Seleccionar página
Táchira: #ElPoderDeLaGente se organiza para asumir distribución de gas

Táchira: #ElPoderDeLaGente se organiza para asumir distribución de gas

La falta de eficacia en el servicio distribución del gas ha propiciado una serie de manifestaciones populares en todo el territorio nacional, entre las cuales, la tranca cuenta como la más frecuente. Táchira no es la excepción: semana tras semana, las vías principales del estado son obstaculizadas por ciudadanos(as) que manifiestan su descontento frente a la situación de la falta del recurso y la inoperatividad del sistema de distribución del mismo.

El pasado 2 de Octubre una comisión integrada por voceros(as) de diferentes comunas, consejos comunales y movimientos sociales del municipio Libertador se trasladaron a Santa Bárbara de Barinas para exigir que se respete el cronograma de distribución del gas del municipio. Días antes, haciendo uso de las redes sociales, integrantes de esta comisión, denunciaban la vinculación de funcionarios militares en el desvío de las rutas de distribución del recurso.

“Estas medidas apenas ayudan a ejercer presión y resolver el problema a corto plazo. Algunas autoridades responsables del llenado y distribución actúan según intereses propios y no del pueblo”, comentó Pedro Ortega, militante de La Corriente, vocero de la comuna Alí Primera II y candidato a concejal por el municipio Libertador del estado Táchira.

Motivados por esta serie de incidentes, y buscando formas de autogobierno, autogestionarias y cogestionarias, ochenta y tres consejos comunales que conforman las ocho comunas del municipio Libertador del estado Táchira se han estado organizando para crear la EPS Directa de Gas Comunitario. Desde hace meses vienen trabajando para consolidar este objetivo que beneficiará a 9800 familias y que, además, contribuirá a la generación de empleos directos e indirectos.

Para ello, se han estado realizando una serie de asambleas en las que se acuerdan las instancias de agregación de la EPS, que servirán como articuladores y sumarán fuerzas para la ejecución de este proyecto en el que ya se plantean 23 rutas de distribución que cubrirán el territorio municipal.

Pedro Ortega afirma: “Somos nosotros, la gente, la base, quienes tenemos la obligación de organizarnos para hacer frente a los problemas y resolver paulatinamente las dificultades que afectan las condiciones de vida de nuestra gente. Seguimos en pie de lucha para asegurar esta aspiración, que fortalecerá el poder comunal y nos empoderará en lo relativo a los servicios básicos”.

Con este tipo de iniciativas se construye la ruta para que la gente vaya asumiendo cada vez más poder y logremos, así, profundizar la democracia participativa y protagónica. De allí la importancia de que se multipliquen.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Las alcaldías suelen plantearse atender el área de servicios desde una perspectiva asistencialista, con lo cual difícilmente pueden responder con eficacia a las necesidades crecientes de todos(as) sus habitantes, más aún en un municipio tan amplio y con la particularidad de ser fronterizo como lo es Páez.

Por eso en #ApureInmenso se impulsa otra fórmula: se llaman Juntas de Gobierno para el Buen vivir (JGBV), son instancias de co-gobierno donde confluye el gobierno municipal con el comunal para la planificación de soluciones a los problemas de los(as) habitantes y para la mejora de su calidad de vida, desarrollando políticas de manera conjunta. La convicción que está detrás de esta decisión es que sólo abriendo los espacios para que se ejerca en lo concreto el poder popular, la participación y la corresponsabilidad, podremos profundizar la construcción de la democracia revolucionaria. Éste es uno de los objetivos centrales del proyecto que impulsa en el municipio la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora a través de la gestión de José María Romero.

Las Juntas de Gobierno para el Buen vivir están integradas por delegados(as) en cada área de gobierno del poder público municipal (servicios, cultura, deportes y turismo, hacienda, sala situacional, seguridad y dirección del poder popular), y voceros y voceras del poder popular definidos en su propio ámbito de acción político territorial. Es decir, funcionarios(as) de la Alcaldía con poder de decisión y voluntad política y voceros y voceras de las Comunas con conocimiento de sus problemas más sentidos y empoderados(as) para la toma de decisiones.

Ambas estructuras crecen en el proceso: la incorporación de la gente va a ayudar a controlar y elevar la eficiencia de las estructuras de gobierno, acompañando la gestión; y las estructuras del poder popular obtienen más herramientas y confianza para asumir la transferencia de competencias en sus territorios. La meta es una junta por cada una de las parroquias del municipio. Ya están juramentadas las JGBV de las parroquias el Amparo, Guasdualito y San Camilo, mientras que La Victoria, Aramendi y San Jacinto están en conformación.

Yorliz Fernández, Comisionado de la Alcaldía para las Juntas de Gobierno para el Buen Vivir, explica lo que intentan con el tema de los acueductos: “Se está trabajando en el mejoramiento y calidad del agua. Aquí tenemos un acueducto principal que es HidroLlanos y necesita ser reparado en muchas zonas. Para la reparación, una parte la va a colocar la comuna, con trabajo y gestión, y otra parte la va a colocar la Alcaldía del Municipio Páez para, conjuntamente, dar solución a los problemas del agua potable”. Esta misma práctica se asumirá para la reparación de calles y carreteras, el alumbrado público, la recolección de desechos sólidos, para la lucha contra la guerra económica, por mejorar la distribución de combustibles, etc.

En esta política se ponen en práctica ejes de acción que el Alcalde Chema Romero planteó desde su campaña y desarrolla en su gestión: la línea productiva: con la incorporación de los trece ejes productivos del municipio a las JGBV; la línea de la participación: las JGBV convocan al Poder Popular a participar directamente en el programa de gobierno; la línea de la transparencia ética: las JGBV son entes vigilantes de la gestión de la Alcaldía; y en la línea de los servicios, con la gestión y planificación conjunta, avanzando en la transferencia de competencias al poder popular según la capacidad de las comunas.

“Ésta es un experiencia del municipio Páez que va a dar mucho qué decir a nivel nacional, por el compromiso y la convicción que hay acá para asumir la solución de los problemas. La gente tiene mucha expectativa, y sobre todo que la gente tiene confianza”, afirma Yorliz Fernández, quien expone que todas las comunas del municipio se han sumado: “En estos tiempos es clave mirar hacia el poder de la gente organizada, para tomar el ejemplo y contribuir a su fortalecimiento. Todos los niveles de gobierno deben abrir las compuertas a l aparticipación y el cogobierno. Allí está buena parte de lo que necesitamos para superar la actual situación de dificultades”.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¿Cómo avanza una comuna en medio de esta crisis? Reportaje en Altos de Lídice

¿Cómo avanza una comuna en medio de esta crisis? Reportaje en Altos de Lídice

En Altos de Lídice cinco consejos comunales decidieron que había llegado el momento de conformar una comuna. Tenían varios puntos a favor: la voluntad de construir en conjunto, el trabajo que ya venían realizando de manera comunal, los problemas compartidos entre todos y la claridad de que solo podrían resolverlos al unirse. Existía, antes de ser votada la comuna, un espíritu comunal naciente, aquel que citaba Chávez como imprescindible.

Por eso el día de la votación la participación en la comunidad fue alta, mucha gente ya conocía el trabajo que se venía desarrollando en salud, producción, juventud, transporte, entre otras cosas. El llamado a la comuna tenía raíces, y el resultado fue el esperado: ganó el “sí” en las urnas con mayoría casi absoluta, nació la Comuna Socialista Altos de Lídice.

A partir de ahí comenzó otra etapa: darle vida a la comuna, con organización, participación de los vecinos y vecinas, la comunidad, hacer que comience realmente a funcionar como comuna en su territorio. En eso están trabajando en Altos de Lídice, con asambleas abiertas a la comunidad, mesas de trabajo que ya se han creado e instalado, y espacios de formación en varios temas.

Las mesas se organizaron según las necesidades que quedaron marcadas en la Carta Fundacional de la comuna: mesa de servicios, salud, economía comunal, infraestructura, hábitat y vivienda, alimentación, deporte, cultura y recreación, comunicación, y milicia bolivariana. En cada una se convocó a la participación de la comunidad. “Esta vaina es de todos nosotros, tenemos que pelearla, necesitamos de la participación de todos, de su esfuerzo mi hermano”, dijo un vecino en una de las asambleas abiertas a la comunidad, para motivar a que se inscriban para dar vida a las mesas. No se puede esperar que las respuestas caigan del cielo, se debe construirlas desde la comunidad, exigirlas si es necesario, pero no quedarse de brazos cruzados.

Una vez conformadas las mesas comienza el trabajo en cada una de ella, ver las prioridades, los planes de avance, qué puertas tocar, qué crear desde la misma comunidad. En eso se encuentra el proceso actual de la Comuna Socialista Altos de Lídice, con la necesidad de fortalecer cada espacio, con participación de la comunidad, avanzar en el trabajo tanto para construir respuestas concretas inmediatas a las muchas necesidades que existen, como para poner en pie un gobierno real en el territorio con desarrollo de economía propia.

Es mucho lo que hay por hacer, y la certeza es inamovible: es junto a la gente, construyendo poder, organización, formación, que se puede avanzar, dar respuestas que necesitamos en medio de esta crisis que fue desatada por la guerra y profundizada por problemas como la corrupción y el burocratismo. En la Comuna Socialista Altos de Lídice se avanza en esa dirección, no es el único lugar, son centenares de comunas, consejos comunales, Clap, en todo el país que intentan construir respuestas concretas, autogobiernos, experiencias de producción, donde, en varias, La Corriente acompaña la experiencia de empoderamiento de la gente.

El legado de Chávez debe orientarnos: ante las dificultades necesitamos mayor democracia participativa, revolucionaria, apertura de los espacios, reconstrucción de la ética en la política, una política colectiva, comunal, chavista.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Comuna Socialista Altos de Lídice da un paso al frente

Comuna Socialista Altos de Lídice da un paso al frente

Ayer, desde muy temprano en la mañana, se inició en Altos de Lídice el proceso para realizar el referéndum aprobatorio de la Carta Fundacional de la Comuna Socialista, proceso que culminó con una votación de 1032 votos a favor del Sí y apenas 8 a favor del No. Así, con un ejercicio auténtico de democracia popular y directa se da el primer paso formal, el paso que da nacimiento a la Comuna Socialista Altos de Lídice, que viene siendo impulsada por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora en la parroquia La Pastora.

Jesús García, dirigente comunitario en el territorio y responsable de La Corriente en la parroquia, señaló: “La aprobación de la carta fundacional de la comuna socialista Altos de Lídice es un hecho referencial e histórico. Es la primera vez que esto sucede en La Pastora. No se había realizado aquí un referéndum de esas características”.

Este logro de la gente se da en un contexto en que el país afronta una grave crisis económica y social, lo cual ha incidido en los niveles de participación y entusiasmo de la gente en los territorios. Sin embargo, a contrapelo de esa situación, la militancia de La Corriente en el territorio ha puesto su esfuerzo y disciplina para organizar, movilizar, convencer y entusiasmar: “Para llegar a este logro se desarrolló un trabajo de hormiga, con la gente, donde aplicamos todos los métodos que hemos venido aprendiendo en la militancia en La Corriente: el trabajo participativo, protagónico, de asambleas, de reuniones, de búsqueda de soluciones en conjunto, de muchas actividades culturales, de solución de problemáticas. Todo ese trabajo previo llevó a que el porcentaje de participación en el referéndum fuera bastante alto a pesar de la situación de dificultades que vive la gente”, señaló Jesús. “La participación de más de 1000 personas nos pinta un escenario y un horizonte bien interesante de cara al ejemplo que viene dando la comunidad de Altos de Lídice para toda La Pastora”.

Cuando en el país se dan intensos debates sobre la democracia interna dentro del chavismo y sus estructuras organizativas, aquí, en el territorio donde la gente lucha día a día se demuestra que la democracia participativa y protagónica es posible y que genera motivación en la gente. “En el plano estratégico implica la construcción de una referencia territorial y política que da cuenta de la construcción en ese territorio de lo que nosotros y nosotras hemos venido llamando #LaPastoraQueQueremos, que no es otra cosa que la construcción de una parroquia donde la democracia que nos planteó Chávez, la democracia revolucionaria se materialice. Esto es parte de todo el proceso que hemos venido empujando desde hace aproximadamente dos años que La Corriente inició su trabajo aquí en La Pastora”, dijo García.

Luego de culminado el proceso de consulta popular hubo actividades recreativas que dieron marco a la celebración de la gente por esta nueva conquista colectiva: “La forma en que hoy celebramos se basa en todo ese trabajo que hemos hecho y en la certeza de todas las puertas que ahora se nos abren para seguir defendiendo las conquistas que tenemos como pueblo y seguir luchando por más logros, por más conquistas. Estamos cumpliendo el sueño de Chávez y ahora desde la comuna vamos a seguir acompañando cada lucha que nos toque con el poder de la gente”.

Aprobada la carta fundacional se allana el camino para la formalización de la comuna y para el inicio de una práctica coherente con los postulados que se han venido trabajando. Ahora viene, como primer paso, el cumplimiento de todos los requisitos y trámites burocráticos para el registro de la comuna y el inicio, en la práctica, del autogobierno popular. En este sentido, Jesús García informó: “Ahora realizaremos una serie de asambleas con la gente de la comuna para analizar problemáticas y definir formas de impulsar soluciones a esas problemáticas, y darle rumbo y concreción a la Carta Fundacional, que en sus artículos nos indica una ruta, una priorización que se hizo con la gente. Hemos denominado ese proceso como Asambleas de Gobierno Comunal de Calle para impulsar el autogobierno de la gente, con los que votaron y con los que no votaron también, para discutir sobre el problema del transporte, algunos problemas de infraestructura y vivienda, el tema de la falta de iluminación pública, la falta de actividades culturales. Y algo muy importante: comenzaremos la preparación y la formación de cara a la conformación de lo que será el Parlamento Comunal”.

Lo que viene sucediendo en La Pastora, específicamente en los Altos de Lídice, es un ejemplo de que la mejor forma de encarar la adversidad y las dificultades es con el encuentro de la gente y con su participación y cohesión en torno a luchas comunes. No es desde las estructuras burocráticas y desde métodos verticales y jerárquicos impuestos que se fortalece el liderazgo revolucionario y se aporta en la reconstrucción de la mayoría popular. La falsa democracia de élites es funcional a la explotación y opresión del capitalismo. Sólo la democracia revolucionaria, que implica la construcción de poder en la gente, puede ser la base, el fundamento para impulsar y sostener las transformaciones profundas que requiere la sociedad para seguir construyendo justicia social y equidad.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest