Seleccionar página

La ciudad de Caracas ha sido testigo en los últimos días de protestas de los(as) trabajadores(as) de la salud que dan cuenta de la crisis del sistema público nacional de salud. Los caraqueños y las caraqueñas sabemos que cuando un familiar se enferma o tenemos una parturienta vamos a pasar trabajo. Es innegable, en esta materia las cosas deben mejorar. Pero quienes vivimos en sectores populares sabemos también que el modelo de salud que legó Chávez es con el que contamos, el que brinda atención médica gratuita ahí cerquita de nuestras casas: BARRIO ADENTRO, una conquista de años de organización que las comunidades no permitirán que se las lleve la guerra.

En La Pastora, las bases del Poder Popular en Salud están dispuestas a defender las conquistas y a luchar por lo que falta. En un año han trabajado duro por la recuperación integral de la salud en la Parroquia. Se organizaron y lograron que de un 59% la cobertura de BARRIO ADENTRO pasara a un 97%, un logro histórico que no es propaganda vacía, es una realidad.

¿Cómo lo hicieron?

Los comités de salud de los consejos comunales, el Comité Contralor de Salud ‘Danilo Anderson’, la ASIC (Área de Salud Integral Comunitaria) “Carlos J. Bello”, militantes de La Corriente, de la Fundación Alexis Vive y los vecinos y las vecinas no se sentaron a quejarse de las dificultades ni a esperar que las soluciones aparecieran mágicamente.

Podían esperar que el Ministerio de Salud viniera a construir los consultorios que faltaban, pero no. Se reunieron y planificaron, consiguieron espacios donados por la comunidad y juntos(as) los acondicionaron, solicitaron los médicos y el mobiliario aportados por el Estado y, aunque aún los medicamentos y las enfermeras están pendientes, ya hay en esos barrios módulos para garantizar la atención primaria de los problemas de salud de los vecinos con un médico y equipos mínimos para la toma de presión, una pesa, un glucómetro. Siguen luchando por más.

Decidieron además accionar con un enfoque comunitario en el abordaje de los problemas de salud: ¿quién mejor que los vecinos sabe cuáles son los pacientes críticos, cuántos niños hay por atender, qué necesitan las embarazadas, qué medicamentos son urgentes de conseguir?

Organizaron Brigadas de Salud para recorrer el barrio y pacientes que nunca habían recibido una visita médica fueron atendidos. Rosiris, vocera de uno de los comités de salud de Altos De Lídice, dice que eso ha sido lo más bonito, llegar amorosamente donde nadie llegaría. Y dice, también, que lo más difícil ha sido lidiar con la sordera de las instituciones.

Pero, sigamos con lo bueno: han inaugurado, desde el 28 de julio de 2017, cinco consultorios nuevos y han remodelado dos, todos por iniciativa de la comunidad, con recursos propios en muchos casos y con cuadrillas de vecinos que han ofrecido su trabajo voluntario para llevar a cabo los arreglos.

Con equipamiento médico mínimo y recurso humano mínimo empezaron. La comunidad postuló enfermeras pero están paralizadas las contrataciones en el ministerio. También están paralizados los mecanismos de entrega permanente de medicamentos y en esta materia la situación es sencillamente indigna: en más de un año nunca han sido asignados medicamentos para los consultorios “de nueva apertura”. Esta situación o detiene a la gente y han movido cielo y tierra para llevar a La Pastora jornadas de 0800 SALUDYA, campañas de Vacunación, el Plan Quirúrgico Nacional, el Plan de Parto Humanizado, para los que, a fuerza de exigencia y presión, algunas instituciones han respondido.

Contraloría social contra la corrupción

Pero los y las miembros(as) del Poder Popular en Salud se toparon con un problema mayor que requiere la intervención de las autoridades: el caso del Centro de Diagnóstico Integral ‘Victorio Orlando Medina’, el único CDI en la parroquia, que cerró el 16 de enero de este año para remodelaciones, sin informar a la comunidad fecha de reinauguración, ni los avances que se iban realizando, ni el estado de la obra, nada.

Presionados por la movilización de la gente abrieron el CDI solo para prestar servicios de Ecografía, Rayos X y consulta de Urgencias, con equipamiento y mobiliario viejo, con remodelaciones innecesarias y con las que eran urgentes sin hacer: las filtraciones, la red de agua y alcantarillado, las bombas y tuberías, las cerraduras y techos tienen exactamente las mismas fallas que antes del cierre de medio año.

Sospechan fraude y desfalco, exigen investigación: ¿Cuánto dinero se invirtió en la remodelación? ¿Quién manejó los presupuestos y asignó las prioridades? ¿Por qué no se rindió cuenta pública del desarrollo de la obra? ¿Por qué el equipamiento nunca llegó? ¿Quién responderá por cerrar un CDI durante seis meses para arreglarlo y entregarlo en peor estado de lo que estaba antes del cierre?

Para el 4 de Agosto convocaron a una asamblea, qué es el método y guía de #ElPoderDeLaGente, con las autoridades recién designadas del Ministro del Poder Popular para la Salud para solicitar respuestas ante la complicadísima condición sanitaria que los aqueja si en la parroquia no se cuenta con un centro para las complicaciones mayores de salud. No descansan, están organizando más jornadas de salud para los próximos días en los territorios de cada consejo comunal y el objetivo de lograr el funcionamiento óptimo del CDI “Victorio Orlando
Medina” es su meta a más corto plazo. ¿Lo lograrán?

Prensa Corriente Revolucionaria Bolíva y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This