Seleccionar página

Las acciones de ataque se despliegan como previstas: el Grupo de Lima, a excepción del gobierno de México, no reconocerán a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela a partir del próximo 10 de enero. Se sabía que esto sucedería desde que la estrategia internacional, a la cual se subordina la derecha venezolana, fue la de no reconocer las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo.

La declaración del Grupo de Lima se dio luego de que Mike Pompeo, Secretario de Estado norteamericano, estuvo reunido con el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y con el presidente de Colombia, Iván Duque. No hay casualidad en esto, es Estados Unidos quien ordena los ataques y sus tiempos, y son justamente Colombia y Brasil los dos países a través de los cuales se puede acelerar de manera directa los ataques militares, ambos bajo gobiernos de derecha subordinados al imperialismo.

El Grupo de Lima planteó en su declaración varios puntos centrales, como los ataques a la economía, a la diplomacia, y la necesidad de que la Asamblea Nacional tome el poder que quedaría vacío. Se trata de un ataque que tiene pocos antecedentes en nuestra historia, encabezado en la superficie por gobiernos latinoamericanos y Canadá.

Este escenario demanda estar alertas. A partir de ahora entraremos en una nueva etapa de la guerra híbrida dirigida por Estados Unidos, que continúa posicionando los movimientos para los próximos ataques. No descansarán hasta vernos reducidos a nueva colonia suya. No permitiremos que eso suceda. Lo decimos como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, como chavismo, como defensores de nuestra patria, de nuestro Comandante Chávez.

Por eso es necesario más que nunca estar alerta, movilizados(as), preparados(as). En lo político, organizativo, productivo, comunal, formativo. Sabemos que venimos de duras batallas en el 2018, en lo electoral y en lo económico, y sabemos también que este año 2019 será difícil económicamente y políticamente. Se trata de una guerra que busca desgastarnos, arrinconarnos, con una estrategia de la cual son cómplices sectores corruptos internos.

La lucha es larga, la lucha es la única posibilidad de lograr victorias, desde las más pequeñas en nuestras comunas, consejos comunales, Clap, batallones de Milicia Bolivariana, Empresas de Propiedad Social, hasta las más grandes, del orden diplomático o macroeconómico.

Es necesario que desde la dirección del proceso, desde el gobierno, se acometan acciones para atacar las causas internas de la crisis. Se debe evaluar la efectividad del conjunto de medidas económicas que conforman el plan de recuperación económica. ¿Por qué algunas medidas, como la libre convertibilidad de la moneda y la disminución del déficit fiscal, no se han implementado de manera concreta?

Es imprescindible avanzar en la ampliación de la revolución política, reimpulsando los espacios de participación de la gente. Es en la profundización de la democracia revolucionaria, del poder de la gente, donde está una de las claves para preservar la unidad popular. Es fundamental, también, implementar un plan contra la ineficiencia, contra el burocratismo y contra la corrupción, en el que se acaben los privilegios y asuman responsabilidades ante la justicia funcionarios(as) de todos los niveles y jerarquías. Ante la escalada intervencionista extranjera se hace necesario templar la moral y la voluntad de lucha de nuestro pueblo, lo cual se logra no sólo con arengas patrióticas, sino mostrando un liderazgo dispuesto a actuar para corregir el conjunto de males, de problemas y contradicciones que en el seno del chavismo, y sobre todo de la dirección política, impactan en la crisis y son unos de los factores que la explican.

Consideramos necesario, además, ampliar la alianzas con sectores más allá del chavismo, sectores que no son de la derecha pero que están descontentos por un conjunto de razones y que son parte de la mayoría nacional que necesitamos para encarar la pretensión norteamericana de devolvernos al estatus de vasallos. Ese sector de la mayoría nacional molesto y desafiliado de la propuesta del chavismo es indispensable para poder desarrollar el proyecto nacional trasformador, pues sólo bajo un concenso mayoritario dentro de la sociedad venezolana podremos hacerlo.

Necesitamos preservar la unidad, avanzar para no retroceder, dar las batallas necesarias a esta época. Las amenazas nos hacen y nos harán más grandes y más fuertes.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This