Seleccionar página

La falta de transporte es un problema que afecta todo el país, en particular a las zonas alejadas de la capital, y en los barrios: cuanto más arriba en el cerro más difícil conseguir. Ante esta situación el gobierno nacional ha comenzado, entre otras cosas, un proceso de censo para ordenar el parque automotor. ¿Pero qué pueden hacer las comunidades? ¿Solamente esperar?

En La Pastora, Caracas, la comunidad de los sectores de Lídice y Manicomio ha decidido no quedarse de brazos cruzados ante el problema que la afecta seriamente, y ha comenzado a organizarse. Para eso han impulsado con fuerza la Mesa de Movilidad y Transporte, que comenzó a reunirse a principios de este mes.

En la misma participan voceros y voceras de movilidad y transporte de los consejos comunales, la Comuna de Altos de Lídice, el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, y han logrado que la cooperativa que maneja el transporte en el barrio asista a las reuniones para llegar a acuerdos que beneficien a todos.

“Creemos que esta es la manera de solventar los problemas, desde lo colectivo, lo comunal, lo participativo, siempre teniendo en cuenta la democracia planteada por Chávez”, explicó Jesús García, del Psuv y La Corriente.

La situación es compleja. Según la cooperativa faltan unidades de transporte, renunciaron asociados, otras están dañadas, los repuestos son demasiado costosos, y algunos, reconocen, prefieren ir a trabajar en rutas piratas para ganar más. Según la comunidad organizada los piratas reducen aún más las pocas unidades que circulan, varios conductores maltratan a los pasajeros, no cumplen con lo acordado y algunos días no hay transporte. Junto a eso se suma el problema de la vialidad, principalmente los huecos, que dañan los buses, obligan a cambiar las rutas.

Ante ese escenario complejo se decidió en la última reunión abordar tres ejes de trabajo: la vialidad, para construir respuestas a las condiciones de las calles; la organización, para fortalecer la Mesa, sus actores, capacidades de acción; y realizar un recorrido conjunto para ver en qué estado se encuentra efectivamente las unidades de transporte y poder hacer una evaluación conjunta.

El panorama es difícil, por la efectiva falta de suficientes buses, la dificultad de los repuestos, la lógica de piratear por falta de fiscalización y especulación de los conductores. La necesidad de la comunidad es real, no hay suficientes buses, no llegan hasta arriba en Altos de Lídice, el maltrato es cotidiano, necesitan construir una solución.

La Mesa de Movilidad y Transporte está decidida a poder construir una respuesta con lo que esté disponible, sabiendo la dificultad de la situación que es nacional. El trabajo en unidad puede permitir dar esos pasos que ya se encaminan. Quedarse a esperar no es una opción.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

Pin It on Pinterest

Share This