Seleccionar página
¿Cómo avanza una comuna en medio de esta crisis? Reportaje en Altos de Lídice

¿Cómo avanza una comuna en medio de esta crisis? Reportaje en Altos de Lídice

En Altos de Lídice cinco consejos comunales decidieron que había llegado el momento de conformar una comuna. Tenían varios puntos a favor: la voluntad de construir en conjunto, el trabajo que ya venían realizando de manera comunal, los problemas compartidos entre todos y la claridad de que solo podrían resolverlos al unirse. Existía, antes de ser votada la comuna, un espíritu comunal naciente, aquel que citaba Chávez como imprescindible.

Por eso el día de la votación la participación en la comunidad fue alta, mucha gente ya conocía el trabajo que se venía desarrollando en salud, producción, juventud, transporte, entre otras cosas. El llamado a la comuna tenía raíces, y el resultado fue el esperado: ganó el “sí” en las urnas con mayoría casi absoluta, nació la Comuna Socialista Altos de Lídice.

A partir de ahí comenzó otra etapa: darle vida a la comuna, con organización, participación de los vecinos y vecinas, la comunidad, hacer que comience realmente a funcionar como comuna en su territorio. En eso están trabajando en Altos de Lídice, con asambleas abiertas a la comunidad, mesas de trabajo que ya se han creado e instalado, y espacios de formación en varios temas.

Las mesas se organizaron según las necesidades que quedaron marcadas en la Carta Fundacional de la comuna: mesa de servicios, salud, economía comunal, infraestructura, hábitat y vivienda, alimentación, deporte, cultura y recreación, comunicación, y milicia bolivariana. En cada una se convocó a la participación de la comunidad. “Esta vaina es de todos nosotros, tenemos que pelearla, necesitamos de la participación de todos, de su esfuerzo mi hermano”, dijo un vecino en una de las asambleas abiertas a la comunidad, para motivar a que se inscriban para dar vida a las mesas. No se puede esperar que las respuestas caigan del cielo, se debe construirlas desde la comunidad, exigirlas si es necesario, pero no quedarse de brazos cruzados.

Una vez conformadas las mesas comienza el trabajo en cada una de ella, ver las prioridades, los planes de avance, qué puertas tocar, qué crear desde la misma comunidad. En eso se encuentra el proceso actual de la Comuna Socialista Altos de Lídice, con la necesidad de fortalecer cada espacio, con participación de la comunidad, avanzar en el trabajo tanto para construir respuestas concretas inmediatas a las muchas necesidades que existen, como para poner en pie un gobierno real en el territorio con desarrollo de economía propia.

Es mucho lo que hay por hacer, y la certeza es inamovible: es junto a la gente, construyendo poder, organización, formación, que se puede avanzar, dar respuestas que necesitamos en medio de esta crisis que fue desatada por la guerra y profundizada por problemas como la corrupción y el burocratismo. En la Comuna Socialista Altos de Lídice se avanza en esa dirección, no es el único lugar, son centenares de comunas, consejos comunales, Clap, en todo el país que intentan construir respuestas concretas, autogobiernos, experiencias de producción, donde, en varias, La Corriente acompaña la experiencia de empoderamiento de la gente.

El legado de Chávez debe orientarnos: ante las dificultades necesitamos mayor democracia participativa, revolucionaria, apertura de los espacios, reconstrucción de la ética en la política, una política colectiva, comunal, chavista.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

¿Por qué construir comuna en este 2018? Conozca la experiencia de Altos de Lídice, Caracas

¿Por qué construir comuna en este 2018? Conozca la experiencia de Altos de Lídice, Caracas

No podemos desanimarnos ante la realidad económica que enfrentamos, tampoco esperar que las respuestas caigan del cielo, necesitamos construirlas.

Sabemos que no hay una única manera de hacerlo, pero también que Chávez nos repetía la necesidad de la comuna. La experiencia nos muestra que poniendo nuestra fuerza ahí podíamos lograr grandes cosas en lo inmediato y en lo estratégico. Eso es lo que estamos viendo que pasa en Altos de Lídice, Caracas, donde estamos trabajando en la construcción de una comuna que tenga dos rasgos centrales: participativa y productiva.

“La comuna es la solución para resolver los problemas que tenemos, la comuna es fuerza y paz. Estamos hablando de un instrumento de organización de los consejos comunales en el territorio para poder así utilizarlo y dar solución a las problemáticas”, es la manera en la cual define la práctica y el horizonte comunal Rosiris Zapateiro, vocera del consejo comunal Corazón de Dios y militante de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (Crbz).

La comuna es, entre otras cosas, gente en su territorio construyendo respuestas concretas políticas y materiales. Una manera de hacer política con la participación en asambleas, toma de decisiones. “La comuna en construcción Los Altos de Lídice es un instrumento de organización de las bases”, explica por su parte Jesús García, Crbzista. Agrega: “este es uno de los territorios más aguerridos en La Pastora, en la cual a pesar que estamos en proceso de conformar de la comuna legalmente, mediante la carta fundacional, el espíritu comunal ya se puede ver cómo está naciendo, buscando soluciones de las problemáticas concreta de la gente, como, por ejemplo, el tema del transporte, de producción de alimentos, entre otros”.

¿Cuáles son esas necesidades concretas? En parte materiales, de alimentación. Por eso una de las iniciativas centrales que impulsa la comuna en construcción es la producción de alimentos. “La experiencia que hemos venido desarrollado dentro de La Pastora es algo novedoso, la gente de aquí del cerro no creía en lo que era la siembra urbana, pero desde que inició este tiempo de crisis fue la lección necesaria para mostrar la necesidad de producir así estemos en pleno centro del país”, explica Josmer Trinidad, militante de la Crbz.

“Actualmente en el terreno productivo tenemos sembrado batata, yuca y lechosa, como primera experiencia productiva, está diseñado para beneficiar alrededor de 1.400 familias aledañas. Esta producción es gracias a nuestro propio esfuerzo, que con mucha dedicación hemos encaminado para solventar de alguna manera el tema alimentario en corto y mediano plazo”, cuenta Miguel Padiña, productor de sector, quien comenzó a impulsar la producción en el terreno rescatado para la producción, que antes era monte, y de a poco se ha ido transformando en hileras de plátano, yuca, lechosa.

La comuna puede brindar respuestas necesarias a esta situación que enfrentamos. En lo material, con la producción, la articulación con los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción, la puesta en marcha de empresas de propiedad social; en lo político, con espacios abiertos a la participación y protagonismo de la ciudad; y también en lo cultural, juvenil, comunicacional, en el transporte, en todo aquello que la comunidad se disponga a resolver, crear, según las necesidades de su territorio. De eso trata, entre otras cosas, construir revolución, para lo cual nos convocó nuestro Comandante Chávez, en lo cual cada día ponemos todos nuestros esfuerzos.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Hacia la comuna de Altos de Lídice, Caracas

Hacia la comuna de Altos de Lídice, Caracas

La comuna de Altos de Lídice está en construcción, pronto será una realidad de la comunidad, un poder de la gente.

“¡Jefas y jefes de hogar, hay reunión a las 5:00 pm del CLAP y del consejo comunal!”. Asi se puede sintetizar el mensaje que recorrió las calles de los Altos de Lídice ayer para conformar el comité promotor de la carta fundacional de la comuna socialista Altos de Lídice. El proceso de organización de las bases para impulsar la conformación legal de la comuna, fue un arduo trabajo que, desde un año y seis meses está en pleno desarrollo, entre reuniones, asambleas y construcción de soluciones concretas a los problemas del barrio.   

José Ibarra, militante de la CRBZ en la parroquia La Pastora y vocero del consejo comunal Redoma de Altos de Lídice, comenta: “Hoy estamos desarrollando múltiples asambleas en los distintos consejos comunales para iniciar la conformación legal de la comuna, con el primer paso de elegir los voceros y las voceras para el equipo promotor. Nos satisface ver que el trabajo que ya lleva alrededor de un un año está dando frutos. La organización de las bases es el norte para la batalla por la gente de la comunidad”

Esta primera experiencia es una muestra de que la comuna como proyecto histórico de la revolución Bolivariana es una alternativa en medio de la dificultades: “¿Porque conformar la comuna?. Primero, porque materializamos el proyecto del comandante Chávez y segundo, por que es un derecho constitucional, que la comunidad pueda organizarse en múltiples formas, y bueno, nosotros elegimos ésta.”

Los consejos comunales Nuestra Señora del Rosario, Tres Uniones, Coromoto de Dios, Altos de Lídice, Redoma y Poder y Unión, fueron los consejos comunales qué, con el acompañamiento de la Crbz, se lograron articular para materializar este gran proyecto, que hoy podemos decir que es la comuna socialista Altos de Lídice.

En la asamblea del consejo comunal Coromoto de Dios, Rosiris Zapatero, vocera del consejo comunal, dijo: “En este consejo comunal, que tiene al rededor de 2 años de conformación, vimos que la necesidad de conformar la comuna es una prioridad para dar la solución a muchos problemas. 5 consejos comunales que hacemos vida en los Altos de Lídice vimos la necesidad unirnos y conformar la comuna. Surge de las necesidades y debilidades que vivimos en territorio, claro, las fortalezas también nos impulsaron a conformar la comuna.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

esde un año y seis meses está en pleno desarrollo, entre reuniones, asambleas y construcción de soluciones concretas a los problemas del barrio.

 

 

 

La comuna es un mecanismo para ejercer de forma democrática el poder popular, es un instrumento de organización de la gente de a pie para consolidar la democracia revolucionaria: “El paso de hoy fue un paso importante ya que empezamos a formalizar la comuna, pero es un paso que nos pone tiempos administrativos. De aquí a 60 días debe estar lista la carta fundacional, no es un proceso difícil por todo el trabajo previo que hemos venido desarrollando. Eto nos traza varias metas dentro de esta nueva fase de organización: que los voceros y las voceras se sientan comuneros un comuneras, que la gente sienta la comuna como suya y que las distintas organizaciines y partidos que hacen vida en el territorio reconozcan la comuna. Un trabajo complejo, pero no imposible para la tarea gigante que nos hemos trazado.”

El proceso de construir nuevos modelos de relación social es un trabajo de largo aliento, que solo la constancia ha sabido llevar. Grano a grano, se van materializando la comuna de Alto de Lídice. La meta es el poder de la gente.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest