Seleccionar página

En el municipio Libertador del estado Táchira se sumó un nuevo capítulo de la disputa diaria que las manos campesinas vienen dando por la producción. Este último 11 de junio se realizó un acto para la entrega de semillas certificadas e insumos para productores(as) conuqueros(as) de los municipios Torbes, Fernández Feo, San Cristóbal y Libertador.

En la actividad participaron, entre otros, el protectorado político del estado de Táchira y el viceministro de desarrollo agrario y gestión de tierras, Oswaldo Barbera.

El convenio alcanzado entre este ministerio y la Alianza Nacional Productiva provee las semillas para sembrar mil hectáreas entre arroz, frijol y maíz, en el marco de un programa que impulsa los conucos productivos en distintos estados del país.

Ante la intensificación en los últimos años de las sanciones, asedio y bloqueo económico, la batalla por la producción toma un valor sumamente importante. La pelea es peleando, la soberanía también se defiende y construye produciendo. Eso es un eje central que están desplegando la comunidad campesina y los pequeños y medianos productores organizados en la Alianza Nacional Productiva, intensificando los esfuerzos en la siembra de nuestra propia comida. Son pasos concretos en la dirección de la construcción de soberanía alimentaria.

La cotidianidad en los estados andinos hace que la producción adquiera un carácter de batalla. Aún se sienten en la zona los impactos del sabotaje eléctrico, afectando el suministro durante varias horas al día. Asimismo, la distribución de gasolina y gasoil va llegando a niveles críticos. Sin embargo, los campesinos y las campesinas imponen su fuerza de voluntad y determinación, dándole a cada hectárea de siembra un sabor a victoria, un desquite ante los asedios a los que se ve sometido nuestro país y ante la ineficiencia y corrupción de sectores que desde acento de la revolución actúan en su contra.

En articulación con el Ministerio de Agricultura y Tierras, de la mano con el viceministerio de desarrollo agrario y gestión de tierras, se abona en este caso el impulso hacia una forma de siembra familiar, contraria al monocultivo, que recupera la tradición del pueblo campesino: los conucos productivos. El coordinador del estado de Táchira de la Corriente y miembro del equipo regional del Psuv, Rubén Rodríguez, expresa que el concepto de conuco rompe con una lógica de monocultivo, fortaleciendo la siembra familiar de diversos productos (tres en este caso). Incluso plantea que las semillas se entregan a conuqueros que no poseen más de una hectárea, para asegurar dicho método familiar.

Agricultura a pequeña escala para la alimentación de quienes trabajan la tierra y los pueblos inmediatos, incluso la Organización de las Naciones Unidas lo reconoce como un método para dar la batalla contra el hambre. Hambre que pretenden generar los intereses de las élites económicas y políticas estadounidenses e imperialistas en general.

Ante estos intentos, la comunidad campesina vuelve a responder con organización y producción. Es en estos casos es donde la reactivación productiva del campo se afianza y toma cuerpo. Táchira, Apure, Barinas, Mérida, Zulia, ejemplos de estados donde con determinación se avanza en la defensa de nuestra soberanía, donde los campesinos y campesinas siembran sus sueños de victorias venideras en defensa de la paz, la democracia y la soberanía.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Pin It on Pinterest

Share This