Seleccionar página
Cooperación internacional para producción de alimentos llega al municipio Páez

Cooperación internacional para producción de alimentos llega al municipio Páez

En el estado Apure se realizó el día de ayer la entrega de insumos agrícolas a 200 familias. Herramientas, insumos y semillas para la producción urbana llegaron a manos de la gente de Páez, en el marco del proyecto de cooperación entre la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y el Ministerio del Poder Popular para Agricultura Urbana, en articulación con la Alcaldía del Municipio Páez.

Acciones como éstas de la FAO-ONU contrastan con los oscuros intereses de representantes mundiales del imperialismo que manipulan con la supuesta “ayuda humanitaria” encubriendo un plan de invasión a nuestro país. El discurso hipócrita de preocupación por la crisis en Venezuela, la cual magnifican mediáticamente, disfraza la profundización de acciones de bloqueo, asedio económico y amenazas de guerra.

Familias de Guasdualito, El Amparo, Chorrosquero y de la parroquia Arismendi recibieron también los certificados por haber participado en los procesos formativos agrícolas realizados con el acompañamiento del CIARA. Algunas de estas familias hacen vida en territorios que padecieron a finales del año pasado afectaciones por las inundaciones.

Kits de herramientas, palas, escardillas machetes, mangueras, semillas de alimentos de ciclo corto como tomate, ají, pimentón y cilantro fueron entregadas en los cuatro ejes productivos del proyecto FAO-Minppau que se está materializando en el Municipio Páez con la participación de organizaciones como la Corriente Bolívar y Zamora, la Misión Robert Serra y la Comuna Che Guevara.

Venezuela continúa construyendo vías para superar la crisis económica, para lo cual es clave el apoyo y cooperación técnica de organismos internacionales. Estas son muestras concretas del reconocimiento internacional al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela como único garante de la estabilidad democrática del país y facultado para conducir a la nación a la productividad y el desarrollo sostenible.

Bienvenido es el apoyo y la cooperación técnica de los países del mundo y los organismos internacionales. Eso y la eliminación del bloqueo es lo que Venezuela necesita, no los falsos ofrecimientos de supuesta ayuda que encubren en realidad intenciones guerreristas.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Organización de Derechos Humanos SURES: “Supuesta ayuda humanitaria viola el derecho internacional público”

Organización de Derechos Humanos SURES: “Supuesta ayuda humanitaria viola el derecho internacional público”

La asociación civil venezolana Sures se dedica al estudio, promoción, educación y defensa de los derechos humanos, desde visiones críticas, emancipadoras y alternativas. Su página web  dice: “Pretendemos abordar los derechos humanos en Venezuela desde una perspectiva equilibrada y ponderada en el contexto de una democracia de alta intensidad y una sociedad con una extrema polarización política. Por ello, evitamos y cuestionamos la instrumentalización, el uso partidista y sesgado de los derechos humanos en beneficio de parcialidades e intereses subalternos”.

En días recientes, esta organización hizo público un documento en el que se analizaban los supuestos jurídicos en los que se debe sustentar la ayuda humanitaria y cómo en el caso venezolano éstos no se cumplen. El documento establece un marco, dentro del derecho internacional, para ver hasta dónde está regulado el tema de la ayuda humanitaria, e informa cuál es la normativa que encuadra el tema de la ayuda humanitaria.

Para indagar más al respecto y profundizar el tema, Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora conversó con Lucrecia Hernández Vitar, directora de Sures. 

¿Cómo y por qué llega Sures a abordar el tema de la ayuda humanitaria?

Estamos monitoreando la situación de derechos humanos en el país y desarrollando investigaciones sobre temas coyunturales de la situación del país. Venimos, por un lado, monitoreando las medidas coercitivas y unilaterales contra el país (las llamadas sanciones económicas), haciendo un esfuerzo por sistematizarlas en el marco de la poca información oficial que circula al respecto; y por el otro, investigando el tema de la movilidad humana, de la migración venezolana, tratando de organizar la información que hay, en el mismo contexto de falta de cifras y datos oficiales,  para tratar de contrarrestar algunas matrices de opinión que vienen tergiversando esta realidad.

Sobre el tema de las medidas coercitivas ya tenemos un informe que documenta cuáles son las medidas tomadas hasta ahora, qué países las han realizado, en el marco de qué procedimientos, si son leyes, si son decretos, quienes las han dictado, y cuál es el alcance de esas medidas. Y en el tema de migraciones, en vista de que el Estado no ha sacado cifras oficiales, hemos hecho el esfuerzo de recolectar las cifras y estimaciones que Naciones Unidas, a través de sus distintas agencias, ha venido sistematizando y haciendo públicas. Tratamos de acercarnos a una cifra real, a una estimación seria sobre este tema. Además, estamos por publicar un informe sobre las cifras de refugiados, en el que se videncia cómo Venezuela es un país receptor de migrantes más que expulsor de migrantes históricamente, más allá de la situación coyuntural de la actual migración venezolana.

Y algo muy importante: hemos logrado relacionar el inicio de esta escalada migratoria con el inicio y escalada de las medidas coercitivas unilaterales que se vienen tomando contra el país. Vimos que la migración comenzó a subir simultáneamente a la aplicación de estas medidas coercitivas a partir de 2014. Basándonos en cifras de Naciones Unidas hemos podido ver que la curva de aplicación de las sanciones coercitivas y la curva de aumento de la migración coinciden exactamente.

En el marco de todas estas investigaciones es que llegamos al tema de la ayuda humanitaria para ver si en efecto estamos frente a una crisis humanitaria que amerite la aplicación de ayuda humanitaria.

¿Y qué posición tienen al respecto de la ayuda humanitaria?

De acuerdo a todas las resoluciones que ha producido Naciones Unidas sobre los países donde se configuraron situaciones de crisis humanitaria y de acuerdo a los supuestos considerados en esas resoluciones, en el caso venezolano no podemos decir que estamos frente a una crisis humanitaria que amerite, en consecuencia, la ayuda humanitaria.

Esto, en primer lugar, porque no es posible hablar de crisis humanitaria sino de un impacto negativo de las medidas coercitivas en los derechos humanos económicos, sociales y culturales. La situación de crisis económica que vive el país no se debe en gran medida a una falta de recursos y medios económicos sino a la situación de bloqueo económico derivado de todas estas medidas coercitivas unilaterales conocidas genéricamente como sanciones.

En segundo lugar, en marco del derecho internacional y los derechos humanos no podemos decir que pueda darse esta ayuda humanitaria por dos razones: 1) es el Estado constitucional de un país el que debe solicitarla ante el sistema de Naciones Unidas, lo que en el caso venezolano es facultad únicamente del presidente de la república en tanto Jefe del Estado; esto no ha ocurrido; 2) la resolución 46182 del año 91 y otra resolución de 2006 hablan de humanidad, imparcialidad e independencia como principios rectores de la aplicación de la ayuda humanitaria, y esto se complementa con el principio de neutralidad, que implica que la ayuda humanitaria debe ser autónoma de objetivos políticos, económicos y militares por parte de los países que aspiren a dar la ayuda, lo cual en el caso venezolano está descartado, puesto que los países que han anunciado que darán ayuda humanitaria son justamente los países que han tenido una posición política, digamos, poco neutral sobre el conflicto político interno del país; por ejemplo, los países agrupados en el llamado Grupo de Lima, que han reconocido la autoproclamación de Juan Guaidó como supuesto presidente de Venezuela.

Y hay además otro punto muy importante: la ayuda humanitaria debe darse, e históricamente se ha dado, cuando en los países hay una situación de catástrofe natural o de conflicto armado. En Venezuela tampoco estamos frente a ninguno de estos escenarios. Hay una situación de conflictividad social y política pero no de conflicto armado.

De hecho, el director de la Cruz Roja internacional declaró que no participará en esta supuesta ayuda  humanitaria que se pretende aplicar a Venezuela porque no se configuran los principios rectores de la ayuda humanitaria.  Entonces vemos que en el mismo sistema internacional, las instituciones y organismos encargados de gestionar y ejecutar la ayuda humanitaria están poniendo un freno a esta avanzada con respecto a Venezuela.

Entonces, para nosotros esta supuesta ayuda humanitaria viola claramente estos principios de imparcialidad, neutralidad y autodeterminación de los pueblos, y está configurada fundamentalmente con objetivos políticos en lo que constituye una clara acción de injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Entonces, ¿cómo podemos llamar a eso que están intentando EEUU, Alemania y Canadá?

Nuestra opinión es que esos son actos de injerencia y de violación a la autodeterminación del Estado y el pueblo venezolano, porque se trata de una imposición de unos Estados sobre otro. Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, la ayuda se ha configurado desde una ley, que viene a ser una ley extraterritorial desde un Estado dictada para regular situaciones de otro Estado, lo cual viola distintos principios del derecho internacional público y de los derechos humanos y de la Carta de Naciones Unidas.

Alemania y Canadá sólo han declarado el ofrecimiento de la supuesta ayuda, pero Estados Unidos si promulgó una ley, llamada Ley de Asistencia Humanitaria para Venezuela, dictada por el Congreso de EEUU. Y esto se enmarca en varias acciones de este tipo hechas en Estados Unidos, como la Ley Pública de Defenza de los DDHH y la sociedad Civil de Venezuela, de 2014, en la que ya se aplicaban sanciones al Banco Central de Venezuela y a Pdvsa y contra cualquier empresa que quiera comercializar con Venezuela, y otros actos como la orden ejecutiva de Obama contra Venezuela y luego las órdenes ejecutivas de Trump: las sanciones contra el oro, contra el Petro, entre otras, que imponían además sanciones a empresas no sólo estadounidenses sino de todo el planeta que comercializaran con nuestro oro o con la criptomoneda Petro.

Lo que estas medidas dejan claro, además, es que apenas el Estado venezolano diseña y emprende acciones alternativas para superar la situación de crisis económica éstas son atacadas por estas órdenes ejecutivas EEUU y sus medidas coercitivas unilaterales.

¿Qué ha dicho la ONU al respecto?

Además de lo declarado por el portavoz del secretario general en días recientes, en el sentido de continuar trabajando con el Estado venezolano, el relator de Naciones Unidas ha dicho específicamente y ha solicitado a EEUU no seguir con la aplicación de estas medidas ya que impactan directamente la realidad económica del país. El relator especial que visitó el país en 2017 también lo planteó específicamente. Dijo que en Venezuela no había una situación de crisis humanitaria sino de bloqueo económico, de acaparamiento, especulación, entre otras cosas. Es decir, dos relatores especiales de Naciones Unidas dedicados al tema de las crisis humanitarias lo han dicho claramente.

Es importante decir que estos relatores son elegidos dentro del sistema de Naciones Unidas por su reconocida trayectoria en el área, y son elegidos para monitorear las situaciones de derechos humanos en los países, son relatorías temáticas. Son las personas autorizados por Naciones Unidas para ello.

¿Qué le toca hacer al Estado venezolano?

Creemos que es funamental seguir denunciando ante el sistema internacional de Naciones Unidas esta injerencia, esta violación al principio de autodeterminación encubierto de ayuda humanitaria. Lo otro es seguir apelando al diálogo, a la negociación, con los países aliados para poder reconocer esta situación de ilegalidad que ha ocurrido el pasado 23 de enero con la autoproclamación de Guaidó como presidente.

Además, es muy importante que el gobierno avance en la sistematización y monitoreo del impacto de las medidas coercitivas unilaterales económicas que se han tomado contra Venezuela. Para poder denunciar e incluso introducir alguna demanda por daños y perjuicios por estas medidas ante tribunales internacionales, es necesario cuantificar seriamente el daño que éstas han causado. Se han hecho públicos algunos datos, algunos hechos aislados, pero debería haber un observatorio, alguna instancia dedicada a fondo a eso, para monitorear el daño económico que se está causando al país y a la población. En eso podríamos contar con la larga y excelente experiencia que tiene el pueblo y el gobierno cubano en esta materia, por ejemplo.

Ante la continuidad de las presiones, como la que Estados Unidos y la oposición venezolana ejercen hoy, y la continuidad de las amenazas de guerra, ¿qué se puede hacer?

Nosotros creemos que debemos seguir apelando a la denuncia y al diálogo. No creemos que acciones que puedan involucrar a la FANB no son las más adecuadas en este momentos. La forma cómo el gobierno venezolano ha venido gestionando el conflicto, buscando el diálogo, es la que debe seguirse llevando.

Nosotros, como organización de derechos humanos, creemos que la opción debe ser el diálogo y la paz, la mediación como forma de resolución del conflicto, sin llegar al uso de la fuerza.

Nosotros alentamos a que sigan profundizándose las acciones de cooperación internacional, para ampliar los convenios existentes y generar otros nuevos, como los que se vienen desarrollando con UNICEF, la OMS, entre otros. Nosotros apostamos a la cooperación internacional para seguir abordando el tema de la crisis económica. De hecho, ayer el canciller Jorge Arreaza se reunió con el secretario general de la ONU, Guterres en esa línea. Ese es un camino necesario que hay que seguir explorando.

En fotos: Desde la avenida Bolívar de Caracas Venezuela dice NO  a la injerencia

En fotos: Desde la avenida Bolívar de Caracas Venezuela dice NO a la injerencia

Hoy 2 de febrero, fecha en que se conmemoran veinte años de la llegada al poder de la revolución bolivariana y el Comandante Hugo Chávez, y en medio de un brutal ataque dirigido por Estados Unidos para derrocar al presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, el pueblo venezolano salió a la calle para demostrar su apoyo al gobierno bolivariano y su rechazo a la injerencia extranjera.

Venezuela vive hoy una compleja situación que ha exigido de las fuerzas patrióticas su más firme unidad y su mayor lealtad para derrotar las abiertas amenazas de guerra por parte de los más altos voceros del gobierno de Estados Unidos, acompañadas de las acciones serviles y antinacionales de la derecha local para avalar esa intervención extranjera y que sea violentada la constitucionalidad y la paz del país por fuerzas extranjeras, .

En las siguientes imágenes el equipo de Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora captó parte de las expresiones populares de apoyo a la revolución bolivariana, al presidente Maduro y en contra de la injerencia y las amenazas bélicas.

 

En fotos: pueblo venezolano se moviliza en apoyo al presidente constitucional Nicolás Maduro

En fotos: pueblo venezolano se moviliza en apoyo al presidente constitucional Nicolás Maduro

Bajo un feroz asedio diplomático, mediático y económico de Estados Unidos y sus lacayos nacionales, el pueblo venezolano salió a la calle a manifestar su reconocimiento y apoyo al único presidente legítimo y constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro Moros. La movilización copó las calles de Caracas, al tiempo que el diputado de la Asamblea Nacional en desacato, Juan Guidó, se autojuramentaba como presidente de la república, en un acto absolutamente ilegal e insconstitucional, mientras el presidente Trump, vía redes sociales, reconocía públicamente dicha autojuramentación. Al final de la jornada, el presidente Maduro expresó su rechazo a la injerencia estadounidense y decretó la ruptura de relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Prensa de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora estuvo en las calles documentando la masiva movilización. Aquí las fotografías.

 

Pin It on Pinterest