Seleccionar página

La campaña en el municipio Páez, estado Apure, había enarbolado la bandera de una gestión que se haría de manera participativa, con la gente. José María Romero, conocido como Chema, proveniente de la experiencia comunal, como la Ciudad Comunal Simón Bolívar, impulsada por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (Crbz), lo había planteado como una apuesta transversal y central. Casi seis meses después la propuesta se ha ido concretando en aspectos concretos, como producción, seguridad, política, a través de mecanismos creados para ese fin.

“Esta gestión tiene que hacerse en un momento donde se ha entrado en una fase especial, donde producto de las condiciones que tenemos, la viabilidad pasa por que la gente participe, por que logremos la participación para recuperar la alcaldía, y hacer una gestión eficiente”, afirma Chema. Las condiciones son nacionales, y de una alcaldía que habían dejado sin fondos, donde el alcalde saliente fue arrestado por corrupción.

Varios mecanismos de participación se pusieron en marcha. Por ejemplo, en el tema de seguridad, con las Carpas de Seguridad, partiendo de la necesidad de abordar la resolución de ese problema con la acción y consciencia de los individuos y colectivos en sus territorios. Para eso se decidió articular entre voceros de seguridad de los consejos comunales y comunas, unidades de milicia, jefes de calle, y policía municipal con módulos. A su vez, las comunas eligieron a jóvenes que irán a formarse a Caracas para ser policías, financiados por la alcaldía, para luego ser incorporados al instituto autónomo de policía del municipio. A un problema complejo se proyecta una respuesta integral: “la gestión de gobierno no va a descansar solo sobre la alcaldía Páez, sino sobre los distintos niveles de gobierno”, afirma el alcalde.

El nuevo mecanismo naciente son las Juntas de Gobierno del Buen Vivir: “Son un nivel de coordinación intermedio entre el gobierno municipal y los gobiernos de base, que en este caso serían los consejos comunales y comunas, donde van a trabajar personas designadas por el gobierno municipal en los servicios más importantes del gobierno, y las comunas van a postular a sus voceros”. Las Juntas van a desarrollarse en cada parroquia. “Van a permitir delegarle lo político, la participación a la gente, la cogestión, como mecanismo concreto necesario del ejercicio de gobierno, el gobierno municipal democratiza recursos que llegan a través de los impuestos y los ingresos ordinarios a esa Junta para que tengan mecanismos económicos, elementos cómo lograr emprender el trabajo en la comunidad”.

Esa mirada participativa viene siendo subrayada por la Crbz, donde resulta imprescindible trabajar junto con la gente para poder resolver los problemas urgentes y estratégicos que hoy enfrentan las mayorías. La alcaldía de Páez, donde La Corriente tiene presencia a través de varios de sus militantes, y donde existe un desarrollo organizativo de muchos años en lo comunal y productivo, es una puesta en práctica de esa idea-fuerza, esa certeza democrática revolucionaria que debe ser una permanente construcción.

Se hace necesario crear formas de cogobierno, de financiamiento, romper con lógicas instaladas en todos los niveles: “Las alcaldías están acostumbradas a que el Estado nacional les mande todo, les genere el bienestar a través de la renta petrolera, pero las comunas también”, dice. Por eso la necesidad de los impuestos, de financiar la producción en cada escala, es decir familiar, comunal, privada y de la misma alcaldía, buscar espacios de acuerdo y trabajo conjunto entre las partes. En particular en esta etapa donde los presupuestos no alcanzan. En Páez la alcaldía decidió buscar las alianzas para poder avanzar:

“Tenemos que hacer alianzas con sectores productivos, que de repente quieren mejorar la vialidad, pero el municipio no puede, la comunidad tampoco, y juntos sí podemos”. Así se ha planteado un proyecto para construir un terminal de pasajeros con capitales púbicos y privados, y se está proyectando tener un trabajo de minería en el río, con una articulación entre alcaldía/comunidades/privados, para logar tener material para las carreteras.

Es mucho el trabajo que hay por delante, en una situación de dificultad económica, en una zona que además es fronteriza con Colombia -lo que agrava varias variables- pero no significa que no se pueda, sino que se debe crear, salirse de pilotos automáticos que consisten en esperar que llegue el dinero y proyectar políticas desde salones cerrados. Se debe apostar al poder de la gente, a las enseñanzas de Chávez, poner en la dirección de cada espacio a hombres y mujeres con voluntad y claridad, que es lo que Chema resalta para finalizar: “Yo creo que la alcaldía y la comuna pasan por que tengan una vanguardia que tenga conciencia que tenemos que poner en práctica el autogobierno, la corresponsabilidad, los valores”.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This