Seleccionar página

 

El IV Congreso del Psuv reunirá al partido más grande de Venezuela, al #PsuvPartidoDeChávez. Desde esa instancia, que comenzó en las asambleas que se realizan en los territorios, deberemos construir las respuestas a nuestra gente, al país, a la revolución, y eso pasa de manera central por la dimensión económica.

La economía es la necesidad estratégica y urgente: nuestro pueblo vive un drama producto de la falta de alimentos, medicinas, transporte, del deterioro evidente de los servicios básicos, la hiperinflación. Lo podemos enfrentar con eficacia reconociendo que no se ha estado haciendo bien las cosas, como lo ha planteado el propio presidente Maduro. Los errores propios se enmarcan dentro del cuadro internacional donde los Estados Unidos han aumentado las sanciones financieras y económicas con el fin de implementar un bloqueo que lleve al país al colapso.

Eso significa que la tarea central que debe asumir el Psuv y el gobierno, que son instancias íntimamente relacionadas, es definir los lineamientos generales para la formulación de una política y un plan económico estructurado, de carácter heterodoxo y realista, sin menoscabo de la orientación humanista y social que predomina en   la concepción económica de nuestra revolución.

En ese sentido hemos venido elaborando como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora #LaCorrientePsuv una serie de propuestas enmarcadas en un Plan Nacional de Urgencia, que articule las prioridades nacionales, permita emplear todas las capacidades del país en función de la superación de los grandes problemas que aquejan al pueblo. El Plan debería tener 5 ejes principales:

  1. Producción: priorizar los rubros estratégicos que garanticen los aportes nutricionales básicos que requerimos. Para ello se debe convocar a los sectores que realmente quieran producir y no solo depredar los recursos del Estado bajo la apariencia de productores. Debemos priorizar al pequeño y mediano productor, las comunas, avanzar en una revisión de las empresas públicas del sector agrícola para identificar los avances, los aciertos y desaciertos y potenciar su papel. Se debe avanzar en la resolución definitiva del problema agrario del país bajo el principio de que la tierra es para quien la trabaja.
  2. Electricidad: Se debe atender el problema eléctrico desde la premisa que el sistema eléctrico nacional está inmerso en una profunda crisis que amenaza con su colapso. Es urgente un plan de inversión priorizado para recuperar los distintos subsectores del sistema hoy desestabilizados por la falta de inversión, por la ineficiencia, por la falta de protagonismo del trabajador eléctrico.
  3. Salud: ejecutando de forma focalizada esfuerzos en garantizar las importaciones de los tratamientos para enfermedades graves y crónicas, garantizando el funcionamiento de las urgencias hospitalarias y quirófanos, relanzado en programa barrio adentro, mejorando los salarios del personal médico, enfermería y obrero.
  4. Transporte público.
  5. Educación pública nacional: fortaleciendo el salario de todo el personal educativo, reimpulsando y ampliando el programa de alimento, útiles y uniformes escolares.
  6. Atención priorizada integral a la población vulnerable: tanto casos de pobreza más crítica, como sectores específicos como discapacidad, enfermos crónicos, adultos mayores.

A la par del Plan debemos debatir un conjunto de medidas que apunten a la recuperación efectiva de la economía, es decir políticas de carácter estructural o macroeconómico. El financiamiento de gasto público es uno de estos temas a debatir, así como el control cambiario, su pertenencia y utilidad en el contexto de una economía bloqueada comercial y financieramente. Igualmente es urgente un plan antinflacionarios coherente: inducida o no, la hiperinflación está haciendo estragos en los niveles de vida del pueblo.

Otro punto central es la recuperación de PDVSA, prerrequisito para poder sortear la crisis económica y apalancar la recuperación del aparato productivo. Centrar esfuerzos en su reactivación pasa por un nuevo modelo de gestión, por un plan audaz de captación de inversión bajo formas mixtas que no vulneren la doctrina de plena soberanía petrolera. Para ello es fundamental sanear la empresa, democratizar su modelo de gestión buscando un alto nivel de eficacia y eficiencia, lo que debe incluir la participación de los trabadores, la empresa privada nacional y la garantía de control por parte del Estado.

Estas son algunas de las urgencias que deben ser abordadas, planificadas y resueltas. Debemos tratarlas junto a problemas vertebrales como la corrupción: sin aun ataque decidido a ese flagelo difícilmente las medidas que se tomen puedan tener éxito. La crisis es más que económica, es también política, de hegemonía, de ética. Son temas que debemos mirar de frente en el Psuv y encontrarles soluciones de corto, mediano y largo plazo. La superación de este complejo cuadro pasa por encarar con éxitos la crisis económica, o estaremos expuestos a un desenlace de imprevisible pronóstico para la continuidad de la revolución bolivariana.

El IV Congreso debe ser el espacio donde las propuestas, críticas, debates, se expresen de manera abierta, para lograr que sea una instancia que realmente aborde las necesidades urgentes y lo haga sobre formas de democracia protagónica. En esa dirección está y estará #LaCorrientePsuv, junto a la gente, las luchas, la construcción del instrumento estratégico que es el #PsuvPartidoDeChavez.

 

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This