Seleccionar página
¿Con quién contamos nosotros los campesinos?

¿Con quién contamos nosotros los campesinos?

En estos últimos meses la visibilización de la batalla del campesinado está retomando una posición importante. Las razones son varias, intentos de desalojos y atropellos que lograron ser frenados y puestos como debate público, el problema de la producción que es urgente y estratégico, y la incesante lucha del campesinado que continúa en la búsqueda de continuar con el legado agrario de Chávez. Son muchos los rescates en el país, en varios estados.

Táchira es uno de esos lugares. En particular en el municipio Libertador, donde se encuentra el rescate “Zamora, Chávez y Magoya”. “El rescate de las tierras en la hacienda El Jabillo es una lucha que lleva alrededor de ocho años en disputas. Son unas 4.000 mil hectáreas improductivas y que hoy el campesinado está reclamando para activar su producción”, explica Pedro Alvarado, constituyente por el sector comunas, y militante de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (Crbz).

Es importante mencionar que este predio tenía anteriormente una capacidad de producción de 5.000 cochinos cada 15 días, antes de ser abandonado y desmantelado. El dueño, quien aparece como titular de las tierras, lleva más de 27 años fuera del país. Es por ello que los campesinos y campesinas tomaron estas tierras para reactivar esa fuerza productiva, la que tanto necesita el país en esta situación de dificultades materiales que enfrentamos producto del bloqueo y de errores propios.

“Estas 160 familias que están en el rescate de las tierras están dispuesta a producir la tierra, aquí hay gente entusiasmada por la agricultura y a la ganadería, necesitan| el apoyo del gobierno nacional para la continuidad de entrega y titularidad de tierra, para que todos como uno solo, logremos este objetivo, que es la producción”, explica Pedro.

Las denuncias que vienen realizando las 160 familias han sido víctimas de ineficiencias: todos los documentos entregados desde el 2004, en el 2014 en el consejo campesino de la sierra de San Luis, y en 2016 al ir a Miraflores, se han traspapelado o simplemente desaparecido. Eso ha dado a entender a los campesinos y las campesinas que no ha existido voluntad política por las autoridades competentes en materia agrícola. “Se han olvidado del campesino, quien los ha ayudado con su esfuerzo y con su voto,” dice uno de los campesinos de El Jabillo.

Esa situación de espera de respuestas que no llegan no es exclusiva de este caso. Por eso se ha hecho importante articular los diferentes rescates que existen en varios estados, unir las luchas para lograr respuesta de titularidad de las tierras, así como apoyos para la puesta en marcha de la producción. Porque no solamente se trata de resistir a los desalojos que se han venido dando, sino también y sobre todo de avanza con la regularización y nuevos rescates que hoy se hacen necesarios. Somos los campesinos quienes producimos la comida que necesita nuestro pueblo, es ahí donde la revolución debe volver a centrar su fuerza.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Hacia la comuna de Altos de Lídice, Caracas

Hacia la comuna de Altos de Lídice, Caracas

La comuna de Altos de Lídice está en construcción, pronto será una realidad de la comunidad, un poder de la gente.

“¡Jefas y jefes de hogar, hay reunión a las 5:00 pm del CLAP y del consejo comunal!”. Asi se puede sintetizar el mensaje que recorrió las calles de los Altos de Lídice ayer para conformar el comité promotor de la carta fundacional de la comuna socialista Altos de Lídice. El proceso de organización de las bases para impulsar la conformación legal de la comuna, fue un arduo trabajo que, desde un año y seis meses está en pleno desarrollo, entre reuniones, asambleas y construcción de soluciones concretas a los problemas del barrio.   

José Ibarra, militante de la CRBZ en la parroquia La Pastora y vocero del consejo comunal Redoma de Altos de Lídice, comenta: “Hoy estamos desarrollando múltiples asambleas en los distintos consejos comunales para iniciar la conformación legal de la comuna, con el primer paso de elegir los voceros y las voceras para el equipo promotor. Nos satisface ver que el trabajo que ya lleva alrededor de un un año está dando frutos. La organización de las bases es el norte para la batalla por la gente de la comunidad”

Esta primera experiencia es una muestra de que la comuna como proyecto histórico de la revolución Bolivariana es una alternativa en medio de la dificultades: “¿Porque conformar la comuna?. Primero, porque materializamos el proyecto del comandante Chávez y segundo, por que es un derecho constitucional, que la comunidad pueda organizarse en múltiples formas, y bueno, nosotros elegimos ésta.”

Los consejos comunales Nuestra Señora del Rosario, Tres Uniones, Coromoto de Dios, Altos de Lídice, Redoma y Poder y Unión, fueron los consejos comunales qué, con el acompañamiento de la Crbz, se lograron articular para materializar este gran proyecto, que hoy podemos decir que es la comuna socialista Altos de Lídice.

En la asamblea del consejo comunal Coromoto de Dios, Rosiris Zapatero, vocera del consejo comunal, dijo: “En este consejo comunal, que tiene al rededor de 2 años de conformación, vimos que la necesidad de conformar la comuna es una prioridad para dar la solución a muchos problemas. 5 consejos comunales que hacemos vida en los Altos de Lídice vimos la necesidad unirnos y conformar la comuna. Surge de las necesidades y debilidades que vivimos en territorio, claro, las fortalezas también nos impulsaron a conformar la comuna.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

esde un año y seis meses está en pleno desarrollo, entre reuniones, asambleas y construcción de soluciones concretas a los problemas del barrio.

 

 

 

La comuna es un mecanismo para ejercer de forma democrática el poder popular, es un instrumento de organización de la gente de a pie para consolidar la democracia revolucionaria: “El paso de hoy fue un paso importante ya que empezamos a formalizar la comuna, pero es un paso que nos pone tiempos administrativos. De aquí a 60 días debe estar lista la carta fundacional, no es un proceso difícil por todo el trabajo previo que hemos venido desarrollando. Eto nos traza varias metas dentro de esta nueva fase de organización: que los voceros y las voceras se sientan comuneros un comuneras, que la gente sienta la comuna como suya y que las distintas organizaciines y partidos que hacen vida en el territorio reconozcan la comuna. Un trabajo complejo, pero no imposible para la tarea gigante que nos hemos trazado.”

El proceso de construir nuevos modelos de relación social es un trabajo de largo aliento, que solo la constancia ha sabido llevar. Grano a grano, se van materializando la comuna de Alto de Lídice. La meta es el poder de la gente.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Zamora vuelve: defendamos el legado de Chávez. Día internacional de la lucha campesina

Zamora vuelve: defendamos el legado de Chávez. Día internacional de la lucha campesina

El tema campesino ha vuelto al centro del debate. Lo ha hecho de una manera no deseada: a través de los desalojos a campesinos. Barinas, Portuguesa, Sur del Lago, son los estados donde las situaciones se han multiplicado en este 2018. El presidente Nicolás Maduro, se posicionó en pantalla nacional de manera abierta en contra de cualquier desalojo campesino. En su discurso estuvo la defensa de la lucha campesina así como, de manera implícita, el reconocimiento de la arremetida latifundista en desarrollo.

El primer punto es entonces el rechazo a los desalojos, a la estructura de complicidades entre fiscales, jueces, cuerpos de seguridad del Estado, funcionarios, que operan de conjunto para llevar adelante estas acciones. No podemos permitir retroceder, la balanza no puede inclinarse a favor de los ricos, sean viejos o nuevos. Es necesario combatir los entramados de poder, determinar responsabilidades, ejercer castigo a los culpables.

Lo segundo es reivindicar los rescates, es decir la lucha contra el latifundio, uno de los legados centrales del Comandante Chávez. Esa batalla no ha terminado, son millones de hectáreas todavía improductivas, en manos de quienes han declarado la guerra contra nuestra patria desde que comenzó la revolución. Debemos mantener ese avance en los lugares donde las tierras estén improductivas y haya campesinos organizados dispuestos a ponerlas a producir. No ganaremos la pelea si dejamos de pelear.

Lo tercero es, en base a un balance de todo lo hecho en estos años, reivindicar también que el campesinado sí produce. Es mentira lo que busca instalar la derecha y una parte de funcionarios y dirigentes del chavismo que plantean que la política agraria fue un fracaso, que los campesinos no producimos. Existen centenares de rescates productivos en todo el país, donde producimos los campesinos organizados en movimientos, consejos campesinos, familias, en extensiones de dos, diez, cincuenta o más hectáreas. La comida que todos los días llega a Caracas a los mercados proviene de ahí, no de los grandes terratenientes y empresarios del campo.

Esto lleva también a un debate pendiente en la revolución: ¿qué sucedió con los avances? ¿Dónde funcionó y dónde no? Sostenemos que las mejores experiencias fueron las que desarrollamos los campesinos organizados. No significa que no haya habido errores, falta de seguimiento, y personas que buscaron hacer de eso un negocio. Pero esa no es la mayoría, la esencia, el resultado final. Sí está en cambio en debate lo sucedido con lo que quedó en manos del mismo Estado. El problema es querer extender balances acerca de los errores institucionales a toda la política agraria. Si buscamos saber por qué el Estado tuvo esa dificultad para producir, tanto en lo agrícola como en lo industrial, debemos buscar parte de las respuestas en la corrupción, la impunidad.

La necesidad de dar este debate de manera pública, es porque, en base a análisis erróneos, con intereses, algunos plantean que solo pueden salvarnos los grandes privados, que son ellos que sí saben producir, tienen el capital y la experiencia. Ese análisis lleva a priorizar hacia ese sector los créditos, apuestas, y es, de hecho, ir en dirección diferente a lo que planteaba el Comandante Chávez. Eso significa la ausencia de políticas sólidas hacia el campesinado, pequeños productores, comunas, hacia el pueblo organizado, quienes fuimos parte de esta gran batalla por la tierra. Es necesario que se entreguen tierras, como anunció el presidente Maduro, y desarrollar una política integral de tierras.

Por eso en esta fecha 17 de abril, día internacional de la lucha campesina, llamamos a reivindicar el camino iniciado desde la ley de tierras proclamada por Chávez, a defender las conquistas alcanzadas, lucha por todo lo que nos falta. Es necesario orientar políticas públicas en dirección a avanzar contra el latifundio, promover la producción socialista, a la vez que articular al movimiento campesino, sus experiencias organizativas, productivas. Solo unidos, con un horizonte común, podremos enfrentar a quienes buscan que retrocedamos, a la vez que seguir dando pasos en esta época de guerra contra el imperialismo y los ricos que siempre quisieron hacernos un Golpe de Estado. Es con el pueblo, es con el legado de Chávez, es hacia la transformación del modelo económico sobre la base del poder de la gente.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

También te puede interesar

Pin It on Pinterest