Seleccionar página

El día de ayer el sistema de justicia brasileño, a través del juez Sérgio Moro, libró orden de captura contra el líder político Luiz Ignácio Lula da Silva, luego de que el Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil rechazara el habeas corpus presentado por la defensa. El hecho ha desencadenado una crisis política para el gobierno de facto de Michel Temer, protagonizada por masivas movilizaciones en respaldo a Lula y en rechazo a la medida en su contra. Lula ha dicho que no se entregará. En torno al sitio en que el líder brasileño se encuentra se ha convocado un enorme cinturón humano para protegerlo. Los hechos continúan desarrollándose. A propósito de este tema,  Prensa CRBZ conversó con Fania Rodríguez, corresponsal de Brasil de Fato en Venezuela.

¿Cómo ves la situación desde tu punto de vista?

La persecución de Lula tiene un objetivo electoral, hay mucha gente que se pregunta si es persecución o no es persecución. El simple hecho de que el sistema judicial ha acelerado los procesos judiciales contra Lula, haciendo tramitar el juicio en tiempo récord, ya demuestra la intención de los jueces de sacar de juego a Lula para que no participe en las elecciones presidenciales. Nunca un proceso judicial se ha desarrollado tan rápido. Desde el punto de visa jurista, hay plazos que no han sido respetados. Los jueces estaban apurados para agilizar este proceso judicial y así condenarlo.

En Brasil hay una ley que se llama “Ficha Limpia” esta ley implica que cualquier ciudadano que tenga una candidatura a cualquier cargo público, debe tener la posibilidad, ante una condena, de apelar a una segunda instancia en la justicia. Pero esa ley fue modificada en el 2016, cuando Lula ya estaba siendo  procesado. Ésta es otra de las manipulaciones institucionales en contra de Lula en este proceso judicial viciado.

 

¿Porque estarían haciendo esto contra Lula?

El tema fundamental es que, según las principales encuestadoras de Brasil, Lula está adelante de los demás candidatos, con un porcentaje de apoyo de un 35% del padrón electoral. Mientras que el candidato de la extrema derecha, Jair Bosanaro, tiene apenas un 16%. Es bueno resaltar la trayectoria de Bosanora para saber a qué nos enfrentamos. Es un hombre que viene de la dictadura militar, condenado por la justicia por declaraciones racistas, incitaciones al odio y machistas. Una vez dijo a una diputada adentro del Congreso Nacional: “Yo no te violo, porque tú no lo mereces”.

Esta opción sería la segunda en Brasil, que no tiene el apoyo de la derecha y de la social democracia que tiene tomadas las instituciones del Estado. La derecha que dio el golpe a Dilma, que tomó las instituciones del Estado, no tiene una coalición, por una parte está el presidente de facto, Michel Temer, que se va a candidatear, y por otro, Rodrigo Mahna. Es decir, que no han avanzado para crear esa coalición.

¿En el caso de que Lula fuera condenado como sería la situación política?

El partido de los trabajadores dice que Lula es el plan A, B y C para las elecciones de octubre. En caso de que Lula caiga preso seguiría con él como candidato. Por otro lado, la segunda opción que le queda a Lula es postular a un segundo candidato por parte del partido de los trabajadores o dentro del espectro de la izquierda. Y hay un 25% de aceptación de cualquier otro candidato apoyado por Lula, tiene un gran poder de transferencia de votos. En este caso, hay una gran posibilidad de que el candidato ganador sea de izquierda

 

¿Cómo ha sido la reacción popular?

Este miércoles, al proceso judicial federal, Lula fue acompañado por un sindicato metalúrgico de San Paulo, con miles de trabajadores operarios, obreros, apoyándolo. Se ha creado un movimiento de respaldo a Lula por partede los movimientos sociales, creando un espacio de articulación en comités para debatir qué significa el encarcelamiento de Lula. Una gran masa acompaña y respalda a Lula, más la gran fuerza que tiene el PT, con una gran cantidad de cuadros y militantes dentro del partido.

¿Existiría la posibilidad de que no se den las elecciones?

Ya es algo que se viene manejando desde hace tiempo, pero el último mes se han incrementado estos rumores de que no haya elecciones en octubre. El partido de Michel Temer está planteando esto al Senado para su aprobación, con el argumento de hacer unas elecciones generales que necesitan más tiempo. Esto sería una maniobra de su gobierno que favorecería a la extrema derecha.

Pin It on Pinterest

Share This