Seleccionar página

 

En el actual contexto de agresión extranjera y bloqueo, la producción de alimentos es vital para la resistencia del pueblo venezolano. Junto a la producción de combustible y la recuperación de los servicios públicos indispensables para un buen vivir, es la tarea central. Son acciones fundamentales en el camino de mejoramiento de la calidad de vida de la población.

La Asociación Nacional de Productores (Asonapro) se encuentra culminando la cosecha de 257 hectáreas de maíz que fue sembrado en el ciclo de invierno, obteniendo 1.285 toneladas para la alimentación de Venezuela.

Asonapro es una iniciativa productiva en la cual se articulan medianos y grandes productores y productoras, impulsada por la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ) principalmente en los estados Portuguesa y Barinas. En Asonapro se apoya concretamente el ciclo productivo a través del suministro de insumos, semillas y, organización y gestión en el uso de maquinaria. Además provee a sus asociad@s de apoyo técnico mediante un equipo de ingenieros e ingenieras que monitorea, supervisa y atiende las siembras. Todo esto, en articulación con las autoridades agrarias del país, es decir, con el Ministerio de Agricultura y Tierras.

Asonapro surge también a partir de la convicción de que el impulso productivo debe contar con la capacidad no sólo pública, campesina, comunal y social sino también privada. Grandes y medianos productor@s que no forman parte de las élites agrarias, pero que están dispuestos a contribuir al desarrollo nacional.

Uno de los fundamentos en los cuales se sustenta Asonapro fue el enarbolado por el Comandante Chávez, quien invocó el desarrollo de un modelo productivo mixto y humanista. Mixto porque contempla todos los actores productivos: el estatal, el comunal, el social, el campesino pero también el privado; y humanista porque pone lo humano y social en el centro de ese modelo productivo y no la ganancia o el capital.

 

Un aspecto que le suma orgullo a este júbilo, es que casi la totalidad de estos cultivos fueron tratados de forma mixta entre agrotóxicos y bioinsumos. Demostrando así que, incluso la siembra extensiva, puede llevarse adelante con bioinsumos y lograr cosechas exitosas. Esto no es un dato menor, pues refleja coherencia con el componente ecosocialista de la Revolución Bolivariana, ya que si bien al ser una siembra extensiva implica aun algún porcentaje de agrotóxico, resulta menos agresiva con el medio ambiente que el modelo agrario impulsado por las transnacionales del agronegocio.

Pin It on Pinterest

Share This