Seleccionar página
Urge detener violencia terrateniente. Comunicado de La Corriente

Urge detener violencia terrateniente. Comunicado de La Corriente

Desde hace semanas tiene lugar en el Sur del Lago de Maracaibo, en municipios zulianos y merideños de la zona, una grave escalada de acciones violentas de la élite latifundista en contra de los campesinos y las campesinas que luchamos por la democratización de la tierra. Con los casos de sicariato en Palo Quemao y La Escondida, ocurridos en mayo y agosto en Barinas, en los cuales fueron asesinados cinco compañeros, habíamos visto la reaparición de esta forma de violencia extrema contra el campesinado. Ahora, el asesinato de Kendri Adrián Márquez Gil, de 16 años de edad, ocurrido el 19 de septiembre, marca la reaparición de este método en el Sur del Lago. Todo indica que hay una decisión de la élite latifundista de continuar este camino. Desde La Corriente hacemos público nuestro repudio a tales acciones y expresamos nuestra solidaridad con los familiares de los compañeros asesinados y del joven Kendri. Asimismo, hacemos un llamado urgente a las autoridades a emprender acciones contundentes para impedir la caída de más campesinos y campesinas en manos de la violencia terrateniente.

Lo hemos dicho en reiteradas ocasiones: la causa principal de que el sicariato como práctica se instale y consolide en el campo venezolano es la total impunidad con que actúan los y las terratenientes. Amenazas, atropellos, amedrentamientos, a través de la conformación de grupos armados o de su contratación, son formas de violencia que por lo general anteceden a los asesinatos. Los(as) campesinos(as) lo denuncian ante las autoridades de justicia y éstas no actúan, no procesan las denuncias, no investigan, no hacen sentir a los y las terratenientes que hay un Estado dispuesto a garantizar la integridad física, la seguridad y la vida de los campesinos y las campesinas que luchamos por la tierra. Además, los cuerpos de seguridad, militar y policial, no tienen la suficiente presencia en el territorio como para tener capacidad disuasiva y preventina ante estas formas organizadas de violencia paramilitar y asesinato selectivo.

En el Sur del Lago, prácticamente todos los campamentos de campesinos(as) que están en proceso de rescate de tierra son constantemente monitoreados, hostigados y agredidos por grupos de hombres armados y encapuchados. En algunos casos, en la ejecución de estas agresiones están presentes los y las terratenientes, como el señor Ramón Meza, su esposa y el señor Rogelio Arteaga. Los campesinos y las campesinas hemos denunicado ante los cuerpos de seguridad, incluso, los vehículos en que estos hombres se mueven, sus placas, y la finca de la que entran y salen, y no hay actuación en su contra, no se investiga, no se emiten órdenes de allanamiento, citaciones.

En el caso de asesinato de Kendri, su padre y los compañeros del rescate del predio Montecarlo, en el municipio Alberto Adriani, supuesta propiedad de la señora Mirella Sosa, habían recibido amenazas previas y aún hoy continúan recibiéndolas: en papeles escritos les advierten que si no salen de las tierras serán castigados, que el caso de Kendri es el primero, que vendrán otros. Las denuncias han sido puestas ante fiscalía y Cicpc, pero pasan los días y las acciones siguen sin suceder.

En el predio El Carmen, supuestamente propiedad de Ramón Meza, sucede lo mismo. Una y otra vez grupos armados irrumpen en los campamentos, insultan, amenazan, intimidan, golpean, queman cambuches, destruyen siembras. En la última agresión arrancaron y se llevaron las balizas que el Inti había colocado en el terreno para demarcar los linderos.

El predio el Trébol es otro ejemplo. En días recientes un joven con discapacidad intelectual, Jean Carlos Gil, fue golpeado, quemado, lo intentaron ahorcar y lo amenazaron con mutilarle las manos y las orejas. El mismo predio es permanentemente patrullado por hombres encapuchados que exhiben sus armas y disparan desde la distancia a los cambuches y ranchos de la gente. Además, en toda la zona en la que se encuentran estos predios, en el municipio Obispo Ramos de Lora, del estado Mérida, los campesinos y campesinas son frecuentemente interceptados en los caminos por hombres armados con ametralladoras.

En el municipio Sucre del estado Zulia, los campesinos y campesinas denuncian la aparición en toda la zona de grupos de hombres armados que recorren los predios, se muestran, intimidan.

Además de todos estos casos, cuyas denuncias respaldamos con base en el acompañamiento que damos a los colectivos campesinos que adelantan esta lucha por la tierra, hacemos del conocimiento público que dirigentes de La Corriente vienen siendo directamente amenazados por esta élite latifundista. La compañera Karina Márquez es mencionada en los papeles escritos donde se emiten las amenazas, el compañero Morel Varilla es mencionado en las listas de dirigentes que tienen los grupos armados, y el compañero Hebert Montilla fue interceptado en un camino y amenazado directamente por el terrateniente Rogelio Arteaga.

En la zona fue instalada y está en funcionamiento un espacio interinstitucional llamado Mesa de Paz del Campo Soberano como estrategia para combatir las mafias agrarias y dar respuesta a los casos de rescates de tierras. En dicha mesa están presentes la ZODI, las policías, los tribunales agrarios y ambiental, la fiscalía, la ANC y el Inti. Es necesario que de manera urgente, desde esta instancia de coordinación se procesen estas denuncias y se implemente un plan de acción inmediata para actuar contra los y las terratenientes, así como para brindar protección permanente en el terreno a los campamentos de los campesinos y campesinas.

Está claro que la élite latifundista eligió el camino de la violencia ante la acción del pueblo campesino y del Estado venezolano para rescatar la tierra abandonada e improductiva. Las autoridades de la revolución bolivariana deben emprender acciones con fuerza y determinación para detener esa avanzada. Es su responsabilidad la protección de la seguridad personal y la vida de los campesinos y las campesinas que luchamos por la democratización de la tierra y por elevar la producción de alimentos en el país. Así lo demandamos y así esperamos que ocurra. Para ello, ponemos a disposición, modestamente, nuestra voluntad y nuestra capacidad organizativa construida en la zona. Una tarea como ésta debe ser emprendida de forma articulada y cohesionada entre las autoridades del estado y la gente organizada.

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Alianza Nacional Productiva

Cómo serán los próximos asaltos del imperialismo contra Venezuela. Análisis de La Corriente

Cómo serán los próximos asaltos del imperialismo contra Venezuela. Análisis de La Corriente

Asistimos en el marco de la asamblea general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a una escalada contra Venezuela que se desarrolla por varios carriles. Por un lado, las nuevas sanciones aplicadas por los Estados Unidos (EEUU) contra dirigentes de la revolución venezolana, ampliando así la lista de personas en una política que ha venido en escalada.

Por otro lado, hemos escuchado declaraciones de varios funcionarios norteamericanos, como el vicepresidente Mike Pence, quien afirmó, con Iván Duque a su lado, que Venezuela había movido tropas a la frontera colombiana, y que los EEUU apoyarían a Colombia en caso de conflicto armado. Se trata de un escenario que han venido construyendo en los últimos tiempos, el de una hipotética agresión de nuestro país a Colombia, algo que sabemos no tendrá lugar, pero que es utilizado por ellos como una posibilidad para desencadenar un conflicto mayor.

También el mismo Donald Trump, otra vez con el presidente Duque a su lado, afirmó que la situación en Venezuela podría resolverse de manera fácil si los militares venezolanos decidieran hacerlo. Esto debe ser interpretado de dos maneras: como una luz verde de acción a los sectores militares golpistas dentro del país, así como una presión para que se haga, porque en caso contrario serían los mismos EEUU quienes tomarían la ofensiva.

Estas declaraciones deben a su vez unirse con la denominada “Ley de ayuda humanitaria, reconstrucción y Estado de derecha en Venezuela 2018”, presentada en días recientes ante el Senado norteamericano por senadores demócratas y republicanos.

Este cuadro en desarrollo, donde Trump se reúne con presidentes del continente para lograr un consenso para elevar los niveles de agresión contra Venezuela, nos habla de una escalada creciente desde el frente internacional, que es el centro de gravedad del conflicto. A esto deben sumarse los movimientos en Colombia, donde, por ejemplo, Iván Duque aumentó 3 billones de pesos el presupuesto militar para el 2019, y el intento de varios países de que la Corte Penal Internacional investigue a Nicolás Maduro.

Ante eso decimos que están en preparación nuevas acciones, tanto de elevación de las que ya están en marcha, como de otras ligadas al sector que ve la salida al conflicto a través de la violencia directa. No podemos quedarnos de espectadores ante eso, debemos reafirmar la unidad del bloque patriota y chavista, y redoblar nuestro llamado a la incorporación a la Milicia Bolivariana, a la organización de la gente en sus territorios, lugares de trabajo.

Se equivocan Trump y sus aliados cuando creen que nuestro pueblo aplaudiría una intervención sea presentada de la manera que lo sea. Aquí se encontrarán con el legado de Chávez, con hombres y mujeres decididos a no dejarse aplastar por quien viene de afuera a traer muerte, hambre y dolor en nombre de la libertad.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

También te puede interesar

Otro campesino sicariado: ¿hasta cuándo? Comunicado de La Corriente

Otro campesino sicariado: ¿hasta cuándo? Comunicado de La Corriente

Kender Adrián García Márquez tenía 15 años, era hijo de padre campesino y madre campesina en lucha por la tierra. Iba en su moto cuando le dispararon desde un vehículo con el único objetivo de asesinarlo. Un crimen por encargo. Los sicarios fueron contratados, así lo indica la experiencia, por quien se adjudica la propiedad de esa tierra, en este caso la terrateniente Mirella Sosa.

Adrián era parte junto a su familia del rescate del predio Montecarlo, situado en el municipio Alberto Adriani, estado Mérida, Sur del Lago. Su madre forma parte de la Alianza Nacional Productiva, el espacio de agrupamiento productivo que impulsamos como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora junto a otros sectores campesinos y productores.

El asesinato de Kender nos golpea con violencia, por la temprana edad, por la injusticia nuevamente de quienes cometen crímenes para defender aquello que nos les pertenece, porque los muertos y la falta de justicia siempre es para quienes luchamos por la tierra, por nuestros derechos, por producir.

Se trata del quinto asesinato campesino desde el mes de mayo, demasiado. Se suma a los más de 300 campesinos asesinados en los años de revolución.

Lo sucedido evidencia la gravedad del conflicto por la tierra, la arremetida terrateniente que cuenta con complicidades institucionales en ministerios, tribunales, fiscalías, que viene atropellando, golpeando, y asesinando. Lo hemos visto durante todo este año y en vez de disminuir se ha incrementado. Lo hemos denunciado como Corriente, de igual forma lo han hecho otros sectores del movimiento campesino, y también quienes han sido amenazados.

Necesitamos una respuesta del Estado, la puesta en marcha de un ejercicio de la autoridad en zonas de conflicto por la tierra, de tribunales que reciban las denuncias de amenazas, que procesen a quienes intimidan y luego matan, una revisión de los cuerpos de seguridad que muchas veces son cómplices de los ataques, por omisión u acción.

Lo hemos dicho: el legado agrícola de Chávez está amenazado, los campesinos y campesinas que buscamos democratizar la tierra y ponerla a producir también lo estamos muchas veces. ¿Cuántos muertos son necesarios para actuar con un plan de acción y no de manera aislada? Es hora de escuchar al amplio movimiento campesino, de trabajar de manera conjunta, de dejar la política de cuenta gotas y lanzar una política real para dar respuesta a quienes día a día empujamos la producción de alimentos que tanto necesitamos como país.

Kender Adrián García Márquez quedará grabado en nuestra historia, por él y todos los caídos por la tierra y los derechos de la gente seguiremos más firmes que nunca.

 

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Alianza Nacional Productiva

Comprender el cuadro internacional contra Venezuela. Análisis de La Corriente

Comprender el cuadro internacional contra Venezuela. Análisis de La Corriente

Llegan señales de divisiones desde los Estados Unidos (EEUU) respecto a cómo proceder ante Venezuela, ante nosotros, nosotras. Una muestra de eso han sido los artículos sacados por el periódico norteamericano New York Times, donde se dejó al descubierto que la administración de Donald Trump había (y está) trabajando junto a los sectores golpistas para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro.

Otra muestra se ha dado a través de las declaraciones del secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien declaró desde la ciudad de Cúcuta, que era necesario considerar la opción militar ante Venezuela. Sus palabras se alinearon con las del senador Marco Rubio quien había afirmado públicamente lo mismo semanas antes. Ante los dichos de Almagro, el Grupo de Lima se pronunció para rechazar la salida militar.

Estos pronunciamientos públicos evidencian tensiones y disputas acerca de qué hacer ante Venezuela. Un sector ve la posibilidad de la intervención y trabaja para construirla, otro no considera ese escenario como necesario y posible. Eso se enmarca a su vez dentro de las batallas que se dan dentro de la administración Trump, entre republicanos, y contra demócratas, dentro del cuadro de las próximas elecciones de noviembre.

Esas diferencias que se han hecho públicas tienen sin embargo un punto de acuerdo: se deben profundizar las sanciones económicas y el aislamiento diplomático. Ambas formas de pensar la resolución del conflicto comparten la caracterización del gobierno de Nicolás Maduro a quien acusan de “dictador”, y plantean que es necesario sacarlo cuánto antes. Ninguno de los dos es democrático, son parte de los ataques que enfrentamos.

En ese contexto quienes piensan en la acción de fuerza la seguirán preparando, intentando crear condiciones materiales y políticas, pero la probabilidad principal más cercana es el redoble de los ataques sobre la economía. Esta caracterización es central: es en el frente internacional que se encuentra el centro de gravedad del conflicto, la derecha venezolana está casi desaparecida, sumergida en disputas, desorientaciones, errores tras errores.

En ese escenario el fortalecimiento de los acuerdos con China y Rusia son una línea acertada, permite reforzar económica, política, militar y simbólicamente el espacio geopolítico en el cual nos encontramos. Es necesario profundizar las relaciones multilaterales, propiciar la llegada de inversiones, sortear el bloqueo económico que aprieta sobre nuestras finanzas, y recrudecerá. Los EEUU y sus aliados buscarán cercanos más y más, impedir transacciones internacionales, bloquear nuestro dinero, sancionar a empresas, golpear la industria petrolera, nuestra principal fuente de riqueza.

Junto a ese trabajo internacional se hace necesario masificar la preparación para la defensa a través de una de las herramientas principales como es la Milicia Bolivariana. Unidad de los y las patriotas para cualquier amenaza, esa es la necesidad, para enfrentar lo que podría venir más adelante, así como para disuadir a quienes ven la necesaria intervención internacional militar encubierta bajo crisis humanitaria.

Estamos en un momento clave, es necesario discernir la dimensión de la amenaza internacional, sus caminos de ataque, así como nuestro rol en ese cuadro: un rol político, productivo, de debate, acumulación de fuerzas, preparación para la defensa. El protagonismo popular es una pieza fundamental en cualquier esquema.

Coordinación Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

 

También te puede interesar

Pin It on Pinterest