Seleccionar página

El 23 de febrero en la frontera tachirense con Colombia se libró una batalla clave para la preservación de la paz, la soberanía y la democracia de Venezuela. Estados Unidos y sus lacayos intentaron ese día generar el quiebre que han tratado de construir al menos desde el 10 de enero de este año, fecha en que se juramentó Maduro para su segundo mandato como presidente legítimo de Venezuela.

En ese escenario estuvo presente una importante delegación de La Corriente y de las Brigadas de Defensa Popular Hugo Chávez, formando parte de ese pueblo chavista que salió a cumplir su deber patriótico, con dignidad y valentía.  Kevin Rangel, Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, desde la frontera tachirense con Colombia, luego de llegada la calma, analiza lo ocurrido el 23F y hace un balance del panorama actual, luego de esta ofensiva del imperialismo derrotada por las fuerzas chavistas:

“Debemos decir que la Revolución Bolivariana ha obtenido una importante y estratégica victoria el día 23 de febrero. Según lo anunciado por el imperialismo y la derecha, este día era la batalla final. La operación colocaba esta fecha como el día de quiebre, el día que entrarían con la supuesta “ayuda humanitaria” que sabemos que no es otra cosa que la fachada de la intervención militar. El 23F fue una operación militar la que se desmontó y, justamente, en ese ámbito logramos una gran victoria contra la derecha y el imperialismo que dirigió y orientó las operaciones de esta ofensiva”.

Kevin Rangel, analizando los actores que el 23F protagonizaron los hechos en la frontera, destaca: “Allí es importante destacar el papel del pueblo venezolano en la defensa de la soberanía, la paz y la democracia revolucionaria. La gente fue un factor clave que se aferró a la fuerza moral del patriotismo, se aferró a defender en la línea de batalla principal que fue la frontera y jugó un papel determinante en esta victoria. También fue una victoria de la Guardia Nacional Bolivariana, de la Policía Nacional Bolivariana, cuyos funcionarios estuvieron a la altura de los acontecimientos, evitando la entrada de grupos con claros perfil y accionar militar”.

En ese sentido el militante de La Corriente señala que, a pesar de que uno de los factores del plan intervencionista es intentar quebrar la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,  “ésta se ha mantenido unida, unificada y leal al proyecto de la Revolución y al país. Las fuerzas revolucionarias se mantienen unidas en el patriotismo, de lo cual la derecha venezolana carece. Su sentido de patria esta fuera de Venezuela, en EEUU. Es por eso que las fuerzas chavistas han logrado imponer la paz ante este plan”.

“Esta fue una victoria en una de las tantas batallas que vendrán”, destaca Rangel, al tiempo que propone: “la Revolución Bolivariana debe definir y arrancar un plan de contraofensiva chavista, revolucionaria, para encarar los nuevos escenarios y derrotar la agresión contra Venezuela y profundizar la revolución.”

Este plan de contraofensiva tiene al pueblo como elemento central: “Creemos que el papel que juega el pueblo debe ser un elemento determinante del plan, debemos superar los esquemas que han impedido la profundización de la democracia revolucionaria, la participación, el protagonismo del pueblo. La unidad cívico militar es un pilar fundamental que debe fortalecerse. Los niveles de preparación y la capacidad técnica militar para la defensa del pueblo deben profundizarse porque el poder de la gente es determinante en todos los escenarios. Así lo demostraron los sucesos del 23F en la frontera. Ante una agresión militar, la gente y el diseño estratégico de la Milicia Nacional Bolivariana, la guerra de todo el pueblo, es clave en la defensa de la soberanía”.

El plan de contraofensiva propuesto debe abordar otros elementos: sociales, culturales, económicos, porque según Kevin Rangel: “el plan del imperialismo va a continuar, están en un momento complejo, tienen que rearmar la táctica porque han fracasado, sufrieron una derrota de orden estratégico que los llevará a replantear sus planes. Además, esta derrota en lo internacional pone a los países aliados de EUUU a pensar qué hacer, porque están quedando expuestos y en ridículo luego del 23F”.

El llamado que desde la frontera hace el Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora es a que el pueblo venezolano siga fortaleciendo la preparación para la defensa: “Debemos aprender de esta batalla para ir perfeccionando los mecanismos de coordinación y movilización de las fuerzas chavistas”.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This