Seleccionar página
15 de octubre: ¿por qué conmemorar el Día Internacional de las Mujeres Rurales?

15 de octubre: ¿por qué conmemorar el Día Internacional de las Mujeres Rurales?

El primer Día Internacional de las Mujeres Rurales se celebró hace ya 11 años. Fue establecido por la Asamblea General de la ONU el 18 de diciembre de 2007, para reconocer la contribución de la mujer rural en la promoción del desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza en sus espacios de desarrollo.

Las mujeres rurales representan más de un tercio de la población rural mundial y el 43% de la mano de obra en el campo, según la Organización de Naciones Unidas. Las campesinas son garantes de alimentos para sus familias y comunidades, motorizan las economías locales y generalmente lo hacen a través de metodologías amigables con el ambiente, por lo que contribuyen a la preservación del clima y la biodiversidad.

A pesar de que la labor de la mujer campesina es fundamental para el desarrollo productivo y social, son cientos de desventajas las que éstas sufren con respecto a las mujeres urbanas y a sus pares campesinos.

Según la ONUMujeres, el trabajo agrario es una de las principales fuentes de empleo de las mujeres que viven en zonas rurales de países en vía de desarrollo, éstos generalmente son empleos informales, por cuenta propia y con poco, o ningún acceso a servicios de seguridad social. Como es de imaginarse, la salud es uno de los derechos más vulnerados de las mujeres campesinas, quienes tienen 38% más de posibilidades de dar a luz sin asistencia médica, solo por poner un ejemplo. En cuanto al acceso a la educación, a nivel mundial “más de la mitad de todas mujeres rurales pobres no tienen las competencias de alfabetización básicas”.

En América Latina y el Caribe, para 2015 la población rural representaba el 21% de la población total, de esto, la mitad son mujeres, compañeras campesinas que no sólo tienen que lidiar con las mismas desigualdades de género que experimentan las mujeres urbanas, sino que, en algunos casos, tienen que enfrentar altos niveles de pobreza, violencia y desplazamiento causado por grupos irregulares, gobiernos antipopulares y grandes corporaciones en su sed de apropiación de las mejores tierras.

La lucha por la tierra es una de las grandes dificultades a las que se enfrentan los y las campesinos/as en general. Sin embargo, esta realidad afecta en mayor medida a las mujeres. Según cifras de la ONG Oxfam, de los 58 millones de mujeres que viven en el campo en Latinoamérica solamente el 30% de ellas son dueñas de sus tierras, lo cual es un número preocupante en sí mismo, pero “alentador” si se compara con el promedio mundial de tenencia de las tierras agrícolas: según datos de 104 países, menos del 13% de las tierras agrícolas pertenecen a mujeres.

En Venezuela, con la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario aprobada en el año 2002, se comenzó un proceso de lucha por redistribución de la tierra que ha permitido cierta democratización del campo venezolano. Dentro de ésta lucha han sido y son muchas las mujeres que han estado a la vanguardia de los rescates de tierra y de la posterior organización para la producción de predios, sin embargo es poco lo que conocemos de la realidad concreta de las mujeres campesinas. Las encontramos en los rescates a lo largo y ancho del país, muchas veces solas con sus hijos e hijas, produciendo con pocos insumos, levantado con gran sacrificios cambuches donde puedan ver crecer a sus hijos, hijas, nietos y nietas.

La mujer campesina venezolana es vanguardia de la lucha por una distribución más justa de las tierras que nos arrebataron hace décadas, son garantes de alimentos para sus familias, sus comunidades y para las grandes ciudades que siguen en resistencia, son impulsoras y guardianas de la tan urgente recuperación productiva del campo. Falta mucho por hacer todavía para el logro pleno de sus derechos. Sigamos batallando por esa causa.

 

Carolina Cruz.

Rebelión en Ecuador contra el neoliberalismo y la traición

Rebelión en Ecuador contra el neoliberalismo y la traición

El neoliberalismo de la mano de la traición. Ecuador se pone de pie y enfrenta en las calles las medidas dictadas por el FMI y ejecutadas por Lenin Moreno. Cientos de miles de personas muestran su descontento en distintos puntos del país, trabajador@s, estudiantes, movimientos indígenas, campesinos, docentes, en fin, el pueblo en sus distintas expresiones.

América Latina resiste las políticas neoliberales, en Haití, Argentina, en este caso en Ecuador, donde el “paquetazo” muestra una nueva derrota de estas políticas (a lo sumo una pírrica victoria). El estado de excepción dictado por Moreno no puede detener las manifestaciones en su contra.

En la siguiente galería recojemos las imágenes de un pueblo que le dijo basta a la traición y a un gobierno que vendió su soberanía.

 

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Innovamos o erramos: Producción nacional de semillas de papa

Innovamos o erramos: Producción nacional de semillas de papa

La articulación entre la gente, sus organizaciones y la institucionalidad para hacer frente a un escenario de ataque como nunca se vivió en nuestro país, es central. Esa es una de las premisas en estos momentos de bloqueo y asedio. La defensa del país se lleva a cabo en distintos escenarios, en distintos planos. En el diplomático, con los debates y denuncias en la ONU, en los acuerdos bilaterales, como los ocurridos con el viaje de Nicolás Maduro a Rusia y también en el productivo, como se viene realizando constantemente puertas adentro, quedando muchas veces con menos visibilidad, a pesar de la importancia estratégica de la producción de alimentos en tiempos de guerra.

En este caso, desde la Corriente y la Alianza Nacional Productiva se ha llegado a un acuerdo con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, del cual hacen parte también el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas y el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral. Dicho acuerdo consiste en un proyecto de adaptación y diversificación de una semilla de papa, una semilla nativa. Un proceso de adaptación con pruebas para que la papa se cultive en terrenos de menor altura.

En Venezuela la papa se cultiva a partir de los 800 metros sobre el nivel del mar, comúnmente entre los 800 y 1500 metros. En la zona de Táchira, Mérida y Trujillo también en alturas que sobrepasan los 2000 metros. Con este proyecto que impulsa el ministerio, la intención es generar una producción de papa con semillas nacionales que se adapten a alturas menores a los 800 metros.

En charla con Henry Paradas, vocero de la Alianza Nacional Productiva en Yaracuy, explicaba: “El plan es reproducir esta semilla para ensemillarnos. Es una semilla específica, nacional. Se llama María Bonita. En Yaracuy ubicamos unos 65 kilogramos de semillas para ver su rendimiento a 500 metros. En varios estados se viene dando esta experiencia, no solo en la parte andina, sino también en Aragua, Miranda, Anzoátegui, entre otros. Se busca adaptarlas a otras alturas en diferentes estados”.

A través de la Alianza Nacional Productiva, los campesinos, campesinas, pequeños y medianos productores vienen desarrollando distintas iniciativas de producción autóctona de alimentos. El plan conuquero y el plan de siembra extensivo son las dos líneas de acción se desarrollan con mayor fuerza. En este caso, la primera cosecha se espera para fines de octubre, con la intención de lograr una mejor adaptación y rendimiento de cara a las próximas cosechas.

 

Para enfrentar la mayor crisis social que haya atravesado nuestro país, la gente tanto en el campo como en la ciudad apela a la organización, a retomar en este caso la producción nacional de alimentos. Multiplicar este tipo de iniciativas, intensificar la reactivación productiva del campo, con todos sus actores que apuesten a la producción, es fundamental en esta etapa. Desde la Alianza Nacional Productiva se apuesta en ese objetivo.

Innovamos o erramos reza el lema del festival de cine que se desarrolla por estos días en Caracas. Innovamos o erramos también en el campo. Es así como los sectores productivos del campo enfrentan las olas del mar embravecido del hambre y la especulación a las que nos vemos sometid@s.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

A 2 meses de la masacre de Ticoporo se elevan voces exigiendo justicia

A 2 meses de la masacre de Ticoporo se elevan voces exigiendo justicia

Madre, padres. Esposa, esposos. Hermana, hermanos. Militantes. Brigadistas. Chavistas. Un día como ayer, hace exactamente dos meses perdimos cinco compañeros y una compañera. Fueron masacrados en una operación milimétricamente planificada.

Hace dos meses y un día 15 niños y niñas, se quedaron sin padres ni madre.
Desde hace dos meses tenemos 6 mártires más que llenan nuestros pechos de dolor, rabia pero también de convicción revolucionaria. Desde hace dos meses nostr@s exigimos justicia.

Sin negar los avances en las investigaciones, creemos que un crimen de esta magnitud exige que la justicia llegue a las profundidades de las responsabilidades. Aún hay asesinos materiales e intelectuales que están libres. La solidaridad de las organizaciones hermanas venezolanas e internacionales, acompañando este pedido de justicia, es un respaldo de un gran valor. A todas ellas nuestro mas sincero agradecimiento. Con ese respaldo lanzamos la campaña «Yo exijo/Nosotr@s exijimos justicia por la masacre de ticoporo». La masacre tenía como objetivo atemorizar y desmovilizar a nuestra militancia. Muy por el contrario, no hace más que intensificar nuestros esfuerzos para construir la soberanía e independencia. Con las banderas de Chávez y Bolívar.

José Gerardo Rojas, Alexis Ontiveros Mora, Eudis Jhoncley Rojas Peña, Kevin Alirio Navas Rodríguez, Milagdis Oliday Garrido Navas y Manuel Cordero Benítez PRESENTES!!!

#JusticiaPorMasacreDeTicoporo

 

Pin It on Pinterest