Seleccionar página
La frontera, una puerta que hoy no cede

La frontera, una puerta que hoy no cede

 

Por el puente Simón Bolívar pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales 2 mil sellan pasaporte. 


Imagen: Gentileza Marcos Salgado

 

Desde Táchira

Las cámaras apuntan a la frontera entre Venezuela y Colombia. El set montado la presenta como una puerta que estaría por ceder. Todo parece listo, faltaría que llegue el día indicado que, a seguir declaraciones de presidentes, títulos de noticieros, estaría por ocurrir. La narrativa de la inminencia es central desde que Juan Guaidó se autoproclamó presidente: inminente caída de Nicolás Maduro, inminente gobierno de transición y resolución de todos los problemas de Venezuela.

Las imágenes al llegar a la frontera son otras. En particular en el punto que se ha construido como zona crítica: los municipios Simón Bolívar y Ureña, en el estado Táchira, frente a la ciudad de Cúcuta, Colombia. Allí debería verse un territorio conmocionado, militarizado del lado venezolano y transformado en un acopio masivo de ayuda humanitaria del lado colombiano. La realidad es diferente, una superposición de normalidad de una de las fronteras más complejas del continente, y el clima de un escenario en construcción.

Comprender las dinámicas de frontera demanda cruzar algunas variables. En primer lugar, la conformación histórica de ese territorio como zona de comercio binacional, marcado en las direcciones de compra-venta según la relación entre el bolívar venezolano y el peso colombiano. En segundo lugar, la puesta en marcha desde el año 2013 –con señales anteriores– del contrabando de extracción como parte de un plan de desangre de la economía venezolana. En tercer lugar, la presencia de actores claves al mando de las operaciones del contrabando, como grupos paramilitares. En cuarto lugar, los tres puntos anteriores dentro del cuadro económico actual. Las variables se cruzan y retroalimentan.

Dentro de esa geografía las cámaras se enfocan sobre dos cruces, el puente Las Tienditas, y el puente Simón Bolívar. El primero fue tapa de periódicos por los conteiners puestos del lado venezolano, presentados como un cierre del paso. Ese puente nunca estuvo abierto. Su construcción fue por iniciativa venezolana, saboteado en su concreción por las políticas colombianas que apuestan a magnificar el contrabando ilegal de gasolina en vez de ordenar un sistema de precios acordados entre ambos países en las gasolineras fronterizas.

La cuestión de la gasolina es clave para comprender la frontera: un litro del lado colombiano cuesta cerca de 60 centavos de dólares, mientras que del lado venezolano el tanque completo no cuesta un dólar. Esa gasolina contrabandeada permite abastecer las zonas fronterizas colombianas empobrecidas, a la empresa colombiana Ecopetrol destinar el combustible a otros sitios, a los paramilitares amasar millones, y a quienes manejan el control de la cocaína –paramilitares y carteles– contar con gasolina económica para su procesamiento. El gobierno colombiano ha autorizado por ley el contrabando de gasolina.

El segundo puente enfocado es el Simón Bolívar. Abierto de 6 a 21 al paso de peatones, y de 21 a 12 al paso de gandolas (camiones). Por allí pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales cerca de 2 mil sellan pasaporte, es decir que las demás van y vienen en el mismo día. Tiene una ventaja cinematográfica: es angosto, por lo cual puede generarse una gran cola de gente con solo frenar el paso unos minutos. Es lo que hacen las autoridades colombianas cuando la campaña mediática requiere fotografías que muestren masividad. De lo contrario el tránsito de personas es grande y fluido.

El ida y venida es comercial y familiar. Del lado colombiano se consiguen determinados productos a precios más económicos que en Venezuela, por lo que mucha gente cruza a comprarlos, para consumo personal o para revenderlos más caro del lado venezolano. Otros productos, regulados o subsidiados, son más baratos del lado venezolano, por lo que la dirección es la opuesta. Se trata de una economía de miles de personas de la frontera, de otros estados del país –como gente venida de Barinas o Barquisimeto– ampliada por las dificultades económicas que se deben a la combinación del bloqueo financiero, el ataque sobre la moneda, la dificultad para detener la hiperinflación, entre otros puntos.

Sobre esa cotidianeidad está en construcción la narrativa humanitaria, la ayuda, la posible intervención. Han hecho de la frontera el set donde se encuentran las grandes agencias de comunicación, voceros de diferentes gobiernos, organizaciones internacionales. El objetivo es mostrarla como el punto crítico por donde cederá la puerta.

Todos saben, por ejemplo, que el puente Las Tienditas nunca estuvo abierto, aunque afirmen que el gobierno venezolano lo bloqueó ante esta situación. En el recorrido que brindó Freddy Bernal, nombrado protector del estado Táchira por Maduro –la gobernadora pertenece a Acción Democrática, de oposición– estuvieron presentes medios colombianos y agencias internacionales. No importa que sepan la verdad del puente, afirman lo contrario, la campaña en marcha para aislar a Venezuela requiere la construcción de una matriz, donde están articulada agencias, funcionarios de gobiernos, organismos, presidentes, ingenierías de redes sociales, entre otros.

En ese contexto la ayuda humanitaria se ha construido como el ariete para derribar la puerta. Con varias particularidades: en primer lugar, que lo que hasta ahora ha llegado es insignificante, dos gandolas, cuando se reparten 40 en una sola jornada de distribución de comida en Táchira a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. En segundo lugar, que no importa el impacto real que podría tener, sino la construcción del escenario, que será el de mostrar de un lado la ayuda, del otro a población venezolana pidiéndola –para lo cual la derecha movilizará sus fuerzas– y en el medio el gobierno cerrando el paso. Esa es la imagen que, al parecer, buscarán construir.

Dentro de ese cuadro puede generarse hipótesis. Una de ellas es que ese sea el territorio donde la estrategia del asalto pueda construir el elemento detonante, la operación montada para justificar nuevos ataques de mayor potencia. Necesitan elevar el impacto en la opinión pública, conseguir acuerdo en el Senado norteamericano para dejar por escrito que la intervención militar puede ser contemplada, crear conmoción interna.

El escenario parece estar en una excesiva normalidad para los objetivos que se han propuesto alcanzar. Eso se debe a que algunas maniobras no les resultaron, como por ejemplo la detención de García Palomo, quien iba a encabezar una serie de acciones militares en Caracas. Esta semana podría ser la elegida para activar el escenario frontera, sería el punto donde se unirían el frente internacional con el nacional para buscar un quiebre. Por el momento la superficie continúa calma.

Tomado de https://www.pagina12.com.ar/174244-la-frontera-una-puerta-que-hoy-no-cede

Agresión contra Venezuela entra en nuevo nivel de intensidad. Análisis de La Corriente

Agresión contra Venezuela entra en nuevo nivel de intensidad. Análisis de La Corriente

Nos encontramos en una nueva fase en el desarrollo de los planes de la agresión externa para derrocar al presidente Nicolás Maduro y destruir la revolución bolivariana y al chavismo. Una vez más se corrobora que el desarrollo estratégico del conflicto político en Venezuela está determinado por el frente internacional. Las iniciativas, planes, orientaciones y órdenes a las fichas venezolanas que ejecutan las acciones internas son dadas de forma abierta y pública por altos representantes del gobierno estadounidense. En buena medida, la frontalidad del gobierno de Estados Unidos se debe a que está inmerso en una gran crisis política interna, que lo hace buscar oxígeno en una victoria rápida de su política exterior. La inconstitucional autojuramentación de Juan Guaidó como supuesto presidente interino, el reconocimiento inmediato por parte de Donald Trump y acto seguido por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, así como por Luis Almagro, secretario general de la OEA, son acciones planificadas y coordinadas desde el Departamento de Estado de Estados Unidos. En los próximos días se incrementará al máximo la presión directa con el fin de lograr el quiebre del bloque institucional chavista, principalmente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la unidad cívicomilitar. Además, está latente la intervención directa, anunciada en reiteradas ocasiones.

Esta nueva situación apunta a ir configurando un gobierno paralelo, lo cual tiene un conjunto de implicaciones que repercutirían en otro de los frentes principales de este conflicto: el económico. Desde la activación de ese gobierno paralelo se emprenderán fuertes ataques a la capacidad financiera del país: podrían avanzar sobre el control de activos en el exterior, restringir la capacidad importadora, afectar las exportaciones, incluyendo el petróleo. Todo ello repercutiría en la situación económica interna. De allí la necesidad de que el gobierno nacional tome medidas las que en materia macroeconómica se requieren con urgencia vital, como por ejemplo, la liberación definitiva del control cambiario, una política tributaria firme que apunte al control del déficit fiscal, una revisión profunda de la política monetaria definida para el petro y el bolívar soberano. Si las consecuencias de la crisis económica han sido severas, el nuevo escenario político definido por el conflicto con EEUU puede hacerlas mucho más fuertes si no se toman medidas y acciones contundentes para atenuar ese efecto. Elevar la producción nacional, principalmente de alimentos, es clave: para ello se requiere impulsar un diálogo amplio y la construcción de consenso con los más diversos factores productivos con verdadera vocación nacional y patriótica, lejos de las lógicas cupulares y de grupos de poder. La democratización de la economía, de los recursos e insumos para producir debe ser un hecho en Venezuela para poder salir de la crisis económica. Urge en Venezuela una Alianza Nacional Productiva.

El escenario político nacional inmediato estará marcado por el incremento de las acciones violentas por parte de la derecha como parte de su plan para concretar el golpe de Estado iniciado con la autojuramentación de Guaidó. Esta vez, con dos variantes: 1) la violencia está siendo generada de forma focalizada en las zonas populares para socavar la capacidad de reacción y movilización de las bases populares del chavismo, que están en esas zonas, y tratar de provocar violencia popular generalizada, 2) la violencia se ha generado en zonas cercanas al Palacio de Miraflores para generar la sensación de asedio efectivo al centro del poder. La guarimba es el método para aplicar esa violencia, puesto que la estrategia se centra en generar terror en la población, en el desgaste de la FANB y de los cuerpos de seguridad, y en la capitalización mediática y política de las consecuencias de la violencia a favor de la derecha, responsabilizando al gobierno y contribuyendo al falso relato que vienen alimentando desde hace años: el de un gobierno tiránico y represor. Para ello requieren heridos, muertos, fuego, destrucción. Una acción clave en este escenario es ampliar el marco de las alianzas más allá del chavismo, para lograr efectivamente aislar al golpismo, al pro imperialismo y a la violencia. La democracia, la soberanía y la paz son móviles superiores que pueden generar puntos de encuentro para derrotar la actual amenaza.

Creemos imprescindible, para fortalecer la unidad popular y la combatividad y entusiasmo de nuestra gente, que desde el gobierno nacional se impulsen con profundidad y contundencia, en lo concreto de la práctica política y de gobierno, los espacios para la radicalización de la democracia revolucionaria, así como dar pasos de mayor contundencia en la lucha contra la corrupción. Asimismo, es perentorio un Plan Nacional de Urgencias dirigido no solamente a la producción de alimentos, sino a concentrar todos los esfuerzos y capacidades del gobierno y el pueblo organizado a la recuperación de la eficiencia en los servicios públicos. No se debe desestimar el descontento que la crisis económica y el deterioro de los servicios ha causado en las bases populares.

La lealtad y subordinación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a la constitución, al pueblo y al presidente y comandante en jefe Nicolás Maduro Moros ha sido clave. Hoy, el ministro Padrino López y el alto mando militar en plano así lo han ratificado y ha sido contundente en su rechazo a la injerencia estadounidense y la pretendida usurpación del poder por parte de Juan Guidó y sus aliados de la Asamblea Nacional en desacato. Como complemento a esta fortaleza, es imprescindible mantener la movilización popular consciente y disciplinada, en unidad cívico militar, para defender la patria, las conquistas y la paz. Es necesario que se aceleren y profundicen los preparativos para la defensa integral del territorio en los que esté involucrado todo el pueblo, según lo indica la doctrina legada por el comandante Chávez. En este aspecto es central la profundización y fortalecimiento del trabajo de la Milicia Nacional Bolivariana. La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora viene impulsando las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, principalmente en los estados Táchira, Apure y Barinas, como un aporte par ala organización social territorial en las tareas de defensa contra el fascismo y el imperialismo. Hacemos un llamado a todo el pueblo patriota a sumarse a estas tareas hoy ineludibles.

Inicia fase violenta de plan insurreccional de la derecha en Venezuela

Inicia fase violenta de plan insurreccional de la derecha en Venezuela

Eduardo Viloria Daboín

I

La arremetida contra la democracia y la paz de Venezuela continúa en desarrollo. Se inicia fase violenta a escasos días del 23 de enero, fecha para la cual la derecha venezolana viene convocando movilizaciones de calle en apoyo a la usurpación del poder ejecutivo que ha declarado la ilegal Asamblea Nacional en desacato, a través del diputado Juan Guaidó. Las acciones vienen precedidas por declaraciones en apoyo a Guaidó, a la Asamblea Nacional e incitaciones a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, por parte de altas autoridades estadounidenses como Mike Pompeo, Mike Pence y John Bolton. En declaraciones de ayer por parte del asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, desconocía toda la institucionalidad democrática, legal y legítima del país: “Los Estados Unidos apoyan resueltamente a la Asamblea Nacional, la única institución democrática legítima de Venezuela, y su valiente esfuerzo para restaurar la democracia”. Hoy se ha hecho público un video oficial del gobierno de EEUU en la persona del vicepresidente Mike Pence que ratifica y profundiza lo que han venido señalando. Los hechos de violentos de ayer 21 de enero, las declaraciones de Juan Guaidó como vocero de la Asamblea Nacional en desacato y el respalda “resuelto” expresado por EEUU, dan luces sobre los intereses a los que responde la oposición venezolana, de dónde proviene el diseño de sus acciones y cuáles son sus fines.

II

Aún no había amanecido cuando ayer 21 de enero circuló la información de un ataque armado al comando de la Guardia Nacional Bolivariana ubicado en Cotiza, zona popular caraqueña ubicada al norte de la ciudad, cercana al parque nacional Guaraira Repano. El ataque fue cometido por funcionarios de la GNB adscritos al Comando de Zona Nro 43 de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes antes del ataque en Cotiza “sometieron al cap. Gerson Soto Martínez, comandante del puesto de coordinación policial Macarao, desde donde se desplazaron en dos (02) vehículos militares, irrumpieron contra la sede del Destacamento de Seguridad Urbana ubicado en Petare, municipio Sucre, sustrayendo de allí un lote de armas de guerra y secuestrando bajo amenaza de muerte, a dos (02) oficiales y dos (02) guardias nacionales del referido destacamento”. Así lo indica el comunicado oficial del Ministerio del Poder Popular para la Defensa. Aproximadamente a las 5 de la mañana la situación había sido controlada y los asaltantes rendidos y capturados. El comunicado no informa cuantos sujetos estuvieron implicados ni registra heridos ni bajas.

A las 4:17 de la madrugada, Juan Guaidó, quien pretende usurpar el poder ejecutivo nacional y encabeza la vocería política de la oposición venezolana embarcada en el nuevo plan golpista, dijo en su cuenta de twitter: “Lo que sucede en el comando de la GN en Cotiza es una muestra del sentimiento generalizado que impera dentro de la FAN. Nuestros militares saben que la cadena de mando está rota por la usurpación del cargo presidencial. La AN se compromete a brindar todas las garantías necesarias a los miembros de la FAN que contribuyan activamente con la restitución de la Constitución. No queremos que la FAN se divida ni se enfrente, queremos que se ponga como un sólo hombre del lado del pueblo, la constitución y en contra de la usurpación”. Este mensaje a tan pocas horas de los hechos permite sospechar articulación del diputado con la planificación de los hechos violentos contra el cuartel de la GNB. Claramente articulado con la acción, el contenido del texto evidencia, además, un claro llamado a la FANB a sublevarse contra el presidente legítimo y legal Nicolás Maduro y contra toda la institucionalidad democrática del país. Fue escrito mientras el enfrentamiento en el cuartel transcurría, de modo que constituye un respaldo a los asaltantes y una incitación a que en otros espacios de la FANB se generan situaciones similares.

III

Luego de controlado el ataque armado, se generó un foco de violencia en las inmediaciones del comando de la GNB en el barrio de Cotiza. A escasos 30 metros de la entrada del comando, un grupo de jóvenes encapuchados trancó la vía a la altura de un puente que conecta la vía que viene del barrio con la vía que va hacia la zona de San Bernardino, e inició un ataque con bombas molotov, piedras y botellas en contra del comando de la GNB, desde donde se respondió al ataque con bombas lacrimógenas y perdigones. El enfrentamiento se mantuvo, con distintos niveles de intensidad, durante varias horas. Durante el desarrollo del mismo, personas de la comunidad se agolparon en los alrededores a observar, sin participar en los hechos, mientras los jóvenes involucrados en la acción violenta incitaban con gritos a que la gente se sumara. Ante la pregunta de si los jóvenes eran de la zona, una jovencita encapuchada respondió que sí, que eran “los guerreros de la comunidad”. Sin embargo, poco después circularon en redes sociales fotografías de estos hechos en las que se veían jóvenes militantes de organizaciones políticas de la derecha que habían participado en los hechos violentos del 2017, participando en esta acción. Independientemente de esas imágenes que circularon en redes sociales, es un hecho que la derecha venezolana aplicó en 2017 el método de reclutar jóvenes pagados de las zonas populares para que participaran en los hechos violentos. Hoy pudiéramos estar ante el mismo método, aplicado ahora a lo interno de las propias comunidades populares históricamente identificadas con el chavismo. Un dato a favor de este análisis es la ausencia de apoyo y participación de la gente de la comunidad en esa acción violenta.

A las 9:51 de la noche, Juan Guaidó publicó en su cuenta de twitter lo siguiente: “Al bravo pueblo de Cotiza nuestra solidaridad y reconocimiento. ¡Venezuela entera los acompaña! Todos nos reencontraremos en las calles este ‪#23Ene”. Dos cosas están claras en esas palabras: felicita una acción violenta contra una sede de la FANB y felicita el supuesto respaldo que los violentos expresaron a los militares que asaltaron el comando. ¿Alguna duda de las pretensiones de Guaidó? Su discurso previo y el de la dirigencia opositora llamando a la gente y a la FANB a desconocer el régimen democrático venezolano con acciones concretas y este nuevo mensaje en apoyo a la violencia generada por un pequeño grupo en Cotiza apuntan a la misma dirección y revelan que su agenda es la misma del 2017, del 2014: generar focos de violencia, sólo que ahora está presente una variante: la generación de violencia para capitalizarla políticamente es iniciada en zonas populares. Los objetivos son cuatro:
1) causar terror en la población e inmovilizar las fuerzas populares organizadas chavistas
2) generar reacciones en cadena acicateando el descontento social generado por la crisis económica y de servicios públicos, con el objetivo de que se generalice la violencia y poder construir un discurso que favorezca, por un lado, la narrativa del Estado venezolano como fallido, y por otro, el relato de que el pueblo masivamente protesta y se rebela contra “la dictadura” y la “crisis humanitaria”,
3) forzar la actuación disuasiva y/o represiva de los cuerpos de seguridad del Estado, quienes están obligados a mantener el orden público y la paz, para sumar al discurso según el cual el gobierno de Maduro es un régimen represor,
4) desde la construcción de una épica de resistencia generalizada, movilizar la solidaridad de su base social opositora para favorecer la convocatoria de cara a las movilizaciones del 23 de enero.

IV

En el sector de Mecedores, parroquia La Pastora, se mantuvo un foco violento a lo largo del día. Vecinos del sector enviaron mensajes por distintas vías informando que se encontraban cercados por los violentos. Circuló también una fotografía de los protagonistas de la violencia, acompañada de un mensaje que los caracterizaba como delincuentes habituales de la zona: “Si aquí la gente quisiera manifestar lo haría por el gas o por el agua. Son problemas graves de la comunidad y hasta ahora no ha habido violencia. Estos que hoy prenden fuego lo hacen por otras razones”, decía el mensaje.

Llegó la noche y trajo más violencia, con el mismo esquema y en la misma zona. Vecinos y vecinas de la comunidad de La Pastora se reunieron en la Avenida Baralt, a la altura de la salida hacia la Avenida Boyacá, dos cuadras al norte de la sede del Tribunal Supremo de Justicia, para mantenerse vigilantes ante la violencia que sucedía unos trescientos metros más al norte. Organizada y en alerta máxima, la gente estaba allí, en actitud pacífica pero dispuesta a defender su territorio y garantizar la paz. Un importante contingente de la Policía Nacional Bolivariana se mantenía igualmente en el sitio, mientras otro mantenía a raya a los violentos en el sector Villas del Sol.

En dos oportunidades llegó la información de que se había encendido fuego en el sector Puerta Caracas, muy cerca de la Casa Robert Serra. El fuego fue apagado por la gente organizada. Finalmente, la vigilancia popular culminó, a eso de las 10 pm. A media noche fue incendiada la Casa Robert Serra y fue atacado el Pdval.

También se supo de grupos de jóvenes que salieron en Catia a quemar basura y otros objetos en la calle, mientras llamaban a la gente a sumarse a sus acciones y coreaban “Este gobierno va a caer”. Circularon videos de estos hechos en redes sociales. En todos los casos, los mensajes magnificaban la acción, la cantidad de gente que se podría apreciar e incitaban a seguir ese ejemplo.

Un detalle importante es que todas las acciones violentas, además de generarse en zonas populares, se dieron en zonas muy cercanas al Palacio de Gobierno de Miraflores, sede de la presidencia de la república. En 2017 comenzaron en el este de la ciudad y en estados fronterizos. Ahora comienzan por el centro de la ciudad capital y cerca del centro del poder político.

V


Hoy 22 de enero circula la información de una iniciativa en la Unión Europea para abrir cauce al dialogo político entre oposición y gobierno en Venezuela. El gobierno manifiesta, por su parte, intención de dialogar incluso con Estados Unidos. La derecha venezolana, por su parte, por un lado arrecia la agresividad del mensaje (“si Maduro quiere preservar su vida, debe reconocer que se les acabó el tiempo”, dice María Corina Machado) y por otro, convoca a la movilización de mañana 23 de enero con base en una supuesta legitimidad en las zonas populares expresada por los hechos violentos de ayer (“Las protestas en el Oeste de Caracas demostraron que no hay talanqueras que saltar. Aquí todos quedamos en el mismo corral”, dijo Guaidó).

