiadado a las fuentes de ingreso con que contamos y las amenazas con sanciones o las propias sanciones que ya aplican a todo el que se atreva a comerciar con Cuba.

Pero nadie en Cuba ha perdido el sueño por estas amenazas, por esta política injerencista y por esta subida de la retórica de la administración del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba. Nosotros hemos ratificado que no hemos renunciado ni vamos a renunciar a hacer que nuestra economía –pequeña y asediada– en estos 60 años de Revolución sea próspera y sostenible. Esa es una voluntad. Ese es un anhelo y lo vamos a seguir defendiendo.

Está demostrado, puntualizó, que el pueblo cubano con convicción y decisión se enfrenta al genocida bloqueo y también nos esforzamos en identificar y destrabar los obstáculos, lo que algunos llaman el bloqueo interno, o sea, nuestras insuficiencias, las propias trabas que ponemos, la burocracia que tenemos y todos aquellos trebejos que nos impiden avanzar de una manera más coherente, con los propios preceptos y principios que hemos estado defendiendo en la actualización de nuestro modelo económico y social.

Pero también hemos planteado que ninguna amenaza nos va a distraer de nuestro deber de defender la invulnerabilidad de la Revolución en todos los ámbitos.

Las medidas que hemos planteado, que hoy van a ser compartidas con más amplitud por los compañeros presentes del Consejo de Ministros, no tienen nada que ver con el populismo, como han querido atacarlas algunos de los que nunca han estado interesados por el bienestar del pueblo cubano y que tratan de denigrar y mancillar cada paso que da la Revolución.

Esto tiene que ver mucho con lo vivido por el Consejo de Ministros en esta etapa de intercambio con nuestro pueblo y en los escenarios donde realizan su vida económica y social, tiene que ver mucho con cosas que estaban pospuestas y que ya necesitaban de una respuesta, tiene que ver con el reclamo de los trabajadores en el recién finalizado Congreso de la ctc, con el reclamo y los aportes de los economistas en el Congreso de la anec, tiene que ver también con ideas que se ratificaron este fin de semana en el Congreso de la Uneac y yo creo que tiene que ver con todo el sentido de debate popular con que nuestro pueblo se ha expresado en los últimos tiempos, como se demostró en el debate de la nueva Constitución de la República.

 

QUE NO HAYA INMOVILISMO, QUE NO HAYA NADA ESTÁTICO

Con esto comenzamos a romper una inercia y a dar otra dinámica a la problemática de los salarios, a la relación del trabajo con los ingresos de las personas, en un sector que merece esa atención. En ese sector se defienden las conquistas elementales de la Revolución. Ese sector da servicio público de mucha necesidad para la familia cubana y servicios públicos que las familias exigen y que también reconocen. De manera que no haya inmovilismo, que no haya nada estático es que vamos a avanzar en la aplicación de las medidas.

Estas medidas, después del análisis realizado por expertos, académicos y por miembros del Consejo de Ministros se presentaron al Buró Político en una sesión de trabajo que estuvo presidida por su Primer Secretario, el General de Ejército Raúl Castro Ruz. Después de contar con la valoración política de lo que proponíamos, entonces se aprobaron definitivamente en el Consejo de Ministros.

De inmediato, yo creo que a los dos días de esas valoraciones, mientras tomamos algunos ajustes a partir del propio aporte que hizo la discusión en el Buró Político, lo dimos a conocer en una nota de prensa que describía lo tratado en el Consejo de Ministros.

Una nota no puede abarcar los detalles, pero no queríamos que se prolongara el tiempo entre la toma de la decisión y el anuncio a la población cubana de estas medidas. Después, al día siguiente, cuando ocurrió la visita a Pinar del Río con la representación del Consejo de Ministros y había la posibilidad de explicar el tema, ahí expusimos con más amplitud el contenido fundamental de esta medida.

Decidimos que pasara el fin de semana, para recoger también las opiniones de la población, sus inquietudes, las principales incertidumbres y venir hoy aquí, a la Mesa Redonda.

PENSAR Y ACTUAR COMO PAÍS

Estamos convocando a que se piense como país, lo cual lleva un sentido de responsabilidad y de participación de toda la población. Deben conjugarse los intereses desde el punto de vista familiar con los sociales.

Estamos convocados con estas medidas para no regresar a las condiciones de periodo especial, porque estamos en otro momento histórico, con potencialidades para asumir esta etapa y avanzar hacia un desarrollo futuro.

Hay un anhelo de Estados Unidos de seguir presionando, pero nuestro proceso socialista va a continuar. Nos ordenamos para el futuro y con estas medidas económicas fortalecemos nuestra economía para que funcione de una manera correcta.

Pensar y actuar como país significa que hay que acompañar estas medidas con otros elementos como fortalecer la contabilidad, recalcó.

Hay que lograr con estas medidas, y para el futuro, que se registren adecuadamente los hechos económicos, a fin de hacer oportunos análisis que permitan adoptar decisiones también oportunas, para corregir, alertar, rectificar, solucionar, señaló Díaz-Canel.

Dijo que, como se plantea, ahora hay que montar mecanismos para observar cómo se mueven el mercado, el consumo, el índice de precios del consumidor y otros que impactan, si hay que corregir.

Subrayó que este momento nos prepara también para ir sustituyendo métodos administrativos por otros económico-financieros para dirigir la economía, que es la demanda actual.

También contribuye a seguir desarrollando un concepto que nos debe propiciar que en tiempos presentes y futuros tengamos más coherencia y es que, cada vez que apliquemos medidas, hay que buscar intencionalidad y elementos de motivación, de incentivo y de responsabilidad social que las apoyen.

Destacó que con estas medidas se persigue, entre otras cosas, que haya motivación para producir más, con calidad y más compromiso.

Reconoció que el pueblo apoya cuando se apela a su talento y lo observado y constatado, incluso los reportajes expuestos en la Mesa Redonda evidencian que la gente sabe en qué condiciones difíciles se realizan estos cambios, se siente partícipe de estas medidas y se compromete a actuar mejor.

 

 

LAS MEDIDAS DEMANDAN MÁS COMPROMISO DE TODOS

El mandatario llamó al mejor aprovechamiento de la jornada laboral, que cada quien en su puesto sea más eficiente, e instó a mantener la producción de alimentos para lograr la soberanía alimentaria y que toda la economía del país se encadene para salir adelante en estos propósitos.

Insistió en que el incremento salarial tiene que conllevar al mejoramiento en la calidad de los servicios de todo tipo en el sector presupuestado. Añadió que los salarios no solo aumentan en ese sector, sino también en el empresarial, dadas las facultades que se les siguen otorgando a las entidades, que ahora tienen la posibilidad de dar una respuesta de incremento productivo para responder a la demanda que va a existir.

Estas medidas demandarán más compromiso de todos, precisó. Asimismo, recalcó que debe insistirse en la preparación de los cuadros, funcionarios y administradores para evitar malas interpretaciones de estas medidas y que no se malogren sus efectos por el actuar inescrupuloso de quienes buscan cualquier nicho para enriquecerse a costa del pueblo. Por eso el control tendrá que ser parte importante, agregó.

No estamos estáticos, las propias circunstancias nos van a exigir que hagamos nuevas valoraciones y habrá que proponer y aplicar más acciones.

En el plano de los sentimientos revolucionarios y en el de las emociones, en momentos como estos, damos pasos arriesgados, pero necesarios y también alentadores. Eso lo vemos cuando escuchamos la reacción del pueblo ante las medidas económicas aprobadas. Debemos recordar una frase del Che cuando decía: «Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor».

Nosotros aprendimos con nuestros padres fundadores, con Fidel y con Raúl, los Comandantes de la Revolución y con todos los luchadores que han estado acompañando esta batalla por sostener, contra viento y marea, a la Revolución Cubana, con las fuerzas de ese amor, afirmó el Presidente cubano.

Esa fuerza de amor está precisamente en la unidad sólida, fuerte e indestructible que tiene la Revolución con su pueblo. Una Revolución como esta solo puede sostenerse por el amor del pueblo. Ese amor es la propia Revolución.

Esos elementos saltan en la emoción, en lo que uno razona, en lo que se argumenta cuando se dan pasos como este. Las medidas que tomamos y que tendremos que tomar en el futuro inmediato seguramente solo tendrán éxito si el pueblo las hace suyas, por eso las explicamos y nos detenemos en las argumentaciones.

El aporte de cada ciudadano de nuestro país y de cada trabajador será importante. Hacemos una convocatoria al trabajo, a la creación, a esa creación revolucionaria, con pasión, belleza, inteligencia y también con amor. A darle contenido a todo lo que nos hemos propuesto para hacer un país mejor, aportando cada uno desde la posibilidad de participación que tengamos con lo que pueda aportar.

La suma de todos esos esfuerzos hará el milagro de la prosperidad sostenible a la que no hemos renunciado y con la cual vamos a seguir combatiendo, aseveró Díaz-Canel.

El enemigo nos quería castigar con un duro verano lleno de incertidumbre y malas noticias. Hoy podemos decir a los señores imperialistas que solo tenemos una «mala noticia» que dar: Aquí está la Revolución Cubana victoriosa y que vamos por más, incluso, en medio de situaciones difíciles.

Contamos precisamente con esa Revolución imbatible que es el pueblo cubano, con su tremenda historia y con su esperanzador futuro.

«Mañana (hoy) nos vemos para contestar también las inquietudes de la población», concluyó.

Informaciones relacionadas

TOMADO DE: www.granma.cu

También te puede interesar

EEUU intensifica acciones para nuevo escenario desestabilizador. Análisis de La Corriente

EEUU intensifica acciones para nuevo escenario desestabilizador. Análisis de La Corriente

Días atrás, el 26 de junio, el ministro Jorge Rodríguez informó al país sobre la desarticulación de un nuevo plan de golpe de Estado y magnicidio. Con la información y pruebas presentadas por Rodríguez se confirmó, una vez más, que los planes de EEUU y la derecha venezolana para derrocar por la vía violenta el gobierno constitucional de Venezuela continúan en marcha, no se detienen. A casi dos meses de haberse derrotado el intento golpista del 30 de abril, esta nueva intentona desarticulada por los cuerpos de inteligencia y seguridad del Estado obligan a reiterar el llamado a no bajar las alertas, a no bajar la guardia.

Lo dijimos en su momento y ahora lo ratificamos: a pesar del agotamiento y desinfle de Juan Guaidó y de las derrotas políticas como la del 30-A, no debemos subestimar la capacidad de la derecha local de reagrupar sus fuerzas e inyectarle a su base, desde lo simbólico, nuevo entusiasmo y esperanza, planteando ahora expectativas menos inmediatistas, más de lucha a largo plazo. La dirigencia política opositora no es sino un grupo de fichas que dirige y organiza la élite conservadora que controla el poder en EEUU, allí se deciden los pasos a seguir. Eso no lo podemos perder de vista.

En ese sentido, vemos que Estados Unidos replanteó su estrategia. Abandonó por ahora la búsqueda de una resolución rápida y pasaron a esperar que la crisis económica y las tensiones internas continúen mellando la resistencia del país. Concentran su esfuerzo en seguir atacando la FANB en procura de su fractura, abandonan la retórica intervencionista porque alimenta los argumentos y la estrategia del gobierno, y potencian y buscan generar el caos, la desestabilización política. De allí la avanzada paramilitar en la frontera colombiana con Táchira, los intentos de levantamientos militares, las conspiraciones.

En lo político buscarán retomar la calle el 5 de julio. Procurarán ese día movilizar el máximo posible de su base social. Hay que estar alertas, puesto que esas movilizaciones podrían ir acompañadas de otras acciones.

Igualmente, como parte de la seguidilla de eventos que va prefigurando un escenario de reimpulso e intensificación del conflicto y la agresión al país, está el caso del capitán de Corbeta Acosta Arévalo y la agresión con perdigones en Táriba al joven Rufo Chacón. El caso Acosta Arévalo encaja en lo que se conoce como operaciones activas de inteligencia: uso de infiltración para generar un evento de alto impacto que potencialmente pueda desencadenar una situación determinada. Igualmente puede decirse eso del caso de Rufo Chacón. Que ambos hechos ocurran a tan pocos días de la visita de la alta comisionada de Naciones Unidas para los DDHH, Michel Bachelet, genera suspicacia, ya que en sus declaraciones hizo especial referencia a las prácticas irregulares de los cuerpos de seguridad venezolanos.

Esto, en el terreno del análisis y las hipótesis por las características de la guerra de IV generación que vive Venezuela. Sin embargo, sabemos que las prácticas represivas, a pesar de los enormes esfuerzos hechos por la revolución bolivariana, no han sido erradicadas por completo. Por ello, en este tema hay dos elementos claves: 1) el esclarecimiento de la verdad y castigo a los responsables, y 2) la información oportuna al país por parte del gobierno. Solo así se podrían neutralizarse los propósitos desestabilizadores. Además de esto, es necesario profundizar el debate sobre las prácticas irregulares de los cuerpos de seguridad del Estado y la atención a las distintas denuncias que existen al respecto, elaboradas además desde la perspectiva de profundización de la revolución y no de hacerle el juego a EEUU y la derecha local. Es necesario, de eso no hay dudas, fortalecer las  políticas de defensa de los DDHH: ésa es una tarea permanente de una revolución humanista como lo es la revolución bolivariana.

Es clave, además, en esta batalla y en el tipo de guerra que se libra contra Venezuela, el frente comunicacional. La lucha por el sentido, por la percepción y por la opinión es un escenario central hoy en día. De allí que sea determinante un política más sólida del gobierno para mantener al pueblo informado oportunamente sobre estos temas y sobre todos los grandes temas del país; y además, es un esfuerzo al que debemos sumarnos todos los venezolanos y las venezolanas, las organizaciones políticas, colectivos, partidos políticos. En muchas ocasiones no llevamos la ofensiva en este escenario y dejamos espacio a la acción de contrainformación, intoxicación y propaganda del enemigo.

Sigamos, pues, en batalla en todos los frentes, porque la agresión es multiforme y simultánea. Lo económico, lo político, lo comunicacional, lo militar, la preparación para la defensa, la activación de la solidaridad popular para favorecer los sectores más afectados por la crisis y el bloqueo, lo diplomático. En todos los escenarios debemos mantener la acción, trabajar intensamente. El enemigo no detiene sus esfuerzos. Nosotros debemos redoblar los nuestros. Es la vida de la patria la que está en juego. ¡Venceremos!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Declaración de los Derechos Campesinos surge de las luchas de La Vía Campesina

Declaración de los Derechos Campesinos surge de las luchas de La Vía Campesina

El último día del VII Congreso Continental de la CLOC contó con reflexiones y propuestas sobre la Declaración de los Derechos Campesinos, aprobada en la Organización de Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 2018.

Diego Montón, integrante del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) de Argentina, recordó el 30 de junio en Expocuba que fueron más de 17 años de lucha para lograr esta Declaración que será el principal instrumento para que los movimientos campesinos del mundo defiendan sus derechos.

El documento reconoce el rol que tienen campesinas y campesinos en la producción de alimentos saludables como promotoras/es de un desarrollo sostenible y la importancia de la agroecología para hacer frente a la crisis alimentaria.

Además se incorporan derechos colectivos, como el derecho a la semilla, a la tierra y al uso comunitario de la tierra, a la gestión de bienes comunes. El texto también exhorta a garantizar una vida digna para el campesinado, a través de ingresos y comercio justos.

Tano Montón, que forma parte de la Comisión Política de la CLOC, como Ramona Duminicioiu, campesina rumana representante de La Vía Campesina Europa, propusieron que la Declaración sea una herramienta para trabajar con cada organización, con sectores jurídicos (como los abogados populares) y con partidos políticos y gobiernos, para pensar la adaptación y aplicación en cada país.

Duminicioiu dijo que entre los desafíos que plantea la implementación de la Declaración de los Derechos Campesinos en Europa están: empoderar al campesinado europeo, especialmente el de Europa del Este, donde el impacto de políticas agrícolas es enorme; utilizar la Declaración para promover la agroecología y promover la unidad con otras regiones de LVC.

Alianzas

La Declaración es el resultado de la política de construcción de alianzas de La Vía Campesina (LVC) incorporando asociaciones de pescadores artesanales, pueblos pastores, pueblos indígenas, entre otros colectivos y organizaciones, en pos de lograr una herramienta para defender los derechos campesinos ante el avance de los Tratados de Libre Comercio y otros avasallamientos del capital financiero internacional.

“Cada uno de los artículos que están plasmados en la Declaración surgen de nuestras luchas concretas y debe volver a nosotrxs para fertilizar nuestros procesos y profundizar la movilización”, dijo Montón.

De esta manera, la Declaración pone fin al intento de imponer la teoría del “fin del campesinado” (que se dio a comienzos de los años 90, de la mano del “fin de la Historia”).

A nivel de LVC Internacional se va a indagar cómo darle seguimiento a la implementación, de qué manera promover políticas públicas para el campesinado y cómo controlar a los Estados que violan los derechos campesinos.

TOMADO DE: http://www.cloc-viacampesina.net/articulos-vii-congreso/declaracion-de-los-derechos-campesinos-surge-de-las-luchas-de-la-campesina

Pin It on Pinterest