Seleccionar página


La producción es indispensable en la defensa de la soberanía y la paz, expresaba un mes atrás Rubén Rodríguez, coordinador de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora en el estado de Táchira. Dando un paso más en esa dirección, se ha materializado el acuerdo alcanzado entre la Asociación de Productores Integrales del Páramo (PROINPA), los campesinos y campesinas organizadas en La Corriente y la Unidad Técnica de Investigación, Capacitación y Extensionismo (UTICEX); para la reproducción y esparcimiento de semillas de papa autóctonas.

Según informó Jennifer Castillo, militante de La Corriente en Táchira y vocera de la Red Popular de Ayuda Solidaria, el acuerdo se llevará adelante en las zonas de montaña de los municipios Uribante y Simón Rodríguez, donde ya llegó la semilla proveniente del núcleo base de Miranda, el cual cuenta con dos años de funcionamiento. Las campesinas y campesinos también ya cuentan con las herramientas aportadas en el marco de esta alianza para impulsar los núcleos de semilleros.

PROINPA lleva más de 20 años en la zona andina con el objetivo de producir y comercializar bienes de consumo de origen animal y vegetal, utilizando tecnologías de bajo impacto ambiental. Por su parte UTICEX es un programa creado este año, dependiente del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierra, que busca impulsar proyectos de investigación y desarrollo agrícola. El acuerdo realizado se concretó entre el mencionado Rubén Rodríguez por La Corriente, y el constituyente Gerardo “Lalo” Rivas por PROINPA.

El contexto en donde se realiza este trabajo en conjunto entre organizaciones del pueblo resalta aún más la importancia del mismo. La guerra económica que ejecuta el gobierno de los Estados Unidos, con la complicidad de los sectores de oposición local, tiene un fuerte impacto en la economía del país. Bloqueos, sanciones, sabotajes, robo directo de activos nacionales. Incluso en las últimas semanas se reveló la orden de la administración de Trump de bloquear los barcos que trasladan parte de los productos alimenticios que recibe el pueblo venezolano, afectando a través de sanciones económicas a 10 de las 12 navieras que se encargan del trasporte de alimentos y gasolina. Medidas éstas que buscan quebrantar la voluntad de un pueblo que irrumpió hace 20 años y no puede ser derrotado.

En este contexto se da la respuesta de nuestra gente. Se impulsa la producción para enfrentar estas situaciones, los campesinos y campesinas demuestran una forma de combatir las transnacionales que manejan la política del hambre, y que a través de ella intentan condicionar a la población y su gobierno. Se da la batalla contra la guerra económica y también contra el agronegocio, en las tierras de los estados más asediados por la política criminal que impulsan los defensores de la “libertad”, como son los estados fronterizos.

Producción autóctona, en este caso de semillas de papa, para dar otro paso más en la tan necesaria soberanía alimentaria.

Las y los agricultores(as) de la zona presentarán los insumos recibidos en una actividad que denominaron conuco de resistencia y combate. Esperan que estos 4 núcleos de semilleros de papa autóctona, en este caso de las variedades granola y andinita, sean solo el primer paso en el esparcimiento de la producción de este tubérculo.

Nuevamente la Alianza Nacional Productiva que impulsan los campesinos y productores marca el camino para dar pasos concretos en nuestro objetivo de recuperar la productividad del campo, para defender la democracia, la soberanía y la paz.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This