Seleccionar página
Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Las alcaldías suelen plantearse atender el área de servicios desde una perspectiva asistencialista, con lo cual difícilmente pueden responder con eficacia a las necesidades crecientes de todos(as) sus habitantes, más aún en un municipio tan amplio y con la particularidad de ser fronterizo como lo es Páez.

Por eso en #ApureInmenso se impulsa otra fórmula: se llaman Juntas de Gobierno para el Buen vivir (JGBV), son instancias de co-gobierno donde confluye el gobierno municipal con el comunal para la planificación de soluciones a los problemas de los(as) habitantes y para la mejora de su calidad de vida, desarrollando políticas de manera conjunta. La convicción que está detrás de esta decisión es que sólo abriendo los espacios para que se ejerca en lo concreto el poder popular, la participación y la corresponsabilidad, podremos profundizar la construcción de la democracia revolucionaria. Éste es uno de los objetivos centrales del proyecto que impulsa en el municipio la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora a través de la gestión de José María Romero.

Las Juntas de Gobierno para el Buen vivir están integradas por delegados(as) en cada área de gobierno del poder público municipal (servicios, cultura, deportes y turismo, hacienda, sala situacional, seguridad y dirección del poder popular), y voceros y voceras del poder popular definidos en su propio ámbito de acción político territorial. Es decir, funcionarios(as) de la Alcaldía con poder de decisión y voluntad política y voceros y voceras de las Comunas con conocimiento de sus problemas más sentidos y empoderados(as) para la toma de decisiones.

Ambas estructuras crecen en el proceso: la incorporación de la gente va a ayudar a controlar y elevar la eficiencia de las estructuras de gobierno, acompañando la gestión; y las estructuras del poder popular obtienen más herramientas y confianza para asumir la transferencia de competencias en sus territorios. La meta es una junta por cada una de las parroquias del municipio. Ya están juramentadas las JGBV de las parroquias el Amparo, Guasdualito y San Camilo, mientras que La Victoria, Aramendi y San Jacinto están en conformación.

Yorliz Fernández, Comisionado de la Alcaldía para las Juntas de Gobierno para el Buen Vivir, explica lo que intentan con el tema de los acueductos: “Se está trabajando en el mejoramiento y calidad del agua. Aquí tenemos un acueducto principal que es HidroLlanos y necesita ser reparado en muchas zonas. Para la reparación, una parte la va a colocar la comuna, con trabajo y gestión, y otra parte la va a colocar la Alcaldía del Municipio Páez para, conjuntamente, dar solución a los problemas del agua potable”. Esta misma práctica se asumirá para la reparación de calles y carreteras, el alumbrado público, la recolección de desechos sólidos, para la lucha contra la guerra económica, por mejorar la distribución de combustibles, etc.

En esta política se ponen en práctica ejes de acción que el Alcalde Chema Romero planteó desde su campaña y desarrolla en su gestión: la línea productiva: con la incorporación de los trece ejes productivos del municipio a las JGBV; la línea de la participación: las JGBV convocan al Poder Popular a participar directamente en el programa de gobierno; la línea de la transparencia ética: las JGBV son entes vigilantes de la gestión de la Alcaldía; y en la línea de los servicios, con la gestión y planificación conjunta, avanzando en la transferencia de competencias al poder popular según la capacidad de las comunas.

“Ésta es un experiencia del municipio Páez que va a dar mucho qué decir a nivel nacional, por el compromiso y la convicción que hay acá para asumir la solución de los problemas. La gente tiene mucha expectativa, y sobre todo que la gente tiene confianza”, afirma Yorliz Fernández, quien expone que todas las comunas del municipio se han sumado: “En estos tiempos es clave mirar hacia el poder de la gente organizada, para tomar el ejemplo y contribuir a su fortalecimiento. Todos los niveles de gobierno deben abrir las compuertas a l aparticipación y el cogobierno. Allí está buena parte de lo que necesitamos para superar la actual situación de dificultades”.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¿Qué hace la gente los viernes en Guasdualito?

¿Qué hace la gente los viernes en Guasdualito?

Se juntan en algún punto del municipio que requiera la acción colectiva para hacer mentenimiento, reparaciones, mejorías a espacios públicos y de interés común. Esta vez fue en el Hospital José Antonio Páez, estuvieron los trabajadores y trabajadoras del hospital, vino gente que trabaja en la Alcaldía, miembros del Consejo Comunal más cercano y hasta antiguos pacientes se sumaron. ¿Qué hacían?: “Trabajando, limpiando y poniendo nuestro grano de arena para que el hospital se vea bonito”.

Como iniciativa del Alcalde José María Romero se han implementado jornadas de limpieza todos los viernes en diferentes instituciones del Municipio Páez como manera de colaborar y retribuir el amor y colaborar por un Guasdualito más limpio. La intención es que todos los espacios comunes sean espacios para el buen vivir. ¿Cómo lograrlo? La fórmula propuesta es trabajo voluntario más corresponsabilidad.

En el Hospital José Antonio Páez estaban desatendidos los jardines. Comenzaron por desmalezar el área y la alcaldía colaboró con 300 matas ornamentales para sembrarlas. Todas las áreas verdes ahora están limpias. De noche estaban a oscuras en las afueras del hospital. Lograron con la jornada colocar todos los bombillos y adelantaron la recuperación del alumbrado público de las cercanías. Barrieron, limpiaron, pintaron lo más urgente, con la idea de que el mantenimiento y cuido de los espacios es la garantía de mejor servicio para la gente. A fin de cuentas, ¿quién quiere estar en un hospital en malas condiciones? “Es muy importante porque es nuestra casa donde venimos cada día, por eso le hacemos el llamado a la gente para que se involucre también a acompañarnos”, propone un trabajador del hospital que entiende el trabajo voluntario como parte del deber social, como parte de la corresponsabilidad ciudadana.

Para asuntos de mayor envergadura la alcaldía que encabeza José María Romero, coordinando con el Dr. Albarrán, autoridad del hospital, iniciaron las tareas de recuperación del quirófano con una inversión de 4400 Bolívares soberanos que son para reparar el compacto del aire acondicionado que garantiza las condiciones de funcionamiento de los dos quirófanos. Están ya reparando el tren delantero de las ambulancias y ya fueron encauchadas por la gobernación del estado Apure. “Hemos venido trabajando y apoyándonos como un solo gobierno”, dice el Alcalde: “Luego tenemos que ir dando pasos hacia en la organización de los recursos para las personas que estén más necesitadas, vamos a priorizar los kits para las operaciones, los antibióticos que llegaron sobre todo para las personas de bajos recursos y que realmente tengan emergencias. Se debe avanzar además en la contraloría para que no se pierdan las cosas del Hospital”

Otra apuesta para mejorar el funcionamiento del Hospital es la contribución ciudadana, en dos niveles: por un lado, los pacientes y sus familiares, que pueden apoyar con trabajo voluntario y cosas mínimas; por otro, los que pueden apoyar con mayores recursos, por ejemplo comerciantes con sentido de pertenencia y ganaderos y productores que quieran aportar a tener un municipio de vanguardia. Desde la Alcaldía se están propiciando espacios de diálogo con el objetivo de sumar voluntades al mejoramiento del sistema público de salud de todo el municipio, en el marco del Plan Nacional de Urgencias que propone un programa concentrado en los hospitales centrales y hospitales de las cabeceras municipales, que incluya la recuperación de la infraestructura, principalmente de áreas claves como emergencias, quirófanos y hospitalización, además de la dotación de medicinas, ambulancias, materiales quirúrgicos.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Alcadía de Páez: a diez meses de gestión, la clave del avance es la participación de la gente

Alcadía de Páez: a diez meses de gestión, la clave del avance es la participación de la gente

 

El Alcalde “Chema”, como es conocido en el municipio Páez de Apure José María Romero desde sus tiempos de maestro rural en El Nula y de impulsor de la Ciudad Comunal Simón Bolívar como militante de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, ya arribó a los 10 meses de gestión y, a pesar de las fuertes adversidades, hay logros evidentes que los habitantes del municipio pueden palpar, habiendo recibido una alcaldía desfalcada y en un escenario nacional de marcadas dificultades.

¿Cómo han logrado avanzar? Una fórmula: voluntad pòlítica y gestión con la participación de la gente. La alcaldía tiene como premisa para todo su accionar el verdadero diálogo, franco y constructivo, con todos los sectores: diariamente el equipo de gobierno se reúne con los más diversos actores de la vida municipal para que las acciones emprendidas en cada ámbito nazcan y se fortalezcan con el poder de la gente. Aquí algunos ejemplos ocurridos en el transcurso de una semana:

Con miras al inicio del nuevo año escolar el Alcalde se reunió con directivos(as) de instituciones educativas como cierre del esfuerzo de realizar mantenimiento y limpieza de las escuelas en Guasdualito, una tarea que podría dejarse únicamente en manos en los(as) jefes(as) de zonas educativas o las autoridades en materia educativa, pero que consciente de la necesidad de abrir puertas a la participación de la gente, el equipo de gobierno municipal coordina junto a los(as) directores(as) estas jornadas para garantizar su eficacia y que los niños y niñas reciban sus escuelas en óptimas condiciones y, además, para escuchar de manera directa las problemáticas de los centros educativos y planificar juntos(as) sus soluciones.

En el marco del Plan de Recuperación Económica planteado por el Presidente Nicolás Maduro, la alcaldía propició una nutrida reunión con los carniceros de Guasdualito para discutir precio y forma de pago de la carne, uno de los rubros de primera necesidad con precio acordado que era necesario debatir con los expendedores, acordar los mecanismos de venta para que en el municipio no ocurra desabastecimiento de carne y evitar al máximo el contrabando, apostando al protagonismo de la gente para evitar esos males. Este esfuerzo de coordinación y diálogo se suma a acciones como el cuerpo de fiscales populares con el que viene afrontando la alcaldía las jornadas de fiacalización.

Junto al gobernador Ramon Carrizales también se han emprendido acciones recientes: alcaldía, gobernación y  productores de arroz del municipio Aramendi impulsan la producción, y ya están en período de cosecha las más de 600 hectáreas que se sembraron en las diversas modalidades, con pequeños, medianos productores y con comunas. “Las alcaldías están acostumbradas a que el Estado nacional les mande todo, les genere el bienestar a través de la renta petrolera” dice el Alcalde subrayando que la apuesta transversal y central del proyecto de desarrollo de la alcaldía es volver a Páez un municipio productivo. Pequeños y medianos productores están dispuestos a desarrollar el aparato productivo del municipio y se han sumado al Plan Nacional de Urgencias planteado por La Corriente.

Otro logro cotidiano de la fórmula por un municipio participativo es el protagonismo de la gente en las tareas de recuperación de las áreas comunes y las calles de Guasdualito: la limpieza en la avenida Santa Rita fue un trabajo conjunto entre vecinos y vecinas de las comunidades aledañas y trabajadores y trabajadoras de la Alcaldía. Las jornadas de trabajo voluntario semanal son otra acción que va en esta línea. Por pequeña que sea, en cada acción cotidiana avanza la cogestión como mecanismo concreto del ejercicio de gobierno compartido en el Municipio Páez, en pequeños gestos se vinculan los actores, se reconocen en la corresponsabilidad todos, se construye la democracia revolucionaria. “Se trata, además, de la viabilidad de las políticas. En el contexto de dificultades que atravesamos como país, sin el trabajo conjunto y la participación de la gente difícilmente se pueda avanzar”, dice Chema con claridad.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

La estrategia de la alcaldía de Páez para combatir la guerra económica en la frontera

La estrategia de la alcaldía de Páez para combatir la guerra económica en la frontera

En la frontera todas las dificultades económicas son más fuertes, el contrabando es algo diario y muchas veces visible, viene gente de muchas partes del país con mercancía o directamente a comprar lo del pueblo para revenderlo en Colombia, los ganaderos venden directamente una parte de la carne del otro lado, casi todo se paga en efectivo y el efectivo se compra en 300%. Es una situación económica desatada por la guerra, que trajo la crisis, nuevos negocios, redes de poder, y una economía que tiene sus propias reglas. ¿Cómo gobernar esa economía? Es uno de los principales desafíos con los que se encontró la nueva gestión del municipio Páez, estado Apure.

Para lograr ese objetivo se crearon los fiscales populares y de hacienda, una iniciativa del alcalde, José María Romero “Chema”. Las áreas de trabajo que les fueron asignadas fueron las fiscalizar el gas, los comercios, los impuestos, el transporte público, las gasolineras, y comenzar con una alcabala. Son 120 en total, articulados a otras instancias como la Policía Municipal, el Partido Socialista Unido de Venezuela, la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, la Fanb, y a la organización popular en los territorios.

“Hemos logrado varias retenciones por medio de la alcabala, como fueron un día 20 mil kilos de azúcar, y luego 300 fardos, que venían en cavas ilegales que retuvimos. Nos articulamos con las comunas para vender ese azúcar a precio regulado”, explica Sandra Escalona, miembro del equipo de coordinación de los fiscales populares que día a día ya se ven por Guasdualito y zonas cercanas.

Cada área de fiscalización se encontró con dificultades particulares. En el caso de las gasolineras existía la situación de que un 40% de los carros cargaban chip para gasolina que no correspondían a sus vehículos, y que de una cisterna se llenaban unos 200 carros cuando en realidad alcanza para cerca de 1300, como descubrieron fiscalizando. Decidieron, por ejemplo, implementar el sistema de placa, es decir de poder cargar dos días a la semana en función del último número de la placa del carro para frenar la posibilidad de cargar a diario para contrabando y a su vez permitir que más personas puedan cargar.

En el caso de los comercios son varios puntos que se propusieron abordar, como es terminar con la práctica ilegal de cobrar una parte de los precios en efectivo y la otra en punto, o la de no aceptar billetes de 50 o 100 bolívares. En cuanto a los precios el escenario es complejo, debido a la ausencia de la Sundde, y las decisiones unilaterales de comerciantes de subir los precios, como fue el caso de la carne que aumentó 400 mil bolívares de la noche a la mañana. La alcaldía cuenta para regularizar los precios con la herramienta de las ordenanzas que pueden fijarlos, a la vez que la retención de mercancías en caso de desobedecer lo establecido. Hasta la fecha han sancionado varios comercios por incumplimiento a la obligación tributaria y especulación sobre los precios.

De esta manera se busca retomar gobierno sobre la economía, los precios, controlar una situación que ha ido creciendo con los años en esta como en otras zonas de frontera. La clave reside en la voluntad para enfrentar el escenario, la puesta en marcha de mecanismos para lograrlo, la unidad siempre imprescindible, y la estrategia que, como en otras áreas que desarrolla la alcaldía, es siempre la misma: apostar al protagonismo de la gente, darle posibilidad de ser parte de la construcción de las respuestas, abrir puertas a la participación. Solo con el apoyo de la inteligencia popular, todas las organizaciones como son Clap, Ubch, milicias, consejos comunales, comunas, la fuerza de La Corriente, se puede enfrentar un problema de estas dimensiones.

Los obstáculos son muchos: amenazas, intentos de pagos por debajo de la mesa, nuevos mecanismos para evadir los controles, redes que trabajan en las sombras. La necesidad de combatir esta situación es más grande aún, está en juego el municipio, el país, la revolución, la patria.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest