Seleccionar página
En fotos: Venezuela defiende la soberanía en la calle

En fotos: Venezuela defiende la soberanía en la calle

Hoy 6 de abril, en medio de las cada vez más fuertes amenazas de Estados Unidos y de su títere en Venezuela Juan Guaidó, el chavismo dió una contundente demostración de por qué los planes intervencionistas del imperialismo estadounidense no han cuajado: a pesar de que los medios del mundo se empeñen en ocultarlo, la verdad es que en Venezuela hay un pueblo consciente y patriota, organizado y movilizado.

Prensa CRBZ participó en la masiva movilización de hoy en Caracas y recogió un importante documento visual de la misma. A continuación las fotos:

 

 

Es tiempo de máxima lealtad, unidad, desprendimiento y compromiso de todas y todos. Comunicado de La Corriente

Es tiempo de máxima lealtad, unidad, desprendimiento y compromiso de todas y todos. Comunicado de La Corriente

Venezuela atraviesa el más complejo escenario de los últimos años. La decisión de Estados Unidos de asumir frontal y públicamente la conducción y ejecución de un plan riguroso para derrocar al presidente Nicolás Maduro y acabar con la revolución bolivariana, implica el desarrollo de una ofensiva total contra el país. Ese plan consiste en acciones programadas y simultáneas en el ámbito comunicacional, político, diplomático, económico y militar, como parte de una estrategia de Guerra de IV Generación, es decir, una guerra de nuevo tipo cuya característica central es hacer parecer que no existe, que no es tal. Es en ese contexto que vienen sucediéndose los recientes ataques al Sistema Eléctrico Nacional. No debe haber dudas al respecto. Es fundamental que el pueblo todo y sus intrumentos políticos y organizativos así lo entendamos y actuemos en consecuencia.

Parte de esa estrategia implica que a la par que se desarrollan los ataques al servicio eléctrico, la dirigencia política opositora y golpista, trabaje para conducir el descontento que generan las afectaciones a la vida cotidiana generadas por los ataques en función de sembrar y generar violencia. Bajo el manto de reclamo justo por el óptimo funcionamiento de servicios públicos básicos, está en marcha un plan insurrecccional violento. Necesitan que en Venezuela se generalice el caos y la violencia. Eso es parte fundamental del plan de intervención. Lo han dicho claramente: la eventual e inconstitucional activación del artículo 187 de la constitución, con la cual justificarían jurídicamente ante el mundo la solicitud de que en Veneuzela ingresen tropas extranjeras y se concrete una intervención militar, debe esperar su momento justo y debe estar acompañada de un discurso mediático que muestre un descontento masivo del pueblo. En esa dirección dirigen hoy todos sus esfuerzos. Con base en las necesidades concretas generadas por el bloqueo económico y por los ataques al Sistema Eléctrico Nacional, trabajan para convocar, organizar y movilizar a la gente, con el objetivo de generar ese caos y esa violencia que necesitan.

En este sentido, desde La Corriente expresamos nuestro respaldo a lo declarado anoche por el presidente Nicolás Maduro en cadena nacional de radio y televisión, así como la activación de todas nuestras estructuras y militancia en el despliegue que la actual situación nos exige. Asumimos plenamente el llamado hecho por el presidente de la república a la organización y acción de las Cuadrillas de Paz, y planteamos que las mismas deben constituirse como espacios realmente amplios y democráticos, en los que la participación y el protagnismos de la gente sean la línea rectora para su funcionamiento y accionar. Desde hace poco más de una año, desde La Corriente venimos impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez (BDPHCh) como un espacio para la confluencia del pueblo patriota en los territorios en tareas de defensa y seguridad territorial, así como de acompañamiento en la resolución de necesidades concretas como distribución de agua, por ejemplo. En la actual coyuntura, las BDPHCh, con toda su capacidad y militancia, se suman a las tareas urgentes para preservar la paz y la democracia, así como de acompañamiento concreto del pueblo en las dificultades. La violencia la derrotaremos con la gente organizada.

La complejidad de la situación en la que se encuentra el país exige que desde los poderosos intrumentos comunicacionales con los que cuenta la revolución se despliegue el mayor esfuerzo posible para que a la gente le llegue la información que se requiere para contribuir a la claridad popular que apunte a la preparación necesaria para asumir la actual situación, comprenderla e incorporarse a las tareas concretas. Entonces, la explicación técnica de lo que ha sucedido y de sus consecuencias, así como los plazos reales estimados en los que serán superadas las implicaciones en la vida cotidiana y el detalle sobre los enormes esfuerzos institucionales que se adelantan para enfrentar la situaición, es clave que sean difundidos y manejados por las grandes mayorías del país.

El escenario exige de la dirigencia política e institucional el máximo compromiso y la más absoluta entrega y desprendimiento. La unidad, lealtad y disciplina popular que el momento exige, necesitan de una dirigencia que esté al lado de la gente, sufriendo y enfrentando las dificultades codo a codo con el pueblo, sin privilegios, sin distancias. La elevada moral popular que requerimos en este momento debe ser impulsada y fortalecida por el liderazgo y el ejemplo de la dirigencia. Lo contrario sería en extremo negativo y podría incidir en un eventual efecto positivo de la convocatoria que hace la derecha.

Vamos, pues, a la batalla. Los y las de Chávez, los y las de Bolívar, los y las de Guaicaipuro y Apacuana, los y las de Manuelita hemos demostrado la madera de que estamos hechos(as). Sabemos que enfrentamos grandes dificultades, pero el momento hist´rico nos exige la mayor fortaleza. De la unidad, compromiso, desperndimiento, entrega y capacidad de trabajo de todos y todas depende la victoria.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La Guerra de 4ta generación y la dirigencia que requerimos. Análisis de La Corriente

La solicitud de renuncia hecha por el presidente Nicolás Maduro a todo el gabinete ha creado una gran expectativa nacional frente a la posibilidad de que se sucedan cambios significativos a lo interno del gobierno, en un momento en que, sin lugar a dudas, se requiere una profunda renovación, no solo del gobierno sino de todos los niveles de la dirección política, para fortalecer el liderazgo chavista de cara al complejo escenario de batalla que tenemos por delante.

Desde La Corriente exhortamos y pedimos que estas expectativas no sean defraudas. Los cambios que se den no deben ser gatopardianos. Debe ser el inicio de un profundo proceso de revitalización y rectificación, resultado de un serio y objetivo balance del desempeño y resultados en cada ministerio. No decimos que todos(as) los(as) ministros(as) deben ser cambiados(as), pero creemos que debe conformarse un gabinete en donde la ética, la capacidad, el compromiso patriótico y la eficiencia sean el baremo que oriente las designaciones.

Saludamos y apoyarnos la iniciativa del presidente Maduro. Al igual que el pueblo chavista, estamos a la espera un gabinete verdaderamente nuevo, que eleve la esperanza y devuelva a la gente la aspiración de tener un gobierno escencialmente ético, profundamente patriótico y eminentemente capaz, para enfrentar la batalla contra las fuerzas apátridas internas y contra la agresión imperial, en todos los campos que se requiere.

Estamos en medio de una gran operación contra el país, una operación de Guerra de 4ta Generación de gran magnitud y profundidad, cuyo centro de dirección y conducción está en EEUU. El centro de ese ataque, aún cuando abarca todos los campos y ámbitos del país, es la economía y la unidad del bloque patriota. El enemigo está empeñado en el colapso de la economía mediante acciones que buscan que el Estado no tenga ninguna posibilidad de cumplir con sus funciones. Por eso, debe tener especial atención la conformación de un equipo económico capaz de desarrollar una política económica para tiempo de guerra, una política económica de emergencia que ponga orden y tome las medidas urgentes para poder hacer frente a las sanciones comerciales, financieras y petróleras con realismo revolucionario, pero sin claudicar ante las presiones, tanto del poderoso sistema financiero internacional como de los sectores nacionales que están dispuestos a entregar la soberanía para salvar sus intereses.

En esta etapa requerimos de una Plan de Ofensiva y Resistencia que contemple:

1) Una política económica de emergencia, estructurada e integral. Dentro de las medidas más importantes, entre muchas otras, se debe considerar la declaración urgente de la moratoria de la deuda como estrategia de contraataque al bloque financiero internacional. También es necesario ampliar la flexibilidad de la política cambiaria, creando mecanismos que permitan la activación de la importanción a pequeña escala, lo que ayudaría a sortear el bloqueo comercial. Urge, además, activar un plan de emergencia para recuperar el aparato productivo del país, con énfasis en la producción de alimentos: este plan debe estar dirigido primordialmente a la pequeña y mediana empresa y a los sectores de la economía social. Las empresas del Estado deben ser sometidas a una evaluación pública y transparente, que permita determinar responsabilidades sobre sus bajos niveles de productividad, y debe construirse una ruta clara para su recuperación, lo cual deber hacerser con participación directa de los y las trabajadores(as). El pueblo campesino, los pequeños y medianos productores y empresarios del agro, esperan por una política sostenida dirigida al financiamiento, el suministro de insumos, el apoyo técnico y mecánico.

2) Un plan para defender los activos de la república que han sido secuestrados por la élites neconservadoras de EEUU en complicidad con sus títeres de Voluntad Popular y Primero Justicia. Poco sabe el pueblo venezolano sobre las acciones que se adelantan para enfrentar este descarado despojo a la nación. Se debe poner toda la capacidad del Estado en la defensa de estos activos, tanto en el marco de la justicia internacional como con una potente campaña de denuncia ante la comunidad internacional.

3) Una estrategia política y comunicacional que dispute la bandera del humanismo y la solidaridad a la derecha. Jamás debemos permitir que seres tan viles engañen al pueblo bajo un ropaje altruista y bondadoso, mientras trabajan para llevar al país a la guerra, son títeres de oscuros interese transnacionales y trabajan como agentes de una fuerza extranjera que quiere subyugarnos y destruirnos como pueblo. Esta es una batalla donde las subjetividades, los símbolos, los códigos y la espiritualidad juegan un papel clave. En ese campo debemos iniciar una poderosa contraofensiva. Debemos recuperar la bandera del humanismo y la solidaridad para la causa de la patria. Para ello, desde el bloque patriota, debemos diseñar un plan de apoyo solidario cuyo pilar sea organizar el amor por el prójimo que caracteriza al pueblo venezolano en una gran red para la recaudación de ayuda de quienes más tienen para ser distribuido entre los sectores que están siendo más afectados por la criminal agresión a nuestra existencia. Esta red de apoyo solidario debería estar conformada por todas las formas organizativas del proceso, como Clap, Ubch, movimientos sociales, colectivos, partidos chavistas, instituciones, milicia bolivariana, consejos comunales y comunas, consejos de trabajadores(as), cuya tarea sea desplegarse en operaciones de solidaridad en cada rincón del país.

Buena parte de la victoria ante el actual cuadro de agresión internacional que vive Venezuela depende de la capacidad de transformar la situación en una contraofensiva revolucionaria. En todas estas acciones es clave que tenga una participación y protagonismo central la gente organizada. Es el poder de la gente nuestra mayor fortaleza.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¿Qué sigue en el plan de ataque de EEUU luego del golpe eléctrico? Análisis de La Corriente

¿Qué sigue en el plan de ataque de EEUU luego del golpe eléctrico? Análisis de La Corriente

Acabamos de recibir un duro golpe como parte del plan de ataque de Estados Unidos en la Guerra de 4ta Generación que ese país adelanta contra Venezuela. A una semana del inicio del apagón nacional en que consistió este golpe, el país comienza a sentir que la normalidad se recupera, que vuelve la calma, que una vez más superamos en unidad nacional un grave ataque a la soberanía, a la democracia y a la paz de nuestra patria. Como sabemos que la agresión no se detendrá y que vendrán nuevos ataques, conviene hacer el balance y el análisis para anticipar posibles nuevos movimientos del enemigo. La estrategia está clara, pero es preciso ir despejando sus acciones tácticas. ¿Qué viene ahora? ¿Cuáles serán sus próximos pasos? ¿Cómo prepararnos para ello?

Es claro que el enemigo interno requiere elevar los niveles de organización y preparación de su base social para poder lograr una correlación de fuerza favorable en el terreno concreto de la disputa, es decir en el territorio venezolano. Esto es un requisito para que puedan llevar el plan a otro nivel de conflicto, en caso de no lograr la fractura institucional antes, lo cual parece poco probable. Sin una gran presión de calle, sin fuerzas de choque organizadas, no podrán configurar un escenario tipo insurrección que pueda implicar la caída del gobierno o un cuadro de violencia de tal magnitud que justifique la intervención extranjera. Entonces, están obligados a concentrar esfuerzos en las disputas territoriales. Ésa es una batalla que se viene, la batalla por cada calle, por cada pueblo, por cada urbanización, por cada barrio. Actualmente están reclutando las bandas en cada ciudad, están vertebrando sus bases. Su principal amenaza en estos momento es la crisis de expectativas que comienza a aparecer y sus divisiones orgánicas de siempre. Ésta debilidad suya debemos aprovecharla.

Es fundamental tomar en cuenta que la crisis económica se va seguir agravado, tanto por el impacto del bloqueo petrolero como por las secuelas del apagón. Éste último fue un golpe duro que, si bien logramos superar, afectó de manera importante el ya maltrecho aparato productivo. Estimaciones serias indican que el enemigo considera que pueden llegar a un pico de la crisis en aproximadamente tres meses, lo cual podría generarles las condiciones internas para intentar un jaque mate. Para adelantar esas acciones requerirán haber avanzado en la disputa territorial, por lo cual el chavismo, el movimiento popular, debe estar enfocado en preparar la defensa de nuestros territorios y en desplegar una ofensiva política y comunicacional para impedir el avance de las fuerzas enemigas a lo interno de cada territorio. Ello implica elevar los niveles de organización de la Milicia Bolivariana, de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, de todas las organizaciones de base, de la inteligencia popular, de la preparación para la defensa del territorio y de la soberanía en todos los escenarios.

En lo político es clave organizar la solidaridad de la gente, estructurar redes que en cada calle, cada barrio, cada urbanización, cada ciudad y cada pueblo, se dediquen a recaudar fondos y recursos de los que más tienen para distribuirlos a aquellos(as) que son más vulnerables ante la crisis. Para ello debemos considerar emplear todas las formas organizativas del proceso: Clap, Ubch, colectivos, cooperativas, comunas, consejos comunales, mesas técnicas, consejos campesinos, de trabajadores(as), de estudiantes, de mujeres, Milicia Bolivariana, en una gran operación de apoyo solidario.

En resumen, concretamente, debemos comprender que hay tres tareas principales para el campo chavista, patriota y democrático del país: 1) elevar los niveles de preparación para la defensa de la paz, la democracia y la soberanía, 2) sostener y profundizar los esfuerzos de producción nacional, y 3) organizar la solidaridad del pueblo en una poderosa red de apoyo solidario.

En el nivel macro de las acciones, podemos esperar el bloqueo petrolero por parte de Europa, sanciones contra el sistema financiero nacional, sabotaje al sistema bancario y a la plataforma de todas las formas de pago sin efectivo, sabotaje a la plataforma de internet y telecomunicaciones, acciones contra la refinación y distribución de gasolina y gasoil. Esto, además de pasos para ir construyendo y legitimando un ejército mercenario que pueda actuar contra el país, principalmente desde Colombia.

Si de algo debemos estar seguros(as) es de que la ofensiva de Estados Unidos no va a detenerse. Eso nos obliga a hacer permenentemente estos análisis y determinar posibles escenarios y cursos de acción de la agresión enemiga, para poder trazar planes que puedan contribuir a desactivar el accionar enemigo y construir nuestros propios planes de acción ante cada escenario posible. La defensa de la paz, la soberanía y la democracia nos obliga a asumir con la mayor seriedad y compromiso nuestra preparación. No es poca cosa lo que nos estamos jugando. Hemos demostrado una extraordinaria capacidad para resistir, hemos demostrado consciencia y serenidad ante las mayores dificultades. Sin embargo, profundizar los niveles de preparación, articulación y acción coordinada será clave para lograr la victoria.

 

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest