Seleccionar página
Dirigente campesino del PCV fue víctima de atentado en Barinas

Dirigente campesino del PCV fue víctima de atentado en Barinas

El día de ayer el dirigente campesino Robinson García, militante del Partido Comunista de Venezuela, fue víctima de un grave atentado cuando se trasladaba desde la parroquia El Real hacia Barinas. La camioneta en que se trasladaba fue atacada a tiros y recibió tres impactos de bala.

“Desde hace semanas vienen dándose amenazas y amedrentamientos contra mi persona. Me siguen vehículos, me toman fotografías, me señalan. Andan en varios vehículos: una Tucson nueva color blanco, una Hilux gris y un Spark placas PAN-23P”, informa García. “Intenté poner la denuncia ante la oficina de Seguridad Ciudadana de la gobernación y allí se negaron a recibirla”. Hace cuatro días, además, entró un grupo al predio y pretendía sacar la gente de allí, con armas de fuego y machetes.

Placa del Spark que siguió a García

Impacto de bala en la camioneta de García

Según relata García, cuando salía del predio en que hace su trabajo productivo y como dirigente, se percató de que en la entrada estaba el Spark estacionado entre la maleza, con gente cerca tomando fotografías hacia el predio. Se dirigió a donde su familia para ponerlos al tanto de la situación antes de tomar rumbo a Barinas a poner la denuncia ante el Cicpc. Al enrumbar hacia Barinas, luego de pasar el puente Santo Domingo, se percató de que el Spark lo seguía acompañado por tres motos, en dos de las cuales había parrilleros. El vehículo se le colocaba a un lado, lo adelantaba y bajaba la velocidad. Robinson logró adelantarlo y sacarle distancia, fue nuevamente alcanzado y en ese momento empezaron a dispararle. Finalmente, logró tomarle distancia al Spark y a las motos, salirse de la carretera y esconderse para salvar su vida.

“De los sujetos que andaban logré reconocer a dos, Juan Hoyos, ex integrante del ejército expulsado por corrupción, y familiar del coronel del ejército Gustavo Valecillos, quien fue coordinador de la ORT del Inti en Barinas, y el otro es conocido como Hiram, solicitado por el Cicpc por sicariato”, señala Robinson García: “Toda la información la facilité ayer mismo cuando coloqué la denuncia de este antentado ante el Cicpc”.

Asamblea en el predio Los Cerros rumbo al Congreso Campesino

Robinson García es dirigente campesino en el predio Los Cerros, ubicado en la parroquia El Real de Barinas, donde 19 familias campesinas tienen ya seis años produciendo alimentos en 400 hectáreas de tierra que son parte de lo que fue la UPSA “Pedro Pérez Delgado” y luego “Pedro Zaraza”. Esa tierras fueron rescatadas por la revolución pero luego de creada la UPSA éstas nunca llegaron a ser productivas, a pesar de haber recibido recursos.

En su momento, Robinson García y las familias organizadas hoy en el predio fueron víctimas de una estafa, en la cual les vendieron estas tierras que no podían ser vendidas, luego de que presuntos propietarios obtuvieran prenda agraria ilegalmente. Allí se asumió una lucha, se creó un frente campesino y han venido resistiendo. El Inti ha realizado tres inspecciones y en todas han salido 100% productivos: “Nosotros estamos al tanto de que estas tierras son del Estado y que al Estado le corresponde responder por estas tierras, y permitir formalmente el uso que estamos haciendo por medio de algún comodato o algúna otra figura. Lo que no puede existir es particulares que posean prendas agrarias en esas tierras y que pretendan imponerse como supuestos propietarios y expulsarnos de allí de forma violenta. Actualmente hay 17 personas que dicen tener prenda agraria en el predio”.

Asamblea en el predio Los Cerros rumbo al Congreso Campesino

En el predio Los Cerros se trabaja la ganadería, con más de 500 semovientes para carne y leche, y se cultiva plátanos y otros rubros: “Hemos recibido incluso financiamiento del Estado y hemos ejecutado y pagado esos recursos. Hemos sido serios en nuestro trabajo, Incluso, hemos financiado a una comuna del sector, la comuna Virgen de Real y otras organizaciones populares”.

Según informa Robinson García, han puesto las denuncias sobre el conflicto por la tierra ante todas las instituciones y la situación sigue sin resolverse. Mientras no exista un pronunciamiento claro del Estado sobre la ilegalidad de las supuestas prendas agrarias que poseen particulares en el predio la situación seguirá así y puede tornarse más grave: “Esta es la razón de la violencia. Las personas que han pretendido apoderarse de estas tierras por medio de corrupción, pretenden expulsarnos de aquí para seguir haciendo sus negocios y sus estafas. Mientras tanto, lo que nosotros estamos haciendo es sembrar, criar, producir”.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Alianza Nacional Productiva

Inoperancia del Inti en Zulia favorece atropellos a campesinado

Inoperancia del Inti en Zulia favorece atropellos a campesinado

Campesinos y campesinas del predio Santa María en el municipio Sucre del estado Zulia denuncian un nuevo atropello cometido por el presunto dueño del predio Rodolfo Auguer. Esta vez el ataque consistió en la destrucción de su siembra. Con maquinarias del terrateniente Eduardo Celis fueron destruidas más de ocho hectáreas de auyama, y continúan pasando máquina por todo el terreno. Este atropello se suma a los muchos más que vienen sufriendo las cooperativas Campo Primero y Campo en Acción desde que decidieron rescatar estas tierras que se encuentran completamente ociosas e improductivas.

Desde el 13 de mayo de este año los campesinos y campesinas fueron notificados por el Inti de medida de aseguramiento de la tierra a su favor, la cual los autoriza a entrar a la tierra y comenzar a sembrar. A pesar de haber cumplido todos los lapsos y pasos legales, desde la ORT de Santa Bárbara han venido dando largas al cumplimiento de los pasos posteriores para llegar a la Carta de Permanencia Agraria. Hoy denuncian que el nuevo Director de la Oficina Regional de Tierras de Santa Bárbara, Dustin Quiñones, pretende retrodecer en los pasos legales de la adjudicación alegando que la inspección debe ser repetida, a pesar de sólo faltarles el deslinde y el estudio socioeconómico para que les entreguen la carta de permanencia. En la sede de la ORT el propio señor Quiñones les informó que les deben repetir la inspección y que la realizada directamente por el Inti Central no sirve: “Aquí no manda Caracas”, fue la respuesta que recibieron los campesinos y las campesinas.

Estas dilaciones y demoras ya están detectadas como mecanismos para dar tiempo a los terratenientes para que organicen y articulen acciones con otros hacendados, con miembros de otras organizaciones y órganos de justicia, y con funcionarios de cuerpos de seguridad para atropellar a los campesinos y campesinas. Está diagnosticado que así actúan las mafias agrarias.

El predio Santa María está entre los rescates que el presidente Maduro ordenó entregar en el mes de mayo. En la misma situación se encuentran el predio Buena Esperanza y el predio Santa Rosa El Pino, conocido como El Marullo. Luego de tres meses aún no se cumple esa orden. Es urgente la intervención del presidente del Inti Luis Soteldo y el ministro de agricultura y tierras Wilmar Castro Soteldo. Esta situación de indefinición y postergación administrativa y jurídica no es sino caldo de cultivo para que continúen las amenazas y para que éstas escalen a mayores niveles de violencia. Dirigentes campesinos de la zona, como Norka Aragón, han sido, incluso, amenazadas de muerte. ¿Qué esperan las instituciones para actuar en favor del pueblo campesino y no de la élite latifundista?

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Salvar de quiebre y abandono a Empresa de Mecanización Pedro Camejo: tarea urgente por emprender

Salvar de quiebre y abandono a Empresa de Mecanización Pedro Camejo: tarea urgente por emprender

Cuando se siembra a mediana y gran escala el arado, el surcado de la tierra, la cosecha y el traslado de lo que se cultiva necesita apoyo mecánico: rastras, tractores, cosechadoras, es decir, maquinaria. Los campesinos y campesinas se alegraron con Chávez en el 2007 cuando con ímpetu y voluntad de apoyar a la clase campesina a producir alimentos creó la Empresa de Mecanización Pedro Camejo: un ambicioso proyecto que impulsaría la revolución productiva en el país, el brazo mecánico de la soberanía alimentaria; un brazo que años después quedó golpeado por mala gestión.

Es imprescindible que se conozca la realidad actual de la empresa y nos dispongamos a transformarla. Trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas somos convocados a recuperar Pedro Camejo. Quienes la dejaron en este estado deben rendir cuentas, recibir el castigo por sus hechos.

Ha habido denuncias, comunicados, movilizaciones de trabajadores y campesinos en cada estado donde se encuentra una sede de la empresa de mecanización pionera de la revolución. No han sido escuchados casos graves de corrupción, uno de ellos en 2012, cuando salía la maquinaria fuera del estado al que correspondía y no regresaba a las plantas: ¿Dónde se puede esconder un objeto tan grande como un tractor? Detrás de la impunidad.

De la planta de Urachiche en Yaracuy salió recientemente un tractor que no ha vuelto por “órdenes de los superiores”, los mismos que cuando los trabajadores denuncian hacen caída y mesa limpia: también desaparecieron los repuestos que llegaron para los próximos 5 años de mantenimiento de las maquinarias. Apenas a un 25% de operatividad está la planta, la mayoría de la maquinaria está inoperativa por falta de repuestos, lubricantes que nadie sabe por qué no llegan, cuando es Pdvsa quien los produce, y en los inicios de Pedro Camejo los dotaba. No existe información oficial alguna al respecto de esa situación.

La maquinaria se encuentra desmantelada: 15 tractores, 16 cosechadoras, 5 máquinas de la línea amarilla, las tolvas para transportar el maíz sin cauchos. Se han presentado informes técnicos en cada visita institucional, y las respuestas son de descuido: no se ejecutan soluciones y los trabajadores siguen resolviendo como pueden. Este año iniciaron el plan de siembra mecanizada con 22 tractores, se logró poner lubricante solo a 12, con los demás se endeudó la empresa y los campesinos.

¿Cómo hace un productor que tiene que comprar aceite a precio bachaqueado para que le rastreen? Es insostenible: cuando comenzamos el plan de siembra una paila de aceite costaba 80.000.000,00 Bs, y el servicio por hectárea se cobraba en 1.567.000,00 Bs, pagando 10 hectáreas el productor ni siquiera llega al 20% de lo que se necesita para comprar una paila de aceite.

Los campesinos seguimos arando hasta con las uñas, sembrando y cosechando a pulmón para alimentar al país. Mientras las pocas rastras, sembradoras, cosechadoras, la línea amarilla para la vialidad agrícola, cargadores, tractores de alta potencia están en su mayoría parados, y los que están operativos por falta de planificación no cumplen con la tarea de rastrear 12.000 hectáreas al mes por lo menos.

La sede de Urachiche sigue abierta, todavía le queda maquinaria, pero no hay política de protección a la empresa, y a pesar del esfuerzo de los trabajadores está a merced del hampa, el apoyo que un día tuvieron de la guardia nacional ya no existe. Puede ser que esté pasando en estos momentos con la empresa “Pedro Camejo” lo mismo que le pasó a la Empresa Leguminosas del Alba, que fue quebrada: primero dejan de enviar insumos a la planta, luego alegan que no puede mantenerse ella misma, la desmantelan, la liquidan y la entregan a una empresa privada. Esa pareciera ser la apuesta de quienes gerencian.

Con el poder de la gente es posible otro escenario: un diagnóstico profundo y sincero de las empresas públicas del sector agrícola es urgente. De allí, por situaciones como ésta, que vengamos impulsando articular todas las fuerzas productivas del sector agrícola venezolnao en una Alianza Nacional Productiva que pueda impulsar una transformación de estas realidades. Desde La Corriente lo hemos propuesto como parte del Plan Nacional de Urgencias: debe intervenirse, evaluarse e investigarse la situación en que se encuentran las empresas, determinar su productividad y las responsabilidades de su estado crítico actual, sancionar, rectificar y profundizar con más participación del poder popular, de los campesinos y campesinas que a diario pasan por las plantas y ven esas máquinas llevando sol y agua, que junto a los trabajadores y trabajadoras son los únicos dolientes de ese sueño de Chávez llamado “Pedro Camejo” y que aún es posible rescatar.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Cicpc detiene arbitrariamente campesinos en Lara por órdenes de terrateniente

Cicpc detiene arbitrariamente campesinos en Lara por órdenes de terrateniente

I

A las cinco de la mañana del día de ayer 15 de agosto de 2018, fueron detenidos arbitrariamente los campesinos Josué Medina, Jesús Antonio Arriechi, Jorge Luis Mendoza Camacaro, Gaudy Antiche y Orlando Vladimir Méndez. La detención, ejecutada por una comisión del Cicpc de San Juan, Lara, al mando del comisario encargado Pedro Peña, ocurrió en el predio La Cuchilla, sector Río Claro de la parroquia Juárez del municipio Iribarren.

El comisario Peña y los demás funcionarios se presentaron alegando tener una orden de captura contra estos ciudadanos por el delito de robo de ganado y maquinaria, supuestamente emitida por la fiscalía 7ma del estado Lara, a cargo de la fiscala Keyla Nelo; sin embargo, esta orden nunca fue presentada.  En días recientes hubo un intento, también por parte del Cicipc, de llevarse detenido al señor Josué Medina, quien es uno de los principales dirigentes de los campesinos y campesinas que pelean esa tierra.  Este intento también se realizó sin orden escrita alguna.

Una vez detenidos en los calabozos del Cicpc de San Juan, los campesinos aseguran que los funcionarios poseían una lista con los nombres de muchas personas que se encuentran peleando el derecho que como pisatarios tienen sobre las tierras de La Cuchila. Fueron leyendo la lista en voz alta delante de todos para verificar quiénes eran los que habían sido detenidos. Éste hecho, además del conflicto que viene presentándose con el señor Héctor Rivero, permiten afirmar a los campesinos que los funcionarios del Cicpc actuaron siguiendo las órdenes del señor Rivero.

Vehículo que usaron los funcionarios

II

El conflicto entre los campesinos de La Cuchilla y el señor Héctor Rivero es el siguiente. Los campesinos de La Cuchilla exigen su derecho sobre la tierra en la medida en que viven, trabajan y hacen producir esa tierra desde hace más de 15, 20 y hasta 40 años. En el predio tienen cultivos de cambur, plátano, maíz, auyama, caraota, yuca y cilantro. El presunto dueño de la tierra, el señor Eduardo Saldivia falleció hace cuatro meses y los campesinos exigen, entonces, que les sea reconocido el derecho como pisatarios.

Sin embargo, a partir del fallecimiento de Saldivia, aparece en el asunto el señor Héctor Rivero reclamando la propiedad de la tierra alegando haberla comprado al hijo del señor Saldivia, llamado también Eduardo Saldivia, quien reside fuera de Venezuela. Aunque los campesinos tienen un legítimo derecho a esta tierra, el señor Rivero tampoco ha presentado ningún documento que verifique la supuesta compra que hizo. Desde el fallecimiento de Saldivia, el señor Héctor Rivero se ha dedicado a amenazar y amedrentar a los campesinos, llegando incluso a disparar armas de fuego en la entrada de la finca.

Campesinos(as) en predio La Cuchilla

III

Luego de la actuación de la abogada Elena Juárez y de que el constituyente Orlando Zambrano difundiera por redes sociales el atropello a estos campesinos, la fiscala Keyla Nelo instruyó al Cicpc la realización de una inspección en el predio, con la cual se pudo verificar la falsedad del delito con el que pretendieron criminalizar a los campesinos: tanto el ganado como la maquinaria anteriormente pertenecientes al señor Saldivia se encuentran en el predio en el mismo estado en que fueron abandonadas.

Finalmente, los campesinos fueron puestos en libertad, pero no todos bajo libertad plena. A última hora a Jesús Antonio Arriechi, Jorge Luis Mendoza Camacaro y Orlando Vladimir Méndez les adjudicaron investigación por el delito de porte ilícito de arma, cosa que, según denuncia la abogada y los propios campesinos, es completamente falsa.  El propio Josué Medina asegura haber sido testigo del momento en que les fueron sembradas estas armas para justificar esta medida.

IV

Existen serias sospechas de que la fiscala Keyla Nelo actúa en articulación con el señor Héctor Rivero. En el transcurso  de la tarde de ayer, mientras se desarrollaba el procedimiento para defender a los campesinos, la fiscala y el señor Rivero fueron vistos mientras se reunían en una oficina en la misma fiscalía.

Es importante que se abra, por parte de la Fiscalía General de la República, una investigación sobre la actuación de la fiscala Keyla Nelo, así como del comisario del Cicpc Pedro Peña. Antecedentes de actuaciones similares en otros estados del país que no fueron debidamente atendidos en el momento en que se hicieron las denuncias escalaron luego hacia otras formas de violencia como la violación a derechos humanos en desalojos arbitrarios o como el asesinato de campesinos por sicarios.

Ante este reciente atropello a campesinos que en Venezuela luchan por su derecho a la tierra y al trabajo, tienen la palabra nuevamente los órganos de justicia y derechos humanos. Igualmente, es necesaria la actuación del Instituto Nacional de Tierras para la atención a las exigencias que hacen los campesinos.

(Los datos para la redacción de esta nota fueron suministrados por Franklin Querales, militante de la CRBZ, y por la abogada Elena Juárez)

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest