Seleccionar página

Vivimos tiempos difíciles en los que las fuerzas que buscan el saqueo de nuestros recursos, el control de nuestros mercados y la explotación de nuestros pueblos han ido recuperando espacios, recobrando fuerza. Este año 2018 se hizo del todo evidente que la iniciativa y conducción de los esfuerzos por derrocar el gobierno bolivariano están en Estados Unidos. Es el frente internacional, cuya agenda es liderada por este país, donde han estado concentradas las acciones más fuertes orientadas en esa dirección. Derrotar la revolución bolivariana es central en la avanzada del imperialismo estadounidense para retomar control del continente, luego de haber retomado para sus intereses los gobiernos de Brasil, Argentina y Ecuador. De allí que, a la par del desarrollo de la diplomacia de paz que adelanta el gobierno bolivariano a través de la cancillería de la república, y de los esfuerzos por revitalizar espacios de integración latinomericana no controlados por Estados Unidos como Alba-TCP, sea de vital importancia que las organizaciones sociales y políticas avancemos también en una política de articulación internacional.

Por ello en La Corriente, junto a la dura batalla que hemos librado este año en el escenario nacional, hemos venido retomando con fuerza nuestra política de trabajo internacional, participando en distintos espacios de articulación, intercambio, solidaridad e integración directa entre organizaciones y movimientos sociales del continente y otras latitudes, y abriendo el compás hacia otros espacios nuevos. “Un objetivo que nos trazamos este año fue fortalecer la presencia de la organización en espacios de articulación en los que ya venimos participando, como por ejemplo Alba Movimientos y CLOC – Vía Campesina, así como aumentar la proyección hacia otros espacios. En ese sentido, comenzamos a participar, con la compañera Jennifer Castillo, en el Movimiento de Afectados por Represas (MAR), que articula varios países como Brasil y Colombia, y también estuvimos presentes, con el compañero Yonatan Vargas, en Bélgica y Francia, en la conformación de la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana. Esto se dio como resultado del reconocimiento que existe fuera de Venezuela al trabajo que venimos haciendo acá y a los aportes que continuamente realizamos al proceso político venezolano. Logramos aumentar el número de delegados(as) nuestros(as) en estos espacios como parte del trabajo que hacemos como embajadores(as) populares de La Corriente”, informó Zuleima Vergel, una de las responsables de esta línea de acción.

En estos esfuerzos es fundamental que la presencia y participación en espacios de articulación internacional se puedan traducir en hechos concretos. Por ejemplo, este año se logró avanzar en un convenio con el MST de Brasil para consolidar el proceso de reprodución de una semilla de maíz autóctona venezolana, la variedad Guanape, que estuvimos cultivando con éxito en espacios nuestros en Portuguesa, para luego ser usada en nuestros planes de siembra con semilla propia y de forma autónoma. También se logró una articulación con organizaciones chilenas, que estuvieron recaudando medicinas para ser enviadas a Venezuela y distribuidas por nosotros acá. Con Patria Grande, de Argentina, venimos profundizando un proceso de intercambio que se viene concretando con apoyo en el área comunicacional y con la presencia de compañeros y compañeras de distintas organizaciones que estarán este año 2019 visitando Venezuela e incorporándose a procesos organizativos de La Corriente, para intercambiar y conocer el proceso político venezolano desde adentro: “Otro espacio que hemos venido fortaleciendo es el de cooperación con Cuba, a través de la embajada y del centro Martin Luther King, que envió este año un par de compañeras que estuvieron recorriendo y conociendo nuestra experiencia como organización. Empezamos a realizar algunos procesos formativos de militantes nuestros allá en Cuba y hay interés en desarrollar también otros procesos formativos acá en Venezuela con una brigada cubana de esa organización, procesos que sin duda contribuirán a nuestro fortalecimiento”, afirmó Vergel.

Un espacio importante en el que La Corriente estuvo presente este año fue la Escuela Continental de Mujeres de la CLOC, en la que participó la compañera Katherine Delgado, que consistió en un espacio de formación feminista con miras hacia la construcción del feminismo campesino popular: “Fue enriquecedor conocer de viva voz la realidad del campo latinoamericano, a qué nos enfrentamos, los niveles de violencia a que se enfrentan las mujeres latinoamericanas en el campo, el avance feroz que tiene el sistema capitalista en el campo en Latinoamérica, el avance de trasnacionales, la violencia como forma de aniquilar y de empujar las sociedades campesinas hacia los centros urbanos para dejarle los espacios libres a las transnacionales, la explotación y la aniquilación de las formas históricas que ha tenido el campesinado latinoamericano. También fue interesante participar en el debate sobre la necesidad de nuclear todas las luchas de todos los movimientos campesinos en el continente”, reflexióno Delgado.

También con la CLOC estuvo La Corriente en la Escuela de Dirigentes Egidio Brunetto, desarrollada en Colombia, en la que el compañero Yonatan Vargas se desempeñó como facilitador, y también en ese país participó La Corriente en el Encuentro Regional del Grupo de Trabajo, Tierra y Territorio de la Alianza por la Soberanía Alimentaria de los Pueblos de América Latina y el Caribe. Al final del año, también La Corriente se incorporó en la organización del capítulo venezolano de cara a lo que será en 2019 la Asamblea Internacional de los Pueblos cuya realización será en Venezuela: “En todos estos espacios estamos llevando la voz de Venezuela, la verdad de Venezuela, para contribuir a contrarestar las permanentes campañas que se erigen en contra de la revolución bolivariana y del pueblo venezolano, desde la perspectiva de las luchas de la gente y de la construcción concreta que hace la gente para defender sus consquitas y luchar por más logros”, señaló Zuleima Vergel”.

Además estuvimos participando en el Encuentro Mundial de Movimientos y Organizaciones Sociales en Solidaridad con Venezuela, en la 3era etapa de cursos de formación CPPS-CLOC-VC Sudamérica realizado en Brasil, luego en La Cumbre de Los Pueblos – Perú, en el Encuentro  Global de Agroecología desarrollado en Cuba, igualmente participamos en el Taller de Formación Política  para Movimientos Populares de América Latina llevado a cabo en Cuba, en el Campamento de la Juventud Cloc Vía – Campesina en Nicaragua, en la Reunión Política Continental de Alba Movimientos y en la Contra Cumbre del G20, estos últimos en Argentina.

El año 2018 fue, entonces, un año de intensa actividad y lucha también en el ámbito internacional, desde el convencimiento de La Corriente de que ante la avanzada del capitalismo transnacional y la derecha fascista en nuestro continente y en el mundo, es vital estrechar lazos y avanzar en la progresiva acumulación de fuerza de los movimientos y organizaciones populares en el esfuerzo por construir sociedades más justas, más democráticas y más equitativas, en las que sea una realidad cada vez más profunda el ejercicio de una auténtica democracia en manos de la gente. Eso no será resultado sino de la organización, la participación y la movilización desde espacios en los que pueda construirse, de forma articulada entre los pueblos, el poder de la gente.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This