Seleccionar página
Convocadas movilizaciones campesinas en el mundo para este 17 de abril

Convocadas movilizaciones campesinas en el mundo para este 17 de abril

(Harare, 10 de Abril de 2018) Este 17 de Abril, Día Internacional de las Luchas Campesinas, La Vía Campesina rememora la masacre de los 19 Sin Tierra que fueron impunemente asesinados por el agronegocio #AgroMata. En un solo puño de coraje y rebeldía llamamos a nuestras organizaciones miembros, aliadxs, amigxs y pueblo organizado a unificar toda clase de acciones de resistencia, a escala global, por la Tierra y el agua en contra de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y en contra de la criminalización de las luchas sociales.

Celebramos esta importante fecha de movilizaciones internacionales por la defensa de reivindicaciones sociales, contra las fuerzas de gobiernos y empresas transnacionales del gran capital, que usurpan los bienes naturales y reprimen la defensa que millones de familias campesinas e indígenas en su lucha legítima por la tierra, agua y territorios.

Denunciamos el avance del capital sobre los pueblos y sus territorios. El capitalismo, racismo y patriarcado forman un modelo entrelazado de múltiples dominaciones a través del acaparamiento de territorios, saqueo de los bienes comunes, explotación del trabajo y control de los cuerpos y la misoginia.

Vivimos frente a una masiva violación a los derechos humanos, la impunidad de los crímenes de ayer y hoy, la criminalización de los movimientos populares, el asesinato y la desaparición de líderes y lideresas sociales. La impunidad del terrorismo de estado de ayer se ha convertido en la base de la impunidad de hoy del gran capital.

En ese contexto, los Tratados de Libre Comercio (TLC) son herramientas impulsadas por corporaciones y Estados que establecen reglas para vender nuestros bienes naturales, es decir, mercantilizan bienes comunes de la humanidad como la tierra y el agua, y los ponen en función del lucro.

Los TLC son hoy la expresión de una oleada anti-democrática en nivel mundial, que intenta imponer los intereses económicos de unos pocos, por encima del bien estar/buen vivir de los pueblos.

Frente al capital transnacional y los Tratados de Libre Comercio, desde La Vía Campesina nos unimos para defender y conquistar la reforma agraria, entendida como el derecho de los pueblos a la tierra, territorios, al agua y a las semillas nativas, base fundamental para la Soberanía Alimentaria.

Las corporaciones transnacionales y estados antidemocráticos, promueven prácticas desleales para impulsar el extractivismo, acaparamiento de tierras, mega monocultivos para la exportación, tierras que son utilizadas en su gran mayoría para mega monocultivos para el agronegocio. La tierra y el agua ganan cada vez más relevancia, y concentran gran interés económico, tanto para las élites nacionales como las extranjeras; por esta razón, hoy por hoy, existe una alarmante criminalización, persecución, desalojos y muerte de campesinxs e indígenas, negrxs, por la defensa de sus tierras y contra la expolición de los bienes comunes.

¡Movilízate!

Este #17Abril súmate a las múltiples acciones organizadas a nivel global, organiza marchas, foros, seminarios, ferias campesinas, proyección de películas, cualquier expresión es importante para denunciar los graves efectos de los TLC para el campesinado y la Soberanía Alimentaria.

Comparte todas las acciones planificadas para esta jornada a nuestro mail lvcweb@viacampesina.org, las queremos visibilizar en nuestro mapa de acción global. También envíanos artículos, audios, fotos y videos para difundirlos en nuestra web y VíaCampesinaTV.

¡Alimentamos nuestros pueblos y construimos movimiento para cambiar el mundo!

¡Contra el saqueo del capital y del imperio, por la tierra y la soberanía de nuestros pueblo!

¡La Vía Campesina lucha!

 

Síguenos también en Redes Sociales:

Hashtags: #SoberaníaAlimentaria#17Abril #StopFTA #SouverainetéAlimentaire #LuttesPaysannes #April17 #PeasantsRightsNow

@via_campesinaSP

https://www.facebook.com/viacampesinaOFFICIAL

Descarga el afiche oficial en versión editable, aquí. ¡Úsalo en todas tus acciones!

También te puede interesar

¿Dónde están las claves para derrotar el 11 de abril permanente que vivimos en Venezuela?

