Seleccionar página
En busca de la bombona perdida

En busca de la bombona perdida

“Nuevas cocinas. O mejor dicho, a recordar viejas técnicas”, dice un mensaje en un grupo de whatsapp de comunas del estado Táchira, junto a la foto de un fogón a leña. “Aquí los nuevos cilindros de gas”, dice otro mensaje junto a la foto de una carretilla cargada de leña. “Excelente, compas. Lo malo de ese tipo de gas es cuando se le mete a uno en los ojos y lo hace llorar”, responde una compañera a los anteriores dos mensajes. Textos como estos, mezclados con humor y sarcasmo, expresan la crítica pública y abierta que hace la gente ante una realidad que enfrentan las comunidades del país: la grave problemática que se presenta con la distribución de gas doméstico, específicamente en este caso en el sur de Táchira y en estados como Barinas y Apure. A propósito de esta problemática Prensa CRBZ estuvo indagando junto a comuneros y comuneras en algunos municipios de los mencionados estados.  Veamos qué encontramos.

Lo que afirma la gente es que para que el servicio de distribución sea óptimo las bombonas deberían ser cambiadas cada quince días. “Si las bombonas llegaran una vez al mes, podríamos incluso ajustarnos. La gente puede administrarse, ahorrar el gas y hacer rendir la bombona quince días más de lo regular”, afirma un comunero en Biruaca. Pero el caso es que pasan hasta cuatro meses sin que el gas sea distribuido, y se sabe de lugares en los que incluso han pasado hasta siete meses sin que se distribuya. Eso significa que en una comunidad de 100 familias, a la que deberían llegar en cuatro meses 800 bombonas, sólo están llegando 100, es decir, 8 veces menos de lo que debería llegar.

En esta realidad inciden varios factores. El primero es una drástica disminución de los volúmenes de gas que se están produciendo en el país, lo cual va de la mano de la caída de la producción petrolera. El segundo, es la también fuerte disminución de la cantidad de gandolas activas que conforman las flotas de distribución que surten llenaderos como el de Santa Bárbara. Después, está el tema de la eficacia institucional de las autoridades que asumen el eslabón final de la distribución, el relacionado con los cronogramas y rutas de distribución de las bombonas. Y por último, están las mafias que desvían, acaparan y bachaquean el gas: no puede determinarse con exactitud la verdadera dimensión en que esto incide, aunque puede sospecharse que la incidencia debe ser alta, determinante, porque entre los mecanismos de distribución paralelos, bachaqueados, nunca falta el gas, siempre hay, aunque a precios hasta quince veces por encima del regular.

Los y las comuneros(as), los y las integrantes de los Clap se preguntan qué pueden hacer. En todas partes el planteamiento es el mismo: “Nosotros hacemos nuestro trabajo en las comunidades, tenemos los censos actualizados, organizamos a la gente para conformar los cronogramas y las rutas de distribución, coordinamos con las autoridades cuando se van a hacer los operativos”. Hasta ahí llegan. No pueden incidir de otra forma. El bachaqueo, los negocios, los privilegios, la ineficiencia, impiden que esta organización se pueda materializar para lograr mayor eficacia. “Hay casos en los que nos han robado las bombonas: camiones que llegan, recogen las bombonas vacías de la comunidad para ir a llenarlas y luego nunca regresan. Hasta esas cosas suceden”, cuenta un comunero de Santa Bárbara. Cuando pasan demasiados meses sin que se les distribuya el gas, entonces trancan vías, protestan.

En algunos casos, como en el municipio Libertador del estado Táchira, se han dado interesantes iniciativas para asumir por parte de la gente organizada la distribución del gas. A finales del año pasado, a raíz de un conjunto de denuncias en las que señalaban que el gas estaba siendo desviado por mafias luego de que salía del llenadero de Santa Bárbara de Barinas, varias comunas como la Alí Primera II y la Cacique Guaicaipuro, avanzaron hacia la conformación de una EPS de distribución de Gas que beneficiaría a más de 9 mil familias a lo largo de 23 rutas de distribución establecidas. El arduo proceso asambleario y organizativo que estas comunas adelantaron chocó al final con el burocratismo y quizá con los intereses económicos detrás del bachaqueo y desvío del gas. Todo el esfuerzo quedó en veremos.

Como se ve, hay una raíz estructural en el problema, que tiene que ver con la crisis económica en general y con el efecto del bloqueo económico y financiero que Estados Unidos sostiene contra el país. Pero el efecto de las razones estructurales es sin duda amplificado por los otros tres factores: la ineficacia institucional (que llega muchas veces a la indolencia) y la corrupción. A lo que se agrega un tercer factor: la desigualdad con que se organiza la distribución del poco gas que se está produciendo en el país, ya que mientras en estados enteros como Apure, Barinas o Táchira se viven situaciones extremas de escasez, en ciudades como Caracas no se llega nunca a estos niveles y en el caso de las zonas en las que hay gas directo en las viviendas éste incluso se derrocha, sin que haya un plan de distribución y administración que considere la necesaria equidad que debe haber en todos los territorios del país .

De lo que se trata, en todo caso, es de una problemática que debería ser afrontada con toda la voluntad que su gravedad amerita, poniendo por delante los intereses de la gente, la recuperación de niveles mínimos de calidad de vida, y tener la voluntad política de enfrentar los sectores mafiosos. Esto, además de consensuar políticas coherentes y coordinadas entre gobernaciones y alcaldías para ir poniendo orden en el asunto, en lugar de que continúen proliferando iniciativas contrarias a los intereses de la gente, que apuntan incluso, como denuncian comuneros y comuneras del Táchira, a formas en que prácticas como el bachaqueo terminan institucionalizándose: hay alcaldes que compran camiones y crean empresas de maletín para la distribución de gas que cobran la bombona hasta en 11mil bolívares soberanos más 1500 extra por transporte. “¿Si no hay gas para la distribución regular cómo sí hay para que empresas como ésta lo distribuyan?. La propuesta sería que cada comunidad o comuna se encargue de su compra y distribución, que cada comunidad ponga su transporte, que se recuperen los vehículos que en las plantas están dañados”, así proponen voceros comunales  en Táchira.

Está claro que niveles óptimos de producción de gas se lograrán únicamente cuando el país logre llevar la producción de petróleo a los niveles regulares. Mientras tanto, urge actuar sobre el problema concreto, que consiste en distribuir un producto que no alcanza para satisfacer la demanda existente, y lograr que esa distribución sea lo más equitativa y justa posible. Para eso no hace falta sino voluntad política e incorporar en la tarea a la mayor fortaleza que tiene Venezuela: el poder de la gente organizada. Ello debe comenzar por informar de manera clara y oportuna a la gente, al país: ¿cuánto gas se está produciendo? ¿cuánto cubre esa producción en relación con la demanda total? ¿cuánto se distribuye en bombonas y cuánto por tubería directa? Con la información clara y precisa la gente podría disponerse a la batalla sabiendo a qué se enfrenta.

En tiempos de agresión imperialista, la defensa de la democracia, de la independencia y de la soberanía implica también no alimentar escenarios propicios para la manipulación por parte de los enemigos del país, a quienes no les interesa resolver los problemas del pueblo, sino simplemente cabalgar sobre ellos para seguir generando acciones de desestabilización.

 

Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Cooperación internacional para producción de alimentos llega al municipio Páez

Cooperación internacional para producción de alimentos llega al municipio Páez

En el estado Apure se realizó el día de ayer la entrega de insumos agrícolas a 200 familias. Herramientas, insumos y semillas para la producción urbana llegaron a manos de la gente de Páez, en el marco del proyecto de cooperación entre la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y el Ministerio del Poder Popular para Agricultura Urbana, en articulación con la Alcaldía del Municipio Páez.

Acciones como éstas de la FAO-ONU contrastan con los oscuros intereses de representantes mundiales del imperialismo que manipulan con la supuesta “ayuda humanitaria” encubriendo un plan de invasión a nuestro país. El discurso hipócrita de preocupación por la crisis en Venezuela, la cual magnifican mediáticamente, disfraza la profundización de acciones de bloqueo, asedio económico y amenazas de guerra.

Familias de Guasdualito, El Amparo, Chorrosquero y de la parroquia Arismendi recibieron también los certificados por haber participado en los procesos formativos agrícolas realizados con el acompañamiento del CIARA. Algunas de estas familias hacen vida en territorios que padecieron a finales del año pasado afectaciones por las inundaciones.

Kits de herramientas, palas, escardillas machetes, mangueras, semillas de alimentos de ciclo corto como tomate, ají, pimentón y cilantro fueron entregadas en los cuatro ejes productivos del proyecto FAO-Minppau que se está materializando en el Municipio Páez con la participación de organizaciones como la Corriente Bolívar y Zamora, la Misión Robert Serra y la Comuna Che Guevara.

Venezuela continúa construyendo vías para superar la crisis económica, para lo cual es clave el apoyo y cooperación técnica de organismos internacionales. Estas son muestras concretas del reconocimiento internacional al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela como único garante de la estabilidad democrática del país y facultado para conducir a la nación a la productividad y el desarrollo sostenible.

Bienvenido es el apoyo y la cooperación técnica de los países del mundo y los organismos internacionales. Eso y la eliminación del bloqueo es lo que Venezuela necesita, no los falsos ofrecimientos de supuesta ayuda que encubren en realidad intenciones guerreristas.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Juntas de Gobierno para el Buen Vivir: experiencia de cogobierno comunal.

Las alcaldías suelen plantearse atender el área de servicios desde una perspectiva asistencialista, con lo cual difícilmente pueden responder con eficacia a las necesidades crecientes de todos(as) sus habitantes, más aún en un municipio tan amplio y con la particularidad de ser fronterizo como lo es Páez.

Por eso en #ApureInmenso se impulsa otra fórmula: se llaman Juntas de Gobierno para el Buen vivir (JGBV), son instancias de co-gobierno donde confluye el gobierno municipal con el comunal para la planificación de soluciones a los problemas de los(as) habitantes y para la mejora de su calidad de vida, desarrollando políticas de manera conjunta. La convicción que está detrás de esta decisión es que sólo abriendo los espacios para que se ejerca en lo concreto el poder popular, la participación y la corresponsabilidad, podremos profundizar la construcción de la democracia revolucionaria. Éste es uno de los objetivos centrales del proyecto que impulsa en el municipio la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora a través de la gestión de José María Romero.

Las Juntas de Gobierno para el Buen vivir están integradas por delegados(as) en cada área de gobierno del poder público municipal (servicios, cultura, deportes y turismo, hacienda, sala situacional, seguridad y dirección del poder popular), y voceros y voceras del poder popular definidos en su propio ámbito de acción político territorial. Es decir, funcionarios(as) de la Alcaldía con poder de decisión y voluntad política y voceros y voceras de las Comunas con conocimiento de sus problemas más sentidos y empoderados(as) para la toma de decisiones.

Ambas estructuras crecen en el proceso: la incorporación de la gente va a ayudar a controlar y elevar la eficiencia de las estructuras de gobierno, acompañando la gestión; y las estructuras del poder popular obtienen más herramientas y confianza para asumir la transferencia de competencias en sus territorios. La meta es una junta por cada una de las parroquias del municipio. Ya están juramentadas las JGBV de las parroquias el Amparo, Guasdualito y San Camilo, mientras que La Victoria, Aramendi y San Jacinto están en conformación.

Yorliz Fernández, Comisionado de la Alcaldía para las Juntas de Gobierno para el Buen Vivir, explica lo que intentan con el tema de los acueductos: “Se está trabajando en el mejoramiento y calidad del agua. Aquí tenemos un acueducto principal que es HidroLlanos y necesita ser reparado en muchas zonas. Para la reparación, una parte la va a colocar la comuna, con trabajo y gestión, y otra parte la va a colocar la Alcaldía del Municipio Páez para, conjuntamente, dar solución a los problemas del agua potable”. Esta misma práctica se asumirá para la reparación de calles y carreteras, el alumbrado público, la recolección de desechos sólidos, para la lucha contra la guerra económica, por mejorar la distribución de combustibles, etc.

En esta política se ponen en práctica ejes de acción que el Alcalde Chema Romero planteó desde su campaña y desarrolla en su gestión: la línea productiva: con la incorporación de los trece ejes productivos del municipio a las JGBV; la línea de la participación: las JGBV convocan al Poder Popular a participar directamente en el programa de gobierno; la línea de la transparencia ética: las JGBV son entes vigilantes de la gestión de la Alcaldía; y en la línea de los servicios, con la gestión y planificación conjunta, avanzando en la transferencia de competencias al poder popular según la capacidad de las comunas.

“Ésta es un experiencia del municipio Páez que va a dar mucho qué decir a nivel nacional, por el compromiso y la convicción que hay acá para asumir la solución de los problemas. La gente tiene mucha expectativa, y sobre todo que la gente tiene confianza”, afirma Yorliz Fernández, quien expone que todas las comunas del municipio se han sumado: “En estos tiempos es clave mirar hacia el poder de la gente organizada, para tomar el ejemplo y contribuir a su fortalecimiento. Todos los niveles de gobierno deben abrir las compuertas a l aparticipación y el cogobierno. Allí está buena parte de lo que necesitamos para superar la actual situación de dificultades”.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

¿Qué hace la gente los viernes en Guasdualito?

¿Qué hace la gente los viernes en Guasdualito?

Se juntan en algún punto del municipio que requiera la acción colectiva para hacer mentenimiento, reparaciones, mejorías a espacios públicos y de interés común. Esta vez fue en el Hospital José Antonio Páez, estuvieron los trabajadores y trabajadoras del hospital, vino gente que trabaja en la Alcaldía, miembros del Consejo Comunal más cercano y hasta antiguos pacientes se sumaron. ¿Qué hacían?: “Trabajando, limpiando y poniendo nuestro grano de arena para que el hospital se vea bonito”.

Como iniciativa del Alcalde José María Romero se han implementado jornadas de limpieza todos los viernes en diferentes instituciones del Municipio Páez como manera de colaborar y retribuir el amor y colaborar por un Guasdualito más limpio. La intención es que todos los espacios comunes sean espacios para el buen vivir. ¿Cómo lograrlo? La fórmula propuesta es trabajo voluntario más corresponsabilidad.

En el Hospital José Antonio Páez estaban desatendidos los jardines. Comenzaron por desmalezar el área y la alcaldía colaboró con 300 matas ornamentales para sembrarlas. Todas las áreas verdes ahora están limpias. De noche estaban a oscuras en las afueras del hospital. Lograron con la jornada colocar todos los bombillos y adelantaron la recuperación del alumbrado público de las cercanías. Barrieron, limpiaron, pintaron lo más urgente, con la idea de que el mantenimiento y cuido de los espacios es la garantía de mejor servicio para la gente. A fin de cuentas, ¿quién quiere estar en un hospital en malas condiciones? “Es muy importante porque es nuestra casa donde venimos cada día, por eso le hacemos el llamado a la gente para que se involucre también a acompañarnos”, propone un trabajador del hospital que entiende el trabajo voluntario como parte del deber social, como parte de la corresponsabilidad ciudadana.

Para asuntos de mayor envergadura la alcaldía que encabeza José María Romero, coordinando con el Dr. Albarrán, autoridad del hospital, iniciaron las tareas de recuperación del quirófano con una inversión de 4400 Bolívares soberanos que son para reparar el compacto del aire acondicionado que garantiza las condiciones de funcionamiento de los dos quirófanos. Están ya reparando el tren delantero de las ambulancias y ya fueron encauchadas por la gobernación del estado Apure. “Hemos venido trabajando y apoyándonos como un solo gobierno”, dice el Alcalde: “Luego tenemos que ir dando pasos hacia en la organización de los recursos para las personas que estén más necesitadas, vamos a priorizar los kits para las operaciones, los antibióticos que llegaron sobre todo para las personas de bajos recursos y que realmente tengan emergencias. Se debe avanzar además en la contraloría para que no se pierdan las cosas del Hospital”

Otra apuesta para mejorar el funcionamiento del Hospital es la contribución ciudadana, en dos niveles: por un lado, los pacientes y sus familiares, que pueden apoyar con trabajo voluntario y cosas mínimas; por otro, los que pueden apoyar con mayores recursos, por ejemplo comerciantes con sentido de pertenencia y ganaderos y productores que quieran aportar a tener un municipio de vanguardia. Desde la Alcaldía se están propiciando espacios de diálogo con el objetivo de sumar voluntades al mejoramiento del sistema público de salud de todo el municipio, en el marco del Plan Nacional de Urgencias que propone un programa concentrado en los hospitales centrales y hospitales de las cabeceras municipales, que incluya la recuperación de la infraestructura, principalmente de áreas claves como emergencias, quirófanos y hospitalización, además de la dotación de medicinas, ambulancias, materiales quirúrgicos.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest