Seleccionar página
En fotos: Peligrosa caricatura abstencionista

En fotos: Peligrosa caricatura abstencionista

 

Banderas venezolanas de luto, superhéroes hollywoodenses amarillo azul y rojo, gorras negras con siete estrellas blancas, bolsas de zucaritas como estandarte, cascos “antirepresión” adidas, chapas de RCTV junto a otras de polar y cocacola. En fin, íconos de lo que siempre fue el más radical, clasista, pitiyanqui, ignorante y violento antichavismo de clase media. Eso son. Eso siempre han sido. Sólo que ahora son poquitos, muy poquitos. Lejos están de aquellas movilizaciones masivas en torno a Pdvsa Chuao con las que prepararon el golpe de Estado de 2002, o de los votos con los que ganaron la Asamblea Nacional en 2015 o, incluso, de la violencia con la que asediaron al país entre abril y julio de 2017.

Sin máscaras, con sus íconos a cuestas, decaídos, van apedir a la OEA y a la comunidad internacional una intervención extranjera y que se impida la continuidad de Maduro en el poder sea como sea. Eso también revela lo que son, lo que siempre han sido.

 

¿El discurso? Más vacuo imposible. Explica, en parte, la desesperanza, la ausencia de horizonte. Es también, a fin de cuentas, reciclado y desgastado. Fraude. Habrá fraude. Por eso no votes. Es todo lo que tiene para decir esa disminuida dirigencia. Eso, y una litúrgica convocatoria para el 20 de mayo: en lugar de votar vayan a una iglesia. Así entra en la escena, además, otro ícono derechista, que viene desgastándose desde el 11 de abril, más cercano y familiar al fascismo: la iglesia católica, con su cruz y su lujo y su dominación espiritual.

“Tenemos que ser la fuerza interna que genere y garantice las condiciones para que pueda darse una intervención humanitaria en Venezuela”, decía al micrófono uno de los dirigentes. “Necesitamos que vote la menor cantidad de gente posible para demostrar al mundo que el país entero rechaza las elecciones falsas montadas por Maduro y la dictadura”, decía otro. La escasa cantidad de gente que asistió a la convocatoria significa que, probablemente, esos requisitos que les piden desde el extranjero sus jefes no se cumplirán. Cualquier convocatoria de Maduro o Falcón o Bertucci en algún pequeño pueblo del país supera con creces esta mínima movilización de hoy ante la OEA. El domingo se demostrará. Aunque igual este sector no creerá en los resultados, sean cuales sean.

“En diciembre se me quemó el bombillo que tenía encendido al final del túnel”, dice una señora con rotundo desencanto. El peligro de ese desencanto y esa desesperanza radical no es que exista y que sea masivo. El peligro está en que es el caldo de cultivo para la aceptación y el convencimiento de que Venezuela necesita una intervención extranjera, una guerra, soportar una asfixia económica, lo que sea, con tal y se encienda alguna luz al final del túnel, aunque esa luz sea de bombas e incendios.

La movilización fue mínima y eso expresa que esa tendencia está fuera de sintonía con el país y con su gente. Por sus proporciones, la convocatoria no debería revestir de interés alguno para los medios. Pero eso sí había allí: cámatras, reporteros y reporteras, de montones de medios, que s eencargarán de inflarla, de darle el alcance y repercusión que no tuvo por sí sola. Aunque desconozcan al país que sí va a votar y que está convencido de que esa es la vía para superar el conflicto político venezolano. Eso no les importa. Sólo buscan complacer al jefe que paga todo y que dirije la estrategia intervencionista y de guerra: EEUU.

Allá ellos(as).

Nos vemos el domingo en los centros electorales, esperando para entrar a ejercer nuestro voto por la democracia, por la patria, por la revolución. Y por su puesto mañana, en el cierre de campaña.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

Semana final pre-elecciones: amenazas y tareas. Análisis CRBZ

Semana final pre-elecciones: amenazas y tareas. Análisis CRBZ

Quedan pocos días antes del día clave: la necesaria reelección de Nicolás Maduro como presidente de la República, como dirección de la revolución venezolana. Necesaria porque las dimensiones del conflicto en el cual estamos no permiten un traspié, una pérdida de poder político. Eso sería de una gravedad histórica estando enfrentados como lo estamos a los Estados Unidos, que vienen acrecentando sus movimientos para golpearnos en todos los niveles.

Es en el frente internacional donde se oyen los ruidos de las armas cargándose, tanto en la presión diplomática, donde buscan aislarnos, por ejemplo, a través del Grupo de Lima y la OEA, así como en lo mediático, con la preparación de la opinión pública para una acción de fuerza, la zona de frontera centralmente con Colombia, y la siempre constante y en ascenso presión sobre la economía. Estamos en días claves y es necesario estar alerta. La estrategia de la derecha podría intentar aprovechar los últimos días previo a la contienda, así como los inmediatos, para generar hechos que conmocionen a nuestra sociedad, al proceso electoral, a una posible victoria de Nicolás Maduro. Su estrategia busca el caos, el temblor, el colapso que no han logrado.

Alertas y en unidad patriótica. Debemos anticipar los movimientos que están por venir en un cuadro donde habrá elecciones presidenciales en Colombia a los pocos días, donde los Estados Unidos han venido recuperando posiciones en América Latina para luego mantenerlas cómo sea necesario, y donde Venezuela es el objetivo central en el continente. Su plan parece en fase de aceleramiento: no reconocerán a Nicolás Maduro, ascenderán en los métodos, con más bloqueo económico, y posibles acciones de fuerza, desde dentro o desde fuera.

Ante el aceleramiento posible de la agresión debemos acelerar en el proceso revolucionario. Garantizar una victoria el día 20 con gran cantidad de votos y defender el resultado será el primer paso. El segundo debe ser la puesta en marcha de un plan de emergencia nacional en la economía, tanto en lo urgente como en lo estratégico. Esto significa revisar las áreas claves de nuestra economía, como es la productiva, donde, entre otras cosas, es necesario realizar una revisión de las empresas públicas del sector agrícola para quitar a quienes hayan dado muestra de ineficiencia, improductividad. No podemos seguir con empresas fundamentales del Estado en manos de quienes han demostrado no ponerlas a funcionar debido a que priorizan negocios, porcentajes, y corrupción.

Esto también debe aplicarse en áreas como los servicios, gas, electricidad, comunicaciones, por ejemplo. ¿Hasta cuándo dejaremos que la ineficiencia reine en sitios neurálgicos? ¿Para qué mantener a quienes muestran su incapacidad? Es hora de poner en marcha un plan de emergencia nacional, con la participación de la gente organizada, con hojas de ruta, objetivos, seguimiento de esos objetivos, rendimiento de cuentas públicas, de resultados.

Luego del 20 de mayo no habrá otra elección por delante que permita decir que es necesario esperar. Habrá un redoble de la agresión internacional, un pueblo venezolano, nosotros y nosotras, con una victoria, la defensa de esos resultados, y necesidades políticas y económicas que resolver. El tiempo ganado deberá ser utilizado de manera eficiente, revolucionaria, sin dilaciones, sin mantenimiento de un cuadro generalizado que demanda cambios urgentes, debemos avanzar en la dirección que nos dejó Hugo Chávez. La Crbz estará en primera línea para las tareas que sean necesarias.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Sicarios paramilitares asesinan dos campesinos en Barinas

Sicarios paramilitares asesinan dos campesinos en Barinas

En la mañana de hoy aparecieron asesinados los campesinos Jesús León y Guillermo Toledo, quienes fueron secuestrados por paramilitares colombianos en la tarde de ayer. León y Toledo forman parte del grupo de familias campesinas que disputan el rescate de 336 hectáreas del Hato Palo Quemao, supuestamente propiedad del terrateniente Carlos Pardi, ubicado en el municipio Arismendi del estado Barinas.

En el predio, en el cual se encuentran apostadas aproximadamente 60 familias campesinas, se presentaron ayer a las 6 de la tarde cinco (05) hombres armados con fusiles AK-47, a bordo de una camioneta Hilux verde oscuro. Los paramilitares estaban uniformados con ropas militares y botas de caucho. Portaban una lista con nombres de campesinos, la cual fue leída en voz alta ante los campesinos y las campesinas. Toledo y León estaban en la lista y fueron esposados y llevados del sitio a bordo de la Hilux.

Este hecho evidencia que la escalada de amedrentamiento iniciada días atrás en los predios La Escondida y La Palmera, también ubicados en Barinas,  se convierte ahora en secuestro y asesinato por medio de la contratación de sicarios paramilitares por parte de los terratenientes. En ese sentido, hacemos un llamado a las autoridades nacionales y regionales a investigar a fondo la responsabilidad del señor Carlos Pardi como autor intelectual del asesinato de estos compañeros campesinos. Y hacemos, a la vez, un llamado a que los cuerpos de seguridad del Estado se avoquen con urgencia a la protección y resguardo de la integridad personal y la vida de los campesinos y las campesinas que actualmente se encuentran en lucha por su derecho histórico a la tierra, al trabajo y a una vida digna.

Asimismo, exigimos que se investigue la vinculación de funcionarios y funcionarias del INTI con terratenientes, y que se desmonten las mafias agrarias de las que estos(as) hacen parte en conjunto con  jueces y juezas, fiscales(as) y funcionarios(as) de los cuerpos de seguridad del Estado.

Es importante señalar que en el caso del predio Palo Quemao, en el año 2014 el INTI, en directorio nacional, aprobó el rescate conclusivo de las 336 hectáreas a cinco consejos campesinos y una cooperativa. Luego de eso, se asentaron en el predio 56 familias e iniciaron el trabajo de siembra en la tierra, a pesar de que el INTI no avanzó en el proceso de adjudicación y regularización. A mediados del año pasado, la funcionaria Ingrid Gil, quien estaba a cargo de la ORT del INTI de Barinas, en conjunto con María Mascarel del INTI Central, otorgaron una medida de finca mejorable a favor del terrateniente. Luego, el 27 de noviembre, se practicó allí un desalojo con más de cien policías y guardias nacionales. Durante el desalojo quemaron los ranchos y destruyeron entre 250 y 300 hectáreas de siembras de distintos rubros. Acabaron todo, enseres, herramientas, ropa, cultivos. La gente quedó a la intemperie.

Actualmente, en el marco del respaldo manifestado por el presidente Nicolás Maduro a la lucha del campesinado por la tierra, hace 15 días la gente se organizó y ocupó nuevamente el predio en disputa, para exigir que se concluya el rescate que el INTI autorizó e inició en su momento. En la tierra se encuentran hoy 60 familias aproximadamente. Es en el marco de este nuevo avance del campesinado en la lucha, que ocurre este asesinato y esta avanzada terrateniente recurriendo al paramilitarismo y al sicariato.

En función de detener esta nueva arremetida de la clase terrateniente en contra del pueblo campesino, es importante que las autoridades nacionales, el presidente Nicolás Maduro, la directiva de la Asamblea Nacional Constituyente, el Fiscal General de la República, los Ministros de Agricultura, Defensa y Justicia se avoquen a esta situación con urgencia y se nombre una comisión de actuación inmediata que, junto con la participación de los consejos campesinos que están en disputas de tierras, organice la defensa y protección de las familias, líderes y liderezas que se encuentran encabezando estas luchas en los territorios.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Dos ataques armados a campesinos(as) en Barinas: detengamos la escalada violenta

Dos ataques armados a campesinos(as) en Barinas: detengamos la escalada violenta

El primer caso tuvo lugar el día viernes cuando diez hombres se bajaron de un camión y atacaron a disparos a los campesinos y las campesinas del predio Las Palmeras, Parroquia Páez, Municipio Pedraza, estado Barinas. El segundo fue ayer martes, cuando un grupo de quince hombres llegaron a caballo y camioneta y dispararon contra los(as) campesinos(as) del predio La Escondida, Parroquia Manuel Palacio Fajardo, Municipio Rojas.

Dos casos similares en pocos días, en tierras rescatadas. En el primer caso, los campesinos y campesinas están produciendo y tienen el documento de titularidad entregado por el Instituto Nacional de Tierras (Inti). En el segundo caso, se trata de una tierra rescatada por el Inti desde el 2010, luego cedida en comodato al Complejo Azucarero Ezequiel Zamora para que las pusiera a producir, pero que, denuncian los campesinos, las terciarizó a un terrateniente, Ricardo Mora, quien contrató a los quince hombres armados y fue parte del ataque a bordo de su Hilux.

En ambos casos los campesinos y las campesinas están bajo amenaza de muerte, sin poder entrar o salir del predio, ni hacer ingresar las semillas necesarias para la próxima siembra. Se trata de un modus operandi similar, conocido en las luchas campesinas, que trae a la memoria inmediata los casos de terratenientes que contrataron sicarios, dando lugar a más de 300 campesinos asesinados. No podemos permitir que vuelva esa escalada, debemos frenarla cuanto antes.

Pedimos que el Estado actúe. Ese mismo Estado que evidencia sus contradicciones. El caso de Las Palmeras, es ejemplo muy claro de ello: mientras el Inti otorga la titularidad a los campesinos, el juez 3ro agrario de Barinas, Orlando Contreras, se presentó junto al terrateniente Jesús Gómez afirmando que no reconocía los papeles del Inti. Dos años atrás ese mismo juez había ordenado al Cicpc llevarse detenidos a los campesinos, robándoles motobomba, fumigadora, animales, y hace tres meses, se habían llevado detenido a ocho campesinos por ese mismo rescate, y actualmente están con medida de presentación cada 30 días.

También en el caso de La Escondida los ataques vienen de antes, en octubre del año pasado les habían destruido siembras de plátano, maíz, frijoles.

Esta situación demanda una rapidez de respuestas. El Inti debe entregar la titularidad en La Escondida a las 108 familias, como se comprometió el mes pasado. En el caso de Las Palmeras falta entregar los papeles para veinticinco familias más. En cuanto a los cuerpos de seguridad, deben resguardar la seguridad de los campesinos, y no prestarse a complicidades que cuestan desalojos, cárceles y muertes. En cuanto al poder judicial debe ser revisado desde dentro, son varios los casos donde los jueces atentan contra el campesinado.

Estamos en un momento de disputa en el tema agrícola. Han sido muchos los desalojos en del 2017 hasta la fecha, también han sido muchas las resistencias para que no sucedan, y en estas últimas semanas se han visto algunos avances, como en los casos de Gavilán La Chaqueta, y Otoño La Primavera, en el caso de Barinas, y en La Fortuna, en Mérida. El presidente Nicolás Maduro ha sido claro, no deben permitirse desalojos. Pero sabemos que el poder es más complejo que una orden, actúa de diferentes maneras, y los terratenientes, la oligarquía, está dispuesta a todos los mecanismos para no ceder tierras y recuperar las pérdidas. Frenemos la arremetida de violencia que intenta escalar. Sigamos por el camino de la democratización de las tierras y la producción.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

También te puede interesar

Pin It on Pinterest