Seleccionar página

El debate sobre el modelo de democracia que proponemos como Psuv y como proceso, debe estar en el centro de las discusiones del Congreso. No es un problema de definiciones, ideológica y teóricamente está redactado en nuestros documentos: debe ser un modelo democrático basado en el poder del pueblo, la trasformación del Estado oligárquico y vertical por uno democrático, que promueva y se sustente en una forma distintita de organizar, ejercer y distribuir el poder.

El nudo del asunto es el problema que con este modelo tienen sectores dentro del Psuv, y las formas y métodos de hacer política que se han instaurado en su seno, así como en el gobierno y el proceso revolucionario. ¿Cuál es el modelo de democracia que proponemos en la práctica a la sociedad venezolana como partido? ¿El modelo propuesto por Chávez o la democracia liberal, basada en un voto instrumental ya agotada como forma y medio de ejercicio de la soberanía popular y que teóricamente decimos querer superar? Son pregunta gruesas que debe abordar el debate de nuestro Congreso.

Necesitamos avanzar tan rápido como sea posible en el reimpulso y profundización del modelo democrático revolucionario. La instauración de esa democracia pasa en primer lugar por una batalla cultural al interior del proceso, y principalmente del Psuv. Se hace necesario una eficaz política de formación de cuadros que tenga como propósito la formación de un liderazgo democrático, con vocación participativa, que personifique el modelo y la propuesta del poder de la gente, que desaprenda para aprender nuevas lógicas de poder y de formas de hacer política.

Un instrumento político tan importante como el Psuv debe construir en su interior las formas de democracia que busca impulsar con su práctica política. Si el Psuv reproduce hacia dentro paradigmas capitalistas de dominación, subyugación y subordinación de las mayorías a súper estructuras elitistas que trabajan para perpetuase en el poder, y ejercen la política como mecanismo de ascenso social, entonces no podrá impulsar poder popular ni democracia revolucionaria entre la gente.

Desde la #LaCorrientePsuv proponemos a las bases, al Congreso y a la dirección nacional las siguientes propuestas con las cuales consideramos podemos avanzar en la tarea de construir la democracia revolucionaria con el horizonte del socialismo:

  1. Trabajar por la municipalización del poder popular, lo que supone avanzar en la trasformación del poder público municipal en un periodo de seis años, que apunte a trasformar la estructura política-administrativa de las alcaldías con formas de cogobiernos y autogobiernos. Incluiría asumir la comuna como instancia política administrativa mediante la cual se organiza el territorio del municipio.

Con esa municipalización estaríamos fraguando las bases de la trasformación concreta del viejo Estado oligárquico, por uno basado en la democracia revolucionaria. Esto no supone la eliminación de la figura del alcalde como ente ejecutivo si no establecer, como ya se planteó, formas más democráticas de gestión bajo las figuras de la cogestión y la autogestión.

  1. En el Psuv debemos asumir el impulso del poder popular como tarea estratégica y parmente de todas las instancias del partido, dando cumplimiento al numeral 6 del artículo 39 de los estatutos. Todo militante debe estar ligado a los procesos de organización y empoderamiento de la gente en su territorio. Las estructuras de bases Ubch, CLP, etc. deben incorporar en sus planes de acción territorial el acompañamiento e impulso de los concejos comunales, comunas bajo el principio de respeto a la autonomía de los espacios organizados del pueblo.
  2. El Psuv debe trabajar por impulsar el concejo de trabajadores y trabajadoras en todas las instancias del Estado, empresas públicas y en general en todo centro de trabajo para avanzar en el empoderamiento de los y las trabajadoras.
  3. De igual manera se debe impulsar las contralorías sociales como mecanismo para que el pueblo organizado se empodere en las tareas de lucha contra la ineficiencia y la corrupción.
  4. Así mismo impulsar y proponer leyes que amplíen y refuercen el marco jurídico que regula la participación protagónica del pueblo en la revolución bolivariana, como el conjunto de reglamentos que se requiere para una eficaz aplicación de las leyes del poder popular.

Estas orientaciones acerca de las líneas de acción del Psuv en la construcción de una democracia revolucionaria en los territorios, lugares de trabajo, en la vida, debe existir hacia adentro del partido, donde se construyan mecanismos democráticos, participativos, de debates abiertos. El ejercicio constante de la construcción de la democracia debe ser un eje central del Congreso, para que el #PsuvPartidoDeChavez sea modelo de la sociedad que buscamos construir, sea lo que Chávez proyectó. Debemos reimpulsar estas prácticas, hacer del Psuv una muestra de que el proyecto revolucionario es posible, y que desde allí se aporte al proceso de empoderamiento de la gente en miras a la transición al socialismo.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This