Seleccionar página

El nuevo ataque al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) se da en un momento en que el gobierno bolivariano comienza a intentar una contraofensiva en el cuadro político interno. Es un momento en que el adversario local presenta síntomas de desgaste y ralentización de sus acciones, principalmente por el síndrome de expectativas no cumplidas, mal crónico y recurrente en su base de apoyo.

El arresto de Marrero, la llegada de la misión militar rusa, la resistencia internacional a la agresividad de los EEUU, son elementos que, entre otros, pudieran confirmar este análisis.

El ataque está vez fue físico: una operación contra el banco de transformadores de alta tensión que convierte la electricidad para ser transmitida. Se estima que en un lapso de 24 horas pudiera resolverse paulatinamente la falla.

Era esperable este ataque para contener los intentos del gobierno chavista de contraatacar. Además, la agresión mantiene coherencia para reafirmar la matriz de que las fallas del SEN son un problema de gestión. Es decir, es una acción de negación plausible continuada.

Ante esta nueva situación, La Corriente despliega sus estructuras y Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez en acciones de apoyo a las contingencias y a la vigilancia, para contribuir al sostenimiento de la paz en los territorios.

Asimismo, hacemos el llamado al pueblo organizado a mantener la calma, activar las redes de solidaridad y contribuir desde sus territorios al establecimiento del servicio eléctrico que el gobierno bolivariano y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se esfuerzan por lograr.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This