¿Dónde están las claves para derrotar el 11 de abril permanente que vivimos en Venezuela?

Hoy, 11 de abril, se cumplen 16 años del golpe de Estado del imperialismo y las clases dominantes venezolanas contra el comandante Hugo Chávez y el pueblo venezolano. Ese día Venezuela vivió con total claridad un ejemplo de golpe de Estado utilizado por el imperialismo estadounidense para colocar en el poder gobiernos títeres y evitar que se desarrollen gobiernos antiimperialistas, progresistas y de izquierda en América Latina.  Hoy, a 16 años de derrotado aquel golpe y otros más que vinieron, el país y el continente viven otras y más acabadas formas para ejecutar el mismo objetivo, nuevas y refinadas formas de golpe de Estado e injerencias: la guerra económica y financiera, la infiltración paramilitar, sanciones económicas, golpes institucionales, entre otros mecanismos.

Sobre este tema, Prensa CRBZ conversó con Kevin Rangel, coordinador nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

¿En qué contexto se da el golpe contra Chávez y qué lo desencadena?

El golpe ocurre cuando la revolución comenzaba a definir su rumbo estratégico, que ya se había iniciado con la consulta popular del referéndum consultivo, la Asamblea Constituyente y la aprobación en referéndum popular de la constitución de 1999. Ese proceso permitió refundar la patria. Luego, Chávez había empezado a tomar un conjunto de medidas y acciones con la ley habilitante, que le permitió decretar el conjunto de las 42 leyes. Dentro de este conjunto de leyes, hubo dos que desencadenaron el golpe de Estado, la Ley de Hidrocarburos y la Ley de Tierras, es decir, las que implicaban el control de la energía y la democratización de la tierra. Vemos entonces que aquella refundación inició por quebrar el control que históricamente había tenido el imperialismo norteamericano sobre nuestra industria petrolera así como el control que tenía la clase burguesa y latifundista en Venezuela de las tierras.

De alguna forma, el imperialismo y la burguesía, al principio, esperaban que se repitiera la lógica de algunos líderes que habían llegado al poder en otros momentos en el continente levantando banderas populares, es decir, la lógica de la traición al pueblo. El imperialismo norteamericano y la clase política de la cuarta república esperaban que el comandante Chávez traicionara el proyecto, traicionara las banderas por las cuales llegaba al poder y por las cuales el pueblo se movilizó masivamente a conquistar una victoria para darle fin al pacto de punto fijo y comenzar a definir un rumbo revolucionario, un rumbo que quebrara con los intereses imperiales y pusiera los intereses del pueblo por encima de los de la burguesía y oligarquía nacional y transnacional.

Al comprobar que Chávez no traicionaría sino que avanzaba en el programa revolucionario, vino el golpe. El 11 de abril abrió el camino a un conjunto de agresiones e injerencias, a la  agresión y asedio constantes y sistemáticos para derrocar al gobierno de la revolución bolivariana. Son ya 16 años desde aquel abril del año 2002 y esas acciones del imperialismo no han cesado.

Hemos visto otros casos de derrocamiento de gobiernos en América Latina, ¿qué opinas al respecto?

La revolución bolivariana inició un proceso de transformaciones que se fue generando en todo el continente, implicó un proyecto para ir construyendo un mundo multipolar, un proyecto de alternativas a la institucionalidad internacional del imperialismo norteamericano con la que se legitimaban gobiernos dictatoriales disfrazados de democracias. Así se fueron contruyendo el Alba-TCP, Petrocaribe, Celac, Unasur, se fue tejiendo un conjunto de espacios de articulaciones, no solo entre Estados y gobiernos, sino entre los pueblos y sus organizaicones sociales y políticas, que llevaban entonces a una pérdida del control por parte del imperialismo norteamericano sobre el continente.

Estos procesos revolucionarios que se iban levantando en Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador, donde fueron llegando al poder gobiernos progresistas en el continente, han venido transformándose en uno de los centros de la disputa geopolítica global, de la batalla internacional. De allí la intervención estadounidense en todos esos procesos, de distintas formas y en intensidades distintas, para sacar del poder a líderes y liderezas como Cristina Kirchner, Lula, Lugo, Zelaya, Correa y Evo Morales. El caso más reciente vivido con Lula es un claro ejemplo de esa injerencia, en una modalidad distinta a la del 11 de abril, más parecida a la de Zelaya o Lugo, en Honduras y Paraguay.

Por eso, hoy, 16 años después pudiéramos decir que seguimos enfrentando un 11 de abril. Y no solo en Venezuela, sino en toda latinoamérica.

En ese contexto de 11 de abril permanente, ¿cómo ves el escenario actual?

Hay mucha diferencia, porque de eso resultó un aprendizaje para la revolución bolivariana y para el pueblo de Venezuela. Primero, la claridad en  la necesidad de profundizar los niveles de la organización popular y construir bases sólidas para la defensa de la revolución y de la soberanía. Se ha venido avanzando en eso en este proceso.

El 11 de abril se combinaron un conjunto de actores como parte del guión de la estrategia del imperialismo norteamericano. Estaba la iglesia, los medios de comunicación y los sectores empresariales de la oligarquía representada en federaciones como Fedecamaras quienes fueron partícipes del golpe de Estado. Pero también hubo participación de traidores(as) a la revolución bolivariana, que estaban allí solapados y que también traicionaron el proyecto y traicionaron al comandante Chávez.

Hoy estos sectores siguen allí, en su empeño, pero ha cambiado el guión. Han llevado un conjunto de operaciones contra la revolución bolivariana, desde la infiltración paramilitar hasta la intervención a niveles altos de la revolución y de los distintos gobiernos para ir captando adeptos también dentro de los procesos progresistas. Actores como Rafael Isea, Miguel Rodríguez Torres, Luisa Ortega Díaz fueron captados por el imperialismo norteamericano, lo cual corresponde entonces a un plan estratégico.

Otro aspecto importante es que ya no está la presencia de Chávez, ¿no?

Con la pérdida de Chavez han venido generando una ofensiva contra el pueblo, contra la revolución bolivariana y contra todo el bloque alternativo continental al imperialismo norteamericano. En la ausencia de Chávez vieron una oportunidad para concretar el derrocamiento, y por eso la ofensiva comunicacional, mediática, cada vez más agresiva contra la revolución bolivariana, generando distintos elementos incluso xenofóbicos contra Venezuela, y no sólo mediáticamente sino económica y diplomáticamente de modo frontal.

¿Dónde ves las claves para continuar resistiendo y derrotar al imperialismo en ese intento permanente de derrocar la revolución?

Ese balance histórico que hacemos del plan de agresión contra la revolución bolivariana hoy tiene que llevar también a una reflexión que permita identificar que se trata de los mismos actores del plan adelantado contra Venezuela en distintas fases, pero que también nos permita internalizar la revolución bolivariana y seguir profundizando nuestros niveles de la organización popular y de defensa de la patria. Porque la confrontación sigue abierta, sigue vigente contra ese modelo que pretender restaurar el imperialismo en Venezuela.

Ante eso es necesario confrontar en el escenario internacional, pero también es necesario confrontar a lo interno de la revolución los factores que colaboran con las estrategias del enemigo: la ineficiencia, la corrupción. Porque justamente en ese Abril del 2002, uno de los factores importantes fue justamente la colaboración a lo interna de los traidores al proyecto. Por ejemplo, quienes hoy se solidaricen con los terratenientes, quienes desde adentro pretenden derrotar el legado del comandante Chávez, le hacen un franco favor a la estrategia del imperialismo y de derrotar un plan estratégico para la producción de alimentos para la defensa del país y el fortalecimiento cada vez mayor de los niveles organizativos de la gente.

El 11 de abril jugó un papel importante, como siempre lo ha jugado en todos los escenarios, el pueblo venezolano. Es el pueblo bolivariano quien logra retornar al presidente Chávez a Miraflores. Es ese pueblo consciente, movilizado, el que hoy en día requiere del máximo acompañamiento para fortalecer mucho más sus niveles de organización. En la lealtad de la revolución con ese pueblo está la clave para que permaneza firme y decidida la lealtad del pueblo con la revolución.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Avanza arremetida contra el campesinado

Avanza arremetida contra el campesinado

Wiston Olivero, vocero del rescate de tierras en hato Gavilán-LaChaqueta en Barinas, será presentado la mañana de hoy por la Fiscal 2da de Portuguesa ante un tribunal de control, y será imputado por los delitos de porte ilícito de arma de fuego y asociación para delinquir.

 

Fue detenido el martes 3 de abril en Guanarito por agentes de la Policía del estado Portuguesa, quienes le “sembraron” dos escopetas, municiones y prendas militares junto a un grupo de 10 campesinos de ese municipio. La policía ha informado que se trata de una “célula guerrillera”. El procedimiento policial ocurrió luego de una reunión entre campesinos de Barinas y Portuguesa con el fin de unificar esfuerzos y criterios sobre la lucha contra el latifundio.

 

A este grupo de campesinos(as) se les quiere criminalizar por impulsar la ejecución de la Ley de Tierras. Incluso uno de los “indicios” del delito es poseer un sello húmedo de un consejo campesino. Vale destacar que Olivera ha sido víctima de procesos judiciales amañados entre 2016 y 2018 y acusado de delitos como invasión, abigeato, resistencia a la autoridad y daños a la propiedad privada. Por lo tanto un nuevo proceso penal busca comprometer su libertad y truncar su liderazgo en la lucha por la tierra.

Por las razones antes expuestas, se hace indispensable que en función de garantizar le debido proceso y los Derechos Humanos de Wiston Olivero y estas perosnas, los cargos sean desechados y se investigue cuidadosamente este “falso positivo” montado desde la policía de Portuguesa. Tienen la palabra instituciones como el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo.

Fuente: LA TABLA

También te puede interesar

Alerta: Sigue ofensiva de latifundistas contra campesinado en Portuguesa

Alerta: Sigue ofensiva de latifundistas contra campesinado en Portuguesa

Con el incendio, provocado por hombres armados, de una vivienda y un tractor y la aprehensión de 10 campesinos a quienes habrían “sembrado” armas, continuó ayer en el estado Portuguesa la ofensiva de  latifundistas contra pequeños(as) productores(as) de alimentos, en dos sucesos diferentes registrados en los municipios Guanarito y Papelón, al sur de la entidad llanera.

La detención fue efectuada este martes 3 de abril en la madrugada. En el procedimiento fue aprehendido nuevamente Wiston Olivera Mejías, líder y vocero del consejo campesino Mil Zamoras y una Patria que intenta rescatar el latifundio improductivo Gavilán-LaChaqueta en Barinas. El hecho ocurrió en la ciudad de Guanarito tras haber sostenido una reunión con grupos campesinos de esa región del estado Portuguesa, informaron sus familiares y allegados.

La captura de Olivera y otros nueve campesinos y campesinas la efectuó un grupo de la Policía del Estado Portuguesa que aplicó un “falso positivo” y alega que tenían en su poder armas, municiones y uniformes militares.

Se trata de pequeños(as) productores(as) de alimentos, agrupados(as) en la Fundación Socialista de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria,  que actualmente libran una dura lucha contra el latifundio amparados(as) en la legislación agraria que constituye uno de los principales legados del Comandante Chávez.  El grupo se encuentra detenido en la sede de Poliportuguesa en Guanarito y serán puestos a la orden de la Fiscalía 2da. de esa entidad.

Por otro lado, en el caserío Las Bateítas del municipio Papelón, hombres armados ingresaron a un  área de trabajo del consejo campesino Guasimal Los Caribes, donde quemaron una casa y un tractor y destruyeron cultivos.

El suceso ocurrió dentro del Hato Garzón,  un enorme latifundio improductivo de 24 mil hectáreas que la comunidad intenta rescatar para ponerlo en producción desde hace 8 años, informó la Plataforma de Luchas Campesinas.

En el área permanecen 80 familias campesinas que producen maíz,  frijoles,  caraotas y yuca, así como ganado de doble propósito. El predio es reclamado por un conocido latifundista y explotador de madera en Barinas y Portuguesa desde tiempos de la 4ta República llamado Alí Torrealba quien a lo largo de los años ha usado grupos armados para amedrentar a los campesinos.

La actuación policial le da continuidad a un conjunto de agresiones, desalojos y detenciones contra campesinos con la complicidad de funcionarios policiales y jurisdiccionales corrompidos por grandes propietarios de la tierra. El uso grupos armados al estilo del paramilitarismo colombiano ya es una práctica arraigada en el estado Portuguesa.

Por LA TABLA

También te puede interesar

Pin It on Pinterest