Mientras tanto, comienza a llegar información de inicio de un nuevo foco de violencia en Cotiza. Asimismo, en una Casa de Alimentación en el sector Los Hornitos, de La Pastora, fue lanzada hace pocas horas una bomba lacrimógena. Hay indicios suficientes para pensar que puede estar preparada para hoy en la noche y mañana alguna acción violenta de mayor envergadura. Habrá movilizaciones de calle por parte del chavismo y de la derecha, y eso siempre implica el riesgo de que se infiltre la violencia.

Un video oficial del gobierno de Estados Unidos publicado hoy por el vicepresidente Mike Pence, reafirma el apoyo resuelto a la derecha venezolana, insiste en el carácter dictatorial de Maduro, desconoce las elecciones que lo mantuvieron en el poder como presidente reelecto, insiste en el reconocimiento de la Asamblea Nacional ilegal y en el apoyo a Guaidó para conducir el derrocamiento de Maduro y la instalación de un gobierno de transición. Finalmente, envía un mensaje a quienes acompañen mañana la movilización que convoca la derecha: “Estamos con ustedes. Vayan con Dios”. De forma coordinada, la Asamblea Nacional ilegal -pero reconocida hoy más que nunca por Estados Unidos-, nombra embajador para Venezuela en la OEA, lo que constituye el primer paso para usurpar y sustituir la representación del Estado venezolano y su pueblo ante la comunidad internacional..

No hay nada que agregar. Está claro que Estados Unidos y la derecha venezolana están fuera del marco de la política y del derecho internacional. La pretensión de tomar el poder por la fuerza no tiene ya máscaras de ningún tipo. Está por verse si podrán.

Venezuela: claves del asalto en preparación

Venezuela: claves del asalto en preparación

Las cartas están echadas. La primera mano indica que nuevamente está en marcha un intento de asalto al poder político. Se da luego de un período de desorientación con derrota de la derecha, a la vez que de preparación de las condiciones para este escenario. Se ha terminado en lo político la etapa agosto 2017-diciembre 2018, continúa y se profundiza en lo económico. Ambas variables se cruzan, se retroalimentan, estamos ante un esquema de ataque integral ininterrumpido.

La fortaleza central de este nuevo asalto reside en la combinación de la situación interna con la internacional. En el primer plano se trata del paso dado por la Asamblea Nacional (AN) al declarar a Nicolás Maduro como usurpador, autoproclamarse como nuevo poder y posible nuevo presidente, en un esquema de gobierno paralelo, con facultades en lo económico, político, internacional.

Esa acción está directamente relacionada/subordinada a la luz verde ordenada desde el frente exterior que anunció que reconocería como a la AN como único poder legítimo en Venezuela. Las declaraciones de voceros del gobierno norteamericano, el Grupo de Lima -con excepción de México- el secretario de la Organización de Estados Americanos, y países que se suman como Ecuador y Canadá, son la muestra de como los pasos ya estaban previstos para ser encadenados. Ordenan desde fuera.

Dentro de ese esquema parece en marcha un asalto similar con el que se ha incendiado y luego arrasado otros países, en particular Libia y Siria -otro debate es cuáles han sido los resultados en cada caso-. Se trata de bloquear financieramente, apoderarse de las riquezas de la Nación, apretar el cerco hasta la asfixia para desencadenar el ataque final a la fortaleza sitiada desde fuera y disparada desde dentro. La pregunta aún sin respuesta es cuál serían las fuerzas que encabecen el ataque: ¿una nueva dimensión del ataque paramilitar enfrentado en el 2017? ¿incidentes y militarización de la frontera? ¿aparición de la OTAN de la cual forma parte Colombia? ¿quiebres internos para los cuales la AN ya ofrece una amnistía? ¿ataques de tipo terrorista? ¿combinación de formas y actores?

La situación parece a la espera del elemento desencadenante.

La debilidad del esquema fue planteada por el mismo Juan Guaidó, miembro de Voluntad Popular -principal partido incendiario en el 2017- presidente de la AN: requiere apoyo de la sociedad, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y de la comunidad internacional. Es decir que no tienen cómo traducir sus anuncios en actos. Trabajan para lograrlo, y uno de los objetivos es lograr removilizar a su base social que ha pasado a descreerles brutalmente desde la victoria de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Para eso los cabildos abiertos, la épica por las redes sociales, la convocatoria a la movilización del 23 de enero.

La otra debilidad del plan de asalto es la fortaleza del chavismo. Fortaleza parcial: el destiempo entre lo político y lo económico es cada vez mayor. Nada indica que se achicará en un tiempo breve. En lo político el chavismo mantiene la unidad, con tensiones inevitables, capacidad de movilización repotenciada ante la amenaza, el universo extendido de organización popular, comunal, miliciana, psuvista, la Fanb que no ha cedido a los llamados millonarios, la ANC, el reconocimiento de Nicolás Maduro, con todas las dificultades, como dirección principal del movimiento. Si la derecha vuelve a subestimar al chavismo incurriría en un nuevo y otra vez peligroso error.

La otra fortaleza reside en la capacidad de maniobra internacional que ha desarrollado el gobierno. Las declaraciones de Rusia son una de las cartas más fuertes y visibles. El conflicto se da en el marco de la disputa geopolítica actual donde los contrapesos son poderosos. Los EEUU ya no pueden hacer y deshacer como en sus años de unilateralismo. Siria es muestra de ese nuevo cuadro, China es la expresión del epicentro económico de la disputa. La batalla de Venezuela es más que venezolana, es geopolítica.

La debilidad está en la situación económica. Trabaja como un agua que corroe, reformatea en cámara lenta, tanto en los niveles de la superficie como en las profundidades. En el primer nivel se trata de los necesarios cambios operados por la mayoría de la población para enfrentar la situación, expresado en fenómenos como la dolarización, la profundización de la economía de frontera minorista -que no es igual al contrabando de extracción- el aumento especulativo de todos los servicios -taxi, comida etc.- las remesas, los trabajos infrapagados para el exterior, entre otras cosas. El segundo nivel se expresa en dimensiones menos visibles y de impactos profundos, donde se combinan mafias de la corrupción, la emergencia/consolidación de un nuevo empresariado que vela por sus intereses como fracción de clase, la política poco clara de ingresos de nuevos capitales a las empresas estatales -¿cuáles son las razones por las cuáles esas empresas quedaron en la situación actual?- entre otros fenómenos.

Sobre esa debilidad y esa fortaleza van a descargarse los golpes. El bloqueo internacional -que es parte estructural de las razones de la crisis desatada como parte del formato de guerra- buscará llevar la situación económica a su límite. Secar al país y, en ese movimiento, saquearlo. En cuanto al ataque sobre lo político saben que necesitan quebrar: la Fanb, la institucionalidad, el chavismo. El cuadro económico genera condiciones, es la integralidad de la estrategia.

Resulta difícil medir tiempos y resultados. Pueden ocurrir varios movimientos dentro de ese panorama. Uno de ellos es que la ANC convoque a nuevas elecciones de la AN en vistas del Golpe en aceleración. Eso podría desencadenar diferentes resultados: desestructuración de la poca unidad de la derecha, agudización del enfrentamiento como elemento catalizador, luz verde para un nuevo salto en el ataque. La historia no es lineal y cada fuerza mueve sus cartas.

Hemos ingresado a un nuevo momento que busca romper el empate. Existen dos bloques en disputa: el del chavismo y el de la revancha clasista e imperialista. Lo demás es ficción, nadie está por encima de las partes en conflicto. La pelea es triple, por no ceder al asalto, estabilizar la economía y disputar para que la revolución no relegue sus elementos emancipadores presa de un pragmatismo de poder. Nadie sabe cómo terminan las trincheras, solo se sabe que la pelea es peleando con estrategia.

Marco Teruggi

Tomado de http://notasperiodismopopular.com.ar/2019/01/17/venezuela-claves-asalto-preparacion/

Pin It on Pinterest