Seleccionar página
INFOGRAFIA: Operación Escudo Bolivariano 2021 en La Victoria, Apure

INFOGRAFIA: Operación Escudo Bolivariano 2021 en La Victoria, Apure

El 21 de marzo del presente año inició en La Victoria, Apure, la Operación Escudo Bolivariano 2021, contra un grupo narcomercenario colombiano, que pretendió violar la soberanía nacional de Venezuela.

A continuación presentamos un material gráfico, en el cual se sintetizan los hechos hasta la fecha:

Conflicto armado en La Victoria, Apure. Acercamiento a su caracterización

Conflicto armado en La Victoria, Apure. Acercamiento a su caracterización

Eduardo Viloria Daboín

I

Venezuela vuelve a ser noticia en todo el globo. Nuevamente los medios del mundo le dedican espacio, tiempo, centimetraje. Cada vez que eso ocurre hay una trama detrás, oculta. Cada vez que eso ocurre hay mucho para analizar, mucho para desenmascarar. Una primera mirada a la actualidad de lo que ocurre en Venezuela, a los hechos y al tratamiento que medios y redes sociales le están dando, permite detectar las señales usuales que caracterizan las operaciones de agresión extranjera, en las cuales se activan simultáneamente y de forma articulada, además del frente económico siempre en despliegue, el frente mediático, el frente político/civil, el frente diplomático y el frente militar, que es, en los actuales hechos, el epicentro.

Para abordar este análisis, debo aclarar que me baso en fuentes de distinto origen: monitoreo de redes sociales y sitios web, intercambio de información y análisis con personas dedicadas a la comunicación social, principalmente audiovisual y digital, y sobre todo, como insumo principal, información y análisis obtenido de primera mano en el terreno en el cual se está desarrollando el conflicto (audios, vídeos, fotografías, entrevistas, registro de asambleas, documentos políticos), por parte de compañeros y compañeras de organizaciones sociales y políticas con años de profunda construcción en la zona, y por parte de comunicadores y comunicadores populares, periodistas militantes desplegados en estos momentos en el terreno. Esto, además de un conocimiento propio del municipio Páez y de las dinámicas fronterizas obtenido en años de militancia política y comunicacional en esa zona del país.

II
El conflicto armado contra Venezuela, tantas veces analizado y tantas veces anunciado como posible, está ahora en desarrollo, ha comenzado adentro de nuestro territorio. Y ha comenzado tal y como los análisis lo predijeron: de forma irregular, híbrida, no convencional, tercerizada y repleta de máscaras.

La tarea de violación de la soberanía, de provocación, de penetración y ocupación territorial le correspondió a un grupo narcomercenario comandado por Alias Arturo, desprendido e independizado de la FARC, cumpliendo la tarea asignada por la oligarquía colombiana a través del gobierno colombiano que dirige Iván Duque.

Es necesario comprender esto: el grupo narcomercenario comandado por Alias Arturo (y sus operaciones en territorio venezolano) es solo una pieza de todo un complejo plan de agresión. Y es necesario comprender también que no se trata de un grupo o movimiento revolucionario alzado en armas contra el Estado opresor colombiano, sino justamente de todo lo contrario: un grupo criminal, mercenario, al servicio de la oligarquía y el Estado colombiano no solo como parte del control que este tiene del negocio del narcotráfico y todas las formas de la economía del crimen, sino como instrumento para el plan de agresión a Venezuela.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana ejecutó el 21 de marzo en La Victoria, estado Apure, una ofensiva armada contra este grupo, en una operación ineludible dadas las informaciones recogidas en el terreno sobre la actuación de este grupo, y dado el análisis que indicaba que los narcomercenarios actuaban como punta de lanza de una operación trazada con la perspectiva de escalar a un conflicto mucho mayor.

Luego de transcurridos diez días, el desarrollo de los hechos confirma que la ofensiva de la FANB fue correcta. Había que actuar. El despliegue articulado de la operación en todos los frentes así lo confirma.

III

El frente militar tiene las características de guerra de guerrillas, de conflicto asimétrico. Las operaciones responden a un plan estructurado de ataque focalizado, de ataque a pequeños objetivos, algunos militares y otros civiles (el primero, fue el estallido de minas el día de inicio de la operación, en el que un mayor y una teniente fallecieron; el segundo fue la voladura del Seniat y una alcabala; el tercero, fue el ataque a la camioneta de Corpoelec; el cuarto la voladura de la alcabala de Tres Esquinas; el quinto, la voladura de la alcabala de La Charca; el sexto, el ataque de ayer en El Ripial, donde atacaron con con granadas autopropulsadas un tanque BTR 80M). El objetivo operacional no es tanto infligir daño militar sino servir de base y punto de partida para operaciones psicológicas y mediáticas.

El frente político/civil implica, en lo territorial/local, la penetración del territorio en términos sociales, la construcción de una estructura social local de apoyo y colaboración. También, en una dimensión mayor, la conexión y articulación con Organizaciones No Gubernamentales, activistas políticos y de derechos humanos, así como con instituciones del Estado colombiano. Aquí entran organizaciones civiles como Fundaredes, Fundación Joel Siera, Comité Permanente por la Defensa de Derechos Humanos (CPDH), y activistas como Javier Tarazona.

El frente mediático es, de todos, quizá el más complejo y el de mayor despliegue. Tiene dos líneas de acción: 1) operaciones psicológicas de terror sobre la gente de la localidad, 2) construcción de matrices mediáticas internacionales. La primera línea se ejecuta principalmente a través de grupos de WhatsApp creados ad hoc por operadores mediáticos del grupo narcomercenario. De estos existen decenas en La Victoria, que agrupan a miles de personas. Por esta vía se ponen a circular audios, fotos, videos, memes, mensajes, todos dirigidos a sembrar, previamente a que los hechos ocurran, los elementos centrales de las matrices de opinión; allí, además, se concreta la forma más directa de terror, amedrentamiento y amenaza sobre la población de La Victoria.

En esos grupos circularon todos los fundamentos, “pruebas” y datos de lo que terminaron siendo las operaciones mediáticas sobre los ataques a la FANB, sobre las personas que han muerto, sobre las supuestas violaciones a DDHH. Lo central aquí es que el objetivo de esa línea es mantener el terror sobre la gente para que siga huyendo hacia Colombia y para que los que cruzaron no regresen. Esto, en la medida en que la supuesta crisis humanitaria de desplazados causada por los enfrentamientos y por las violaciones masivas a DDHH supuestamente cometidas por la FANB, son el discurso con el cual pretende internacionalizarse el conflicto y escalarlo.

La segunda línea de acción del frente mediático es la de los medios y redes sociales. Esta corresponde a quienes elaboran comunicacionalmente la “información” surgida de los grupos y operadores mediáticos del grupo narcomercenario. Se desarrolla como una cadena que se activa para la progresiva amplificación de los mensajes: cuentas en redes sociales de medios locales y periodistas (por ejemplo, Arauquita Activa, Noticias de Arauca Colombia, Replica Arauca–noticias digital) y cuentas de redes sociales de ONGs y activistas de derechos humanos como Fundaredes y Javier Tarazona, PolíticaEntrePanas, Junior Parra, hasta que finalmente se internacionaliza en forma de noticia con medios en Miami, Venezuela y la misma Colombia: Infobae, Caracol, NTN24, EVTV Miami, Tal Cual, La Patilla, El Pitazo, VPitv, El Tiempo y un largo etcétera.

Hay una línea directa y continua ente los datos, audios, videos y fotos que distribuyen los operadores narcomercenarios en los grupos de WhatsApp y lo que publican los medios que los internacionalizan sin verdadera investigación ni verificación periodística. Así se cumple el objetivo. La matriz se siembra en la gente del territorio y se amplifica e internacionaliza para ser útil a los fines políticos del plan de agresión.

El frente diplomático, por su parte, implica las acciones políticas y mediáticas que vienen a cerrar el círculo para que el conflicto deje de ser un enfrentamiento meramente focalizado en un territorio y se convierta en una acción más del plan conjunto e integral que EEUU dirige contra Venezuela. Se concreta con declaraciones de altos funcionarios del gobierno colombiano como el Ministro de Defensa, altos voceros del gobierno de EEUU como el Jefe del Comando Sur, Craig Faller, la introducción de denuncias ante la Oficina de la Alta Comisionada de DDHH de la ONU por parte de exdiputados de la anterior Asamblea Nacional.

* Jefe del Comando Sur: Venezuela es un paraíso para narcotraficantes 

https://www.diariolasamericas.com/america-latina/jefe-del-comando-sur-venezuela-es-un-paraiso-narcotraficantes-n4219336  (Diario de las Américas. 25 de marzo de 2021)

IV

Estos son algunos elementos del conflicto que acaba de iniciarse, el conflicto al que nos enfrentamos como país. Tiene muchas aristas y es complejo. Pero tiene un rasgo central: es híbrido, asimétrico e irregular. Por lo tanto, la respuesta, para ser efectiva, debe ser igualmente híbrida, asimétrica e irregular.

En el terreno, la FANB enfrenta un enemigo que tiene décadas de experiencia en guerra de guerrillas y en prácticas y métodos terroristas, que sabe moverse en la sombra porque funciona adentro de los entramados de la economía del crimen, que carece de escrúpulos, que ha construido vínculos y estructuras de soporte en el tejido social existente en el territorio en el que se desarrolla el conflicto y está integrado a ese tejido social. Es un enemigo que somete y oprime a la población, a la vez que la conquista, por la vía de la amenaza y el amedrentamiento.

En los medios de comunicación, nos enfrentamos a un enjambre altamente organizado, técnicamente preparado, tecnológicamente dotado, estratégicamente cohesionado y dirigido, y sólidamente financiado no sólo de forma directa por el Departamento de Estado de Estados Unidos, sino por el narcotráfico.

Enfrentar y salir victoriosos ante esta nueva agresión, implica para Venezuela un esfuerzo simultáneo en todos los frentes de batalla. En el territorio y en el frente militar, contamos con la doctrina de unidad cívico-militar, que implica el desarrollo simultáneo de acciones armadas, políticas y sociales: el terreno principal de esta batalla es la gente del territorio, su afecto, su apoyo, su respeto, su subjetividad. En la dimensión mediática, hay que enfrentar el despliegue del enemigo, disputar la verdad, desmontar sus matrices y pasar a la ofensiva en el posicionamiento de la verdad, lo cual implica un enorme esfuerzo creativo, discursivo, simbólico y estético, así como organizativo. En términos políticos y civiles, la gravedad del conflicto exige que las organizaciones sociales y políticas se sumen, de forma cohesionada y en máxima unidad, a la batalla: solidaridad, acompañamiento territorial, movilización, despliegue organizativo, de discusión, debate e información por la verdad y la claridad de la gente en todo el país y en el espectro de las organizaciones sociales y políticas aliadas (y potencialmente aliadas) del mundo.

V
Este análisis y esta caracterización somera del conflicto que acaba de iniciarse contra nuestra Venezuela pretende aportar al debate, encender alarmas, abonar a la comprensión y conciencia de la muy grave amenaza sobre la paz de Venezuela. Cada argumento y reflexión está soportado por información pública y periodística precisa, datos, fuentes territoriales. La urgencia de comunicar los argumentos y el análisis impiden desarrollar, ejemplificar, desbrozar cada prueba, cada dato. En sucesivas entregas iré haciendo ese trabajo.

Primer reporte de la delegación de Derechos Humanos, organizaciones sociales y sindicales de la República Argentina en solidaridad con el pueblo de Bolivia

Primer reporte de la delegación de Derechos Humanos, organizaciones sociales y sindicales de la República Argentina en solidaridad con el pueblo de Bolivia

La solidaridad protege la vida, la indiferencia nos mata

 

Siendo las 17hs horas encontrándonos presentes en la iglesia San francisco de Asis en la localidad
de Senkata, informamos a la comunidad internacional, al pueblo boliviano y a los compatriotas de
nuestro país que el equipo proveniente de la argentina, luego de haber escuchado a víctimas
directas y a las familias de las víctimas de la violaciones de derechos humanos en el país,
señalamos:

1) Que no alcanzan las palabras para describir el sufrimiento, el dolor, la pena y las grandes
calamidades que hoy golpean especialmente a determinados sectores del hermano
pueblo boliviano, fundamentalmente mujeres, campesinos e indígenas.
2) Que pudimos constatar de las estas primeras entrevistas, a través de desgarradores
testimonios, de familias campesinas, indígenas, mujeres de pollera, que han sufrido la represión
de las fuerzas armadas y de seguridad del Estado, bajo las órdenes del gobierno de facto.
3) Que existe responsabilidad directa del Estado por las muertes, heridos, detenciones ilegales y
otros abusos y vejaciones ocurridas en Senkata como consecuencia del actuar represivo de las
FFSS y FFAA y la posterior impunidad e encubrimiento de las demás autoridades judiciales,
policiales y administrativas
4) Que ha existido ausencia total del estado en brindar alguna respuesta e información a los
familiares
5) Que no existe investigación judicial de ningún tipo.
6) Que sobre la desgracia de la perdida de seres queridas, algunas instituciones de salud le están
reclamando el pago de los insumos y de la atención sanitarias, de personas finalmente fallecidos.
7) Que se han sufrido numerosas detenciones arbitrarias, imputaciones judiciales fraguadas con
pruebas falsas montadas por agentes del Estado y paraestatales.
8) Que se observan situaciones de persecución política, sobre la dirigencia social, sindical y
política, lo que es incompatible con establecer un acuerdo de paz para restablecer la democracia.
No hay paz con impunidad.
9) Que numerosos testimonios han denunciado torturas a niñas, niños adolescentes y adultos
mayores
10) Que entre los casos recepcionados, hemos recolectado testimonios que refieren haber
encontrado dos cuerpos de mujeres violadas y atacadas sexualmente en vida y luego de su
muerte. Asimismo, testimonios que refieren haber visto cuerpos mutilados y desmembrados.
11) Que hay amenazas a los abogados particulares y que las defensorías públicas no están
cumpliendo su función de defensa de víctimas y perseguidos penalmente por falsos delitos.12)Que hay numerosos casos de delitos de violación y agresiones sexuales sobre niñas, niños y
adolescentes. En particular hay 3 niños y adolescentes con capacidades especiales que están
detenidos ilegalmente.
13) Que hasta el momento hemos relevado casos de heridos alojados en sus casas, y frente al
peligro de la detención y la no atención correspondiente en hospitales y clínicas están
sobrellevando esta penosa situación con total desamparo por parte del estado.
14) Que existen casos de heridos que se han hecho presente en el lugar para denunciar heridas de
balas de plomo de origen de las FFSS y FFAA, efectuadas en 11 de noviembre del presente año en
el marco de represiones a la resistencia al golpe.
15) Que las fuerzas policiales hicieron uso de la fuerza de modo indiscrimado en distintos puntos
de la ciudad de El Alto, Departamento de La Paz.
16) Que en muchos casos se les ha negado la atención médica de emergencia en razón de su
ideología política
17) Que en el Hospital Holandés existen personas que no han podido ser operados por falta de
recursos que debería garantizar el estado. Que en el Hospital Coreano el día 11 de noviembre
ingresaron 12 personas heridas de bala de fuego.
18) Que todo lo registro hasta ahora refleja en profundidad que la actuación represiva y la
violencia ejercida tiene su fundamento principal en el odio racista hacia el pueblo y naciones
indígenas que integran el Estado de Bolivia.
19) Que fue sistemático el incendio de casas de dirigentes identificados con el MÁS y líderes
políticos populares.
20) Que es central que el estado, toda la comunidad y las organizaciones populares resguarden la
integridad y acompañen la situación de los heridos y su restablecimiento, así como su protección
en condición de testigos fundamentales en las investigaciones.
20) Que Abogados y referentes de la delegación se han dirigido a visitar heridos a hospitales y
casas de familias víctimas. Visitamos también a la SENADORA del MAS por Chuquisaca, María
Elizabeth Oporto Balboa quien se encuentra en Huelga de Hambre desde hace 6 días, hasta la
aprobación de una Ley que reafirme el ejercicio de los derechos y garantías del pueblo boliviano.

Tomado de https://drive.google.com/file/d/1eENIfLusS-RGr43ZozjGYwXfyzOkKSjN/view

En Venezuela al menos 135 mujeres al año son víctimas de femicidio. Aimee Zambrano nos explica porqué

En Venezuela al menos 135 mujeres al año son víctimas de femicidio. Aimee Zambrano nos explica porqué

En un nuevo Día Internacional de la Eliminación de la Violencias Contra las Mujeres conversamos con Aimee Zambrano, antropóloga egresada de la UCV, documentalista e integrante del colectivo Comando Creativo desde 2008 y de la Plataforma Comunicacional UTOPIX. Es, también, investigadora sobre femicidios en Venezuela y militante por los derechos de las mujeres.

¿Por qué empezaste a investigar sobre los femicidios?

Mi interés por el tema de género viene dado porque es un tema al que no se le hace mucho caso, no es visible qué hace la mujer, desde lo que tiene que ver con el trabajo hasta el tema de la violencia, hay muchas cosas muy naturalizadas con respecto al tema de las mujeres. Comencé una maestría en el Centro de Estudios de la Mujer, allí estoy tratando sobre las estrategias de las mujeres frente a la tríada patriacrado, capitalismo y colonialismo, y qué hacen las mujeres en este contexto de crisis.

Además, comencé a investigar sobre los femicidios a partir de lo que pasó con Mayell, que se visibilizó bastante. A partir de allí empecé a hacer un seguimiento de los casos, porque el caso de Mayell se visibilizó, pero hay muchos casos que no.

Abordando el tema de la maestría nos dimos cuenta de que en Venezuela no existen cifras con relación a ésto desde 2015 aproximadamente. Estos indicadores son importantes porque, ¿Cómo construyes políticas publicas si no tienes cifras para saber en qué se ha avanzado, ¿Qué ha funcionado? ¿Qué no ha funcionado? ¿Qué problemáticas están sufriendo más las mujeres?

Allí comencé a leer muchas cosas y vi experiencias de individualidades y colectivos de distintos países que hacen un levantamiento de información desde los medios. Eso se llama investigación a código abierto. También me comencé a cuestionar cómo se hacían las campañas y cómo se presentaba el tema de los asesinatos de las mujeres. Comencé  a ver que lo reseñaban como peleas por celos, asuntos pasionales y el tema de los detalles con relación a las muertes, el tema de las fotos; sobre todo en los medios regionales se colocan fotos que terminan revictimizando a la víctima. Además, los medios terminan dando una justificación de las muertes: “la mató porque le montó cachos” ó “la mató porque le robó plata”.

Lo otro es que había que buscar una forma en que no se viera nada más como una mera cifra. Son mujeres que eran madres, hijas, esposas, abuelas, militantes. Son mujeres que muchas sostienen la Revolución, son mujeres maestras, bailarinas, obreras. No son un número, por eso pensé en hacer la lista en la que se viera los estados y la diversidad. Otra cosa que me impresionó mucho es el tema de las niñas. Es mucha la cantidad de niñas y adolescentes asesinadas. Quería mostrar la diversidad y la cantidad.

En el curso de la investigación ¿Con qué te encontraste?

Comencé por ver que en junio hubo tres asesinadas, incluyendo una mujer y una niña. Esa cifra fue aumentando.  A medida que hacia el arqueo aparecía nueva información. Entonces tenía en junio ya 16 casos. A partir de eso me planteé hacer el levantamiento anual. Comencé de enero a julio y de enero a julio la cifra dio 75 mujeres y ya se han agregado varios casos más, hay desde bebés de meses hasta madres de 70 años. Lara, Distrito Capital, Anzoátegui, Bolívar, Carabobo y Miranda son los estados donde más casos hay.

El femicidio es la máxima expresión de la violencia contra la mujer, por eso hay que ir a la causa estructural que tienen que ver precisamente con la violencia machista, el sistema patriarcal, hay que atacar el tema desde allí. Ahí me empecé a interesar en cómo evitar el tema de la violencia y entré en el taller de voluntariado contra la violencia machista que está dando Tinta Violeta. Hay muchos casos de violencia machista que están siendo visibilizados. Cuando el Estado no da respuesta a las denuncias que están haciendo las mujeres hay que buscar alguna manera de defenderlas, denunciar.

Hay muchas mujeres que van a hacer la denuncia y la misma policía hace mediaciones, o denuncias que no son tomadas, por ejemplo, se conoció el caso de una muchacha que fue a hacer la denuncia y no la dejaron entrar porque estaba en mini falda, entonces ella se devuelve y la matan. El Estado no cumplió con su tarea de tomar la denuncia.

Yo siento que hay que marcar una posición al respecto y mostrar la cantidad de mujeres que están muertas porque no hay una política dirigida a evitar esa trágica consecuencia.

¿Cuál es el rol de la justicia? ¿Cómo está funcionando?

En el caso de los femicidios son rápidos los juicios, por ejemplo, en casos de enero ya en junio se dictaron sentencias y hay asesinos que están presos, con penas de entre 20 y 25 años. Las condenas están saliendo muy rápido.

En varios casos que ocurrieron en enero, ya en marzo o junio los acusados tenían condena, casos que salieron reseñados en medios pero que no fueron propiamente mediáticos. Ahí sí la justicia actúa, pero no se está atajando la violencia con los mecanismos que la ley define para ello, y no existe una campaña a nivel mediático desde el Estado con relación a cómo prevenir lo que es la violencia contra mujer, hablar de las consecuencias y del protocolo a seguir para hacer la denuncia, hay un vacío comunicacional gigantesco con respecto a ese tema.

¿Qué otros temas influyen en esta alta cifra de femicidios?

Otro aspecto que influye es que, en situaciones de crisis, de bloqueo como la nuestra, cuando existen un montón de situaciones que merman la construcción de la masculinidad, el hombre al sentirse menos emprende un ataque hacia las mujeres. Aquí nos preguntamos, ¿Cómo se hace para atajar esa situación? Parece que el Estado no se ha sentado a pensar soluciones respecto a esa situación.

Con relación al tema campesino y de barriadas populares se puede ver en los medios que están ocurriendo femicidios por temas políticos, se están asesinando mujeres por el tema de la tierra, porque son lideresas comunitarias en ciertas zonas, por ejemplo, son mujeres que trabajan en el CLAP, que son parte de consejos comunales y comunas y que tienen roles preponderantes dentro de la comunidad y que han hecho alguna denuncia.

Yo he visto este año cinco casos que está claro que son femicidios políticos, porque incluso han dejado mensajes en los cuerpos. Ahí se está usando el cuerpo de la mujer para dar un mensaje a los militantes y a las organizaciones para que dejen de tomar posturas. Entonces eso es una expresión de la crisis política y de cómo se hace uso del cuerpo de la mujer como un objeto, como un medio para amedrentar.

¿Cuáles serían las políticas urgentes que debería tomar el Estado venezolano para revertir esta situación de aumento de la violencia de género?

Primero el tema comunicacional, es super importante. Debe haber esfuerzos, campañas, porque hay un vacío comunicacional total con relación a qué medidas deben tomar las mujeres, a dónde acudir, cuáles son los entes.

Segundo, el tema de la formación a funcionarios y funcionarias vinculados a los órganos de seguridad y las instancias de justicia. Tiene que haber espacios de formación a esos funcionarios del poder judicial para entender qué es la violencia de género y cómo afecta a las mujeres. Si pasa que una mujer va y denuncia y lo que hacen es una mediación o no le toman la denuncia, lo que denota es que no hay formación en el área. Además, está estipulado en la ley, es violencia institucional, la ley abarca muchas cosas que en la práctica no se cumplen.

Tercero, las casas de abrigo que estipula la ley. No hay casas de abrigo, o son muy pocas o las que había están cerradas. Muchas mujeres van, denuncian y no tienen dónde llegar.

A mí me parecen muy buenas las iniciativas de las organizaciones feministas, de organizaciones de mujeres de apoyar y de intentar formar en esa área, pero el Estado se tiene que avocar, las organizaciones de mujeres solas no van a logar un cambio estructural, entonces tiene que ser una política de Estado. Las mujeres somos las que estamos siendo vulneradas y a pesar de eso estamos asumiendo la crisis, las que nos estamos echando la guerra económica encima, yo creo el tema de las mujeres tiene que verse como algo estructural, tiene que pensarse como una política primordial en tiempos de guerra.

¿Estamos en la necesidad de declarar una emergencia feminista?

Yo sí creo hay que hay una emergencia feminista. Si nos vamos a las cifras, Venezuela quedaría entre los 5 o 6 países de América Latina con más altos índices de feminicidios.

Además de que hay otra expresión de la violencia que es el tema de los abusos de niños, niñas y adolescentes. Según el arqueo de medios hay un caso diario, es horroroso. Está el caso de Jessica, de 13 años, en Hoyo de la Puerta, ahí se denuncia que tuvo que salir la misma comunidad a armar una cuadrilla porque las instituciones del Estado no se abocaron a buscar a la chama que se encontraba desaparecida.

Es necesario pensar sobre el Estado patriarcal, pensarse las lógicas. Lo que mencionaba antes son medidas a corto y mediano plazo, pero hay medidas a largo plazo. Hay que repensarse el sistema, tenemos un sistema que nos viola, nos mata, nos vulnera, nos juzga, no nos garantiza el acceso a la salud. Esto por ejemplo se expresa muy fuerte en la violencia obstétrica, ahí la expresión es el feminicidio o femicidio obstétrico que es una categoría, así lo señala la compañera Nancy Bello. Precisamente existe un Plan de Parto Humanizado pero no se está cumpliendo, las mujeres van a un hospital y no las atienden, las ruletean, a mí me pasó con mi último chamo, que tuve que ir a tres sitios distintos hasta que terminé en una clínica privada después de 4 tactos, con los dolores, horrible.

¿Cómo es el movimiento feminista que necesita la Venezuela de hoy en día?

Tiene que venir desde lo popular. No puede ser un movimiento feminista pequeñoburgués, clasemedia, universitario, porque precisamente en Venezuela la mujer es la que sostiene la Revolución, las mujeres llevan los CLAPs, los Consejos Comunales, son las que están guerreando en las calles y con la migración aún más. Son muchas mujeres las que se están quedando, son muchas abuelas las que están asumiendo el rol de cuidar a esos niños que se están quedando acá. Entonces, no podemos tener un movimiento elitista que haga el tratamiento de ciertos temas de una manera tal que las mujeres no se sientan identificadas y no puedan participar por el tema de los tiempos.

Si estamos hablando de que las mujeres cumplen una doble y triple jornada porque están resolviendo la comida, tienen que trabajar en la calle, tienen que encargarse de la casa, pero además tienen que militar para resolver cosas en la comunidad, entonces no puede haber un movimiento feminista que no comulgue, que no buque los espacios y los tiempos para establecer esa empatía y articular y trabajar con esas mujeres que están en esas dinámicas. Es contradictorio que tú intentes establecer ciertos espacios y que las mujeres no puedan participar porque están trabajando o porque tienen que cuidar a sus chamos. Un movimiento feminista tiene que buscar incluir y generar condiciones para que todas podamos participar, si no esa mecha no va a prender.

A veces se elevan banderas de lucha que no necesariamente encienden la chispa en otras mujeres. Por ejemplo, el tema campesino, hay que sentarse a pensar cuáles son esos temas que afectan a la mujer campesina que se paran a las 4, 5 de la mañana a sembrar, cosechar, criar a los hijos. Son lógicas muy diferentes a la mujer citadina o a la chama que está en la ciudad, el movimiento campesino tiene que buscar puntos en común y ésos puntos deben servir para articular.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

 

Pin It on Pinterest