Seleccionar página

El domingo 7 de octubre, en las elecciones presidenciales de Brasil, el candidato de la derecha, Jair Bolsonaro, obtuvo una victoria de 46, 03% de los votos contra 29,28% obtenidos por Fernando Haddad y 12,47 por Ciro. Los comicios se dieron en un contexto marcado por el control político de facto que tiene la derecha en Brasil luego del golpe contra Dilma y del ascenso al poder de Michel Temer. El resultado no le alcanzó a Bolsonaro para salir electo presidente de forma directa, sino que habrá que definir la elección en una segunda vuelta.

A propósito de este resultado y de los escenarios que se abren luego de la primera vuelta, Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora conversó con Edson Bagnara, integrante de la Coordinación Nacional del MST y dirigente de la brigada de ese movimiento en Venezuela.

Luego de los resultados del domingo, ¿dónde ven ustedes las causas?

Lo que determinó la situación en Brasil empezó desde el golpe, o mejor dicho, desde las elecciones de 2014, todo eso que terminó en el golpe, donde hubo un ataque muy fuerte al PT y a la izquierda. Por detrás de esos ataques que culminaron en el golpe, están los intereses norteamericanos para controlar las riquezas y tener nuevamente hegemonía sobre América Latina. Después del golpe vino una secuencia de situaciones que desencadenó en la presión sobre Lula para sacar la cabeza de la izquierda brasilera y dejar a la izquierda sin interlocutor con las masas, con la sociedad. Eso obligó al PT de manera rápida a proyectar otra persona, Fernando Haddad, para hacer este trabajo de interlocución, tanto que en veinte días pasó de 4% en las encuestas a tener 29% de los votos, lo cual no deja de ser una tremenda victoria.

Ante la segunda vuelta, ¿cuál es la perspectiva?

La alternativa es construir un gran bloque progresista contra Bolsonaro, que es un candidato de extrema derecha, un nazi, que viene con propuestas racistas, homofóbicas, y con una agenda económica de privatización y de entrega del patrimonio nacional, sea público o privado, a los intereses norteamericanos. Y con ese gran bloque pelear para sacar la mayor cantidad de votos que están ahí indecisos e, incluso, de gente que votó por Bolsonaro. Nosotros estamos optimistas, creemos que es posible revertir el cuadro y ganar las elecciones.

En caso de concretarse la victoria de Bolsonaro, ¿qué le espera a Brasil?

Nosotros creemos que podemos ganar. Pero si Bolsonaro gana vamos a vivir un tiempo muy oscuro en Brasil, un momento de persecución. La izquierda tiene que repensar sus tácticas. Y eso va a repercutir en toda nuestra América Latina. Difícilmente con Bolsonaro Brasil vaya a quedar aislado de la ofensiva contra Venezuela. Ya ha dicho que la próxima misión de paz de Brasil será en Venezuela, y ahí tenemos el ejemplo del desastre que fue la misión de paz de Brasil en Haití. Sería muy grave la elección de Bolsonaro para el pueblo de Brasil, para todo el continente y en especial para Venezuela, sobre todo para las organizaciones de izquierda.

¿Qué se plantea el MST ante ese psible escenario?

Nosotros como MST, independientemente de las elecciones, vamos a seguir organizando, vamos a seguir luchando, seguir avanzando. Claro que la elección de Bolsonaro sería una tragedia. Ahora mismo lo que estamos haciendo es todo el esfuerzo para no perder la elección. No estamos trabajando con la hipótesis de perder la elección. Seguimos trabajando con la hipótesis de que vamos a ganar. Estimábamos que perderíamos en primera vuelta. Al no haber Bolsonaro logrado ganar con la ventaja suficiente para que el triunfo fuera directo, eso nos abrió el chance de derrotarlos en segunda vuelta.

Pero independientemente de los resultados, nosotros vamos a seguir construyendo, tomando tierras, seguiremos en nuestra lucha, construyendo la educación, la reforma agraria, las cooperativas, organizando los campesinos y las campesinas para seguir avanzando en un proyecto de desarrollo agrícola distinto al agronegocio.

¿Cómo afecta estas elecciones el escenario en América Latina?

El triunfo de Bolsonaro significaría una entrega directa a los EEUU. La CIA está detrás de la campaña electoral suya. Hay un asesor de Trump que está en Brasil trabajando para ese triunfo, oficialmente no, pero sabemos que es así. Los métodos de campaña de Bolsonaro son muy similares a los que usó Trump en EEUU. Un gobierno de Bolsonaro sería, para el movimiento popular de América Latina, un período difícil, donde tendremos que repensar como continente todo el proceso, reconstruir las alianzas entre los pueblos, porque desde los gobiernos difícilmente avanzaríamos.

Si ganamos se reabre nuevamente un ciclo de prosperidad en América Latina, de progresismo, de retoma de las alianzas entre los países latinoamericanos que vienen siendo fracturadas como UNASUR, CELAC, MERCOSUR. Ésa es la disyuntiva.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This