Seleccionar página

El fiscal general de la república, Tareck William Saab, informó de la detención del terrateniente Ricardo Mora por el asesinato de los campesinos Orlando Reyes Parra y José Aguilar, integrantes del Consejo de Productores Socialistas Los Lanceros de la Pescalinera de Zamora, en el estado Barinas. También fueron aprehendidos Joel Eduardo Garrido Lobo y Gustavo Enrique Carrillo Pérez, por el mismo crimen.

La Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora reconoce el eficaz desarrollo de las investigaciones y la voluntad y celeridad con que éste ha sido abordado desde el Ministerio Público y autoridades del alto gobierno. Que en menos de un mes haya sido detenido el terrateniente Ricardo Mora, como presunto autor intelectual del sicariato contra los campesinos, así como los presuntos autores materiales, es un hecho de suma importancia para la lucha contra la impunidad.

Es de este modo como debe asumirse la acción de los órganos de justicia para que pueda comenzar a construirse la justicia y así, junto a protección directa por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, garantizar la seguridad personal y la vida del campesinado en lucha. Es de este modo, también, como debe asumirse la investigación y castigo a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y las policías regionales que han atropellado a campesinos y campesinas cometiendo desalojos violentos plagados de violaciones a sus derechos humanos.

Es importante señalar, también, el peso que han tenido en este caso tanto la lucha y movilización de distintas expresiones del movimiento campesino como los medios de comunicación alternativos e independientes. Gracias a su desempeño es que la opinión pública y las autoridades han podido conocer las denuncias de los campesinos y campesinas. El trabajo periodístico de estos medios permitió difundir detalles de los hechos e incluso elementos probatorios de la vinculación de los presuntos culpables del crimen. Esto resalta ante el nulo tratamiento que a este tema han dado los medios de comunicación del Estado y los medios privados: ni una sola de las denuncias, ni uno solo de los casos ha tenido espacio en estos medios.

Desde La Corriente expresamos nuestro respaldo al Ministerio Público en el curso de este caso e instamos a que se profundicen estas acciones. Es muy valioso que se haya llegado a este punto en el caso de La Escondida, pero es en extremo necesario que no llegue hasta allí y se avance en las investigaciones y castigo a los responsables de otros casos de sicariato. La denuncia de Carlos Pardi como presunto autor intelectual del caso Palo Quemao, en el que fueron asesinados por sicarios los campesinos Guillermo Toledo y Jesús León, no debe quedar impune; en ese caso también debe sentirse el peso contundente de la ley y la justicia.

Asimismo, debe actuarse en los casos en los que campesinos y campesinas vienen recibiendo amenazas similares a las que recibieron los campesinos de La Escondida. Las denuncias están hechas y los implicados en estas amenazas han sido señalados. Nos referimos específicamente a los casos de Norka Aragón, en el estado Zulia y de los(as) campesinos(as) de San Silvestre en Barinas, pero son muchas más las denuncias al respecto. Este tema de la amenazas debería implicar acciones jurídicas contra Fedenaga y otros gremios de la actividad agrícola en el país que vienen difundiendo amenazas contra el campesinado a través de sus vocerías oficiales y de sus redes sociales, así como discursos criminalizadores del campesinado que lucha por la democratización de la tierra en Venezuela. No debe permitirse que las amenazas escalen a agresiones que puedan terminar con la vida de más campesinos y campesinas.

 

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Pin It on Pinterest

Share This