Seleccionar página

¿Cómo avanza una comuna en medio de esta crisis? Reportaje en Altos de Lídice

Jun 18, 2018 | El poder de la gente

En Altos de Lídice cinco consejos comunales decidieron que había llegado el momento de conformar una comuna. Tenían varios puntos a favor: la voluntad de construir en conjunto, el trabajo que ya venían realizando de manera comunal, los problemas compartidos entre todos y la claridad de que solo podrían resolverlos al unirse. Existía, antes de ser votada la comuna, un espíritu comunal naciente, aquel que citaba Chávez como imprescindible.

Por eso el día de la votación la participación en la comunidad fue alta, mucha gente ya conocía el trabajo que se venía desarrollando en salud, producción, juventud, transporte, entre otras cosas. El llamado a la comuna tenía raíces, y el resultado fue el esperado: ganó el “sí” en las urnas con mayoría casi absoluta, nació la Comuna Socialista Altos de Lídice.

A partir de ahí comenzó otra etapa: darle vida a la comuna, con organización, participación de los vecinos y vecinas, la comunidad, hacer que comience realmente a funcionar como comuna en su territorio. En eso están trabajando en Altos de Lídice, con asambleas abiertas a la comunidad, mesas de trabajo que ya se han creado e instalado, y espacios de formación en varios temas.

Las mesas se organizaron según las necesidades que quedaron marcadas en la Carta Fundacional de la comuna: mesa de servicios, salud, economía comunal, infraestructura, hábitat y vivienda, alimentación, deporte, cultura y recreación, comunicación, y milicia bolivariana. En cada una se convocó a la participación de la comunidad. “Esta vaina es de todos nosotros, tenemos que pelearla, necesitamos de la participación de todos, de su esfuerzo mi hermano”, dijo un vecino en una de las asambleas abiertas a la comunidad, para motivar a que se inscriban para dar vida a las mesas. No se puede esperar que las respuestas caigan del cielo, se debe construirlas desde la comunidad, exigirlas si es necesario, pero no quedarse de brazos cruzados.

Una vez conformadas las mesas comienza el trabajo en cada una de ella, ver las prioridades, los planes de avance, qué puertas tocar, qué crear desde la misma comunidad. En eso se encuentra el proceso actual de la Comuna Socialista Altos de Lídice, con la necesidad de fortalecer cada espacio, con participación de la comunidad, avanzar en el trabajo tanto para construir respuestas concretas inmediatas a las muchas necesidades que existen, como para poner en pie un gobierno real en el territorio con desarrollo de economía propia.

Es mucho lo que hay por hacer, y la certeza es inamovible: es junto a la gente, construyendo poder, organización, formación, que se puede avanzar, dar respuestas que necesitamos en medio de esta crisis que fue desatada por la guerra y profundizada por problemas como la corrupción y el burocratismo. En la Comuna Socialista Altos de Lídice se avanza en esa dirección, no es el único lugar, son centenares de comunas, consejos comunales, Clap, en todo el país que intentan construir respuestas concretas, autogobiernos, experiencias de producción, donde, en varias, La Corriente acompaña la experiencia de empoderamiento de la gente.

El legado de Chávez debe orientarnos: ante las dificultades necesitamos mayor democracia participativa, revolucionaria, apertura de los espacios, reconstrucción de la ética en la política, una política colectiva, comunal, chavista.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Pin It on Pinterest

Share This