Seleccionar página
La victoria de la derecha en Brasil y el balance necesario de la izquierda. Análisis de La Corriente

La victoria de la derecha en Brasil y el balance necesario de la izquierda. Análisis de La Corriente

El día de ayer se concretó en Brasil el triunfo electoral del ultraderechista Jair Bolsonaro sobre el candidato del PT y la izquierda brasilera Fernando Haddad. Esto no puede leerse sino como un verdadero derechazo a los procesos progresistas y transformadores de nuestro continente. El ascenso al poder de Bolsonaro reafirma, sin lugar a dudas, el viraje de la región hacia la derecha.

Desde el punto de vista político, el resultado de estas elecciones obliga a que desde la izquierda se haga un balance muy serio sobre las causas o razones del por qué las mayorías nacionales en nuestros países han venido mirando hacia opciones de derecha cuyas propuestas están alejadas de sus intereses y aspiraciones. No podemos despachar el asunto solo con argumentos como el papel de las corporaciones mediáticas, la manipulación de las instituciones a favor de los sectores poderosos. Se hace necesario un balance riguroso, ubicando todos los elementos y variables.

En Brasil la ultraderecha logró capitalizar el profundo rechazando a la corrupción encarnada en una clase política pervertida. Para tragedia de la izquierda en los últimos tiempos, el PT se convirtió en un símbolo de esa perversión de la política. Es cierto que el tema de la corrupción ha sido potenciado, magnificado e instrumentalizado por los grandes medios de comunicación, pero también lo es que el PT pasó de ser una esperanza para las clases populares a ser parte de una clase política cuyas prácticas debía superar. La derecha y su estrategia para restaurar el neoliberalismo en América Latina cabalga sobre mentiras y manipulación de la verdad, pero debemos reconocer que cabalga también sobre los propios errores de las fuerzas de izquierda que han gobernado en estos últimos años.

Entre esos errores, debemos señalar en primer lugar la subestimación de la batalla ética y de la necesidad de que las fuerzas democráticas y populares se erijan como pilares de la recuperación de los contenidos éticos de la política. Es necesaria una Ética Política Radical, que devuelva a la acción política su escencia altruista, que fundamente la política en códigos de servicios al bien común y no como mecanismo de ascenso social, no como carrera personal sino como acción adentro y en función de un proyecto colectivo. La mayor tragedia de los procesos nacional populares de la última década es haber sucumbido en gran medida a las mieles del poder, a la corrupción, a los privilegios, al distanciamiento de la realidad de las clases medias y populares, a las prácticas y formas de hacer política propias e inherentes de la limitada democracia del capitalismo. El desafío que nos convoca es, entonces, la formación de liderazgo éticos y democráticos. ¿Cómo lograrlo? En la respuesta a esta interrogante se juega buena parte de nuestro destino político.

Un segundo aspecto que debemos cuestionar es que sigue considerándose como único sujeto de la política de las fuerzas de izquierda a los sectores populares. No cabe duda de que estos sectores deben por supuesto ser nuestra opción principal siempre, pero la estrategia de poder que exigen las condiciones históricas actuales debe considerar que los sectores de la clase media juegan un papel determinante. De allí que debamos no solo saber hablarles, sino que deben ser entendidos como sujeto político, sobre todo porque para poder hacer sostenible un proceso de cambio no solo es suficiente tomar el poder, electoralmente hablando, sino sostener una mayoría nacional que permita el concenso nacional necesario que sea base sólida para poder adelantar los cambios que requieren nuestras sociedades.

En tercer término, el balance parece demostrar que no es suficiente una más justa distribución de la renta que haga más democrático el consumo, que dé acceso al pueblo pobre a todo aquello que los gobiernos neoliberales les niega. Debemos encontrar nuevas formas de inclusión que no solo se basen en cubrir los aspectos materiales, sino que aborden el problema de la conciencia y el compromiso de los sectores populares que, luego de superar las condiciones de vida de la pobreza e ingresan a la clase media, se vuelven contra los procesos de cambio.

A grandes rasgos vemos que en estos aspectos se centra buena parte de lo que ha permitido a la derecha neoliberal y proimperialista recuperar el poder sobre prácticamente todo el continente. De modo que es tarea central de las fuerzas de izquierda colocar estos temas en el centro del debate y del análisis, y traducir esos debates y análisis en transformaciones a nuestros métodos, prácticas y formas de lucha, si queremos recuperar el apoyo de las mayorías de nuestros países. Sin ese apoyo no podremos detener el avance de las fuerzas de la derecha y del imperialismo estadounidense, no podrmeos recuperar el poder en donde lo hemos perdido y no podremos preservarlo en los países que aún se mantienen gobernados por la izquierda.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Edson Bagnara, del MST: trabajamos para ganar en segunda vuelta

Edson Bagnara, del MST: trabajamos para ganar en segunda vuelta

El domingo 7 de octubre, en las elecciones presidenciales de Brasil, el candidato de la derecha, Jair Bolsonaro, obtuvo una victoria de 46, 03% de los votos contra 29,28% obtenidos por Fernando Haddad y 12,47 por Ciro. Los comicios se dieron en un contexto marcado por el control político de facto que tiene la derecha en Brasil luego del golpe contra Dilma y del ascenso al poder de Michel Temer. El resultado no le alcanzó a Bolsonaro para salir electo presidente de forma directa, sino que habrá que definir la elección en una segunda vuelta.

A propósito de este resultado y de los escenarios que se abren luego de la primera vuelta, Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora conversó con Edson Bagnara, integrante de la Coordinación Nacional del MST y dirigente de la brigada de ese movimiento en Venezuela.

Luego de los resultados del domingo, ¿dónde ven ustedes las causas?

Lo que determinó la situación en Brasil empezó desde el golpe, o mejor dicho, desde las elecciones de 2014, todo eso que terminó en el golpe, donde hubo un ataque muy fuerte al PT y a la izquierda. Por detrás de esos ataques que culminaron en el golpe, están los intereses norteamericanos para controlar las riquezas y tener nuevamente hegemonía sobre América Latina. Después del golpe vino una secuencia de situaciones que desencadenó en la presión sobre Lula para sacar la cabeza de la izquierda brasilera y dejar a la izquierda sin interlocutor con las masas, con la sociedad. Eso obligó al PT de manera rápida a proyectar otra persona, Fernando Haddad, para hacer este trabajo de interlocución, tanto que en veinte días pasó de 4% en las encuestas a tener 29% de los votos, lo cual no deja de ser una tremenda victoria.

Ante la segunda vuelta, ¿cuál es la perspectiva?

La alternativa es construir un gran bloque progresista contra Bolsonaro, que es un candidato de extrema derecha, un nazi, que viene con propuestas racistas, homofóbicas, y con una agenda económica de privatización y de entrega del patrimonio nacional, sea público o privado, a los intereses norteamericanos. Y con ese gran bloque pelear para sacar la mayor cantidad de votos que están ahí indecisos e, incluso, de gente que votó por Bolsonaro. Nosotros estamos optimistas, creemos que es posible revertir el cuadro y ganar las elecciones.

En caso de concretarse la victoria de Bolsonaro, ¿qué le espera a Brasil?

Nosotros creemos que podemos ganar. Pero si Bolsonaro gana vamos a vivir un tiempo muy oscuro en Brasil, un momento de persecución. La izquierda tiene que repensar sus tácticas. Y eso va a repercutir en toda nuestra América Latina. Difícilmente con Bolsonaro Brasil vaya a quedar aislado de la ofensiva contra Venezuela. Ya ha dicho que la próxima misión de paz de Brasil será en Venezuela, y ahí tenemos el ejemplo del desastre que fue la misión de paz de Brasil en Haití. Sería muy grave la elección de Bolsonaro para el pueblo de Brasil, para todo el continente y en especial para Venezuela, sobre todo para las organizaciones de izquierda.

¿Qué se plantea el MST ante ese psible escenario?

Nosotros como MST, independientemente de las elecciones, vamos a seguir organizando, vamos a seguir luchando, seguir avanzando. Claro que la elección de Bolsonaro sería una tragedia. Ahora mismo lo que estamos haciendo es todo el esfuerzo para no perder la elección. No estamos trabajando con la hipótesis de perder la elección. Seguimos trabajando con la hipótesis de que vamos a ganar. Estimábamos que perderíamos en primera vuelta. Al no haber Bolsonaro logrado ganar con la ventaja suficiente para que el triunfo fuera directo, eso nos abrió el chance de derrotarlos en segunda vuelta.

Pero independientemente de los resultados, nosotros vamos a seguir construyendo, tomando tierras, seguiremos en nuestra lucha, construyendo la educación, la reforma agraria, las cooperativas, organizando los campesinos y las campesinas para seguir avanzando en un proyecto de desarrollo agrícola distinto al agronegocio.

¿Cómo afecta estas elecciones el escenario en América Latina?

El triunfo de Bolsonaro significaría una entrega directa a los EEUU. La CIA está detrás de la campaña electoral suya. Hay un asesor de Trump que está en Brasil trabajando para ese triunfo, oficialmente no, pero sabemos que es así. Los métodos de campaña de Bolsonaro son muy similares a los que usó Trump en EEUU. Un gobierno de Bolsonaro sería, para el movimiento popular de América Latina, un período difícil, donde tendremos que repensar como continente todo el proceso, reconstruir las alianzas entre los pueblos, porque desde los gobiernos difícilmente avanzaríamos.

Si ganamos se reabre nuevamente un ciclo de prosperidad en América Latina, de progresismo, de retoma de las alianzas entre los países latinoamericanos que vienen siendo fracturadas como UNASUR, CELAC, MERCOSUR. Ésa es la disyuntiva.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Ante intento de magnicidio, férrea unidad cívico militar de los y las patriotas. Comunicado de La Corriente

Ante intento de magnicidio, férrea unidad cívico militar de los y las patriotas. Comunicado de La Corriente

La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora rechaza contundentemente el intento de magnicidio perpetrado el día de hoy contra el presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro Moros. Nuevamente la derecha nacional e internacional pretende alterar la paz y la democracia de Venezuela. Ante la imposibilidad de derrocar al presidente Maduro en anteriores acciones de violencia, ante la imposibilidad de que se genere una insurrección popular, ante la inoperancia y división de la derecha local, ante la imposibilidad de fracturar la sólida unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y ante la consolidación democrática del poder político en manos de la revolución, el imperialismo y la oligarquía optan nuevamente por la vía violenta antidemocrática.

Desde La Corriente manifestamos nuestra total solidaridad con el presidente Maduro y con el Gobierno Bolivariano, y expresamos nuestro total respaldo en esta hora difícil. Nuestra militancia, los hombres y mujeres que damos vida a este instrumento de lucha que es La Corriente, nos mantenemos irreductibles en nuestro apoyo a la revolución. Aquí seguimos, rodilla en tierra y dispuestos a defender la Patria en el terreno que haya que defenderla.

Asimismo, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora se suma las voces que exigen castigo a los responsables de esta agresión al presidente, al país y al pueblo venezolano. La investigación debe ser profunda y la contundencia de la ley debe caer completamente sobre los responsables, sean quienes sean. En ese sentido, expresamos nuestro apoyo al fiscal general de la república Tareck Willian Saab, a quien el presidente Maduro encargó de encabezar las investigaciones.

Es tiempo de unidad nacional. Hacemos un llamado al pueblo venezolano, al chavismo, a la máxima unidad. Es necesario cerrar filas en torno al presidente y la institucionalidad democrática del país. Se trata dela vida de la nación, de la estabilidad política y de la paz de la patria. Y es necesario, además, profundizar las acciones en todos los espacios populares, políticos, comunales e institucionales, para preparar la defensa de la patria, de su soberanía e independencia.

 

¡Unidad popular y chavista por la defensa dela patria!

¡Unidad cívico militar de los y las patriotas!

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

IV Congreso. Seguiremos batallando por un #PsuvPartidoDeChávez

IV Congreso. Seguiremos batallando por un #PsuvPartidoDeChávez

En medio de una compleja situación, con una crisis económica y social en continua profundización y bajo la persistencia del asedio imperialista, se realizó el IV Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela. Desde #LaCorrientePsuv, como movimiento popular que hace vida dentro del partido, participamos en el congreso, con un conjunto de propuestas luego de un intenso recorrido asambleario para construir esas propuestas con la gente.

En primer lugar, queremos resaltar el hecho positivo de que se haya abierto un debate y que éste haya abordado los grandes problema del país: la crisis económica, el problema de los servicios públicos, entre otros.
Sin embargo, estamos conscientes de que falta mucho para que que el #PsuvPartidoDeChávez sea una realidad. Para ello se requiere todavía mucho debate, muchas batallas ideológicas, mucha acción consciente de las bases psuvistas empujando la democracia interna, la ética como pilar y fundamento de la forma de hacer política.

En tal sentido, desde #LaCorrientePsuv consideramos que el congreso se quedó corto, dejó expectativas sin cubrir. Aunque entendemos que el partido debe estar de cara a los problemas de la gente y que, ciertamente, es la superación de la crisis económica que golpea inclemente a las mayorías nacionales lo que más importa al común, el problema de la democracia interna del partido no es un tema menor. No creemos que abrir un debate franco sobre la necesidad de ampliar los métodos y mecanismos democráticos para el funcionamiento del partido sea mirarse al ombligo. Al contrario, sería asumir frontalmente uno de los ejes centrales del proyecto histórico bolivariano como es la democracia.
Prosperidad y libertad, bienestar y democracia son dos elementos centrales de una revolución que sea capaz de resolver eso que Bolívar llamo la incógnita del ser humano libre. Por lo tanto, lamentamos que el IV Congreso haya soslayado de plano ese trascendente tema con un argumento tan vano. Decir que discutir sobre la democracia interna sería mirarse al ombligo es poco menos que escurrir el bulto. Si la construcción de una democracia profunda, basada en la participación y el protagonismo de la gente, es un objetivo principal de la revolución bolivariana, ¿cómo eludir la discusión sobre ese tema en el congreso nacional del instrumento político llamado a conducir esa revolución?

Desde #LaCorrientePsuv saludamos la ratificación del compañero Diosdado Cabello como primer vicepresidente del partido, lo que consideramos es un justo reconocimiento a su labor dirigente, a su eficacia política, cosas que ha demostrado en su desempeño al frente de la Dirección Política Nacional.
En medio de esta compleja batalla en que estamos, reafirmamos que #LaCorrientePsuv seguirá en el esfuerzo por que el partido avance hacia un proceso de superación de prácticas y métodos que lo desdicen como el partido de Chávez y como un instrumento coherente con los objetivos transformadores de nuestro programa político y de nuestross estatutos.
Con disciplina y lealtad, pero también de forma irreverente, seguiremos trabajando y luchando por un PSUV irreductible, ético y democrático.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest