Seleccionar página
Ante cruzada fascista de Trump, en Venezuela urge una Alianza Nacional por la Paz, la Soberanía y la Democracia

Ante cruzada fascista de Trump, en Venezuela urge una Alianza Nacional por la Paz, la Soberanía y la Democracia

El plan de agresión contra Venezuela continúa en desarrollo y escalando los niveles de presión. Para el 23 de febrero está planteada la fecha en que se supone que se hará entrar la mal llamada ayuda humanitaria, acción que busca generar el quiebre que hasta ahora no han conseguido. Para ello está montado todo un dispositivo mediático que apela a la cultura del entretenimiento como técnica dirigida a sumar consenso en torno a la agresión a Venezuela y una intensificación de la campaña mediática y psicológica dirigida a quebrar la unidad y moral de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

En el contexto preparatorio de lo que pueda ocurrir en esa fecha, se dio el discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la Universidad Internacional de Florida, ante un auditorio conformado principalmente por lo más rancio de la mafia mayamera anticubana y anticastrista, fervorosos promotores de las salidas violentas y antidemocráticas en Venezuela. En sus palabras, Trump profirió las ya habituales amenazas contra el país, haciéndolas esta vez de forma directa contra la FANB, además de reafirmar su reconocimiento como supuesto presidente a Juan Guaidó y hacer una inusitada apología al terrorismo en la exaltación que hizo de Óscar Pérez.

De sus palabras, se desprenden además otros análisis. Queda claro, de forma más evidente, que los planes de invasión sobre Venezuela son parte de una estrategia mucho más amplia y profunda de reposicionamiento de Estados Unidos en toda América Latina y de formateo de todo el continente para ajustarlo a los intereses norteamericanos. En ese sentido han venido dando pasos con la imposición de Jair Bolsonaro en la presidencia de Brasil, la conquista electoral del gobierno argentino con Macri, el giro traidor de Lenín Moreno en Ecuador y la continuidad de gobiernos de derecha y serviles a sus intereses con presidentes como Piñera en Chile y Duque en Colombia. En la reconquista del continente, por su importancia política y geoestratégica, tiene especial importancia Venezuela.

Quedó patente, además, que el poder estadounidense ha lanzado sobre el mundo una nueva cruzada contra cualquier forma política alternativa al capitalismo, y en esa cruzada están Venezuela, Cuba y Nicaragua como objetivos principales. El discurso de Trump permite ver graves signos fascistas en esta estrategia, al plantear frontalmente la eliminación del socialismo no sólo como propuesta política sino como pensamiento. Se trata, entonces, de una gran ofensiva restauradora.

El discurso reafirma, en lo concreto de la agresión a Venezuela, que nos encontramos en una fase definitoria de los planes intervencionista sobre el país. La fase actual puede ser calificada como amenaza de guerra para buscar quebrar psicólogicamente al chavismo, principalmente a la FANB, para lograr una rendición. Sin embargo, hasta ahora se han estrellado (y se seguirán estrellando) con la alta moral y disposición de lucha del pueblo, de nuestros(as) soldados(as) y del chavismo.

Vivimos tiempos complejos, en los que la crisis económica y política interna de Estados Unidos, así como la pérdida de espacios de control en el tablero geopolítico ante el crecimiento y fortalecimiento de países como Rusia y China, llevan al imperialismo estadounidense a acciones de fuerza y desesperadas en su afán de mantenerse como hegemón del mundo.

En Venezuela es necesario sumar de forma amplia a todos los sectores nacionalistas y patrióticos del país de forma concreta. Para ello es clave crear espacios amplios de encuentro que vayan perfilando una Alianza Nacional por la Paz, la Soberanía y la Democracia. Esa alianza debe incluir a aquellos(as) que incluso difieren del chavismo pero que, con cordura y sensatez, se oponen al mandado guerrerista de Guaidó y Voluntad Popular. La dirección política militar de la revolución bolivariana debe tomar la iniciativa, con una gran amplitud y flexibilidad estratégica. No son tiempos de sectarismo ni de purismo. La unidad nacional por la paz debe estar más allá del PSUV y del gobierno.

Los y las revolucionaros(as) del mundo, los pueblos que luchamos por el derecho a construir una sociedad humana, más justa y democrática, y por dar paso a un mundo basado en relaciones de solidaridad, de muto respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos, debemos prepararnos para escenarios más difíciles y complejos que el actual. La solidaridad efectiva entre los pueblos y gobiernos del mundo que rechazan las pretensiones hegemonistas, supremacistas e imperialistas de Estados unidos es hoy un imperativo. Más que una opción, es una necesidad histórica.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Ante amenazas guerreristas de EEUU, defender con la gente la paz, la soberanía y la democracia. Análisis de La Corriente

Ante amenazas guerreristas de EEUU, defender con la gente la paz, la soberanía y la democracia. Análisis de La Corriente

El plan de Estados Unidos para derrocar a Nicolás Maduro y la revolución bolivariana alcanza niveles de presión cada vez mayores. En la medida en que pasan los días sin que ocurra el quiebre interno que busca el plan, al mantenerse la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la unidad institucional y la movilización popular a favor del gobierno y en defensa de la soberanía y la democracia, se hacen más fuertes las agresiones diplomáticas, económicas, mediáticas y arrecian las amenazas militares.

En días recientes se ha desarrollado la operación en torno a la llamada ayuda humanitaria en la frontera con Colombia, específicamente en Cúcuta. Se ha instalado el escenario material y se ha desplegado una intensa campaña mediática, plagada de fakenews y mentiras grotescas, para construir: 1) la legitimiación del ingreso de la mal llamada ayuda humanitaria “autorizada” por el autoproclamado Juan Guaidó, 2) el falso despliegue de acciones del gobierno legítimo venezolano para impedir su ingreso, 3) la imagen de un gobierno despótico sin apoyo popular y con el mundo entero en su contra, 4) una percepción magnificada y catastrofista de la situación económica y social venezolana, 5) el respaldo, inconsciente y manipulado, de una porción de la población venezolana a favor de la intervención extranjera. En la movilización de la derecha el 12 de febrero, Guaidó anunció que la fecha para el desenlace de esta farsa será el 23 de febrero.

A la brutal campaña mediática global contra Venezuela se suma el blackout informativo sobre: 1) las movilizaciones realizadas por el chavismo en casi todos los estados del país, 2) el profundo impacto de las medidas coercitivas unilaterales contra la economía del país como causa principal de la situación económico-social de Venezuela, 3) los éxitos de la diplomacia del gobierno legítimo venezolano, y 4) la descarada violación al marco jurídico del derecho internacional público que implica el reconocimiento a Juan Guaidó como supuesto presidente encargado de Venezuela y la avanzada en torno al tema de la ayuda humanitaria.

La configuración del tablero internacional a favor de EEUU tampoco ha cuajado del todo. Además del Grupo de Lima, excepto México, y de los aliados europeos que se alinearon de entrada, no han sido mayores los éxitos de EEUU. Fracasaron en el Consejo de Seguridad de la ONU y también en la Asamblea General de la OEA. Rusia, China y Turquía se mantienen firmes en su apoyo al gobierno legítimo de Maduro. Incluso, en el caso de China y Rusia, ha circulado información sobre apoyo militar y una eventual participación en los ejercicios que la FANB viene realizando.

El canciller Arreaza se reunió con el secretario general de la ONU, quien manifestó el reconocimiento al gobierno de Maduro y su disposición a continuar profundizando proyectos de cooperación técnica con Venezuela. Se supo que la India había llegado a un acuerdo con el gobierno venezolano para aumentar sus compras de petróleo y pagarlo en insumos como forma de evadir el bloqueo financiero contra Venezuela. Se realizó con éxito la conferencia sobre Venezuela en Uruguay, lo que dio paso al llamado Mecanismo de Montevideo, a pesar de la negativa a participar en ella por parte de EEUU y sus títeres de la derecha venezolana. Por último, el canciller Arreaza anunció desde Nueva York la creación de un Grupo de Estados, Rusia y China incluidos, para la defensa de la Carta de la ONU, el Derecho Internacional y el rechazo la agresión a Venezuela.

En ese contexto EEUU intensifica la agresión. Además de los usuales llamados de Juan Guaidó a la FANB para que se sume al golpe y apoye el ingreso de los insumos enviados a Cúcuta por EEUU, se suman llamados directos a la FANB por parte del asesor de seguridad John Bolton, así como pronunciamientos al respecto por parte de Mike Pompeo. Trump, desde una reunión con el presidente Colombiano Iván Duque, reiteró sus habituales amenazas directas al presidente Maduro.

Aparece entonces, con más fuerza, la amenaza del uso de la opción militar. Comienza a circular información sobre preparativos de EEUU para movilizar tropas, concretamente desde San Diego y la costa este de Florida, se estima que hasta zona colombiana fronteriza con Venezuela. El gobierno cubano, por su parte, alertó sobre el desplazamiento, hacia República Dominicana y Puerto Rico, de fuerzas de operaciones especiales y de la infantería de marina “que se utilizan para acciones encubiertas, incluso contra líderes de otros países”. Esto, a la vez que Holanda autoriza la intalación de un centro de acopio en Curazao para insumos de la supuesta ayuda humanitaria, simultáneamente al anuncio del gobierno de Brasil de mantener tropas en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, por un lapso de sesenta días más.

El Gobierno Bolivariano, por su parte, además de la intensa actividad diplomática y mediática, viene profundizando los ejercicios militares en el marco de la doctrina de unión cívico militar para la defensa integral del territorio. La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora se ha incorporado a los mismos con su militancia activa en la Milicia Nacional Bolivariana, y hace un llamado a todas las fuerzas y corrientes patrióticas del país, independientemente de posiciones ideológicas y más allá de las críticas, errores y desviaciones éticas y políticas de sectores del gobierno, a incorporarse con firmeza en las tareas de defensa de la patria.

Asimismo, hacemos un llamado a la dirigencia de la revolución a intensificar las acciones vinculadas al anuncio hecho sobre la convocatoria a asambleas populares y cabildos abiertos de cara a unas elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional. Es central en esta batalla que el ejercicio de la política implique una radical apertura a la participación y protagonismo popular, al debate y análisis colectivo, horizontal entre la gente y la dirigencia de todos los niveles. Las movilizaciones masivas y los actos políticos son necesarios, pero es clave que se den pasos a una política centrada en los principios de la democracia revolucionaria, cuyo basamento fundamental es el poder de la gente, el poder popular.

Es necesario además, abrir espacios a organizaciones de todo tipo (profesionales, trerritoriales, gremiales, vecinales, partidistas, religiosas) más allá del chavismo. La hora actual requiere de una convocatoria que sea capaz de sumar todas las voluntades que están contra contra la injerencia y la guerra. La fuerza del país debe estar puesta en la preservación de la paz, la soberanía y la democracia.  En esa dirección, La Corriente está impulsando realización de Marchas Patrióticas Populares Cívico-Militares en los territorios, en las comunidades. Se trata de ir creando espacios de participación amplia, en donde todos los sectores puedan materializar la necesaria alianza nacional por la paz, la soberanía y la democracia.

Son horas cruciales y Venezuela necesita de la incorporación de toda la población a esta batalla histórica. No se trata únicamente de defender al presidente Maduro y al gobierno bolivariano. Lo que está en juego es la vida misma del país, de la nación, es decir, nuestra existencia como pueblo, nuestra unidad histórica, cultural, afectiva. No hay tiempo para vacilaciones. El momento es ahora.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

 

Contraofensiva transformadora integral ante la agresión imperialista.  Comunicado de La Corriente

Contraofensiva transformadora integral ante la agresión imperialista. Comunicado de La Corriente

El intento de derrocar al presidente constitucional Nicolás Maduro y a la revolución bolivariana, el cual está dirigido, de forma frontal y abierta, por EEUU, ha continuado su escalada. Con una ofensiva simultánea por todos los flancos (el económico, el diplomático, el militar, el mediático/psicológico y el político interno), el centro de la agresión está puesto hoy en lograr el quiebre que permita al autoproclamado Guaidó tener alguna forma de traducir en hechos concretos lo que declara. La fractura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de la institucionalidad y los poderes públicos, de la unidad política del chavismo, son objetivos claros que el plan se ha trazado, hasta ahora sin éxito.

En ese contexto se dieron ayer movilizaciones de calle, tanto por parte del chavismo y las fuerzas patrióticas como por parte de la derecha golpista y favorable a la injerencia e intervención estadounidense. El chavismo demostró que sigue teniendo una importante capacidad de movilización, organización y unidad, de base principalmente popular. La derecha, por su parte, evidenció que moviliza fundamentalmente su base social dura e histórica: esa clase media y alta abiertamente antinacional y proestadounidense que siempre ha apoyado las aventuras golpistas y autoritarias.

Los jornada dejó como saldo, además de la medición de fuerzas, dos elementos centrales: Guaidó anunció la pronta llegada de la llamada ayuda humanitaria, con tres puntos de acopio, como próxima acción de presión y amenaza, y el gobierno anunció lo que parece ser el inicio de una contraofensiva política interna: el inicio de cabildos abiertos bolivarianos como método de consulta popular de cara a la realización de elecciones parlamentarias.

La Corrriente Revolucionaria Bolívar y Zamora expresa claramente su respaldo a esa iniciativa política como vía para revertir políticamente la actual situación de asedio. Desde ya hacemos público que nuestra fuerza, nuestra militancia, se incorpora al proceso con la habitual disciplina, entrega y entusiasmo. Creemos que el proceso político anunciado debe ser parte de una contraofensiva transformadora integral, que abarque el frente económico, la defensa de la soberanía y la paz y el frente político.

En el frente económico es imprescindible la aplicación de acciones contundentes para impulsar la producción, con un plan de créditos productivos para la pequeña y mediana empresa, para lo cual es necesario obligar a la banca privada nacional a dirigir una parte importante de la cartera de crédito hacia ese sector de la economía, así como hacia el sector social y comunal. Se requiere, además, una política de reducción de controles para las importaciones y de ampliación de la política cambiaria para aumentar la capacidad de importación de la pequeña y mediana empresa, así como para garantizar que las remesas sean inyectadas como divisas a la economía nacional.

En la línea de la defensa de la soberanía y la paz es necesario acelerar los planes de organización y preparación del pueblo para la defensa nacional. Debe profundizarse y optimizarse la organización y capacidad de operaciones de la Milicia Nacional Bolivariana y su articulación con todo el pueblo organizado. Es la incorporación masiva del pueblo y su participación activa la mayor garantía para la defensa de la nación.

En lo político, creeemos necesario llamar a la conformación de un movimiento nacional por la defensa de la soberanía, la democracia y la paz, contra la injerencia norteamericana y la derecha servil. Ésta debe ser una convocatoria honestamente amplia, que sea capaz de reunir el esfuerzo de todas las fuerzas nacionales, incluso de oposición, que rechacen la intervención extranjera, que disientan del carácter abrumadoramente servil y procolonial de quienes dirigen la actual ofensiva contra el país, y que repudien la posibilidad de conducir el país a una confrontación violenta. En cuanto al proceso electoral en sí, proponemos que una parte de los(as) candidatos(as), al menos el 50%, sea elegida por las bases del partido, como forma de abrir cauce a la necesidad de renovar los liderazgos, fortalecer la moral y capacidad de lucha de la gente, y continuar un proceso de profundización de la democracia revolucionaria, participativa y protagónica.

En cuadros complejos de crisis y ataque a la revolución, el comandante Chávez siempre abrió las compuertas a la participación y el protagonismo popular y supo transformar reveses y escenarios complejos en oportunidades para avanzar en términos revolucionarios. Su método, sus tácticas, su estrategia, siempre fundamentada en la mayor confianza en el pueblo y su conciencia, está allí como parte fundamental de su legado. Seamos consecuentes con ese legado al defenderlo, ahora que el imperialismo y la derecha local despliegan todas sus fuerzas en su contra.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Contraofensiva transformadora integral ante la agresión imperialista. Comunicado de La Corriente

Contraofensiva transformadora integral ante la agresión imperialista. Comunicado de La Corriente

El intento de derrocar al presidente constitucional Nicolás Maduro y a la revolución bolivariana, el cual está dirigido, de forma frontal y abierta, por EEUU, ha continuado su escalada. Con una ofensiva simultánea por todos los flancos (el económico, el diplomático, el militar, el mediático/psicológico y el político interno), el centro de la agresión está puesto hoy en lograr el quiebre que permita al autoproclamado Guaidó tener alguna forma de traducir en hechos concretos lo que declara. La fractura de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, de la institucionalidad y los poderes públicos, de la unidad política del chavismo, son objetivos claros que el plan se ha trazado, hasta ahora sin éxito.

En ese contexto se dieron ayer movilizaciones de calle, tanto por parte del chavismo y las fuerzas patrióticas como por parte de la derecha golpista y favorable a la injerencia e intervención estadounidense. El chavismo demostró que sigue teniendo una importante capacidad de movilización, organización y unidad, de base principalmente popular. La derecha, por su parte, evidenció que moviliza fundamentalmente su base social dura e histórica: esa clase media y alta abiertamente antinacional y proestadounidense que siempre ha apoyado las aventuras golpistas y autoritarias.

Los jornada dejó como saldo, además de la medición de fuerzas, dos elementos centrales: Guaidó anunció la pronta llegada de la llamada ayuda humanitaria, con tres puntos de acopio, como próxima acción de presión y amenaza, y el gobierno anunció lo que parece ser el inicio de una contraofensiva política interna: el inicio de cabildos abiertos bolivarianos como método de consulta popular de cara a la realización de elecciones parlamentarias.

La Corrriente Revolucionaria Bolívar y Zamora expresa claramente su respaldo a esa iniciativa política como vía para revertir políticamente la actual situación de asedio. Desde ya hacemos público que nuestra fuerza, nuestra militancia, se incorpora al proceso con la habitual disciplina, entrega y entusiasmo. Creemos que el proceso político anunciado debe ser parte de una contraofensiva transformadora integral, que abarque el frente económico, la defensa de la soberanía y la paz y el frente político.

En el frente económico es imprescindible la aplicación de acciones contundentes para  impulsar la producción, con un plan de créditos productivos para la pequeña y mediana empresa, una política que priorice y facilite las importaciones de bienes finales e insumos básicos (alimentos, medicinas, insumos industriales) evitando que dichas importaciones destruyan la producción nacional; una estrategia de acopio de inventario de alimentos y medicinas; un acuerdo con productores nacionales para fortalecer y regularizar la distribución y comercialización; fortalecer la participación de la comunas y de la agricultura urbana en la producción agrícola; y una política de ampliación de la política cambiaria para aumentar la capacidad de importación de la pequeña y mediana empresa, así como para garantizar que las remesas sean inyectadas como divisas a la economía nacional.  Crear un mecanismo de mesas salariales donde se discuta los niveles salariales de los diferentes sectores productivos, con participación directa de estos sectores y que se establezcan acuerdos de corto plazo de adecuación salarial.

En la línea de la defensa de la soberanía y la paz es necesario acelerar los planes de organización y preparación del pueblo para la defensa nacional. Debe profundizarse y optimizarse la organización y capacidad de operaciones de la Milicia Nacional Bolivariana y su articulación con todo el pueblo organizado. Es la incorporación masiva del pueblo y su participación activa la mayor garantía para la defensa de la nación.

En lo político, creeemos necesario llamar a la conformación de un movimiento nacional por la defensa de la soberanía, la democracia y la paz, contra la injerencia norteamericana y la derecha servil. Ésta debe ser una convocatoria honestamente amplia, que sea capaz de reunir el esfuerzo de todas las fuerzas nacionales, incluso de oposición, que rechacen la intervención extranjera, que disientan del carácter abrumadoramente servil y procolonial de quienes dirigen la actual ofensiva contra el país, y que repudien la posibilidad de conducir el país a una confrontación violenta. Entendemos que es central la defensa del presidente Maduro y de su gobierno, pero requerimos además de un llamado patriótico a toda la población para que esté contra la intervención extranjera, en defensa de la Patría, contra la guerra. Se trata de defender las comunas, las conquistas, el proyecto de desarrollo nacional que está aún por construirse.

En cuanto al proceso electoral en sí, proponemos que una parte de los(as) candidatos(as), al menos el 50%, sea elegida por las bases del partido, como forma de abrir cauce a la necesidad de renovar los liderazgos, fortalecer la moral y capacidad de lucha de la gente, y continuar un proceso de profundización de la democracia revolucionaria, participativa y protagónica. Es necesario profundizar el acercamiento y la cohesión entre el gobierno, la dirigencia política y las bases populares. La política debe fortalecerse como una práctica concreta de democracia real y participativa, de debate y construcción colectiva, y no limitarse a retórica, actos políticos y movilizaciones masivas. Se trata de impulsar la construcción del poder de la gente. Es necesario que se explique la realidad de la situación, que se esclarezca el cuadro en la discusión y análisis con la gente, en asamblea, en espacios diversos de participación. Sólo desde allí puede cohesionarse nuestra fuerza en torno a objetivos, metas y rutas de acción comunes y sólidas. Es necesario cambiar las prácticas políticas verticales, mesiánicas, paternalistas que no favorecen el fortalecimiento de la conciencia política en el pueblo. Se debe desarrollar la idea de pueblo protagonista por encima de la del gobierno defensor y protector del pueblo.

En cuadros complejos de crisis y ataque a la revolución, el comandante Chávez siempre abrió las compuertas a la participación y el protagonismo popular y supo transformar reveses y escenarios complejos en oportunidades para avanzar en términos revolucionarios. Su método, sus tácticas, su estrategia, siempre fundamentada en la mayor confianza en el pueblo y su conciencia, está allí como parte fundamental de su legado. Seamos consecuentes con ese legado al defenderlo, ahora que el imperialismo y la derecha local despliegan todas sus fuerzas en su contra.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Comunicado de solidaridad con el pueblo Brasilero por tragedia en ruptura de represa

Comunicado de solidaridad con el pueblo Brasilero por tragedia en ruptura de represa

Desde la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora manifestamos todo nuestro apoyo y solidaridad incondicional con el pueblo y las organizaciones sociales del hermano pueblo de Brasil, luego de la tragedia ocurrida el 25 de enero con el rompimiento de una represa que contenía desechos de minería de la empresa Vale S.A, hechos ocurridos en Minas de Gerais, donde hasta el momento van 60 personas fallecidas y mas de 300 desaparecidas, así como abrumadores daños ambientales.

Una vez más estas empresas extractivistas aliadas con los gobiernos se empeñan en seguir explotando de forma irracional los recursos naturales, dejando claramente en evidencia el accionar perverso de un sistema por demás inhumano que no mide las graves consecuencias que ello genera en la población y el medio ambiente, así como tampoco la violación de los derechos de las comunidades y personas afectadas.
En este sentido como organización profundamente arraigada a las luchas del pueblo venezolano, acompañamos la fortaleza y capacidad de lucha del pueblo brasilero, y respaldamos las diversas organizaciones, entre ellas el Movimiento de Afectados por Represas (MAR), que vienen durante años acompañando estos procesos y trabajando continuamente en el diseño de políticas ambientales y sociales que garanticen los derechos de las poblaciones afectadas y vulneradas día a día por los embates que les causa el funcionamiento inadecuado de estas represas.
Desde acá enviamos toda nuestra fuerza y solidaridad. El pueblo brasileño y las familias de las víctimas que hoy deja esta lamentable tragedia, consecuencia de un sistema perverso que se empeña en destruir y saquear nuestros recursos, no están solas. ¡La lucha sigue!

CONTRA EL SAQUEO DE LAS TRASNACIONALES Y EL CAPITALISMO
¡¡AMERICA LATINA SIGUE EN LUCHA!!

Pin It on Pinterest