Seleccionar página

Encuentro de parlamentarios en Cúcuta: el plan injerencista continúa.

Jun 1, 2018 | Comunicados

Las acciones dirigidas por Estados Unidos contra Venezuela no se detienen y continúan con fuerza en el frente internacional. Ante la incuestionable victoria electoral de Nicolás Maduro en elecciones libres y democráticas, ante la debilidad, ineficacia, torpeza y fragmentación de la oposición venezolana y ante la imposibilidad de generar en el frente interno algún nivel de violencia insurreccional y fracturas dentro del chavismo o en la FANB, ante ese cuadro, continúan apostando por el asedio desde el extranjero.

El encuentro de parlamentarios de la derecha colombo-venezolana y de América Latina y el Caribe es un paso más en el plan trazado por el imperialismo para desconocer la institucionalidad venezolana, el régimen democrático de nuestro país y avanzar, así, en la construcción de la imagen del gobierno venezolano como una dictadura contra la cual es legítima cualquier forma de lucha. Desde La Corriente hacemos público nuestro rechazo absoluto y contundente a esta acción por tratarse de un esfuerzo más por desestabilizar la frontera y seguir allanando el camino para la conformación del escenario de intervención extranjera a Venezuela, encubierta abajo la figura de ayuda humanitaria.

La presencia de la ilegal Asamblea Nacional venezolana en este encuentro es un signo más del intento de legitimar desde el extranjero la conformación y accionar de un Estado paralelo en contraposición al que existe legal y legítimamente en nuestro país. Ya se han adelantado con anterioridad acciones similares con el espurio e ilegal Tribunal Supremo de Justicia prófugo de la legítima justicia venezolana, y con la exfiscala Luisa Ortega Díaz, también prófuga de nuestra justicia.

En esa reunión está representado lo más rancio, conservador y radical de la derecha política tanto venezolana como colombiana, así como latinoamericana. Allí están los representantes genuinos de las oligarquías que se resisten a entender que estamos en un tiempo de transformaciones populares, tanto en Venezuela como en Colombia y en el resto del continente. Lo sucedido en las elecciones del 27 de mayo es una muestra de que la mayoría del pueblo colombiano está buscando alternativas, y aspira encontrar una senda de cambios que supere el estado actual de la realidad colombiana, donde las grandes mayorías son excluidas, donde no se respetan los derechos políticos ni los derechos humanos, donde se entregan las riquezas del país al capital transnacional. Contra eso, contra las élites, contra la exclusión, contra la ausencia de democracia verdadera es que se ha expresado el pueblo colombiano.

Con estas acciones de ataque a Venezuela estas élites que actúan en alianza con el imperialismo lo que buscan desesperadamente es frenar los procesos progresistas, los procesos que los pueblos construyen para superar la crítica realidad que las oligarquías les han impuesto. Pasa en Brasil, por ejemplo, con la élite que impuso antidemocráticamente a Michel Temer en la presidencia de la República y bloqueó el inminente ascenso de Lula al poder, ante lo cual el pueblo brasilero está intensamente movilizado y luchando.  Pasa en Nicaragua, donde luego de una importante legitimación electoral del gobierno de Daniel Ortega, es sometido a un asedio violento similar al vivido en Venezuela. Pasa en Argentina, donde con represión y más medidas antipopulares el gobierno de Macri se impone ante un pueblo movilizado masivamente en su contra.

La agenda de dicho encuentro no es nueva, sino expresión de que la estrategia del imperialismo contra Venezuela continúa desarrollándose sin modificaciones: desconocimiento del proceso electoral del 20 de mayo a pesar de que en dicho proceso el pueblo venezolano reeligió a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela con más de 6 millones de votos en unas elecciones respaldadas por una amplia delegación de acompañantes internacionales que certificaron la transparencia y confiabilidad de nuestro sistema electoral; continuación del trabajo para endurecer sanciones económicas y diplomáticas contra Venezuela; planteamientos frontales de necesidad de sustituir el gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Ante esta nueva acción injerencista contra Venezuela, desde  La Corriente hacemos nuevamente un llamado al pueblo patriota a que nos mantengamos alerta y en unidad nacional contra los planes por violentar nuestra soberanía y destruir nuestro sistema democrático. Nuestra revolución y nuestra soberanía son conquistas populares que debemos defender. Como decía el comandante Chávez, la independencia es nuestro más preciado bien, y eso debemos cuidarlo con entrega y disciplina.

¡Unidad nacional patriótica y popular ante la injerencia y el intervencionismo!

¡Defender las conquistas y luchar por lo que falta!

 

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This