Seleccionar página

La Ciudad Comunal Campesina Socialista Simón Bolívar se fortalece y avanza

Jul 16, 2018 | El poder de la gente

La Ciudad Comunal Campesina Socialista Simón Bolívar, situada en el municipio Páez del estado Apure, cumplió diez años de la fundación de su primer autogobierno. Sus primeros pasos organizativos se remontan a los años noventa, cuando la lucha era por defender los derechos humanos de los campesinos y campesinas. Las ocho comunas -compuestas por 39 consejos campesinos- que la conforman fueron las primeras comunas registradas en el país. Se extiende sobre 116 mil hectáreas, y una gran parte de su territorio fueron tierras rescatadas a los terratenientes.

Diez años significan una gran cantidad de aprendizajes de organización, autogobierno, producción, en un territorio que había sido históricamente relegado y golpeado. Un tiempo para consolidar una experiencia novedosa en el país, así como para plantearse darle un nuevo comienzo en vista de todo lo recorrido y los nuevos desafíos presentados y por venir.

Por esa razón se puso en marcha un proceso de debate profundo desde hace dos meses, para debatir en toda la Ciudad qué modelo de autogobierno debería ser el más adecuado para este momento. Como punto de llegada de ese proceso, se realizó una asamblea de la Ciudad el día sábado con la participación de aproximadamente 1200 personas parte de todas las comunas, organizaciones que hacen vida en el territorio, y la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, que acompaña la Ciudad Comunal desde sus primeros pasos. También participaron el alcalde del municipio Páez, José María Romero, quien fue parte de la construcción de la Ciudad Comunal, y una delegación de comuneros y comuneras de la comuna El Maizal.

“Estamos eligiendo una hoja de ruta, un modelo de autogobierno, llevamos meses de debate en el seno de los consejos comunales, las comunas, precisando ese modelo, cómo se cree que debe ser el autogobierno para someterlo hoy a la asamblea”, explicó Braulio Márquez, vocero electo para el autogobierno de la Ciudad.

 

En la asamblea se definió y votó la nueva forma de organización de la Ciudad Comunal, que tendrá dos instancias centrales. En primer lugar el autogobierno, que será conformado por un vocero cada consejo comunal, uno por cada comuna, uno por la milicia bolivariana, uno por cada Clap y cada Ubch, uno por los consejos de pescadores y la asociación de productores. En segundo lugar, el parlamento de la Ciudad, conformado por cinco voceros por cada comuna. Esas dos instancias serán los brazos fundamentales de la forma de gobierno de la Ciudad Comunal.

Durante el debate fueron planteados algunos desafíos centrales. Uno de ellos es el de lograr que la mayoría de los habitantes se apropien del modelo, se vean reflejados en él, y que no sea algo que quede en manos de las vocerías de la Ciudad, de La Corriente: encarnar el modelo de autogobierno en cada habitante. Esto, articulado con la necesidad de que las tareas cotidianas de la Ciudad no sean delegadas en las vocerías sino asumidas por la gente.

Otro desafío es el de hacer del autogobierno un espacio real de poder, es decir de capacidad de llevar adelante las cosas, de transformar, trascender el papel de gestores de soluciones,  construir las respuestas junto al pueblo y no depender de recursos del Estado. Antonio Márquez, primer teniente de la milicia, lo resumió de la siguiente manera en la asamblea: necesitamos resolver con la gente independientemente de quién nos ayude.

Un desafío central que también fue resaltado es el de la necesidad productiva, de poner en pie un plan para lograr un avance en la producción tanto para lo interno de la Ciudad como para lo externo. Eso significa, entre otras cosas, perfeccionarse en aspectos técnicos, articular los diferentes eslabones de la cadena productiva, poner toda la potencia productiva que existe dentro de la Ciudad dentro de un plan general, y así dar un nuevo paso en estos tiempos de dificultad económica.

La asamblea realizada demostró la fortaleza de la Ciudad Comunal, su recorrido, así como la necesidad de reinventarse bajo el protagonismo de la gente. Una parte de los nuevos miembros del autogobierno vienen de haber tenido esa responsabilidad en los años anteriores, como Amparo Contreras, quien fue la que le dijo a Hugo Chávez de la existencia de la Ciudad Comunal en el Aló Presidente 320, y el sábado rindió cuentas ante la asamblea de los gastos e inversiones realizadas durante el año 2017: “Me comprometo a trabajar día y noche”, afirmó al finalizar su intervención.

Otra parte del autogobierno está conformada por quienes asumen por primera vez una responsabilidad dentro de la Ciudad Comunal. Lo central es la renovación dentro de un proyecto de poder comunal, democracia participativa, de la gente, así como que, por eso mismo, cada una de las vocerías haya sido decidida dentro de un proceso de debate colectivo.

Queda mucho recorrido por delante, consolidación de la Ciudad Comunal, fortalecimiento de cada uno de sus aspectos centrales de cara a construir un proceso novedoso, chavista. El objetivo no termina ahí, sino que se hace imprescindible multiplicar experiencias otros territorios, unirse entre quienes construyen experiencias similares de poder de la gente en el país. “Hace falta conocernos, hablarnos, y construir juntos el autogobierno, el sueño de Chávez, del socialismo, y aquí veo tanta gente dispuesta a luchar”, dijo durante la asamblea Ángel Prado, de la Comuna El Maizal.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This