Seleccionar página
(ALBA MOVIMIENTOS-DECLARACIÓN) Exigimos respeto a la voluntad del pueblo venezolano

(ALBA MOVIMIENTOS-DECLARACIÓN) Exigimos respeto a la voluntad del pueblo venezolano

Desde ALBA Movimientos, plataforma que articula organizaciones y movimientos populares de Nuestra América, vemos con gran preocupación las recientes declaraciones de gobiernos de la región respecto a Venezuela y convocamos a la lucha unida de nuestros pueblos:

1. Denunciemos la ilegitimidad del Grupo de Lima, agrupación de gobiernos de países cuyo único fin hasta ahora ha sido atentar contra la soberanía del Estado Venezolano rompiendo con el principio de la “no injerencia en asuntos internos de las naciones”.

  1. Este principio ha sido, además, una de las conquistas de los pueblos en contra de las agendas coloniales que se nos impusieron durante siglos por países europeos y los Estados Unidos.3. Protestamos contra los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, porque están violando la libre determinación del pueblo venezolano y sus instituciones; están no solo desconociendo los marcos y acuerdos internacionales, sino que también están irrespetando la constitución de la República Bolivariana de Venezuela y sus instituciones; estos gobiernos han activado una agenda insurreccional que llama a romper el hilo democrático en Venezuela.4. Estos gobiernos han negado el apoyo que el gobierno de Venezuela ha solicitado ante la ONU, la CELAC y ALBA, para superar la emergencia económica nacional que ha resultado de las medidas unilaterales y coercitivas aplicadas por los EEUU y la Unión Europea, reeditando el expediente de bloqueo que ha padecido el pueblo cubano durante décadas.5. Los gobiernos mencionados se hacen hoy protagonistas de una cruzada contra la integración regional, contra la democracia y contra los derechos humanos del pueblo venezolano. Además que esta última declaración del Grupo de Lima llama a boicotear el comercio exterior venezolano y los programas de ayuda humanitaria, como es el Plan Vuelta a la Patria empujado por el Gobierno Venezolano para repatriar aquellos ciudadanos y ciudadanas que viven en muy malas condiciones en algunos países de la región.

    6. Hacemos un llamado a todos los pueblos del mundo a denunciar la política injerencista que el gobierno de los EEUU está desatando sobre la región, se trata de atacar las condiciones de vida de un pueblo y romper con la democracia para poder tomar control de los recursos naturales de Venezuela. Es una vergüenza para nuestros pueblos que han luchado históricamente por su independencia, desde la Gran Colombia hasta la Patagonia, luchando contra las agendas colonizadoras europeas y norteamericanas.

    7. Pronunciémonos desde todos los rincones de este continente y del mundo para apoyar la democracia en Venezuela, el 10 de enero se inicia un nuevo período de gobierno para el cual Nicolas Maduro Moros fue electo el 20 de mayo de 2018 con 6.248.864 votos, 67.84 por ciento de la votación total, en una elección donde participaron 9.389.056 de venezolanas y venezolanos, es decir el 46,6 por ciento de la población electoral.

    8. Cuente el pueblo venezolano y su gobierno democrático con el apoyo solidario de los pueblos de Nuestra América en contra de las agendas injerencistas, imperialistas, antidemocráticas y violadoras de los derechos humanos de este digno pueblo que ha resistido heroicamente la peor arremetida del gobierno gringo que ha sentido este continente, donde pensábamos que la doctrina Monroe había quedado atrás.

    Con Chávez y Fidel como guía seguiremos adelante en la construcción de un proyecto de integración de los pueblos basado en el internacionalismo solidario, la lucha por la democratización, la defensa de la naturaleza, el impulso de un modelo económico para el buen vivir, la despatriarcalización y la lucha feminista y la batalla cultural contra la ideología dominante capitalista y colonial.

Por y con Venezuela: ¡Unidad, Lucha, Batalla y Victoria!

ALBA Movimientos
Enero, 2019

Tomado de http://www.albamovimientos.org/2019/01/alba-movimientos-declaracion-exigimos-respeto-a-la-voluntad-de-pueblo-venezolano/

La Corriente en 2018 avanzó en la batalla por la articulación e integración de los pueblos

La Corriente en 2018 avanzó en la batalla por la articulación e integración de los pueblos

Vivimos tiempos difíciles en los que las fuerzas que buscan el saqueo de nuestros recursos, el control de nuestros mercados y la explotación de nuestros pueblos han ido recuperando espacios, recobrando fuerza. Este año 2018 se hizo del todo evidente que la iniciativa y conducción de los esfuerzos por derrocar el gobierno bolivariano están en Estados Unidos. Es el frente internacional, cuya agenda es liderada por este país, donde han estado concentradas las acciones más fuertes orientadas en esa dirección. Derrotar la revolución bolivariana es central en la avanzada del imperialismo estadounidense para retomar control del continente, luego de haber retomado para sus intereses los gobiernos de Brasil, Argentina y Ecuador. De allí que, a la par del desarrollo de la diplomacia de paz que adelanta el gobierno bolivariano a través de la cancillería de la república, y de los esfuerzos por revitalizar espacios de integración latinomericana no controlados por Estados Unidos como Alba-TCP, sea de vital importancia que las organizaciones sociales y políticas avancemos también en una política de articulación internacional.

Por ello en La Corriente, junto a la dura batalla que hemos librado este año en el escenario nacional, hemos venido retomando con fuerza nuestra política de trabajo internacional, participando en distintos espacios de articulación, intercambio, solidaridad e integración directa entre organizaciones y movimientos sociales del continente y otras latitudes, y abriendo el compás hacia otros espacios nuevos. “Un objetivo que nos trazamos este año fue fortalecer la presencia de la organización en espacios de articulación en los que ya venimos participando, como por ejemplo Alba Movimientos y CLOC – Vía Campesina, así como aumentar la proyección hacia otros espacios. En ese sentido, comenzamos a participar, con la compañera Jennifer Castillo, en el Movimiento de Afectados por Represas (MAR), que articula varios países como Brasil y Colombia, y también estuvimos presentes, con el compañero Yonatan Vargas, en Bélgica y Francia, en la conformación de la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana. Esto se dio como resultado del reconocimiento que existe fuera de Venezuela al trabajo que venimos haciendo acá y a los aportes que continuamente realizamos al proceso político venezolano. Logramos aumentar el número de delegados(as) nuestros(as) en estos espacios como parte del trabajo que hacemos como embajadores(as) populares de La Corriente”, informó Zuleima Vergel, una de las responsables de esta línea de acción.

En estos esfuerzos es fundamental que la presencia y participación en espacios de articulación internacional se puedan traducir en hechos concretos. Por ejemplo, este año se logró avanzar en un convenio con el MST de Brasil para consolidar el proceso de reprodución de una semilla de maíz autóctona venezolana, la variedad Guanape, que estuvimos cultivando con éxito en espacios nuestros en Portuguesa, para luego ser usada en nuestros planes de siembra con semilla propia y de forma autónoma. También se logró una articulación con organizaciones chilenas, que estuvieron recaudando medicinas para ser enviadas a Venezuela y distribuidas por nosotros acá. Con Patria Grande, de Argentina, venimos profundizando un proceso de intercambio que se viene concretando con apoyo en el área comunicacional y con la presencia de compañeros y compañeras de distintas organizaciones que estarán este año 2019 visitando Venezuela e incorporándose a procesos organizativos de La Corriente, para intercambiar y conocer el proceso político venezolano desde adentro: “Otro espacio que hemos venido fortaleciendo es el de cooperación con Cuba, a través de la embajada y del centro Martin Luther King, que envió este año un par de compañeras que estuvieron recorriendo y conociendo nuestra experiencia como organización. Empezamos a realizar algunos procesos formativos de militantes nuestros allá en Cuba y hay interés en desarrollar también otros procesos formativos acá en Venezuela con una brigada cubana de esa organización, procesos que sin duda contribuirán a nuestro fortalecimiento”, afirmó Vergel.

Un espacio importante en el que La Corriente estuvo presente este año fue la Escuela Continental de Mujeres de la CLOC, en la que participó la compañera Katherine Delgado, que consistió en un espacio de formación feminista con miras hacia la construcción del feminismo campesino popular: “Fue enriquecedor conocer de viva voz la realidad del campo latinoamericano, a qué nos enfrentamos, los niveles de violencia a que se enfrentan las mujeres latinoamericanas en el campo, el avance feroz que tiene el sistema capitalista en el campo en Latinoamérica, el avance de trasnacionales, la violencia como forma de aniquilar y de empujar las sociedades campesinas hacia los centros urbanos para dejarle los espacios libres a las transnacionales, la explotación y la aniquilación de las formas históricas que ha tenido el campesinado latinoamericano. También fue interesante participar en el debate sobre la necesidad de nuclear todas las luchas de todos los movimientos campesinos en el continente”, reflexióno Delgado.

También con la CLOC estuvo La Corriente en la Escuela de Dirigentes Egidio Brunetto, desarrollada en Colombia, en la que el compañero Yonatan Vargas se desempeñó como facilitador, y también en ese país participó La Corriente en el Encuentro Regional del Grupo de Trabajo, Tierra y Territorio de la Alianza por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos de América Latina y el Caribe. Al final del año, también La Corriente se incorporó en la organización del capítulo venezolano de cara a lo que será en 2019 la Asamblea Internacional de los Pueblos cuya realización será en Venezuela: “En todos estos espacios estamos llevando la voz de Venezuela, la verdad de Venezuela, para contribuir a contrarestar las permanentes campañas que se erigen en contra de la revolución bolivariana y del pueblo venezolano, desde la perspectiva de las luchas de la gente y de la construcción concreta que hace la gente para defender sus consquitas y luchar por más logros”, señaló Zuleima Vergel”.

Además estuvimos participando en el Encuentro Mundial de Movimientos y Organizaciones Sociales en Solidaridad con Venezuela, en la 3era etapa de cursos de formación CPPS-CLOC-VC Sudamérica realizado en Brasil, luego en La Cumbre de Los Pueblos – Perú, en el Encuentro  Global de Agroecología desarrollado en Cuba, igualmente participamos en el Taller de Formación Política  para Movimientos Populares de América Latina llevado a cabo en Cuba, en el Campamento de la Juventud Cloc Vía – Campesina en Nicaragua, en la Reunión Política Continental de Alba Movimientos y en la Contra Cumbre del G20, estos últimos en Argentina.

El año 2018 fue, entonces, un año de intensa actividad y lucha también en el ámbito internacional, desde el convencimiento de La Corriente de que ante la avanzada del capitalismo transnacional y la derecha fascista en nuestro continente y en el mundo, es vital estrechar lazos y avanzar en la progresiva acumulación de fuerza de los movimientos y organizaciones populares en el esfuerzo por construir sociedades más justas, más democráticas y más equitativas, en las que sea una realidad cada vez más profunda el ejercicio de una auténtica democracia en manos de la gente. Eso no será resultado sino de la organización, la participación y la movilización desde espacios en los que pueda construirse, de forma articulada entre los pueblos, el poder de la gente.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Histórica victoria campesina: La Asamblea General de la ONU adopta la Declaración sobre los Derechos Campesinos, ahora el foco está en su implementación.

Histórica victoria campesina: La Asamblea General de la ONU adopta la Declaración sobre los Derechos Campesinos, ahora el foco está en su implementación.

(Harare, 18 de Diciembre de 2018) Hoy, 17 de diciembre de 2018, la Sesión 73 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGONU 73) en Nueva York adoptó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales. Ahora que la declaración es un instrumento legal internacional, La Vía Campesina (LVC) y sus aliados se movilizarán para apoyar a las organizaciones regionales y nacionales en sus procesos de implementación.

El voto final de hoy representa la culminación de un proceso histórico para las comunidades rurales. Con 121 votos a favor, 8 votos en contra, y 52 abstenciones. El foro de la AGONU, que representa a 193 Estados miembros, dio paso a un nuevo capítulo prometedor en la lucha por los derechos de los campesinos y otras comunidades rurales alrededor del mundo. El proceso de 17 años, iniciado por el movimiento campesino internacional La Via Campesina, apoyado por numerosos movimientos sociales y organizaciones aliadas, como FIAN y CETIM, ha sido una gran fuente de inspiración y fortalecimiento de las comunidades campesinas en todas las regiones del mundo.

2018 fue decisivo para el proceso de la Declaración:

Ginebra: En abril, después de 6 años de negociaciones, El 5º Grupo de Trabajo Intergubernamental de Composición Abierta del Consejo de Derechos Humanos (CDH) concluyó los debates sobre el contenido y finalizo el texto. En septiembre, el CDH (39 Sesión) adoptó la Declaración por mayoría de votos.

Roma: En octubre, durante el 45 Foro del Comité Global para la Seguridad Alimentaria, La Vía Campesina junto con el Mecanismo de la Sociedad Civil y con el apoyo de varios países e instituciones de la ONU, organizó un evento político promoviendo la Declaración en el marco del Decenio de la Agricultura Familiar.

Nueva York: En noviembre la declaración llego al proceso de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGONU). El 19 de noviembre, se votó sobre la declaración y fue aprobada con gran mayoría por la tercera comisión de la AGONU responsable de asuntos sociales, humanitarios y culturales. Finalmente, con el voto plenario de la AGONU a partir de hoy se concluyó el proceso de adopción. Una nueva etapa seguirá ahora, una etapa de implementación; transformando las aspiraciones de La Vía Campesina en soluciones para las luchas diarias de la sociedad rural.

“Esta declaración es una herramienta importante que debe garantizar y ayudar a realizar los derechos de los campesinos y otros trabajadores en las zonas rurales. Instamos a todos los estados a implementar la declaración con escrupulosidad y transparencia, garantizando a los campesinos y comunidades rurales el acceso y control sobre la tierra, semillas campesinas, el agua y otros recursos naturales. Como campesinos necesitamos la protección y el respeto por nuestros valores y nuestro papel en la sociedad para lograr la soberanía alimentaria “, dijo Elizabeth Mpofu, de Zimbabue y l Coordinadora General de La Vía Campesina.

Como campesinos de todo el mundo, vamos a movilizar y nos uniremos en nuestros respectivos países para cabildear con la meta de establecer políticas y estrategias que contribuyan al reconocimiento y la aplicación de los derechos campesinos con una rendición de cuentas. Las violaciones de nuestros derechos a través del acaparamiento de tierras, los desalojos forzosos, la discriminación de género, la falta de protección social, las políticas de desarrollo rural deficientes, y la criminalización pueden, ahora, con el reconocimiento internacional oficial de esta Declaración, ser confrontados con mayor peso legal y político.

¡Los derechos de lxs campesinxs, son derechos humanos!

¡Globalicemos la lucha! ¡Globalicemos la esperanza!

La Vía Campesina: Acuerdo de Pacto Internacional de Solidaridad y la Unidad de acción por los Derechos Plenos de todxs lxs migrantes y refugiadxs

La Vía Campesina: Acuerdo de Pacto Internacional de Solidaridad y la Unidad de acción por los Derechos Plenos de todxs lxs migrantes y refugiadxs

La Cumbre de los Pueblos para un Pacto Mundial de Solidaridad con Migrantes y Refugiados celebrada en Marrakech los días 8 y 9 de diciembre del 2018, bajo los auspicios de La Vía Campesina y sus organizaciones miembros del Proceso del Medio Oriente y Norte de África (MENA) y particularmente de la Federación Nacional del Sector Agrícola (FNSA) de Marruecos, así como la Asociación Marroquí de Derechos Humanos y la Plataforma de las Asociaciones y Comunidades Subsahariana en Marruecos, junto a muchos otros movimientos y comunidades, damos a conocer esta propuesta de un Acuerdo de un Pacto Internacional de la Solidaridad y la Unidad de Acción por los Derechos Plenos de Todas y Todos las y los Migrantes y Refugiados, bajo las siguientes considerandos:

Estado actual de la migración

La crisis de la migración del presente representa una debacle humanitaria como nunca se había presentado en la historia contemporánea de la civilización. Nunca la humanidad había sido arrastrada a niveles tales de deshumanización y de barbaridad que nos remiten a los períodos más sombríos como la época de colonización del Sur.

Un vistazo al estado que guarda la llamada crisis de la migración lo confirma.

Una faceta terrible de este estado actual es la esclavitud moderna de millares de seres humanos tal y como se dio en los momentos más álgidos de la brutal colonización del Sur para el saqueo de riquezas y la acumulación de capital para un puñado de países del Norte.

De Marruecos a la frontera con México, desde el norte de África hasta las explotaciones en el sur de España, desde Centroamérica hasta Bangladesh, a todo lo largo y ancho del planeta, encontramos el sufrimiento del desplazamiento humano por la devastación en las familias, comunidades, pueblos y regiones que provoca un incesante éxodo de desposeídos y despojados. En unas partes, como ocurre en Asia, se trata de los desastres provocados por el trastorno climático creado por el insaciable empuje de más y más ganancias que es el principal atributo del presente sistema económico y social salvaje y depredador. En otros es la violencia de los poderosos y las guerras y conflictos inducidos para el acaparamiento de tierra, la ocupación de territorios y el despojo de los recursos naturales como el petróleo, los minerales y los recursos naturales tal y como ocurre en el Medio Oriente, África, América y en todas partes. En otros más es el racismo, la intolerancia, el autoritarismo, la impunidad, el narcotráfico y las mafias del crimen organizado. Sin embargo, en la mayoría, las causas siguen siendo la desigualdad y la marginación con sus secuelas de pobreza y miseria. Pero también encontramos una explotación bárbara de la mano de obra barata de las y los migrantes, tanto en el Norte como en la periferia, con sus desenfrenados modos de producción para producir los bienes y mercancías para satisfacer el voraz apetito del consumismo moderno de los sectores más privilegiados.

Esta debacle civilizatoria hoy se refleja en una enorme tragedia con más muertes de migrantes en el Mediterráneo y en los desiertos del suroeste de la frontera de México y Estados Unidos y del Sahara por mencionar solamente los focos rojos de este estado de la migración.

Respuesta de los Estados

Por otra parte, los estados más poderosos económicamente, utilizando a muchos países del Sur a través del chantaje económico y de la presión política, han cerrado filas para reprimir la migración a través de la militarización de las fronteras, la proliferación de más muros y de centros de detención que más parecen campos de concentración, la criminalización de las y los migrantes por el simple hecho de ser migrantes seguido de su encarcelamiento y deportaciones masivas. Esta ofensiva antiinmigrante se representa en una estrategia militar de combate, en la criminalización de las organizaciones y de las y los activistas de derechos humanos y en la provocación de la división dentro de la clase trabajadora y de los pueblos oprimidos.

Naturalmente que parte fundamental de esta ofensiva contra las y los migrantes y refugiados es el hecho de que los estados siguen implementado políticas neoliberales y están principalmente al servicio de las transnacionales y el capital financiero que con toda libertad saquean pueblos, explotan a millones de seres humanos, se apropian de los bienes comunes naturales como la tierra, el agua, los bosques, las semillas, el conocimiento y las culturas causando desolación y muerte.

Para agravarlo todo, por todos lados crece un poder político cuasi fascista que se apodera de los gobiernos, de instituciones y de la vida pública.

Pero también lo agrava una desilusión generalizada ante la falta de una democracia genuina donde los pueblos puedan ejercer libremente su soberanía y fortalecer su esperanza de la construcción de mejores condiciones de vida con justicia social, paz y dignidad.

  1. EL PACTO GLOBAL PARA LA MIGRACION

Como una aparente respuesta a la crisis de la migración, los estados se han volcado a la firma del Pacto Global para la Migración (Global Compact for Migration) el 11 de diciembre en Marrakech. Así que las mujeres y los hombres que hemos participado en la Cumbre de los Pueblos para un Pacto Mundial de Solidaridad con Migrantes y Refugiados, en estos días hemos estudiado colectivamente y debatido cuidadosamente sus implicaciones para nuestros pueblos y para las y los migrantes y refugiados y hemos hecho nuestras propias conclusiones.

En esta cumbre, hemos llegado a la conclusión que el Pacto Global para la Migración no representa un cambio en las políticas y las acciones anti migrantes de la ofensiva actual contra las y los migrantes y refugiados, emprendida por muchos estados, principalmente del Norte. Se trata de más de lo mismo; las y los migrantes como mano de obra barata y criminalizados por el solo hecho de ser migrantes.

Aun más, consideramos que el Pacto Global para la Migración es un retroceso en materia de derechos humanos y en la protección de las y los migrantes y sus familias tal y como se establece en las pasadas Convenciones Internacionales aprobadas en el seno de las Naciones Unidas y en otras instituciones como la Organización Mundial del Trabajo.

Es cierto que algunos países han decidido no firmar el Pacto Global para la Migración, pero no lo hacen porque no estén de acuerdo con él, sino que lo hacen porque no va más allá de sus estrategias de discriminación y represión contra las y los migrantes y refugiados y, además, porque consideran que sus intereses no son debidamente satisfechos por instituciones como Naciones Unidas y se niegan a asumir responsabilidades ante la comunidad internacional.

El Pacto Global para la Migración propone la disciplina y la organización de la migración en función de los intereses de los estados y sus verdaderos jefes de las trasnacionales y del capital financiero. Salvo algunas aparentes menciones a las y los migrantes con eufemismos como el de “las necesidades de los migrantes en situaciones de vulnerabilidad”, los derechos humanos están supeditados a las políticas de seguridad y a la economía de las naciones.

Es así como manifestamos públicamente nuestro rechazo al Pacto Global para la Migración y depositamos en las manos de los movimientos sociales, de los colectivos para la protección de los derechos humanos de los migrantes, de los estados progresistas y de la sociedad civil, nuestra propia alternativa que recoge el espíritu, las conclusiones y las recomendaciones de nuestra cumbre.

III. NUESTRA ALTERNATIVA

Para nosotras y nosotros, la migración es un acto individual y colectivo de resistencia y rebeldía contra un sistema, por lo que nuestra alternativa es también un acto profundo de unidad en la resistencia y la lucha. Venimos luchado desde hace mucho por la defensa de los derechos humanos y contra la esclavitud, el colonialismo y las políticas anti-migrantes. Hemos alcanzado importantes victorias y hemos aprendido que no podemos avanzar ni defendernos si lo hacemos aislados y desarticulados. La reciente aprobación de la Declaración de Derechos Campesinos en la ONU, así como la Convención por los Derechos de los Pueblos Indígenas, la Convención Internacional para la Protección de los Migrantes y sus Familias o las Directrices por la Gobernanza de la Tierra en la FAO, son logros importantes que hemos alcanzado y que le damos su valor con unidad, tenacidad, convicción y sacrificios.

En base a ello proponemos un Acuerdo de unPacto Mundial de Solidaridad y por los Derechos de los Migrantes que restablezca la primacía de los derechos humanos de las personas y de los pueblos, por sobre los beneficios e intereses de los Estados, las oligarquías y las transnacionales, garantizando la multilateralidad y la democracia en las Naciones Unidas.

Un Acuerdo que promueva la autodeterminación, la democracia y la soberanía alimentaria de los pueblos, posibilitando la construcción de economías locales sostenibles, solidarias y justas que garanticen a las poblaciones su derecho a vivir dignamente en sus territorios sin verse obligada a ningún tipo de desplazamiento forzado.

Un pacto que garantice asimismo el derecho inalienable a la libre circulación de todas las personas, promoviendo la cooperación regional e internacional para establecer políticas públicas que lo garanticen y protejan a quienes hayan optado por la migración, de toda vulneración de sus derechos, en especial contra las mujeres, los niños y las personas refugiadas por causas políticas, económicas, climáticas y sociales.

El respeto a los derechos humanos y asumir su responsabilidad por parte de los Estados puede impedir la criminalización, la represión o el encarcelamiento de las personas migrantes por el hecho de serlo, tanto en su trayecto migratorio como en sus países de destino y estancia, garantizando también la documentación y regularización de todas las personas, así como la ratificación y cumplimiento estricto de toda la normativa internacional que protege a las personas refugiadas, a las trabajadoras y a las migrantes y sus familias. La cooperación y solidaridad entre los Estados pudiera permitir políticas económicas que garanticen la cobertura de las necesidades básicas de toda la población, el combate al racismo, la xenofobia y a tipo de discriminación.

Este nuevo pacto requiere para su implementación del esfuerzo unitario e internacional de movimientos, organizaciones, colectivos y fuerzas sociales, y será construido desde abajo, desde nuestras familias, territorios y comunidades. Por ello hacemos un llamamiento a todas las personas y organizaciones que están de acuerdo en enfrentar el Pacto Global para el control de las migraciones de los estados, a apoyar y unirse a esta alternativa de pacto de solidaridad y unidad cuyo eje central es la defensa de los derechos plenos de las y los migrantes y refugiados de todo el planeta.

Marrakech, domingo 9 de diciembre, 2018

Fotos: Edu León

La Vía Campesina

Asociación Marroquí de Derechos Humanos y

Asociaciones de Derechos Humanos del Maghreb

Plataforma de las Asociaciones y Comunidades Subsahariana en Marruecos

Alarm Phone Marroquí

Alarm Phone Sahara

Consejo de Migrantes Subsaharianos en Marruecos

Colectivo de Mujeres Migrantes de Marruecos

Africa Europe Interact

Comunidad Congolesa en Marruecos

Transnational Migrant Platform Europa

Transnational Institute

Asociación de Refugiados de Africa Central en Mali

Asociación por la Defensa de los Inmigrantes de Mal

Asociación Lumière Sur Emigración en Marruecos

Tomado de https://viacampesina.org/es/la-via-campesina-acuerdo-de-pacto-internacional-de-solidaridad-y-la-unidad-de-accion-por-los-derechos-plenos-de-todxs-lxs-migrantes-y-refugiadxs/

Pin It on Pinterest